Análisis GalGun: Double Peace

PlayStation 4 PlayStation Vita
 

Todos nos hemos encontrado alguna vez en la vida un juego que nos hace dejar el mando en la mesa, quedarnos mirando a la pantalla y preguntarnos: «¿Pero a qué demonios estoy jugando y qué estoy haciendo con mi vida?». Pues bien, este título es exactamente eso. Los amantes del anime han visto alguna vez en sus series favoritas cómo los personajes disfrutan de juegos tan extravagantes como pervertidos. Se trata de juegos en los que las protagonistas se esfuerzan por mostrar sus carnes al jugador, por emitir chillidos con vocecitas dulces y crear la ilusión de que hasta el estudiante más perdedor puede conseguir el amor de una y mil chicas. GalGun: Double Piece nos permite ponernos en la piel del protagonista de uno esos juegos en un shooter sobre raíles bastante interesante.

Gal-Gun-Double-Peace

El despertar de un Casanova

Houdai es un estudiante del montón. Su vida amorosa es nula y sus capacidades sociales paupérrimas. Sin embargo, una ángel llamada Ekoro viene literalmente del cielo para convertirle en un auténtico sex bomb. Sin embargo, debido a un error, nuestro protagonista recibe un impacto equivalente a 32 flechas de cupido. Su poder de atracción es ahora tal que todas las mujeres le desean desesperada e inevitablemente y desean salir con él. Por otra parte, el efecto sólo dura 24 horas y si en ese tiempo es incapaz de conquistar a la chica de la que está enamorado y conseguir que salga con él, todas las mujeres, hombres e incluso animales le despreciarán.

Gal*Gun Double Peace_20160730012723

Ekoro nos ha concedido un poder más allá de todo límite. Para bien y para mal.

La ángel se hace responsable de su error y decide ayudar al chico a controlar su recién adquirida capacidad. Debemos frenar y excitar a nuestras terribles pretendientes disparándoles, literalmente, nuestras feromonas hasta el punto en que quedan neutralizadas.

Disparando al corazón

Existen 4 regiones sensibles (erógenas) para nuestras amigas: Cabeza, pecho, cintura y pies. Nuestro objetivo siempre queda claro cada vez que el visor se desplaza por una chica mediante un mensaje visible en la zona que más le excita. Si conseguimos acertar en esa zona, la chica alcanzará el clímax instantáneamente y quedará, neutralizada, en el suelo. En caso contrario, necesitaremos más feromonazos para tumbarlas. El tiempo invertido en completar cada fase, la precisión de nuestros disparos feromónicos y el daño que recibimos influye en la puntuación final y en las plumas de ángel que obtenemos, siendo estas últimas la moneda de cambio para comprar mejoras en el juego.

Otra de las mecánicas es el Doki-Doki mode que nos permite, durante un breve periodo de tiempo, tocar y acariciar hasta a 3 chicas a la vez. Tocando sus puntos más sensibles llenamos un indicador para cada chica y, si lo hacemos muy bien, se activa el efecto Double Peace que reparte una ola de excitación masiva que neutraliza a todas las chicas en un área. Este modo se ha de recargar acertando a puntos sensibles de nuestras compañeras.

Los románticos eventos con la chica de tus sueños

Al principio del juego se te da la opción de seguir una ruta hacia una chica en concreto para seducirla y convertirla en nuestra novia. Desde ese momento, seguiremos a nuestra chica y la ayudaremos a salir de múltiples embrollos. También tendremos oportunidad de hablar con ellas a través de un sistema de conversaciones con toma de decisiones que nos pueden llevar al éxito o a la humillación. Las diferentes opciones de las conversaciones dependen de nuestro nivel de inteligencia, aptitud física, erotismo y estilo y afectará de forma diferente a cada chica dependiendo de su personalidad. Por suerte podemos comprar diferentes elementos en la tienda que sirven para subir o bajar nuestros atributos a placer por un módico precio.

Los eventos sirven, entre otras cosas, para acercarnos un poquito más a la chica de nuestros sueños. Ellas se pondrán en situaciones bastante problemáticas en las que tendremos que hacer uso de nuestras capacidades erotico-destructivas para sacarlas del embrollo. Hacerlo bien supone aumentar el porcentaje de afecto que siente cada chica con nosotros. Cuanto más alto sea este valor, mejor será el final que obtendremos.

El funcionamiento es sencillo. Deberemos completar cada evento relajando a nuestras chicas disparando en zonas sensibles o bien, literalmente, acariciándolas con el touchpad del mando de PlayStation 4. De esta forma entran en estado de máxima excitación en el que, a través de diferentes minijuegos, arreglamos la situación consiguiendo más de 3 aciertos en cada uno para completar satisfactoriamente el evento. También nos encontraremos batallas sencillas contra diferentes bosses que no se lo pondrán nada fácil a nuestras chicas.

Anime para todos

Desde el principio el juego ha lucido un aspecto gráfico anime que desborda detalle en cada apartado. El modelado de las chicas es muy sólido y detallado. Pasar del anime clásico en 2 dimensiones a las 3 dimensiones no es tarea sencilla y, sin embargo, este título lo consigue con facilidad. También es cierto que al cabo de las dos o tres primeras horas todas las chicas te parecerán iguales.

Los escenarios son grandes, eso sí, y lo suficientemente variados como para representar un instituto de secundaria típico de cualquier serie sin aburrir demasiado. Por otra parte sí que existe un más que obvio reciclado en muchas secciones, pero la cámara da tantas vueltas que apenas notarás que has pasado 3 veces por el mismo pasillo en una partida. Además, cada episodio tiene una serie de escenarios para elegir y no puedes verlos todos. Para conocer el instituto a fondo tendrás que pasarte el juego varias veces.

La banda sonora es muy estilo anime. Sonidos melódicos y con mucha marcha. El problema viene cuando no has dejado de escuchar la misma canción una y otra vez en cada nivel a excepción de ciertas escenas en las que la música se adecua más a la atmósfera de la situación. Escueta y olvidable por completo. No llama mucho la atención y al cabo de unas horas se convierte en un sonido estridente que taladra tu cabeza mientras juegas.

Conclusiones

No estamos del todo conformes

El título es bastante pasable. Para ser un juego que se publica también en una portátil hará de las delicias de muchos fans del anime que han soñado con jugar a este tipo de juegos alguna vez en su vida. Es divertido y ameno, pero peca de ser muy repetitivo. Si estudiamos el título por lo que es: un juego, y olvidamos un poco la controversia que supone seducir a cientos y cientos de chicas sumisas, nos encontramos con algo muy similar a lo que encontraríamos en cualquier arcade: partidas cortas, múltiples rutas y enemigos en pantalla a los que disparar. En ese aspecto funciona muy bien y es muy fluido. Te recomendamos que juegues a este título en soledad o verás cómo todos los que te rodean te ponen caras raras al pasar a tu lado.


Positivo

  • El estilo anime está bien conseguido
  • Las voces de los protagonistas son muy buenas
  • Es ameno y divertido
  • Muy buen ritmo en la narrativa

Negativo

  • Es muy repetitivo
  • La banda sonora es demasiado escueta
  • Algunas conversaciones no aparecen traducidas
  • Reciclaje obvio de escenario y personajes
  • No permite reintentar escenas o eventos
6.5

Jugable

Política de puntuación

Manuel Gavilán
Amante de los juegos y la cultura oriental. Alumno de la vida y de diseño de videojuegos. Guerrero de Solana y Vergel Radiante.