Análisis Hatoful Boyfriend: Holiday Star

PC PlayStation 4 PlayStation Vita
 

Hay cosas que sólo pueden ser obra de las mentes de los habitantes del país del sol naciente. Obras que desde occidente se miran de la forma más incrédula posible, ideas que solamente a alguien con mucha imaginación se le pasarían por la cabeza. Una de esas ideas es Hatoful Boyfriend una novela interactiva que surgió de la mente creativa de Hato Moa como una broma para el April’s Fools Day de 2011, una broma que fue un poco más allá y se convirtió en un juego de éxito, tanto dentro como fuera de las fronteras niponas.

El aclamado juego de citas virtuales con palomas ha recibido recientemente su secuela o pseudo-expansión, Hatoful Boyfriend: Holiday Star; un producto continuista que estira un poco más la fama de las palomas del St. Pigeon’s Institute disponible en PC, PlayStation 4 y PlayStation Vita, teniendo, además, funcionalidades cross-save entre estas dos últimas.

De palomas para palomas

Como segunda parte que es, Holiday Star será un título más satisfactorio para los jugadores veteranos de la franquicia, sin embargo, creemos que puede entenderse también, quizá no de forma tan profunda, pero si lo suficientemente bien por los jugadores que llegan nuevos atraídos por la fama mundial de las palomas del juego que distribuye Devolver Digital. Estamos ante un título dividido en cuatro capítulos y otros tantos mini-episodios de muy corta duración, además de algunos contenidos adicionales como una galería de arte o una especie de radio para palomas. Sin embargo lo interesante del producto está en su historia, en esos cuatro capítulos de alrededor de una hora de duración cada uno.

Hatoful Boyfriend HB - Screen 1

Todos ellos cuentan una historia que puede ser perfectamente independiente del resto, pero que se entrecruzan para llevar a cabo un argumento que culmina en el último episodio juntando elementos de los anteriores capítulos. Esta división en la trama resulta interesante; estando ante una serie de pequeños cuentos que juntos forman una historia. Y es en la historia donde debemos de pararnos a hablar, porque del resto poco podemos decir y es un tema que abordaremos más tarde. La trama de Hatoful Boyfriend: Holiday Star deja de lado el ligue con las llamadas “ratas de aire” y destaca por su humor estúpido, su animalización de la sociedad, sus ligerísimas críticas y su parodia a cuentos navideños, porque no lo hemos dicho, pero aprovechando que fue lanzado días antes del periodo navideño, toda la historia toma parte en esa época del año.

Divertido y aburrido como pocos

La historia tiene un problema grave y es que, una vez superado el “shock” inicial de ver las más variadas situaciones protagonizadas por pájaros, aburre. Aburre mucho, hasta límites soporíferos. Y si bien los dos primeros capítulos son bastante llevaderos, los dos últimos se tornan un suplicio. Si sois de los que amáis el humor estúpido, de los que no podéis parar de reíros con tan sólo imaginar una paloma vestida de Santa Claus con minifalda u otra armada con un rifle antimateria, desde luego os vais a reír con los primeros compases de la aventura, tal y como hemos hecho nosotros, pues tan sólo con que os demos una pequeña sinopsis de cada uno de los capítulos principales podréis haceros a la idea de lo chocarrera que es esta propuesta japonesa.

En el primer episodio tendremos que “jugar” a ser detectives junto a nuestra fiel amiga paloma, pues alguien se está dedicando a robar los árboles de navidad y con ello acabando con el espíritu navideño, sí, tal y como hace el Grinch en la divertida película de Jim Carrey. Este es un buen capítulo y buen pistoletazo de salida que, pese a sus fallos, te hace intuir que estás ante una obra interesante. Durante el segundo capítulo tendremos que evitar la destrucción de nuestra escuela después de que un misterioso pájaro use la mente de los otakus para generar armas láser de destrucción masiva como venganza, y en el tercero nuestro objetivo será ayudar a un rey pájaro, por supuesto, con tres problemas, tras acabar en su reino después de un viaje en un tren espacial al que accedimos de forma misteriosa mientras observábamos un eclipse. Por otra parte el cuarto es la conclusión de todo esto, por lo que preferimos no daros muchos datos para que, si tenéis el valor de llegar a ese cuarto episodio, al menos lo hagáis vírgenes.

Hatoful Boyfriend HB - Screen 11

Como esperamos esté quedando claro, la historia es rara, estúpida e idiota hasta decir basta. Este redactor puede decir sin temor a equivocarse que es la experiencia más surrealista que ha vivido con un mando en las manos, y nos encanta el humor estúpido y los juegos que saben reírse de este modo, que intentan ser diferentes. Por eso debemos criticar también cuando fracasan, y Hatoful Boyfriend: Holiday Star lo hace. Lo que al principio resultaba divertido al final se torna aburridísimo, los chistes con palomas pierden la gracia, los giros de guion tontos se hacen algo más predecibles, pero no es tanto problema de guión sino un problema de narrativa.

Incentivando la narrativa textual

Hatoful Boyfriend: Holiday Star es un ejemplo perfecto de cómo desaprovechar la narrativa interactiva. Durante las horas que hemos jugado al título de Mediatonic hemos acusado la naturaleza mangaka de su director/a Hato Moa quien ha creado una obra en la que se echa mucho en falta una apuesta más contundente por la interactividad. Aunque la historia fuera además de estúpida sobresaliente, estos errores en la narrativa los achacaría de la misma forma ¿Qué es lo que falla?




Un juego que prácticamente puede terminarse pulsando una sola vez el botón triángulo es un juego en el que algo falla, ni aunque sea una novela visual, como es el caso. Si bien pertenece a un género que, al igual que las películas interactivas (como Heavy Rain) o las aventuras gráficas de nueva generación (como The Walking Dead), no exige una gran participación por parte del jugador, sigue siendo un tipo de juego que se presta y agradece mucho dar al jugador la posibilidad de elegir con relativa frecuencia, y cuando limitas la capacidad de decidir, y por lo tanto la interactividad al mínimo, pierdes uno de tus puntos fuertes. Hatoful Boyfriend: Holiday Star lo que hace es ponernos una serie de textos que iremos pasando al pulsar la “equis”, para que salgan más textos y repetir el proceso constantemente. Muy de vez en cuando, nos aparecerá una decisión a tomar que, para más inri, puede llevarnos al fracaso absoluto y a reiniciar el capítulo si fallamos y, por supuesto, la respuesta no suele ser muy intuitiva y “acertar” es más cuestión de azar y ensayo/error que otra cosa.

Hatoful Boyfriend HB - Screen 6

Comprendemos los límites de un género, es una novela interactiva, no exigimos un control sobre nuestro personaje (que, por cierto, es la única humana de la historia) del calibre que podríamos tener en un RPG, sin embargo el título agradecería mucho dar más importancia al papel del jugador mediante más decisiones con  consecuencias en la historia. Hay capítulos en los que en una hora de juego tomamos una, o a lo sumo dos decisiones, mientras que en los que más control se le da al jugador podemos llegar hasta las cuatro tomas de decisiones. Si su narrativa fuese distinta, si tuviésemos más opciones, si pudiésemos investigar cada caso por varias vías y no ir sobre raíles y tan sólo decidir si golpeamos a un tanque con un buzón, o lo hacemos dando un mítico puñetazo de karateka; si pudiésemos hacer eso, estaríamos ante un juego atractivo y recomendable.

Aprende inglés, japonés, alemán o francés con tus amigas las palomas

No podemos olvidarnos de una cosa, algo que probablemente os terminará por convencer para que os alejéis de este pseudo-juego. El título no está en español, al menos de momento, ni en textos ni en voces. Las voces no tienen ningún tipo de actuación en ninguno de los idiomas para los que sí están disponibles los textos: inglés, alemán, japonés y francés. Nosotros lo hemos jugado en inglés y consideramos que el nivel de los textos es medio por lo que ayudados de un diccionario, para ocasiones muy extraordinarias, se puede entender sin que nos perdamos gran cosa. Entendiendo, además, la mayoría de bromas, guiños y estupideces.

Si bien, como hemos recalcado, no hay voces, sí que tenemos algunos tracks de sonido, bastante mediocres entre los que se encuentran melodías como la famosa “jingle bells”; y es que cutre es otra de las palabras que define esta obra: desde los menús hasta la música pasando, por supuesto, por el apartado gráfico. Escenarios estáticos de calidad media-baja en los que aparecen las palomas tanto desnudas como ataviadas con algunos ridículos modelitos. Es una novela gráfica, esa es la forma habitual de desarrollar juegos en este género tan de capa caída, pero alguna mejora en los escenarios, o alguna animación le hubiese dado más vistosidad a un producto en el que leer textos y más textos será nuestro único entretenimiento.

Hatoful Boyfriend HB - Screen 2

Un palomo cojo — Conclusiones finales

No nos vamos a engañar, Hatoful Boyfriend: Holiday Star es un “videojuego” mediocre, una obra que desaprovecha toda la interactividad que ofrece el medio, y deja su atractivo en el potencial de unos textos que resultan divertidos al comienzo, pero aburren a la larga. Si os gusta el humor absurdo y teniendo en cuenta todo lo que hemos dicho, a lo mejor os podría interesar. Si os gustó la primera parte y os quedasteis con ganas de más, tal vez os satisfaga. De no ser así, echarle palomitas de maíz a estas palomas cual anciano, y huid mientras no os vean a otro banco, porque el parque está lleno de ellos y pocos están tan destartalados y son tan incómodos como el de la secuela de Hatoful Boyfriend.





Positivo

  • Dividir la historia en capítulos independientes es una decisión inteligente
  • Es estúpido, idiota, extravagante y divertido…

Negativo

  • … pero sólo al comienzo, con las horas aburre hasta límites soporíferos
  • Desaprovecha totalmente la narrativa interactiva
  • Extremadamente monótono
  • No está en castellano
  • Muy cutre y carente de algo que te motive a continuar
3.8

Muy malo

Política de puntuación

Fran Ayuso
Jugador de videojuegos, espectador de cine, lector de libros, historiador del arte y redactor de Areajugones. QWERTY como método de expresión.