Análisis Hatred

PC
 

Polémica. Es la palabra que acompaña de la mano a este juego desde su anuncio. Gracias a ello este juego ganó una cantidad de publicidad impresionante, gracias tanto a los críticos, como a la gente que adora los juegos para adultos, ya que todos sabemos que en el mundo de los videojuegos sea por buena o mala publicidad, el hype crece a pasos agigantados. ¿Queréis si vale la pena? Pues seguid leyendo, pero un aviso muy claro: Esto no es ni para niños, ni para gente con el estómago sensible.

HatredPrincipal

Que comience el Armageddon

Nada más empezar, la intro nos muestra al protagonista preparándose para lo que él llama su misión. Su nombre es desconocido, ya que nada más empezar él mismo afirma “no importa”, pero la susodicha misión es acabar con toda persona que se ponga a su alcance y morir del modo más espectacular posible; simple y directo. No esperéis una historia sesuda con un transfondo impresionante ni nada por el estilo, sino más bien lo que sería GTA si quitamos las misiones y nos dedicamos a matar y destrozar todo a nuestro paso, lo que viene haciendo mucha gente cuando se aburre del modo historia vamos. Además para esta misión se le ve cogiendo una ametralladora y un machete, aunque por suerte estas no serán las únicas armas que tengamos en el juego.

HatredIntro

Podemos elegir si queremos o no hacer el tutorial, cosa que se agradece en comparación con todos esos títulos que te fuerzan a pasar por él una y otra vez cada vez que los juegas. Este se juega en el sótano de la casa del protagonista, donde nos enseñan lo básico como esquivar obstáculos, usar nuestras armas, y uno de los conceptos más importantes para este juego: ejecutar a la gente.

Después de esto salimos a nuestro pueblo donde podemos comenzar con la masacre. Poco tardará la policía en hacer su aparición tras nuestros primeros asesinatos, pero tendremos que seguir hasta cumplir con los objetivos que nos permitirán pasar a la siguiente fase, que por lo general suele ser bastante similar a la anterior pero aumentando el número de personas a las que tenemos que matar para seguir avanzando, lo cual hace el juego un tanto repetitivo pasado un tiempo y unas cuantas fases.

El juego incluye además misiones secundarias marcadas en el minimapa que suelen consistir en arrasar con un lugar o un evento concreto: Una fiesta, un supermercado… Cumplir estas misiones nos darán un nuevo punto de respawn, que en este juego equivale a una vida extra. Si morimos sin haber cumplido ninguna de estas misiones, o si morimos tantas veces como misiones secundarias hayamos cumplido, tendremos que reiniciar el nivel y volver a hacerlo todo de nuevo. Hay que destacar además un problema de estos puntos de respawn, y es que al morir no nos dejan elegir donde volveremos a aparecer, sino que el juego lo elige por nosotros.

No más armerías andantes

A diferencia de otros juegos, Hatred sigue una lógica más realista en lo que respecta a las armas que podremos utilizar. El límite está en tres armas diferentes al mismo tiempo, además de granadas y cócteles molotov, pero podremos ir cambiando de arma en función de lo que encontremos durante la masacre, casi siempre en manos de los enemigos que intentarán tirotearnos para acabar con nuestra misión.

Sobre esto cabe mencionar una cosa: La munición está bastante limitada. No esperéis liaros a tiros sin ton ni son y arrasar con ejércitos enteros sin despeinaros, puesto que para conseguir más munición o nuevas armas por lo general tendréis primero que acabar con los enemigos que las llevan, y si bien queda genial acabar con un miembro de los SWAT a patadas, es difícil si tienes a otros 5 o 6 rodeándote y disparándote.

Otro aspecto a destacar es que no somos los únicos que podemos coger las armas del suelo. En ocasiones algún civil se acercará y cogerá algún arma que le quede cerca, tras lo cual comenzarán a dispararnos junto con el resto de enemigos que haya en ese momento en el mapa, el cual por cierto y muy acertadamente nos marcará al susodicho civil como un personaje que puede implicar peligro en el minimapa que nos proporcionan.

Del mismo modo, tenemos una barra de vida que se ira mermando a medida que nos ataquen (lógico) pero por suerte el juego nos proporciona una mecánica para curarnos que ya mencionamos antes, que es la de ejecutar a la gente que encontremos en nuestro camino. Eso sí, no vale simplemente matarlos, tenemos que ejecutarlos de una manera que llame la atención, aunque por suerte nos lo ponen bastante fácil cuando tenemos a los enemigos por los suelos.

HatredEjecutar

Sonríe mientras te apuñalo

Como era de esperar, en este juego no hay botiquines, ni comida, ni nada por el estilo para curarse. El modo de recuperar nuestra salud, porque no vais simplemente a masacrar a todo el mundo sin que la policía actúe, es ejecutar a cualquiera que se ponga a tu alcance ya sea dejándolos moribundos, o simplemente indefensos tras mandarles al suelo de una patada que bien podría ser de un fan de Chuck Norris.

En el momento que tengamos a nuestro objetivo sometido, el juego nos indica que podemos pulsar la tecla (o el botón) elegido para ejecutarlo. Esto lanza una animación en la que acabaremos con la vida de esa persona ya sea con el arma que empuñamos en ese momento, o con uno de los diferentes recursos del protagonista (que no queremos mencionar para evitar spoilers) tras lo que recuperaremos una gran parte de la barra de salud.

Aquí es donde encontramos uno de los fallos del juego: Cuando salta la animación, en ocasiones la cámara se centra en nosotros para mostrarnos la espectacularidad de la ejecución, tras la cual generalmente el protagonista soltará una frase lapidaria, muy adecuada para la situación. ¿El fallo? Que si lo hacemos rodeados de, por ejemplo, la policía, podemos verles dando vueltas a nuestro alrededor apuntándonos con sus armas como si dijesen “oh, esperad un momento que está ejecutando a ese civil, paremos de disparar y luego seguimos con el tiroteo”. Es razonable que no ataquen porque si no moriríamos a la primera de cambio, pero al menos podían ocultarlos de algún modo, ya que así queda un tanto ridículo. De hecho no es solo la policía, sino también algunos civiles, porque en más de una ocasión estaréis rematando a alguien y veréis a alguien corriendo por delante vuestro faltándoles solo una diana para pedirnos ser los siguientes.

¿Inteligencia Artificial? Me da a mí que no

Uno de los problemas más destacables de este juego son los NPCs, ya que actúan de un modo bastante mejorable:

Empezando por los civiles, gente que te ve disparando a todo lo que se mueve y sale corriendo. Lógico, ¿verdad? Pues lo sería si no fuese por algunos civiles que corren hacia ti. Algunos de hecho se quedan mirándote, pero esto ya resulta más admisible ya que suelen pedir clemencia (aunque no se la vais a conceder, ¿verdad?).

Subiendo un nivel, tenemos a las fuerzas armadas. Primero de todo hay que reconocer a los policías que actúan como les corresponde en los juegos: O no hay ni uno, o vienen cientos a la vez para tirotearte por todos lados. De hecho siguen el clásico “si no lo veo no es ilegal” por el cual si sales corriendo y te alejas de su campo de visión, te dejan un respiro que en los niveles más altos es de agradecer, ya que da tiempo para recuperar la vida que te falta y volver a por ellos. El problema viene cuando una misión te “invita” a acabar con un número de policías, soldados, etc. por aquello de que casi siempre vienen todos juntos, poniéndote muchísimo más difícil sobrevivir, o de nuevo no aparece ninguno y tienes que correr por todo el mapa hasta encontrarlos, cosa que por cierto ocurre también con los civiles.

Es más, con la policía podríamos incluso subir dos niveles. ¿Por qué decimos esto? Pues por momentos que viviremos constantemente en el juego como son quedarnos delante de una puerta, disparar a un policía por ejemplo, y  ver como poco después entra el siguiente listo para morir. Así una y otra vez hasta que no quede ninguno, cosa que demuestra una cierta falta de inteligencia por parte de estos NPC. Y ya si le sumamos que mientras nos disparan no suelen preocuparse por el hecho de dañar a los civiles, pues apaga y vámonos.

Bay estaría orgulloso

Hablemos ahora de los gráficos, los logros y demás aspectos del juego.

La versión corta para los gráficos sería describirlos simple y llanamente como espectaculares. La versión más larga nos lleva a detallar más cosas, como por ejemplo las explosiones, que como bien dice el título harían llorar de orgullo al mismísimo Michael Bay. Allá donde vayamos encontraremos extintores, latas de gasolina y demás material inflamable listo para dispararle y provocar una explosión en cadena que arrase con todo lo que tuviese en ese momento alrededor, sean coches (que se unirán a la cadena de explosiones), paredes o incluso gente que morirá si no por la explosión, por las quemaduras provocadas por el fuego que con toda seguridad se encenderá tras hacer esto. Fuego al que por cierto los NPC no dudarán en lanzarse sea para huir de ti o para atacarte (¿hemos dicho ya que son un poco estúpidos?).

Hatred 3

Además de esto, durante las ejecuciones podremos ver a nuestro protagonista con un nivel de detalle bastante notable y fiel a los objetos y/o armas que hayamos recogido: Si lleváis un chaleco antibalas, podréis ver el susodicho chaleco, del mismo modo que si vais empuñando un rifle o una pistola, llevará esa arma en sus manos y seguramente la usará para la ejecución.

Más detalles a mencionar son los escenarios, que para las delicias de los jugadores a los que les gusta arrasar y demoler, son completamente destruibles. Si lo vuestro no es entrar por una puerta, podéis simplemente tirar una granada y entrar por el hueco que quedará al caer la pared; al fin y al cabo, ¿qué importa tirar un edificio cuando detrás de ti has dejado un reguero de cadáveres más o menos desfigurados?.

En lo referente a los logros, veremos muchos guiños sea a otros juegos, a personajes conocidos, o como en el logro más extraño y absurdo de este juego, a que juguemos el juego estando borrachos, cosa que si bien no es necesaria para conseguir este logro (porque podemos “engañar” al juego marcando en opciones que sí lo estamos, a más de uno le hará reírse ya que no es algo que uno espera ver entre las opciones, y mucho menos que al ponerlo nos salte un logro en Steam.

HatredBorracho

¿Gallina o Extremista?

Una vez más, este es un juego de extremos, cosa que demuestran en la dificultad. Al empezar la partida podemos escoger entre tres opciones: Fácil, Dificil o Extremo, nada de dificultad normal.

No solo eso, además a medida que avanzamos en el juego la dificultad va aumentando de una manera notable, incluso en el nivel más básico. Si bien empezamos en un pueblo tranquilo (al menos hasta nuestra llegada) donde la mayor amenaza que encontraremos es la policía, poco a poco van llegando enemigos más duros como los SWAT o incluso el ejército con tantos efectivos que duraremos menos que un suspiro si pretendemos ir de frente contra ellos, aunque al menos si somos capaces de librarnos de ellos tendremos un buen arsenal de armas a nuestra disposición para seguir con nuestro armageddon personal. Entre eso y la ya mencionada posibilidad de echar a correr, curarnos y volver, podremos con algo de paciencia acabar con ejércitos enteros, literalmente.

Conclusiones

La polémica que rodea a Hatred le ha dado una publicidad que pocos juegos pueden tener, lo que junto con su precio en Steam le ha llevado a superar en ventas en su lanzamiento a títulos como The Witcher 3 o GTA V como podéis ver aquí.

Si bien no es un juego que vaya a optar al título de juego del año, al menos por nuestra parte, es un juego que para los jugadores que aprecien esta clase de títulos se llevará una gran aceptación, ya que como decimos está muy pulido en aspectos como son los gráficos o la jugabilidad en sí misma. En lo que respecta a la duración no es un juego que nos vaya a durar mucho, pero al fin y al cabo el juego da lo que promete: unas cuantas horas de tiroteos mientras derribas edificios a tu paso. Entre eso y los diferentes niveles de duración, es un juego que nos puede dar sus buenas horas de entretenimiento, que es al fin y al cabo para lo que sirve esta clase de videojuegos a los que podríamos llamar matarratos. Solo pediríamos que mejoren el manejo del juego con un mando, ya que con eso ganarían un montón de puntos a su favor.

Por último hemos hecho una comprobación: Después de jugar a Hatred hemos salido a la calle, nos hemos relacionado con gente y hemos disfrutado del día, tras lo cual hemos llegado a la conclusión de que este juego no nos ha vuelto psicópatas ni asesinos de ninguna clase, a diferencia de lo que muchos creen que causa esta clase de videojuegos, ya que al fin y al cabo son eso, juegos.

HatredLogo

Como extra, aquí tenéis un gameplay de nuestro colaborador Angelysaras, para que podáis ver el juego en acción por vosotros mismos.


Positivo

  • Gráficamente increible
  • Escenarios totalmente destruibles

Negativo

  • NPCs estúpidos
  • Se acaba haciendo algo repetitivo
  • Los controles para mando están sin pulir
7

Bueno

Política de puntuación