Análisis Mario & Luigi: Paper Jam Bros.

 

Después del lanzamiento, y posterior veredicto, de Mario & Luigi: Dream Team Bros. estaba claro que la saga RPG de los hermano fontaneros necesitaban algo novedoso y más de un cambio.

Fruto de esto, y del buen hacer de AlphanDream, que parece ser que ha escuchado a los seguidores, nace este “Paper Jam Bros.”, un nuevo título de la saga que introduce algunas novedades y, sobre todo, cambios en el sistema jugable que hará que vuelvas a engancharte a este divertida y diferente sub-saga del “mundo Super Mario”.

Dos mundos en uno 

La historia de esta nueva entrega de Luigi & Mario es sin duda interesante y un desencadenante perfecto para mostrar y llevar a cabo un pequeño cambio de jugabilidad en la serie que le sienta la “mar de bien”.

El mundo de papel, que  se encuentra encerrado en un curioso libro de pegatinas -sí, recordaréis este libro por Paper Mario: Sticker Star-, “escapa” después de un “fortuito” accidente que tiene como protagonista a nuestro bien querido Luigi.

Mario luigi paper jam bros (4)

Seguireos teniendo multitud de situaciones cómicas con recurrentes conversaciones. La diversión está garatizada

Sabemos los que estáis pensado, y es que fortuito, accidente y Luigi no pueden ir en la misma frase, pero no vamos a meternos con nuestro temeroso amigo, que siempre nos da situaciones graciosas y motivos para dar pie a otro interesante juego en el que veremos más de una graciosa situación protagonizada por este simpático fontanero al que, por cierto, nunca le hemos visto arreglar a un grifo. No vamos a desviarnos más, lo sentimos, pero a veces es interesante remarcar el papel “secundario” de algunos personajes para mostrar su importancia en el juego, e incluso más allá de este.

El título, como decíamos, usa el desencadenante perfecto para introducir el mundo de papel -más bien para mezclarlo- con el mundo de Mario & Luigi. Sin duda, una gran idea si tenemos en cuenta las variantes jugables que propone, y las novedades que aporta en el plano jugable, aunque no en cuando a la a historia se refiere, ya que estamos básicamente ante un clásico “Bowser secuestra a Peach y debemos salvarla”.

Nada novedoso en este sentido si no fuese por la parte en que los “habitantes” del mundo de papel nos piden que les devolvamos a su lugar, sin embargo, y según pasan las hora de juego, esto se va quedando en un plano cada vez más secundario, llegando a diluir casi por completo.

Mario luigi paper jam bros (1)

Los dialogos salvan una historia trillada, vacía y llena de tópicos. Sin duda el punto fuerte de este apartado

Desarrollo jugable

Las novedades y básicamente lo más interesante del juego, se centran en el plano jugable del título que da a equilibrio a la “sosa” historia que nos cuentan.




La exportación del mundo de papel a un mundo en tres dimensiones da mucho de más de sí que multitud de situaciones cómicas “marca de la casa”. Y es que  “Paper Mario” y su jugabilidad proporciona situaciones en los combates muy interesantes fruto de las capacidades físicas que proporciona el papel, es decir, que los personajes de papel, aún conservando características de los tridimensionales, tienen sus propias características: son susceptibles a arrugarse o a elementos como el fuego, ademas de que sus ataques en su mayoría son distintos o con alguna variable basada en el papel.

Mario luigi paper jam bros (6)

La mayoría de ataques son heredados de otras entregas salvo los nuevos que se han introducido por la figura de Paper Mario, que más bien son ataques donde participan los tres personajes. Estos ataques son como una especie de minijuego en sí mismo. Muy divertidos, y en ocasiones complicados, de llevar a cabo.

Esta interesante novedad también se extiende a la introducción de versión “plana” de Super Mario, que tendrá su propia fisonomía tanto a la hora de defenderse como la de atacar. En este sentido, cabe mencionar la capacidad de “auto fotocopiarse”, gracias a la cual podremos tener más o menos ventaja a la hora de atacar -cuantas más copias, más golpes- y que también influye a la hora de recibir golpes.

Así pues, y como podréis adivinar, el sistema jugable sigue siendo el mismo de siempre, aunque un poco más complicado y con la salvedad de la introducción de la versiones de papel de los enemigos, el propio Paper Mario, y el sistema de cartas que explicaremos enseguida.  Combatiremos usando un botón vinculado a cada uno de los personajes -con el comando Y usaremos a Paper Mario-, y el uso de ataques sencillos y ataques “tadem”, aunque ciertamente encontraremos algún que otro nuevo, sobretodo los ataque “trio” vinculados a la versión de Papel de Super Mario.

Mario luigi paper jam bros (8)

Paper Mario es sin duda un soplo de aire fresco al sistema jugable del título, una bendición en toda regla.

Sistema de cartas 

El citado sistema de cartas es la novedad más grande que encontraremos en el juego, así de simple. Este sistema propone un juego de cartas totalmente aleatorio mediante el cual podremos sacar ventaja gracias a las cartas disponibles, aunque un sistema de puntos llamados “puntos estrella” limitará su uso en los combates, para no abusar. Esto le da un extra a las ya de por sí entretenidas y trepidantes batallas del juego, sobre todo con los jefes más fuertes. La aleatoriedad proporcionada en este sistema por AlphaDream, permite el poder usar o no -ya que no es obligado y podremos superar mucho de los enemigos sin hacer uso de ellas- las cartas. Podemos desecharlas dándole “la vuelta” o conservar las mejores (hasta un total de 3) para los combates en que se nos plantean serios problemas. Nosotros decidimos si usarlos o no.

Mapeado, enemigos,  misiones secundarias y aspectos gráficos 

Como ya hemos dejado caer, el juego tiene una historia bastante simplona y, casi por definición, testimonial. Este punto flojo no lo sería tanto si el juego no tuviese un “mapeado” tan simple, plano y “vacío” que acentúa aún más este flojo punto, el cual consideramos lo peor del título sin ninguna duda. Justificamos esta valoración por la sencillez de todos los escenarios que nos hemos encontrado. Sencillo, poco inspirados y en ocasiones con muy pocos enemigos. Si además de esto, nos encontramos poco equilibrio en cuanto a la variedad de los enemigos en ciertas zonas, acentúa aún más este aspecto.

Sin embargo, nos encontramos con un juego que parece que casi por “accidente” le da un peso muy fuerte a los minijuegos. Es decir, que a pesar de tener entre nuestras manos un juego plano en cuanto a su mapeado e historia , los minijuegos introducidos le dan un aire más que fresco, muy simpático y mucho dinamismo.




Así pues, la multitud de minijuegos como los basados en encontrar a nuestros amigos “Toad” para que nos ayuden a fabricar los Cartoñecos y la variedad de situaciones que nos proponen en todos ellos jugando mucho con la variable “papel” es lo que sin duda nos hace valorar -y no parar de repetir- de manera enérgica  la estupenda idea de mezclar el mundo de ambos RPG.

Cartoñecos 

Seguro que estábais esperando este momento en el que por fin hablamos de esta novedad que nosotros lo hemos considerado como un “super-mini-juego” (permitid que nos inventemos esta palabra), ya que está vinculado a los citados, divertidos y variados minijuegos de cazar Toads. Sin tapujos, y a pesar de lo divertido que podrían haber resultado estas batallas con personajes de cartón gigantes, no han decepcionado bastante. Nos explicamos.

El hecho del “super-mini-juego” en sí nos parece sin duda una gran idea, pero la forma de llevarla a cabo nos ha parecido la mejor forma de hacerlo, y mucho menos la más divertida de un apartado que han presentado a por todo lo alto. Empezamos por que el control no es demasiado bueno. Es tosco, y se hace resulta difícil de acostumbrarse a  jugar con tanto botón para controlar al gigante personaje de papel.

Mario luigi paper jam bros (2)

Se trata de una de las novedades que no acaban de funcionar demasiado. Su tosco control, y el mal planteamiento jugable le delatan

Además del control, no nos parece demasiado bueno para una consola portátil por la cantidad de comandos para usar, el desarrollo, y por ende el planteamiento jugable en sí tampoco nos parece que le proporcione demasiado dinamismo a la situación. Si le agregamos que, a pesar de las diferentes características de los escenarios y Cartoñecos no son demasiado inspirados, las batallas pierden demasiado del encanto inicial del que presumían cuando presentaron el juego.

Para jugar con el Cartoñeco debemos “cargar” una barra para realizar distintos ataques a través -si, igual somos redundantes- con una especie de minijuego musical. Algo, que, usando un lenguaje más coloquial, nos corta el rollo. Es decir, provoca continuos parones al desarrollo de la batalla que no nos gusta demasiado.

A pesar de todo, y queremos dejar claro, es que aunque no ha dejado algo frío -no nos gusta usar la palabra decepción por la connotación negativa que tiene- no son para nada un suplicio. No las consideramos demasiado largas, y tampoco  son demasiado complicadas de superar en un nivel de dificultad estándar porque, a fin de cuentas, proporcionan variedad jugable que sin duda se agradece teniendo una historia tan plana.

Apartado técnico y artístico

El apartado técnico del juego es quizás el que menos hemos valorados a lo largo del juego. Estamos antes un juegos muy continuista con respecto al anterior de la saga de Mario & Luigi, pero también debemos incluir los elementos continuistas de la parte de “papel” heredada de Paper Mario: Sticker Star.




El hecho continuista, no quita mérito o valor al apartado artístico y técnico del juego a pesar de los mencionados “problemas” de niveles poco inspirados y algo vacíos que nos encontraremos a lo largo y ancho del título. Sigue teniendo las mismas bondades de sus predecesores: una paleta de colores llamativa y simpática y una especie de juego de perspectivas que nos harán disfrutar con el efecto 3D de la consola.

Además de todo esto, la mezcla de ambos estilos de juego, junto con la música de Yoko Shimomura, que sigue siendo santo y seña musical de la saga, hacen que los “vacíos” comentados queden rellenos por magia “made in Nintendo“.

Valoración final

El último título de la saga Mario & Luigi tiene aparentemente muchas luces y sombras, algo cojo en muchos aspectos fruto de que tenemos pocos cambios jugables, tiene una historia bastante plana aderezada por unos escenarios bastante sencillos. Pero también es cierto que extrañamente y sorprendentemente, el juego es de lo más divertido que hemos jugado este año en Nintendo 3DS.

Quizá sea por su música y su aspecto gráfico, quizá sea por los minijuegos y la variedad que tienen, pero lo cierto es que estamos ante uno de los imprescindibles para terminar el año 2015 – y empezar 2016- de la veterana consola portátil de Nintendo.

Nota del editor

El título ha sido analizado mediante recursos propios. A pesar de ello, el juego ha sido valorado de forma totalmente objetiva e independiente de forma que muestra la opinión de Areajugones, y sus redactores, y el afán de ambos por ofrecer a su comunidad el mayor contenido posible.


Positivo

  • Los minijuegos
  • La música y el apartado artístico
  • Las novedades introducidas
  • Un acierto mezclar ambas sagas
  • Es tremendamente divertido

Negativo

  • Los Cartoñecos nos ha dejado algo "frios"
  • Peca de linealidad
  • Los escenarios y la historia, demasiado "plana"
8

Muy bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.