Análisis Motorcycle Club

PC PlayStation 3 PlayStation 4 Xbox 360
 

El motociclismo sigue siendo una asignatura pendiente en el mundo de los videojuegos desde que las consolas son consolas, e incluso desde que el mundo es mundo. Como siempre, existen ciertas excepciones como Tourist trophy, un título que fue lanzado para PlayStation 2 que confirma la regla con su excepción. Pero de eso hace mucho, y es a día de hoy cuando todavía, a pesar del aumento de la potencia de las consolas generación tras generación, el género sigue estando huérfano y sin rumbo.

Sin embargo, Motorcycle Club no es un juego de simulación, sino un arcade. Una vez introducimos el disco en la consola –los jugadores más veteranos seguro que se les ha ocurrido lo mismo si se han atrevido a comprarlo- y probamos una carrera “ramdom”, el cuerpo reacciona con escalofríos entusiastas. Uno podría pensar que estamos ante una especie de Road Rush, un poco cutre, pero que va a ser entretenido. Esta sensación termina en la primera curva a la izquierda –o la derecha, según queramos- y esos escalofríos entusiastas se convierten en escalofríos de terror y con sudores fríos, muy fríos.

Empezamos con el análisis de Motorcycle Club, un juego para ha sido lanzado para consola de nueva generación, pasada generación y PC, para propagar bien el virus de los juegos de motociclismo.

Dentro de toda la vorágine de fallos que podemos encontrar dentro del juego, la verdad es que tenemos que aclarar que el juego tiene una buena base, y que seguramente, un tiempo de desarrollo e inversión lo podrían haber convertido en una apuesta bastante interesante dentro de género de conducción arcade, algo que echamos de menos dentro de tanta y tanta simulación y que por lo que parece, seguiremos echando de menos durante un tiempo.

Pero vamos a ir por partes para explicar, como siempre, porque la nota, eso tan importante dentro de este mundillo del análisis de videojuego, es la que es.

Una vez en el menú principal nos topamos con una interesante puesta en escena. Algo así como el club de motos de SAMCRO de la serie Sons Of Anarchy pero mucho más apañado y limpio. En esta curioso puesta en escena inicial podemos ver diferentes menús por los que vamos a navegar durante nuestras visitas a este juego como por ejemplo el modo “El Club”, el cual consideramos como el apartado con más jugo del título.

Dentro de “El Club” encontraremos un apartado misiones bastante interesante, sencillo, pero interesante. Estas misiones las iremos desbloqueando de diferentes maneras, siendo los “créditos”, que obtendremos por la consecución de torneos, pruebas y, supuestamente –no hemos podido confirmar esto- en el modo multijugador, o superando una serie de desafíos, como por ejemplo ponerse a “rebufo” de una moto en determinado tiempo, hacer saltos de determinada longitud o acabar primero sacando una vuelta una vuelta al último. Este sistema, nos obliga a tener que meternos casi por obligación en “Carrera” (el otro modo del que hablaremos más tarde) para poder ir avanzando en las misiones ya que sino se nos hará imposible progresar.

motorcycle club (3)

También en “El Club” encontraremos “Desafío de Constructores”, una especie de desafíos que nos servirá para obtener más modelos necesarios para el modo “Torneo” ya que para superarlos debemos hace uso de las diferentes motos que las marcas han querido incluir en el juego. Si jugones, habéis leído bien, MotorCycle Club se trata de un título que tiene el apoyo de diferentes marcas como son Suzuki, Kawasaki, BMW Motorrad, KTM, Honda y Yamaha con modelos reales y todo, aunque en realidad te da igual conducir una u otra, pues todas son iguales jugablemente.

 




Para terminar con el modo “El Club”, aún tenemos dos secciones más. Una de ellas es “Clasificaciones online”, las cuales están tan vacías que hasta nos entra una sensación de soledad al escribir estas líneas. Parece que los únicos que hemos jugado al título hayamos sido nosotros para para hacer este análisis.

Como veis, lo que inicialmente podría dar lugar a pensar que se trata de un modo de gestión de un club de motos, en realidad se trata una separación en los modos de juego. No entendemos el hecho de no incluir otro tipo de cosas en esta supuesta sección del juego o haberse ahorrado e incluir todo esto en el apartado “Carrera”, del cual hablaremos más adelante.

motorcycle club (12)
Conocéis el dicho –seguro que sí por que está de moda- “Manolete, Manolete, si no sabes torear, ‘pá’ que te metes”, pues eso es lo que hemos pensado a meternos en la última sección del “El Club” llamado “Personalización”. Supuestamente, esta sección, como su nombre indica, estaba pensada para que los jugadores personalizasen su “avatar” o “personaje” que va encima de la moto, lo que viene siendo el conductor. Si hubiesen dedicado el tiempo de desarrollar esta supuesta sección de personalización en otro aspecto del juego, “otro gallo cantaría”.

“Personalización” podría haber llevado por nombre “cambia los colores de las tres partes predeterminadas del mono, el patrón del casco y el emblema del club” aunque en realidad nos parece un nombre bastante largo, así que es un “plus” que se llame “Personalización”.

Y como no sabemos por dónde coger el juego, pues vamos a ir desglosando las secciones por colocación, es decir, que la siguiente es la que toca y ya está. Así pues, llegamos a “Motos”, la sección de publicidad del juego. Si amigos, sabemos que estamos siendo muy duros con este título, igual demasiado, pero en Areajugones nos gusta ir con la verdad por delante y es por ello que esta sección nos ha parecido más un escaparate para mostrar los motos de las marcas que otra cosa.

Este modo “Motos” enlaza de alguna manera con lo que comentábamos líneas arriba de que da igual cual utilices, sea de la marca que sea y tenga las características que tenga, pues el manejo de cada una de ellas es exactamente el mismo. Si difieren entre una y otra, nosotros no hemos sido capaces de notarlo.

Pues bien, en esta sección encontraremos los diferentes modelos de cada tipo de moto ya que en Motorcycle Club no solo tendremos motos “Custom” como cabría pensar en un principio, sino que también tendremos Superbikes y Roadster. La verdad es que no hay demasiadas, pero se agradece que se haya mostrado la molestia de que, aun siendo tan solo un “skin” que funciona a modo de publicidad para la marca, hayan incluido diferentes modelos reales y con tan buena similitud con la realidad.

Lo mejor siempre se hace esperar, así que dejaremos el modo “Opciones y Extras” y nos adentraremos en “Carrera”, en donde encontraremos todos los modos de juego como “Torneo”. De esta sección tan solo podremos decir que es bastante clásico, que tendremos unos 10 y que estarán directamente ligados con “Desafios de Constructores” y “Misiones”, siendo indispensable la superación de estos para poder desbloquear todos los torneos.




En “Carrera” también tendremos “Carrera rápida”, “Contrareloj” y “Multijugador”. De los dos primero tan solo podemos decir que son dos modos clásicos en cualquier juego deportivo y del último no podemos decir absolutamente nada, ya que ha sido imposible poder realizar ni una sola carrera en este modo con lo que el nombre correcto debería haber sido “Un jugador online” o simplemente haber desechado la idea para poder pulir, como decíamos antes, aspectos, como los jugables y gráficos que mucha falta le hacía. Pronto llegaremos allí, no os preocupéis.

motorcycle club (12)
Para terminar con el tema de modos de juego, que ya nos cansamos de repetirlo tanto, llegamos a “Opciones y Extras”. Muchos pensaréis que para que os hablamos de la esta sección si es obvio lo que contiene: opciones y extras. Pues bien, nos ha parecido una tomadura de pelo tal, que hemos decidido comentarla como si fuese una sección en sí.

Dentro de ella encontraremos “como se juega”, una bonita consecución de fichas en la que nos explican cómo se juega el título. Ni se han molestado en incluir un pequeño tutorial en alguno de los modos de juego para explicarnos gráficamente cómo funciona el título. Un desastre total.

motorcycle club (11)
Por otro lado, tenemos “configuración” y “créditos”. De este último no tenemos nada que comentar, pero del primero creo que merece unas líneas, pues encontraremos un montón –nótese la ironía- de opciones de configuración como la posibilidad de mostrar kilómetros o Millas y modificar la intensidad del sonido.

Mención aparte merece “controles” pues muchos pensaréis que a través de ellos podremos cambiar las distintas configuraciones del mando para manejar la moto o la posibilidad de poner algún modo “manual”. Pues no, la configuración de controles se reduce a la intensidad de la vibración de nuestro mando (adjunto captura). Sí, todo muy trabajado.

motorcycle club (6)
Finalmente, con Datos, podremos borrar los datos de nuestro progreso, aunque bien podría borrar de nuestra memoria este juego, como si fuese la pistola esa de “Men in Black”.

Y por fin nos adentramos de lleno en el arpartado jugable y gráfico. La verdad es que tampoco da para mucho que hablar ya que tan solo podemos calificarlo de deficiente (y siendo generosos).




Gráficamente el juego luce bastante mal, y es aquí donde volvemos a remarcar que el tema gráfico no es lo más importante de un juego, pero cuando vas arrastrando tantas y tantas deficiencias ya en los menús puedes caer en el error que el juego va a lucir más o menos correcto. Pues os equivocáis, el título luce bastante mal, eso sí, por lo menos no hemos encontrado ni tirones, ni tearing ni nada por el estilo. Es natural, el pobre apartado gráfico lleno de texturas de bajara resolución, escenarios bastante pobres y dientes de sierra por doquier, hace que la consola (o PC) rinda bastante bien.

motorcycle club (9)

El aspecto jugable está en la línea de todo lo que venimos hablando desde el principio, por lo menos el título goza de continuidad en algo.

Así pues, no encontraremos con unos controles muy “ortopédicos”, muy poco pulidos y que nos resultará difícil hacernos a ellos a pesar de que tan sólo usaremos el freno, el acelerador, el “turbo” y el botón para cambiar de moto durante la carrera. Si habéis leído bien, podremos cambiar de moto durante las carreras, como si fuese una prueba de relevos, para adaptarnos a las condiciones de la pista. Un punto muy interesante.

Siguiendo con el control, parece mentira que la mejor vista sea la de primera persona, ya que si que hará que sintamos el manejo de la moto mucho más muy suave pero tranquilos, sino os gusta esta vista podéis ponerlo en otras más, la tercera persona. Si, estamos siendo irónicos, ya que tan solo tendremos dos puntos de vista de conducción.

A pesar de que la vista en primera persona es la mejor, en un juego de conducción arcade como este no hubiese estado mal que la vista en tercera persona fuese la que mejor pulida esté ya que, al tener elementos no reales como los choques con las paredes – en ciertas partes parce una partida de “pin-pon” más que un juego de motos- hace que muchas veces la primer persona resulte molesta y confusa. Cuestión de gustos, pero repetimos, que en el género en que nos encontramos, la vista en tercera persona debería ser la principal y la más pulida.

Queremos destacar la total y absoluta ausencia de animaciones o cualquier tipo de elemento que le de un toque personal o diferenciador al juego. En este sentido ni se han digando a incluir una animación – que mínimo- para los accidentes. Cuando consegimos no rebotar de pared en pared, es decir, cuando tenemos un choque frotal, el juego hace un fundido en rojo para inmediatamente volver a parecer colocados en la carretera listos para seguir.

Para terminar con el aspecto jugable, queremos remarcar, y de que manera, que un juego arcade como este no se haya tomado la molestia de incluir una banda sonora buena, con música “cañera” que por lo menos, hiciese que nos olvidásemos de todos los fallos que tiene el título. Un juego así, sin buena música, no vale la pena. Que tiempos aquellos en donde juegos Craxy Taxi, con OffSpring y Bad Religion, pululaban por las consolas y recreativos.




Motocycle Club era una apuesta a “caballo ganador” teniendo en cuenta lo demandado que está el género arcade a día de hoy. Sin embargo, nos henos encontrado con un juego acabado con prisas, con las cosas a mitad a hacer, poco pulido en muchos aspectos y que, en definitiva, podría haber dado más de sí, pero que sin embargo se hace entretenido echar una carreras.

*La versión analizada ha sido la de PlayStation 4


Positivo

  • Estamos ante un juego entretenido
  • Bastantes circuitos
  • Interesante enlace entre diferentes modos de juego
  • Buenas ideas, como la posibilidad de cambiar de vehículo en la carrera

Negativo

  • Gráficamente malo
  • Pocas opciones de configuración y personalización
  • Manejo ortopédico
  • Clasificaiones en línea inutiles y modo en línea muerto
  • Aspectos jugables poco trabajados
3

Muy malo

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.

Dejar un comentario