Análisis Not a Hero

PC
 

Roll7 es una compañía que se dio a conocer por llevar el skateboarding a los videojuegos de una forma bastante novedosa e interesante, que no tardó en hacer crecer une legión de fans que aún a día de hoy dedican bastante tiempo a conseguir increíbles puntuaciones. Aún más con la llegada de OlliOlli 2, la secuela del título de skateboarding. Ahora se han introducido en el desarrollo de algo muy distinto, un título llamado Not a Hero… ¿le echamos un vistazo?

not-a-hero

Not a Hero es una apuesta muy interesante, una adaptación del clásico sistema de coberturas popularizado en su momento por Gears of War, pero adaptado a las dos dimensiones, también se nota la inspiración que la compañía ha tomado del clásico Elevator Action de Taito. Todo esto con un toque de humor muy interesante, el toque especial de Roll7 y una personalidad envidiable. Quizás el único punto que flaquea es el apartado artístico, pero de eso ya hablaremos más adelante, pues el juego tiene muchas cosas para mostrarnos.

¡Vota a BunnyLord!

Aunque la historia es algo que podría sobrar en este juego, pues tampoco es demasiado relevante para lo que ocurre en cada escenario del juego, si que aporta un toque interesante que nos hará reírnos en algunos momentos e incluso causarnos cierta intriga por saber qué será lo próximo dirá BunnyLord, el extraño conejo que quiere presentarse a la alcaldía del lugar. ¿Logrará el aspirante conejo hacerse con el poder?

La historia comienza con BunnyLord pidiendo al jugador que limpie tres distritos completos de criminales, para así conseguir el favor de los votantes y hacerse con el poder de la ciudad inglesa donde se encuentra. Así pues, el jugador se convierte en un asesino a sueldo, o sin sueldo, ya que no nos paga, que tendrá que cumplir ciertos objetivos en distintas misiones.

Una vez comienza el juego simplemente tendremos unas pequeñas escenas de BunnyLord felicitándonos al conseguir terminar cada una de las misiones, y posteriormente otorgándonos un nuevo objetivo. Quizás los puntos que diferencian unas escenas de otras son las salidas de BunnyLord, que casi siempre acaba diciendo algo divertido. Estas escenas cuentan con un humor absurdo y bastante particular, que como ya mencionamos antes es uno de los toques que tiene este juego por parte de Roll7.

Lo más negativo de la historia podría ser la velocidad a la que se desarrolla, pues todos los diálogos son bastante lentos, algo que impacta mucho tras ver la velocidad de cada misión, que generalmente son bastante dinámicas. Quizás aquí Roll7 podría haber acelerado un poco más la historia, pues seguramente muchos jugadores habrán preferido omitirla para no pararse a esperar. Por lo demás, se trata de una historia bastante prescindible, pero que como ya hemos mencionado anteriormente, aporta un toque interesante al juego, pero obviamente no se trata de ninguna maravilla narrativa.

Sé un héroe…o no!

Nada más comenzar, BunnyLord nos obsequia con un corto, aunque intenso, adiestramiento en el arte de eliminar enemigos. El tutorial, a pesar de ser bastante sencillo, nos muestra prácticamente todas las mecánicas básicas que encontraremos durante toda la partida. El resto de cosas las iremos descubriendo según avance la partida, aunque algunas como que si te tiras desde demasiado alto puedes morir…digamos que no es necesario que te lo enseñen, algunos curiosos como yo lo descubrirán en la primera ventana que vean.

Los controles son muy sencillos, con un botón nos desplazamos hasta una cobertura desde la que podremos disparar a los enemigos e incluso recargar sin temor a que nos disparen. Si dejamos ese botón presionado nos desplazaremos hasta que lo soltemos, permitiendo que derribemos a los enemigos para que, con el botón de disparo, podamos ejecutarlos. También tenemos dos botones para disparar y recargar y un último botón más para disparar armas especiales como las granadas. ¿Sencillo verdad? La complejidad se encuentra en cómo se utilizan estos controles en cada misión, aunque no lo parezca algunos niveles requieren de cierta estrategia o habilidad para superarlos correctamente.

En cada uno de los niveles que tendremos que superar nos encontraremos con multitud de enemigos distintos, este es uno de los puntos que da bastante vida al juego, pues de lo contrario la tarea de completar todas las fases se haría algo más repetitiva. Cada uno de ellos cuenta con sus propias armas y características especiales, aunque todos los del mismo tipo son iguales, por lo que tras varios niveles os acostumbraréis a diferenciarlos sin problemas. Además, para cada uno es necesario atacar de forma distinta si queremos avanzar sin problemas, no es lo mismo enfrentarte a un enemigo ligero que a uno pesado por ejemplo.

Por otro lado, los escenarios no son tan variados, pues si no fuera por la disposición de las habitaciones y la distribución de los enemigos en ellas, todos los mapas serían idénticos. Utilizan el mismo estilo en todos ellos, y aunque los objetivos cambien, no hay nada que realmente nos muestre que estamos en un lugar distinto más que un pequeño movimiento de habitaciones y enemigos, y quizás algo más de dificultad si vamos avanzando.

Aún así, los escenarios son muy importantes en la jugabilidad puesto que forman parte de las habilidades que pueden utilizar todos los personajes que manejaremos a lo largo de la historia. El número de coberturas, puertas, pisos o ventanas por las que podemos saltar variará entre niveles, cosa que hará que cada uno de ellos sea algo distinto, dentro de la rutina que supone jugar uno detrás de otro una vez hemos superado diez o doce de ellos.

En cada uno de los escenarios tendremos que cumplir varios objetivos que van desde no recibir más de un número concreto de disparos, hasta eliminar a varios enemigos seguidos en un tiempo concreto e incluso superar el nivel completo en menos de una cantidad de segundos bastante limitada por lo general. Se trata de objetivos que al principio no costará superar, pero que a partir del nivel diez aproximadamente nos hará comenzar a pensar en algunos parientes de los creadores del título, siempre de forma agradable claro, pues el juego te hace querer repetir una y otra vez hasta completar todos los objetivos.

274270_2015-06-22_00003

Otro de los aspectos que impactan de forma positiva en la jugabilidad de Not a Hero es la variedad de armas que Roll7 pone a nuestra disposición, pues según vayamos superando niveles, completando objetivos y aumentando la popularidad de nuestro querido conejo antropomórfico llamado BunnyLord iremos aumentando el plantel de personajes que podremos utilizar, teniendo cada uno de ellos unas armas y características distintas. ¿Quién no querría ayudar a un extraño conejo a ganar el poder con un personaje como Jesús?

Y además de todas estas armas, también podremos encontrarnos, repartidas por los distintos niveles, cajas de munición especial que cuando recargamos o se agota la perdemos, o cajas con armas especiales como granadas. Esto nos servirá para realizar ciertos disparos especiales que explotan o atraviesan la cobertura o para lanzar granadas e incluso gatos bomba…¿de verdad? ¿tenían que ser adorables gatitos? Espera…¿he dicho adorables?

Not a Pixel

El estilo artístico del juego apuesta por el arte pixelado tal y como pasó como OlliOlli. Cada uno de los personajes que encontramos, las armas e incluso los enemigos tienen un estilo muy distinto, por lo que será sencillo diferenciarlos. Por otro lado, como ya comentamos anteriormente, en los escenarios ocurre justo lo distinto, y es que generalmente se hacen bastante repetitivos dado el estilo que comparten todos ellos. Exceptuando algunos cambios en varios niveles, el resto simplemente se diferencian por los cambios de situación de habitaciones y enemigos.

274270_2015-06-22_00010

Por otro lado, la banda sonora del juego se hace bastante amena, y resulta muy atractiva a la hora de jugar. Quizás se trata del punto artístico que más a superado las expectativas, quizás junto al doblaje inglés del juego. Y ya que hablamos del doblaje cabe comentar que el juego no se encuentra doblado al castellano, pero esto es realmente un punto a favor, ya que gracias a esto se mantienen los toques humorísticos del acento británico.

En conclusión

Está claro que Roll7 es una compañía capaz de lidiar con varios estilos de juego, lo ha demostrado pasando del skateboarding de OlliOlli y OlliOlli 2 al shooter con sistemas de coberturas en 2D que supone Not a Hero. Se trata de un título muy adictivo y divertido, donde no solamente tendremos que avanzar pulsando botones, sino que en algunas ocasiones tendremos que pararnos a pensar que personaje conviene y de que forma deberíamos avanzar para cumplir todos los objetivos.

Si es cierto que a la larga puede hacerse un poco repetitivo, pero hasta llegar a ese punto el juego nos habrá dado varias horas, lo suficiente como para terminar el juego prácticamente al 100%. Los diferentes objetivos así como el plantel de personajes ayudan a darle vida al juego, permitiendo diseñar distintas estrategias para un mismo nivel.


Positivo

  • Divertido y dinámico
  • Cuenta con una crítica política bastante sutil
  • Amplio plantel de personajes
  • Buena banda sonora

Negativo

  • Pocos escenarios
  • Algo repetitivo tras varias horas de juego, sobre todo por la poca variedad de escenarios
  • Podría haberse sacado más de la idea central del juego
7

Bueno

Política de puntuación