Análisis OlliOlli2: Welcome to Olliwood

PC PlayStation 4 PlayStation Vita
 

– De la mano del genial estudio independiente Roll7 nos llega OlliOlli2: Welcome to Olliwood, la secuela del título indie de skate que ya maravillara a principios del pasado 2014. Y si bien es cierto que estamos ante un muy buen juego, estamos ante la definición perfecta de lo que debe ser una secuela en el mundo de los videojuegos, ya que aúna todo aquello que caracterizó al primero, pule algunos de los fallos de este e incluye innovaciones que representan la evolución de la saga, tal y como veremos más adelante.

OlliOlli2 nos devuelve con sus muchos niveles y aún más retos a esa época en la que los videojuegos no eran tan solo un pasatiempo, esa época en la que para completar un juego necesitabas sudar sangre, dominar a la perfección todas y cada una de las posibilidades que se te ofrecían y, sobre todo, necesitabas echarle muchas horas y ganas; aunque realmente esto no importaba, porque de hecho, era aquí donde residía el auténtico disfrute. Pero de momento poneos el casco y ajustaos las protecciones porque vamos a meternos en profundidad con el análisis de OlliOlli 2.

olliolli-fondo

Entrenar y sufrir

Como bien os adelantábamos, OlliOlli2 es un título que requiere horas, muchas horas, para llegar a dominar y controlar. En el juego nos encontraremos con un modo de entrenamiento, el llamado Sk8 Park, en donde aprenderemos a realizar cada uno de los movimientos por separado, a clavar nuestros aterrizajes y manuals y a prolongar combos hasta el infinito. Pero esto es como practicar en un juego de lucha contra el adversario parado, está bien para entrenarnos pero no es real. Cuando lleguemos al modo historia y necesitemos aplicar todas estas cosas a la vez, la cabeza nos explotará. Y esto es así; no creo que haya mucha gente capaz de aplicar la cantidad de movimientos necesarios a las primeras de cambio y con el timing que el juego requiere para hacerlo perfecto. Pero no os preocupéis, OlliOlli2 es consciente de esto y nos ofrece alternativas para que no nos frustremos en tan solo media hora.

Estas alternativas pasan por un excelente diseño del modo historia, el cual realmente no cuenta ninguna historia. Aquí nos encontramos dos tipos de niveles: los amateur y los pro. En los primeros tendremos que ir finalizando con vida cada uno de los niveles para desbloquear el siguiente, como en cualquier plataformas clásico. Pero de esta manera solo conseguiremos jugar 25 de los 50 niveles que ofrece el juego, así que una vez que finalicemos estos, tendremos que repetir todo lo que ya hemos jugado y tratar de completar los 5 retos de cada nivel para desbloquear la pantalla correspondiente en su versión pro.

olliolli2-6

Puede sonar repetitivo pero no lo es en absoluto. Volver a los primeros niveles con las habilidades conseguidas a lo largo del título hace que jugarlos sea completamente distinto y nuestro objetivo varíe del todo, pasando de sufrir para llegar al final a alcanzar puntuaciones realmente altas sin demasiado esfuerzo. Pero esto no es todo, ya que cuando tengamos disponibles los 50 niveles, necesitaremos los 5 objetivos de todos y cada uno de ellos para acceder al modo RAD, aún más difícil, rápido y loco que todo lo anterior.

Aprendiendo de principio a fin

Aprender es lo que hacemos en la mayoría de juegos. Comenzamos con unas habilidades que vamos mejorando y perfeccionando a lo largo del título, llegando a dominarlas mejor o peor al acabar; pero esto no es siempre divertido ni está bien llevado. Por suerte, desde Roll7 han bordado este aspecto que es tan importante para OlliOlli2. El juego se basa en aprender y progresar, mejorando nuestras habilidades, y para ello nos ofrece una curva de dificultad de las mejores que he visto en mucho tiempo.

olliolli2-3

Esta curva de dificultad hace genial jugar a OlliOlli2 ya que todos los niveles son suficientemente difíciles como para suponer un reto de entrada y no poder ser superados en unos pocos intentos, pero suficientemente fáciles como para no resultar frustantes y requerir de cientos y cientos de repeticiones para conseguir llegar al final.




Lo mismo ocurre con los retos de cada nivel; resultará prácticamente imposible conseguirlos de primeras y acabaremos por desistir y simplemente centrarnos en desbloquear todos los niveles amateur. Y una vez hecho esto es cuando probaremos suerte consiguiendo estos retos y nos daremos cuenta de todo lo que hemos mejorado, haciendo que completar cada nivel al 100% para desbloquear su variante pro pase de ser algo completamente imposible a algo simplemente complicado, pero que con más intentos y aprendizaje, podremos lograr.

Un juego realmente profundo

olliolli2-4

Es en este aspecto en el que más se nota la evolución del OlliOlli original a esta secuela, la cual añade una profundidad y complejidad al título que le sienta realmente bien y nos hará pasar muchas horas sufriendo y sudando el mando. Basta con ver las leaderbords con sus puntuaciones infinitas cuando estamos comenzando para darnos cuenta de que este juego debe tener algo más que no estamos entendiendo aún. Y ese “algo más” es la complejidad que le añaden los numerosísimos trucos, grinds, grind switch, reverts y manuals, que nos permitirán prolongar hasta cifras astronómicas nuestros combos y hacernos conseguir puntuaciones multimillonarias.

Cabe destacar que habrá momentos en los que nos saturemos y empecemos a pensar demasiado, pero este no es un juego para hacernos quemar nuestro cerebro, más bien debemos relajarnos y dejarnos llevar por el movimiento y el ritmo del propio juego, por su juego de luces y colores y por su música, logrando así hacernos disfrutar de una experiencia realmente buena.

Si ahora volviéramos a jugar al OlliOlli original nos encontraríamos con una dificultad extrema para hacer grandes puntuaciones y con un juego mucho más trabado. Y esto es culpa de esta genial secuela, que mejora en muchos aspectos al juego original, tal y como deberían hacer todas y cada una de las secuelas que se precien.

Puro mimo en los niveles

El diseño de niveles es otra de esas cosas en las que nos encontramos ante un juego sobresaliente y del cual deberían aprender muchos otros plataformas. Tenemos niveles muy distintos, con diferentes caminos en la mayoría de ellos y un buen juego de diferentes alturas y velocidades, ya que no todo es ir lo más rápido posible y nos encontraremos con zonas en las que controlar la velocidad será vital para lograr nuestro objetivo. El mimo y el cariño que han puesto los desarrolladores en cada uno de los píxeles de estos niveles hace de este juego una maravilla.

OlliOlli2-2

Una de las cosas que me gustaría destacar es lo bien elegidos que están los colores en las diferentes zonas y es que al encontrarnos ante un juego que es muy rápido, podría haberse cometido el error de no diferenciar bien qué debemos saltar, en dónde debemos patinar y en dónde podemos hacer un grind; pero no ha sido así. En Roll7 han escogido unos colores perfectos para que, además de combinar con los diferentes fondos con clichés del mundo del cine, podamos distinguir perfectamente con un vistazo rápido qué botón debemos pulsar para hacer lo que debemos, dándole al juego un plus de velocidad.




Un control sublime

El control de este juego es algo muy importante, ya que la decisión de cómo meter todos los trucos que podemos hacer en el mando es algo que puede arruinar por completo o ensalzar la experiencia del jugador. Por suerte, desde Roll7 parece que se tomaron su tiempo pensando exactamente cómo colocarlo todo en un mando (hablamos de mando porque es altamente recomendable jugarlo de esta manera, ya que en el teclado tendremos controles más toscos por la ausencia del joystick). Otra gran decisión de la empresa es algo tan simple como poner un botón para reiniciar el nivel en el que estamos sin esperas; algo aparentemente tan obvio como esto no es tan habitual como pueda parecer y se agradece mucho.

En resumen, el control es bueno y el juego responde a él a la perfección, haciendo que nuestros fallos los sintamos como tal, como nuestros, y no echemos balones fuera con frases como “yo había saltado” o “no quería hacer eso”, haciéndonos gozar de una experiencia que se siente totalmente justa.

Diferentes modos de juego

OlliOlli2 nos ofrece diferentes modos de juego en los que demostrar que somos los mejores con la tabla, aunque realmente es en el modo historia en el que nos pasaremos más tiempo. Pero además de este, tendremos el grind diario: un nivel muy corto en el que tenemos solo una oportunidad para conseguir la mayor puntuación posible y colocarnos en lo más alto de la tabla de puntuaciones.

Por otro lado tenemos un modo multijugador en pantalla dividida que puede darnos mucho juego con nuestros amigos, ya que la estética desenfada del juego acompaña e incita para echarnos unas risas con nuestros colegas mientras les vacilamos con nuestras puntuaciones millonarias.

olliolli2-5

Además de eso, tenemos el llamado Sk8 Park que ya comentamos anteriormente en el que podremos practicar lo que deseemos con calma, sin ninguna presión y poco a poco con los consejos que nos ofrece el juego.

Visualmente bonito

En cuanto al apartado visual nos encontramos con un título en 2D, con una estética retro que, si bien es cierto que incluye más detalle que su predecesor, se queda en ser bonito. No está de ninguna manera al nivel del apartado jugable, ni es ningún referente en esta estética, existiendo diferentes títulos independientes que destacan muy por encima de OlliOlli2 en este aspecto. Sin embargo, yendo a gran velocidad no se notan demasiado estas carencias visuales que, remarcamos, en absoluto hacen un juego feo, simplemente no son sobresalientes como la mayoría de apartados del juego.

Pero a pesar de esto, hay detalles muy interesantes en cuanto a lo visual y vienen sobre todo de los fondos ya que, a medida que avanzamos y vamos superando los niveles nos encontraremos con fondos que responden a clichés cinematográficos que los cinéfilos encontrarán bastante graciosos y relacionarán con algunas de las películas clásicas que han sentado la base de ciertos géneros.




olliolli2-7

La música no termina de acompañar

El apartado sonoro es probablemente el más flojo de OlliOlli2 ya que nos encontramos con una banda sonora que no se adecua en absoluto a la situación. Es cierto que la elección de las canciones no es para nada mala y encaja perfectamente con el título y su estética, pero se echa de menos algo más. La misma banda sonora se repite una y otra vez estemos donde estemos, es algo así como una lista de reproducción que va separada de lo que es el juego en sí y acabará por resultarnos repetitiva.

Algo como lo que encontramos en Geometry Dash, que avanza con nosotros y se adecua al ritmo de cada uno de los niveles habría estado mucho mejor que lo que hay.

Horas y horas de rejugabilidad

Desde luego, si algo ofrece OlliOlli2 es rejugabilidad y duración. Tenemos 50 niveles con 5 desafíos en cada uno, lo cual suma un total de 250 desafíos por completar, además del modo RAD, el grind diario y los enclaves. Todo esto supone mucho contenido, pero el tener que repetir un nivel muchas veces y que no se haga repetitivo, sino adictivo, es lo que le da el toque extra de duración que nos ofrecerá, como poco y sin ser muy fans de este tipo de juegos, entre 10 y 15 horas. Pero si sois de los que os gusta presumir de aparecer en lo alto de las leaderboards con puntuaciones estratosféricas, necesitaréis muchas más horas para dominar todos y cada uno de los diferentes trucos con los que el juego nos da la posibilidad de realizar maravillosos combos.

olliolli2-1

Conclusiones

En definitiva, OlliOlli2 es un título increíble y, al precio al que está a la venta, no dudaría en comprármelo si me gustaran mínimamente el skate, los plataformas o simplemente pasarme horas y horas delante de la pantalla aprendiendo a jugar a un juego, tal y como había que hacer hace años y que ahora se ha convertido en algo totalmente “hardcore”.

La secuela de OlliOlli no supone ninguna revolución pero tampoco le hace falta; conserva las virtudes del original, pule los fallos e implementa un mejor diseño de niveles y mayor complejidad en la jugabilidad. Esto resulta un mix perfecto para mantenernos pegados al mando durante muchas horas. Sin duda, para mí, esta obra de Roll7 se ha convertido en uno de esos juegos imprescindibles en la biblioteca de cualquier amante, no solo de los títulos independientes, sino de los buenos juegos, largos y difíciles.





Positivo

  • Divertido como pocos
  • Muchas horas a poco precio
  • Se siente justo en todo momento
  • Curva de dificultad excelente

Negativo

  • La banda sonora acaba cansando
  • Si no tienes mando, ni te plantees su compra
9

Increíble

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Amante de los videojuegos en general y de indies, MMOs y RPGs en particular; incondicional de Fallout y Star Wars y estudiante de física y matemáticas, siguiendo los pasos de Gordon Freeman.