Análisis Planar Conquest

PC
 

Planar Conquest nos pone en la piel de un poderoso hechicero una vez más tras habernos entregado el poder absoluto sobre los planos en iOS, esta vez en su versión de PC. Este juego de estrategia 4X, que mezcla estrategia en tiempo real y por turnos, podría dar más de si

Tras muchos años jugamos un clásico

Aunque el juego no sea ese Civilization II del que todos tenemos recuerdos, Planar Conquest nos ofrece una jugabilidad similar a los clásicos de PC de los que muchos habréis disfrutado. Si bien es cierto que el juego necesitaría un pulido en cuanto a mecánicas y construcción, además de un tutorial para los que quieren iniciarse en este tipo de juegos, nos ofrece un sistema basado en dados bastante eficiente en los combates aunque no tan eficiente en la opción de combate automático.

La generación de mundos es bastante completa aunque la disposición de encuentros y lugares necesita un pulido, ya que a unas casillas de nuestra ciudadela podemos tener unos inofensivos piqueros y un par de casillas más allá tenemos un grupo de demonios que nos darán para el pelo si no nos preparamos bien.

planar-conquest-city-hud

En general la jugabilidad se te puede hacer muy difícil y lenta, ya que necesitaremos muchos turnos para conseguir una ciudadela decente y un ejército que pueda hacer frente a las amenazas que se nos presenta en la exploración.

Parece un juego de los de antes, literalmente

Literalmente, la mayor pega del juego es la parte gráfica, aunque tiene algunos diseños de héroe llamativos, no podremos disfrutarlos porque solo se muestran las unidades que lleva nuestro ejército, y en los combates las animaciones, al nivel de Heroes III nos sacarán un poco de la ambientación por ser bastante pobres para ser un juego de los últimos años.

El planteamiento del desarrollo de la ciudad, aunque clásico y bastante bueno, no tiene ningún aspecto visible. No podemos ver cómo se desarrolla nuestra ciudad, si crece, disminuye, los edificios y demás. Es una pega bastante grande porque, aunque no es necesario, siempre estaba bien ver una ciudad poderosa y resplandeciente que impone respeto a nuestros enemigos.

planar-conquest-map

Animaciones muy pobres, tanto al golpear como para que las unidades se mueran, no ofrece mucha inmersión ni épica a los combates. La música, no se puede decir que es buena, porque es muy estándar, pero tampoco por esto es mala, es una música que cuadra perfectamente de fondo y ni molesta ni emociona.

Se nota que el juego fue ideado para móviles

Aunque la interfaz se ha modificado para el PC, a la hora de jugar casi todo es pulsar y arrastrar, un control que arrastra de su versión móvil y que no tiene cabida con todas las posibilidades que ofrece el teclado y el ratón.

La cámara es bastante simple y no podemos cambiar el ángulo en algunos casos, para poder apreciar mejor los combates, ver los modelos de las unidades o contemplar elementos del mapa.

La interfaz, está muy condensada en la parte superior de la pantalla y muchas veces se vuelve demasiado intrusiva, con ventanas que se abren en el centro de la pantalla para mostrar pocos datos, un sistema de pestañas que, a la vez que organizan la información, se siente que se desaprovecha el espacio que ofrece la resolución del juego.

Una historia diferente, pero igual

La historia no brilla por su originalidad, más bien al contrario, parece una mezcla de historias que ya hemos visto en la saga Heroes of Might and Magic. La historia trata de una raza oscura que intenta conquistar a las demás, una guerra se cierne sobre el mundo y solo tu, como Hechicero podrás parar a los “Unhallowed”, una especie de no muertos. Tu decidirás si unirás los planos o dejarás que reine el caos.

Aunque la historia pueda parecer atractiva no tenemos una campaña por la cual enterarnos de cómo avanza la historia, si gobernarás con el bien o dejarás que gobierne el caos. Algo que te deja bastante frío  y lo convierte en un juego más para pasar el rato que para descubrir su historia.

Una forma de jugar, dos modos de juego

Un punto bueno que tiene el juego es el modo alternativo a las partidas clásicas individuales que tenemos disponibles. En el modo Arena podremos jugar los combates de forma individual con un héroe predefinido y unas unidades que elegiremos por nuestra mano o seleccionaremos aleatoriamente para combatir.

planar-conquest-combat

Un punto bueno de este modo es que de esta forma podremos practicar estrategias concretas para algunos tipos de enemigos y qué unidades funcionan mejor contra otras de una forma más amena que estudiarnos las descripciones que nos da el juego.

Conclusiones finales

Planar Conquest no es el juego que cambiará tu vida ni la forma que tienes de ver los juegos de estrategia, aunque si es cierto que puede llenar tu tiempo y que los más amantes de la estrategia 4X lo disfrutarán de una forma especial por ser tan similar a los primeros en su género.

Es un juego que podría mejorar y que necesitará avanzar si quiere plantar cara los más grandes de su género y poder llegar al podio junto a Civilization y Heroes of Might and Magic.


Positivo

  • Arte conceptual bueno
  • Dos modos de juego
  • Tutoriales e información disponibles siempre
  • Varias facciones para elegir

Negativo

  • Gráficamente muy pobre
  • Complejo y en ocasiones difícil de entender
  • Algunas mecánicas necesitan pulirse
  • Gestión de la ciudad tediosa
  • Enemigos descompensados en muchas ocasiones
4.5

Malo

Política de puntuación