Análisis Planet Diver

PC
 

Arcade es una palabra que nos lleva la mente a aquellas recreativas que con tanta ilusión jugábamos mientras esperábamos a que nuestras madres hicieran alguna compra o en las típicas fiestas de cumpleaños en una bolera. Juegos sencillos, directos e increíblemente adictivos y divertidos que pueden hacer que estés 5 minutos delante de la pantalla o 1 hora entera.

Planet Diver me parece un pequeño guiño a esta época y a este género, logrando un sorprendente resultado a pesar de sus pequeños (aunque incesantes) fallos, mezclando la ciencia ficción que tanto éxito tuvo el siglo pasado, la querida y nostálgica estética píxel y unas mecánicas que te incitan a la adicción y la desesperación.

Driver no, Diver

Este juego no tiene demasiados misterios ni unas mecánicas complejas que no consigamos dominar hasta haber jugado durante varias horas al título, y eso es lo que mejor hace. Planet Diver nos pone en la piel de un astronauta que, por una historia sin demasiada relevancia, salta tierra adentro en un planeta de nuestro universo para alcanzar una meta, si no nos detienen los distintos obstáculos que nos podamos encontrar. Con esta sencilla mecánica consiguen un juego increíblemente divertido para pasar el rato o pegarse un viciote durante una tarde, e incluso competir con tus amigos cuando vayan a darte una visita a tu casa.

Aunque siempre caeremos en picado, podremos movernos hacia la izquierda o la derecha para tratar de evitar los obstáculos además de que tendremos una especie de turbo que nos dará potencia, fuerza y velocidad. Ésta última, tanto momentánea como constante (es decir, que tras utilizar este turbo nuestra velocidad de caída aumentará), nos permitirá deshacernos de los animales que se nos interpongan o las rocas que caigan, que también las podremos esquivar con un mortal hacia atrás.

Pero esto no hace que el juego sea fácil, ni mucho menos. El título te pondrá a prueba en cualquiera de sus modos de juego teniendo una curva de dificultad que progresa a medida que avanzamos dentro de nuestra partida, haciendo que nos surja esa sensación de tener ganas de más o autopicarse consigo mismo para intentarlo una vez más. Esta dificultad le da mucha vida al juego ya que habrá ocasiones que no podamos pasarnos uno de los niveles a la primera y, aunque en algún momento puede frustrar un poco, nunca llegará a desesperarte y hartarte lo suficiente como para apagar el PC.

Lo bueno breve, dos veces bueno

El título tiene dos modos de juego, el típico modo Campaña y el modo Arcade. El primero de estos se localiza en el planeta Alpha Centauri que dispondrá de 30 niveles a cada uno más difícil que el anterior. Durante estos niveles no nos valdrá con llegar a la meta (caer en picado durante cierta cantidad de metros) ya que en cada uno planet-diver5 nos pondrán diferentes objetivos, como aguantar un tiempo determinado a máxima velocidad o destruir una cantidad de rocas, o incluso no chocarse ninguna vez. Este anaranjado planeta no es el único del que disponemos, ya que hay tres más, pero éstos no se desbloquearán solo con completar todos los niveles de Alpha Centauri sino que tendremos que comprar los demás planetas con una moneda dentro del juego que recibiremos por pasarnos las diferentes pantallas según la puntuación recibida. El modo Arcade en cambio pondrá aprueba nuestra habilidad y paciencia ya que será una sucesión de distintos mapeados cada 3000 metros descendidos hasta que nos choquemos o nos cansemos.

planet-diver4

Aunque hay unas claras diferencias entre un modo y otro, jugablemente no varían en absolutamente nada (se desbloquean un par de habilidades los dos primeros niveles de la campaña, pero no más), excepto una historia que no tiene ninguna importancia y carece de sentido. Que el juego esté totalmente en inglés no ayuda a aquellos que no se les dé muy bien el idioma aunque, como ya he mencionado, no tiene nada de importancia, y la historia no es más que un par de bocadillos de diálogo antes de cada nivel. A pesar de esto, los dos modos de juego hacen que la vida de un título, que puede llegar a hacerse realmente repetitivo, se alargue bastante. Aunque no jugarás durante 3 horas seguidas, sí conseguirá que juegues cerca de 10 horas a lo largo de muchos días, un rato cada tarde. Así que Planet Diver consigue que, a pesar de no ser el juego del año, te adicciones a él.

Una caída a lo retro

Lo primero que consigue tu atención del juego es la música, que cumple en todos los aspectos y acompaña de forma casi perfecta a la estética del juego, que comentaremos más tarde, haciéndote viajar a la edad donde los píxeles y las bandas sonaras de ciencia ficción eran lo más (a pesar de que ahora hay una oleada de referencias al pasado). No podrás evitar tatarear la música después de 10 minutos jugando y querrás tenerla en tu móvil como tono de llamada. Lo único malo de este aspecto es lo increíblemente repetitiva que se hará después de un rato jugando porque, a pesar de ser muy buena como banda sonora, tiene poca variedad de canciones y sonidos, aunque éstos sean cuasi perfecto.

En el apartado gráfico no es una maravilla técnica pero cumple estéticamente aunwur, excepto el menú que nos recordará a los juegos antiguos y las películas clásicas de ciencia ficción (algo que el título busca desde el primer momento), los niveles del juego son muy mejorables. En algunos mapas confundirás algunos obstáculos con el mapeado de fondo, que es simple atrezo, y los pocos enemigos que encontrarás tienen un modelado que no consigue destacar y que no te deja claro si son una especia de pájaros mutantes o murciélagos alienígenas, excepto los bosses, que la verdad son espectaculares.

planet-diver3

El mayor problema de Planet Diver reside en que en algunos aspectos está mal hechos y aún días después de su lanzamiento no han conseguido arreglar. El mayor de estos es que los controles fallan con mucha frecuencia. Directamente, aunque el juego debería poderse jugar con mando, éste funciona realmente mal, tanto que ni siquiera te puedes mover cómodamente por el menú. Y el teclado tampoco se salva, más de una vez tendrás que salir de la partida o incluso el juego porque no detecte las teclas. Esto consigue estropear mucho la experiencia de juego, hasta el punto de poder llegarte a hartar y parar de jugar.

Conclusión

Excepto por los tediosos fallos en los controles, que son a menudo y hacen que a veces pares en seco, harto de que el juego no te permita jugar bien, Planet Diver es un buen juego. Sin conseguir destacar en ningún aspecto a parte de la banda sonora, cumple en la mayoría de manera decente. Todo esto se une en un título que, si consigues en oferta o te encanta el género arcade, es una buena compra para pasar algunos ratos libres durante las tardes.

planet-diver6

Aunque Planet Diver no es un diamante en bruto dentro de la grandísima cantidad de títulos indies que actualmente salen al año, si logra el objetivo de ser un juego que, a pesar de no ser muy original, adictivo y divertido entretiene durante varias horas, aunque el que haya que comprar los nuevos planetas del modo campaña hará que seguramente te quedes a vivir en Alpha Centauri. En definitiva, Planet Diver es un juego sencillo y directo donde la ciencia ficción es la principal característica.


Positivo

  • La música es genial
  • Sencillo y directo sin complicaciones
  • La estética de ciencia ficción
  • Es muy adictivo

Negativo

  • Los fallos en los controles
  • El mapeado, a veces es lioso
  • Le falta algo de variedad
5.8

Aceptable

Política de puntuación