Análisis Resident Evil Origins Collection

PC PlayStation 4 Xbox One
 

De todos es sabido que la saga Resident Evil es una de las más queridas por los fans del Survival Horror, aunque quizás deberíamos añadir también el género acción viendo la trayectoria de sus últimas entregas. Es difícil encontrar a una persona que no haya jugado a algún título de la saga, pero puede que unos cuantos aún no hayan podido disfrutar de los orígenes de la misma, cuando causó total devoción entre los jugadores. Capcom está aprovechando el tirón de las remasterizaciones en las consolas de nueva generación, y este 2016 hemos empezado el año con un lanzamiento que muchos agradecemos, la Resident Evil: Origins Collection, que recopila tanto en formato físico como en digital, los dos primeros títulos de la saga: Resident Evil Zero HD Remaster y Resident Evil HD Remaster, siendo el primero lanzado por primera vez a finales de este mes de enero, y el segundo ya lo habíamos podido disfrutar en su versión de PlayStation 3.

Como hoy en día prácticamente todos hayáis disfrutado ya de dos de las mejores joyas del survival horror de Capcom, no vamos a entrar a analizar en profundidad cada uno de los juegos, pero sí indagar un poco más en Resident Evil Zero HD Remaster, ya que es el juego que llega ahora a consolas y ya tenemos el análisis de Resident Evil HD Remaster de su edición de PlayStation 3 en este enlace.

Resident Evil Origins Collection análsis 1

La puerta hacia la supervivencia se ha cerrado. Ya no hay vuelta atrás…

Todos conocemos el experimento fallido bautizado como “Virus T” y todas las consecuencias que suceden cuando el virus se expande accidentalmente. En este pack reviviremos los acontecimientos sucedidos en Raccoon City, tanto en la mansión Spencer como los momentos previos sufridos por Rebecca Chambers, la novata de los S.T.A.R.S., pero con gráficos en alta definición. Ambas remasterizaciones vienen de las versiones de Game Cube, y además de la mejora gráfica implementada, podremos elegir entre el control original y uno alternativo, o incluso disfrutar de nuevos modos de juego, como el de Wesker en Resident Evil Zero HD Remaster.

La mecánica es la misma en ambos juegos, tendremos que explorar los diferentes escenarios en busca de una salida y de objetos útiles para resolver puzles, abrir puertas cerradas y equipar a nuestros personajes con más munición y objetos curativos, que os aseguramos que los necesitaréis si os atrevéis con los niveles de dificultad más altos. El mapa será nuestro mejor aliado, ya que lo consultaremos muy a menudo para comprobar las localizaciones que han quedado sin descubrir, e incluso los objetos que tenemos a nuestra disposición en las diferentes zonas del mismo, ya que se mostrarán con un pequeño icono para poder localizarlos. Ambas ediciones tienen algunas variantes entre sí que pasamos a comentar a continuación.

Empezando por el inicio de la saga en cuanto a trama, RE Zero es un poco más flojo en todos los aspectos que RE HD, pero no es una cuestión de opinión, sino que ya de por sí esta entrega tuvo mucho más trabajo invertido y fue la que realmente marcó un antes y un después en la saga. No solo disponemos de más opciones de rejugabilidad, ya que podemos vivir diferentes situaciones dependiendo de si elegimos a Chris o a Jill, sino que, además, la duración es ligeramente mayor y los puzles más memorables.

No obstante, RE Zero compensa estas carencias con un plus de dificultad, por ejemplo, se prescinde de los baúles de almacenamiento, con los que podíamos guardar cosas y disponer de ellas en cualquier baúl de la mansión, pero a cambio tenemos una jugabilidad basada en el control de dos personajes a la vez, el cual es sublime en los momentos en los que deben separarse para resolver ciertas situaciones. Además que el cambio de uno a otro es a golpe de botón y no se pierde tiempo, ni rompe con el ritmo del juego. Es verdad que a estas alturas estamos más que acostumbrados al uso de dos personajes de manera simultánea, pero fue Resident Evil Zero el pionero en implementar este sistema, con un gran resultado. Además, cada personaje tendrá una habilidad especial que lo hace imprescindible; Rebecca hará uso de sus conocimientos médicos para poder combinar plantas y otras sustancias, mientras que Billy hará uso de su fuerza bruta y su entrenamiento en el ejército para ser más efectivo en combate y poder mover objetos pesados. En cuanto a la dificultad en sí la verdad que ya sabíamos que era considerablemente mayor, pero la diferencia entre el modo fácil y normal es quizás un poco alta y os hará plantearos si realmente queréis afrontar el reto que supone.

También su modo Wesker es un plus para los más fans -exclusivo de esta remasterización- pese a no tener un acabado tan pulido como podríamos esperar.  Aunque es genial poder jugar con Wesker y disfrutar de sus poderosas habilidades, no es más que una sustitución directa del compañero de Rebecca, Billy, y se demuestra que no han invertido demasiados esfuerzos para hacerlo en condiciones. Con esto nos referimos a que los diálogos y cinemáticas se mantienen como en el modo normal de juego y se refieren a Billy, e incluso aparece él mismo en las escenas de vídeo en vez de Wesker, algo que queda muy cutre para haber sido elaborado por la misma Capcom y que, posiblemente, un modder podría haberlo hecho mucho mejor.

Aún así es una buena opción para rejugar el título gracias a las nuevas mecánicas de Wesker, debido al poder que le otorga el virus Uroboros recorriendo sus venas. Podrá correr más rápido con la habilidad Paso Sombra y provocar daños letales haciendo simple usos de sus manos, o mejor dicho, ojos, pues su habilidad Mirada Letal le permitirá rebanar cabezas con su rayo láser.

También podremos disfrutar del modo Leech Hunter, reciclado también de su versión de Game Cube que nos propone un reto para los completacionistas. Podremos volver a la mansión una vez completemos el juego para poder conseguir mejoras para nuestra próxima partida, ya sea munición extra para un arma o incluso munición limitada. Todo depende del rango que consigamos en este modo, y se basará en cuántos amuletos consigamos. En la mansión encontraremos sanguijuelas en forma de coleccionable que tendremos que recolectar hasta conseguir un máximo de 100. Dependiendo la cantidad obtenida una vez salgamos por la puerta de la mansión, conseguiremos un rango u otro, equivalente a la mejora para el modo historia. Todo un reto para los que se quieran superar y conseguir las mejores puntuaciones.

Resident Evil Origins Collection análsis 9

¿Y los 60 fps?

En cuanto al apartado técnico, se nota que los años han pasado por ambos juegos, pero el acabado final es una maravilla. No impacta tanto como hace años con sus escenarios prerrenderizados, pero si se agradecen las mejores texturas y detalles implementados, que le dan un toque renovado al juego a la vez que nostálgico. Los escenarios oscuros con la iluminación tenue aportan una atmósfera de misterio y de terror que muchos juegos querrían lograr.

Pero sin duda alguna, la peor parte se lo llevan las escenas de vídeo o o las FMV. Decir que la versión jugada es la de PlayStation 4 y al parecer es en consolas donde se ha llevado la peor parte en comparación con el resultado en PC. Los tonos oscuros afectan negativamente a las cinemáticas, que en ocasiones es prácticamente imposible adivinar la escena, debido al bajo rendimiento de esta versión, ya que parece no haberse adaptado completamente a la nueva generación de consolas. Lejos quedan los 60 fps de la versión de PC, aunque por lo menos podremos mantener la sensación nostálgica decantándonos por la configuración de pantalla reducida (4:3) para que mantenga el aspecto del juego original.

Resident Evil Origins Collection análsis 10

El juego llega subtitulado al español con voces en inglés como bien nos tiene acostumbrados la saga por lo que no se trata de ninguna sorpresa, y en cuanto a la banda sonora se mantienen las melodías tétricas y oscuras para ambientar a la perfección nuestra exploración en territorio inhóspito. Destacar en especial los momentos de los cantos que nuestro enemigo usa a modo de llamada de sus babosas sanguijuelas, momentos en los que se nos erizan los pelos con una voz y melodías potentes y cargadas de tensión.

Conclusiones

Que Capcom ha hecho un trabajo estupendo no se puede negar, aunque le faltan por pulir algunos detalles que sorprende que a estas alturas no se hayan considerado, como el poco cuidado en el modo Wesker o la limitación a 30 fps en consolas. No obstante, la fórmula funciona muy bien y por apenas 30 euros tenemos a nuestra disposición un par de dos juegazos que valen cada céntimo que paguemos por él. No hay grandes novedades tampoco comparando los juegos con sus versiones originales en Game Cube, pero la adición de dicho modo al menos servirá de escusa para volver a rejugarlo.

Siguiendo la saga, solo nos queda esperar al próximo remake (que no remaster) de Resident Evil 2, uno de los más esperados por los fans, que esperamos que cumpla con las expectativas o incluso las supere como lo ha conseguido hacer con este Resident Evil Origins Collection.


Positivo

  • Precio económico para dos Survival Horror indispensables
  • Modos de juego extras para aumentar la vida del título
  • La experiencia de jugar con dos personajes en Resident Evil Zero HD es sublime

Negativo

  • Ausencia de 60 FPS en consola
  • No hay muchas novedades respecto a las versiones de GameCube
  • Escenas de vídeo muy cutres, especialmente en RE Zero HD
9

Increíble

Política de puntuación

Vasca de 24 años con algo de mala leche que se vino a Madrid para hacerse un hueco en el mundo del turismo, así como en el mundo que adoro: los videojuegos. Fan de la tinta sobre mi piel y auténtica loca por el Estudio Ghibli. Empecé manchando pañales con los Survival Horror y lo sigo haciendo 13 años después con mis sagas favoritas: Resident Evil y Silent Hill.