Análisis

 

Álvaro García
Gracias a una de las muchas misiones secundarias de la vida estoy aquí. Amante de todo lo rancio, lo antiguo.