Análisis Rugby World Cup 2015

 

Hay deportes que triunfan en el mundo de los videojuegos. Suelen ser deportes de masas como el fútbol y el baloncesto. Pero también hay videojuegos para deportes con menor seguimiento mediático, de esta forma podemos encontrar juegos de hockey, fútbol americano o rugby. Estos deportes son tan divertidos como los nombrados anteriormente y tienen un buen número de seguidores. Ahora nos llega Rugby World Cup 2015, el juego oficial del deporte británico, de manos de Bigben interactive. Os comentamos lo que nos ha parecido el juego.

Rugby-world-cup-2015-2

QUE COMIENCE EL PARTIDO

Ya desde el principio algo parece raro en el juego. Para empezar, su instalación ocupa 3.7 gigas de memoria, lo cual es tirando a poco para los juegos de hoy en día, que suelen tener el doble como mínimo. Aunque a eso no hay que darle mucha importancia ya que hay juegos realmente buenos que ocupan bien poco.

Entonces comienza el juego, en el que directamente no hay vídeo de introducción, simplemente una imagen con el logo del juego y debajo pone “Press Start”. Entonces llegamos a un menú con unas cuantas opciones, donde decidimos ir al tutorial. Antes de continuar, este redactor debe confesar que nunca había jugado a un juego de rugby, con lo que necesitaba conocer bien los botones antes de meterme de lleno en un partido.

El tutorial se basaba en una serie de diapositivas, en plan power point, que indicaba qué movimientos hace el jugador al presionar un botón u otro. En otros juegos de deportes esto suele ser de manera diferente, ya que, actualmente, prefieren ponerte “ejercicios” con los que practicar el uso de los botones. No es nada grave, ya que estos tutoriales son meramente estéticos. Además, así tendríamos una explicación de por qué el juego ocupa tan poco en nuestra consola.

Rugby-world-cup-2015-3

Entonces nos lanzamos a jugar un partido amistoso y es cuando la realidad empieza a parecer ante nosotros. Antes de empezar el partido podemos escoger entre veinte equipos (veinte naciones diferentes), de los que solo vemos su bandera y su valor general. Tras esto, llegamos a un menú en el que podemos configurar el tiempo de cada parte, la dificultad, ajustar algunas reglas y la cámara, que tiene dos posiciones: lateral y fondo (que es una cámara detrás de los jugadores). Esto ya parece raro, ya que solo hay dos cámaras, cunado actualmente cualquier juego de deportes tiene unas ocho. Pero bueno, más cosas en las que ahorrar gigas, suponemos.

Entonces empieza el partido y ahora sí que la realidad nos golpea. Sin presentación de los equipos, nada más que una panorámica del campo con los dos equipos en línea. Al fondo se puede ver que las gradas tienen un público en dos dimensiones que ni siquiera se mueve. Los edificios que se ven más allá del graderío parecen fotos desenfocadas y el césped es un suelo plano con diferentes tonalidades de verde.

Los jugadores están bastante mejor que el resto de cosas que aparecen en juego, teniendo cada uno unas características físicas propias. Su equipación no parece de última generación, ya que no se mueve dinámicamente y las sombras están ya hechas sobre el tejido.

Rugby-world-cup-2015-4Ya sobre el terreno de juego, hay que decir que el juego se mueve bien. Todos los jugadores se mueven al mismo tiempo y de una manera generalmente inteligente. El balón no está mal, aunque de vez en cuando hace algún giro raro que nos hace creer que la gravedad ha dejado de funcionar durante un segundo. El mayor problema del balón tiene que ver con la zona de impacto. Normalmente el balón se dirige a un jugador y este lo coge. Pero a veces, la pelota se dirige hacia un personaje, solo que va desviado como un metro. Pues el personaje coge el balón igual, sin ninguna animación extra, es como si hubiese caído directamente en sus manos. Esto nos ha parecido raro, ya que pasa las suficientes veces como para darnos cuenta. También hay que decir que cuando más pasa es en los saques de banda, que son un mundo aparte.

En los saques de banda, las animaciones se ralentizan sin motivo aparente, el balón actúa un poco a su manera y el equipo contrincante casi siempre va a ser más rápido que tú. Así se van sumando otros momentos, como las melés o los rucks, donde los jugadores apenas se mueven y el balón rueda por el suelo de una manera algo extraña.

A favor del juego, diremos que los movimientos de los jugadores son, en general, buenos. Exceptuando los saques de banda y algún momento de melé, los jugadores corren con soltura y las colisiones entre ellos están bastante bien. Los placajes son creíbles (exceptuando alguna vez que el placador ha saltado desde bastante lejos, lo cual hace que ambos personajes caigan al suelo algo raros) y las caídas de los jugadores también. No hemos visto ningún efecto de muñeca de trapo, por ejemplo.

Por cierto hay algo más que no nos ha gustado. Durante el juego hay ciertos minijuegos que nos permitirán tomar la posesión del balón en aquellos momentos en los que se disputa (rucks y melés). Pues bien, en estos minijuegos hay que usar el stick derecho y esto se indica en pantalla, pero por alguna razón la indicación no se ve tan bien como debería. Es como si le faltase contorno y la indicación se funde ligeramente con el color verde del campo.

Ahora, para terminar con el pobre apartado gráfico, os decimos que casi no hay repeticiones. Estas solo ocurren cuando marcamos un ensayo y lo único que hace es repetir la jugada desde la misma cámara con la que hemos jugado. Esto es muy pobre, casi parece que haya habido un exceso de pereza por no implantar más cámaras. Este tipo de presentación hace que el juego parezca peor, ya que no es nada dinámico ni emocionante a nivel visual.

JUEGO DE RUFIANES JUGADO POR SEÑORES

El aspecto sonoro del juego también deja bastante que desear. Por un lado tenemos una banda sonora que se compone casi exclusivamente de un tema musical. Este está bastante bien y la verdad es que es muy inspirador, lo aconsejamos para cuando salgáis a correr. Pero el hecho de que este sea el único tema que se escucha durante los menús y durante el juego en general, vuelve a hacer que aparezca el halo de la pereza.

Rugby-world-cup-2015-5

Hay que decir que también existen comentarios, íntegramente en inglés (aunque esto era bastante lógico), que narran lo que acontece en el partido. Aunque generalmente se dedican a decir que jugador lleva la pelota (con bastante énfasis, por cierto) y narrar algún buen movimiento que haga un jugador durante el partido. Aunque estas narraciones son algo cortas, ya que se suelen quedar en un “Good technique” o un “Great move”. Bastante simplón todo.

También existen sonidos en el campo de juego. La pelota suena cuando se la patea y los jugadores a veces gruñen al placar. Pero el sonido que más aparece en el juego pertenece al público. El efecto del mismo está de fondo, como si estuvieran viendo el partido y en los momentos en los que hay una finta que nos deja espacio libre el público empieza a venirse arriba. Cuando se está a pocos metros del ensayo empiezo a rugir eufórico, lo cual le da bastante vidilla al juego. Además, si estás en una situación muy cercana a marcar y te placan, los ánimos no bajan y empiezan a animarte para que continúes en tu intento por marcar un ensayo. Este efecto del público no es nada innovador, pero mantiene los ánimos arriba mientras jugamos.

LA MEJOR DEFENSA ES UN BUEN ATAQUE

Jugablemente, el título es algo arcade. Básicamente, los jugadores se mueven con el stick izquierdo, hacen fintas con el derecho (aunque este también sirve para apuntar a los compañeros que queremos pasar la pelota), se pasa la pelota con el gatillo derecho, teniendo en cuenta que cuanto más apretemos más lejano será el pase y se amaga el pase con el gatillo izquierdo. Los otros dos botones superiores se dejan para hacer pases colgados y en tijera, que son técnicas ligeramente avanzadas. Los botones frontales se quedan para las diferentes patadas que se pueden hacer en este deporte, teniendo todas una barra de fuerza y una utilidad cada una, aunque generalmente no se la hemos visto.

Hay que decir que en defensa los controles pasan a ser mucho más simples, utilizando el stick izquierdo para moverse y el gatillo izquierdo para quedarse a defender una posición. También se puede pulsar un botón frontal para hacer un placaje con salto, que es bastante potente y cubre cierta distancia.

En esto se basa el juego cuando el balón no está parado y tenemos que decir que jugar en ataque es muy divertido. De hecho, es lo mejor del juego. Al estar en ataque, corres hacia delante, intentando evadir a tus contrincantes con fintas y con pases laterales. Es rápido, divertido y sencillo. En seguida estrás intentando hacer jugadas avanzadas como tijeras o amagos. En serio, esta parte del juego es divertidísima, ya les gustaría ser tan activos a muchos juegos de deportes.

Rugby-world-cup-2015-6El problema reside en la defensa, que es caótica, simplona (por no decir estúpida) y muy difícil. A pesar de tener bastantes menos botones que el ataque, los jugadores parecen perder gran parte de la inteligencia que muestran en ataque. Hay que seleccionar al jugador que quieres que se mueve porque, de lo contrario, casi nunca lo hace. Es como si el juego estuviera roto, ya que hemos visto como los defensas dejaban pasar a un atacante por el simple hecho de no estar controlando al defensor. Es como si no supieran que tienen que placar a todo lo que se acerque con la pelota en la mano.

Además, mientras que en ataque se mueven con cierta precisión, en defensa van como pollos sin cabeza. Controlar a los jugadores en defensa es un caos. De hecho, parece injugable en defensa y como juegues contra un equipo bueno, te marcarán ensayo tras ensayo, que no podrás hacer casi nada por evitarlo.

Y decimos casi, porque hay momentos en los que sí que se puede hacer algo por evitarlo. Estos son los momentos en los que se lucha por la posesión, como los rucks y las melés. En estos momentos, se activa un minijuego que consiste en empujar el stick derecho hacia donde te dice el juego, llenándose una barra que cuando se ponga verde podremos pulsar un gatillo para que balón acabe en nuestra posesión. Esto está muy bien, ya que nos permite volver al ataque con cierta facilidad. Pero hay que decir que estos minijuegos están trucados, ya que la máquina siempre está en verde y si no te quita la posesión es porque no quiere. Aunque en los niveles de dificultad más altos sí que quiere hacerlo y entonces no veréis el balón ni en pintura.

De esta manera nos encontramos con una jugabilidad que en defensa está rota y que durante los minijuegos parece trucada. Pero todavía nos quedan los golpes de castigo. Este es el momento en el que la pelota estará en el suelo y nosotros nos dispondremos a patearla entre los postes. El sistema nos indica el viento que hace y una flecha roja en el suelo que se ve realmente mal nos dice hacia donde estamos apuntando. También tenemos un medidor de fuerza que se llena empujando hacia atrás el stick derecho y que decidirá la fuerza y la dirección del efecto al empujar hacia delante el mismo. Pues bien, este sistema que parece tan simple, no lo es, ya que es difícil que un balón salga sin efecto y si somos demasiado rápidos llevando el stick hacia delante, haremos una patada paupérrima. Además, el viento no es consistente del todo, ya que en alguna ocasión una brisa de un kilómetro por hora nos ha desvaído tanto el balón como una de ocho kilómetros por hora.

Por último, hay que decir que los equipos con mejor estadística general no tienen que hacer casi nada para evitar a sus contrincantes, mientras que los equipos con peor porcentaje, las pasan canutas. De esta manera, en un partido Canadá contra Nueva Zelanda (uno de los peores contra uno de los mejores), si somos el país de la hoja de arce, deberemos utilizar jugadas avanzadas y fintas para traspasar la defensa y, aun así, nos placarán y en los minijuegos nos vencerán. En cambio, si somos Nueva Zelanda, solo tenemos que tirar hacia delante, ya que los jugadores se desharán de los contrincantes sin que toquemos ningún botón y en los minijuegos todo nos saldrá mejor. Está simplemente desequilibrado.

Rugby-world-cup-2015-7

¿CADA CUÁNTO HAY UN CAMPEONATO DEL MUNDO?

Ahora es cuando viene la parte vergonzosa, la que haría llorar al más novato. En el actual mundo de los videojuegos deportivos, se intenta meter todo tipo de modos de juego. Tenemos los partidos amistosos, la práctica (generalmente con situaciones que nos ayudan a mejorar nuestro control), el modo liga, el modo mánager (que nos permite gestionar el equipo al completo, incluso contratando a personal), algunos juegos tienen un modo dinastía, que es parecido al modo mánager pero se centra más en jugar partidos; y muchos juegos están optando por meter un modo leyenda o carrera que nos permite crear a un jugador y llevarlo desde lo más bajo a lo más alto del deporte en cuestión. Todos estos modos se pueden encontrar ahora mismo en juegos de fútbol, baloncesto, fútbol americano, baseball, hockey e incluso en juegos de conducción deportiva.

Bien, Rugby World Cup 2015 tiene, exclusivamente, dos modos de juego: partido amistoso y torneo mundial. Punto, ya está, no hay más. No veíamos tanta pobreza en modos de juego desde International Superstar Soccer Pro (ISS Pro, el papá de los actuales Pro Evolution). Además, el torneo son cuatro partidos de clasificación y ya pasamos a cuartos, con lo que en realidad son ocho partidos. Eso se puede completar sin problemas en una sola tarde.

Existe la posibilidad de modificar equipos y jugadores, pero eso no alarga lo suficiente el juego. Cabe decir que también puedes crear tus propios campeonatos, pero al fin y al cabo estos se basarán en lo mismo que el campeonato mundial.

Que solo tengo dos modos de juego es directamente insultante y hace que el juego valga muchísimo menos de su precio en tienda (que está por encima de los sesenta euros). Además, si el juego fuera el primero de su saga, podríamos comprender que no han querido arriesgarse, pero esta saga existe desde 2008 y, tras haber investigado, hemos visto que el sistema de juego y los modos no han cambiado casi nada. Lo único que ha ido modificándose con el tiempo son los nombres de los jugadores y los gráficos, que no son ni mucho menos punteros.

Rugby-world-cup-2015-8

CONCLUSIONES

Si te gusta el rugby y te gustaría jugarlo en consola, no te aconsejamos en absoluto este juego. Es muy pobre e incluso triste. Hay síntomas de pereza por todos lados y de juego que no está ni a medio hacer. Aunque hay que decir algo bueno sobre él, antes de jugarlo a este redactor no le interesaba el rugby y ahora tengo ganas de conocer más sobre él y de buscar un buen juego de rugby, porque este claramente no lo es.

Rugby World Cup 2015 salió a la venta el 4 de septiembre en PC, Playstation Vita, Playstation 3, Playstation 4, Xbox 360 y Xbox One.


Positivo

  • El ataque es fantástico
  • Algún placaje luce muy bien

Negativo

  • La defensa es horrenda
  • La dificultad es algo tramposa
  • Los minijuegos no son buenos
  • Solo dos modos de juego
  • Gráficos pobres
  • El viento es muy engañoso
  • Un precio muy por encima de su valor
2.5

Awful

Política de puntuación