Análisis Saint Row IV & Gat Out Of Hell

PC PlayStation 3 PlayStation 4 Xbox 360 Xbox One

Descubre como es esta versión del juego para las consolas de nueva generación y el capitulo extra Gat Out Of Hell

 

¿Imagináis por un momento que los Monty Python unen su fuerzas con los guionistas de Arma Letal y la pasta de Michael Bay para que Arnold Schwarzenegger protagonizara su próximo film? Pues eso parece que haya ocurrido con la saga Saints Row, la exitosa creación Volition Inc. que hace su aparición para la nueva generación de consolas con una remasterización de su cuarta entrega, y una nueva historia llamada Gat Out Of Hell.

Desde su primer juego para Xbox 360, que fue lanzado en 2006 en exclusiva para la consola de Microsoft, aunque hay que decir que estuvo en desarrollo para PlayStation 3 y anteriormente para Game Cube, el juego ha ido evolucionando hacia algo “muy loco”, algo que no esperábamos que ocurriese, convirtiéndose en uno de los juegos con más personalidad dentro de los diferentes catálogos de videojuegos del momento y alejándose de la peligrosa comparación de archiconocido GTA, algo que agradecemos después de tantos y tantos sandbox iguales cuya diferencia radica básicamente en la historia y en algún punto jugable.

En esta cuarta entrega todo sigue igual. En esta ocasión nos tendremos que enfrentar a una de las bandas mas peligrosas del universo: los alienígenas, que deciden invadir el planeta Tierra y hacerse con el control no antes de una lucha encarnizada llena de ironía y cosas raras que no harán soltar muchas carcajadas si te gusta este tipo de humor absurdo y bestia.

Gracias a esta locura de premisa – la de la invasión alienigena- el juego nos introduce en una “nueva” pero conocida ciudad – cuando lo juguéis entenderéis lo que queremos decir- de la misma manera que lo haría cualquier sandbox al uso. Jugablemente el título no ha variado demasiado de lo que suele ser norma en la saga, su sistema jugable es el mismo, incluso nos aventuramos a decir que también se usa el mismo motor gráfico que su tercera parte lanzada en 2011, algo que se nota en la versión analizada de PlayStation 4. Sin embargo, el nuevo juego, Gat Out Of Hell, sí que goza de una puesta en escena mas detallada y trabajada, pero a este juego le dedicaremos un apartado diferente.

Por un lado, el sistema de armas de elección sigue siendo el mismo que cuando empezó la saga. Una serie de esferas colocadas en círculo se abren en un menú interactivo. En cada una de ella aparecen las armas que tenemos equipas, para elegirlas, debemos usar el stick. Es un menú rápido e intuitivo, ¿para qué cambiar algo si funciona?. Lo mismo ocurre con la conducción -nos parece un poco más tosca que en la tercera parte- y todo lo relacionado con los menús, que siguen siendo similares -prácticamente iguales- que Saints Row: The third.

Saints Row (2)

 

Por otro, tenemos el sistema de evolución del personaje, que los más adeptos de la saga conocéis, y los que hayáis jugado a la tercera parte -por ser el más cercano- os será familiar, . La consecución de misiones principales, secundarias y “pruebas” otorgan tanto dinero, como experiencia que usaremos para subir de nivel y mejorar las prestaciones de nuestro personaje y equipamiento. En esta ocasión los desarrolladores han incluido como novedad unos superpoderes que, llegado un momento de la historia y por razones que no queremos contar por contener posibles spoilers, adquiriremos.

Estos superpoderes, y como todo en el juego, se evolucionan aunque esta vez con la recolección de ciertos materiales repartidos por la gran ciudad -algo así como ocurre en Infamous y su sistema de mejoras de poderes-. Este nuevo añadido otorga juego un punto jugable bastante interesante ya que consigue que se convierta en algo más loco aún si cabe y consigue que la saga se desmarque aún más de lo que viene siendo la mayoría de sandbox que hoy día se lanzan al mercado. El título es como un popurrí de ideas tomadas de diferentes juegos del género, con humor absurdo y bestia.

Es en este punto cuando tenemos que adentrarnos en el inevitable análisis gráfico. Realmente, no esperábamos que el juego destacase demasiado en este apartado siendo una versión prácticamente directa del juego original,  y es algo que suele perdonarse en pro de una jugabilidad buena, y una historia que hace pasártelo bien, sin embargo, las expectativas de jugar al título en PlayStation 4 -o en Xbox One– eran bastante altas. Algunos efectos mejor trabajados, un frame rate más alto y algo de mejora en las texturas. Nada de esto hemos notado, pero en un juego tan divertido, podemos pasarlo por alto. Como siempre decimos, lo importante de los títulos muchas veces no es la potencia que lucen, sino llevar sus intenciones a buen puerto. En el caso de Saints Row, cumple perfectamente esta premisa, que no es otra de que nos divirtamos.

Así pues estamos delante de un juego que, repetimos -como las natillas-, nos va a hacer pasar un buen rato, nos va a sacar más de una carcajada y que nos ofrece contenido para echar horas y horas delante de nuestras consolas y PC. No dejéis pasar Saint Row IV, es un juego que a pesar de no ser un portento gráfico a nivel de Infamous: Second Son o GTA V, te hará pasar unos muy buenos ratos.

Volamos hacia el infierno: Gat Out Of Hell

Muchos podrían pensar que estamos ante un nuevo DLC para el juego, pues se están equivocado ya que Gat Out Of Hell es un juego independiente, aunque no tan largo como Saints Row IV, mas bien es bastante cortito, de unas 7-8 horas de duración si completamos 100% todas las tareas. En él, alguna de las características que hemos estado comentado a lo largo del análisis de Saints Row IV siguen estando presentes.

El título se queda justamente en el punto en que la cuarta entrega numerada acaba, y la lleva a un hilirante paso más allá. El presidente de EEUU ha sido secuestrado, pero esta vez, no han sido los extraterrestres, sino que el mismísimo Satán ha metido sus pezuñas donde no le llaman. Así pues dos valientes como son Johnny Gat y Kinzie Kensington se lanzan a través de un portal al infierno para recuperar a su querida compañera.

Pero Johnny no lo tendrá fácil. Pronto se encuentra con las dificultades de vivir en un entorno tan “desestructurado” y lleno de condenados y demonios. Para ello, tendrá que desarrollar, al igual que ocurría en la entrega Saints Row IV, elementos sobrenaturales y poderes especiales. Por ello, Gat, obtiene unas alas que nos permitirán volar por todo el escenario, además obtener muchos otros poderes gracias a sus “contactos” -como por ejemplo el famoso pirata Barba Negra- en el infierno a cambio de proporcionarles ayuda. Aquí todo se paga, es el infierno, ¿que pensabais?

Las alas que desarrolla Johnny se convierten en fuente principal de desplazamiento por el mapa ya que es un método más rápido y eficiente que el uso del coche, algo que no está restringido pero tenemos por seguro que en cuento uséis las alas y todas sus características, pocas veces volveréis a usar el coche para desplazaros. Dicho esto, y siguiendo con esta nueva característica de nuestro personaje, el hecho de desplazase con las alas se ve aumentado por que el mapa es bastante más pequeño que en Saints Row IV, lo que no lo hace menos divertido, todo sea dicho.

Introduciéndonos ya en las mecánicas de la “continuación” de Saints Row IV, vamos a comentar como se desarrolla el juego, ya que es algo diferente que el original. En esta ocasión, el desarrollo no se basa, en parte, en la consecución de misiones una tras otra en donde nos cuentan la historia, que también, sino que estas buscan “cabrear” a mismísimo Satán para que este salga de su agujero. Para ello, tenemos que ir realizando diferentes misiones principales y secundarias para rellenar la barra llamada “Ira de Satán”, algo así como unos puntos de experiencia, nada complejo.

En cuanto al apartado técnico, elemento indispensable en cualquier análisis, si que tenemos que mencionar que el juego dispone de una mejora de resolución en este “capítulo”, algo que no hemos notado en la Saints Row IV. Se nota bastante que el motor utilizado en la tercer parte no da mas de si, algo que ya se pudo ver en las versiones de PlayStation 3. Sin embargo, al disponer de un mapa más pequeño, permite “estirar el chicle” un tanto y mejorar esta pequeñas cosas. También, como añadido, dispondremos de bastante más movimiento como explosiones aleatorias, “locos explosivos” al volante y bastantes más elementos en movimiento que otorgan  un “poquitín” más de vida al mapa.

El sonido, apartado que no hemos querido comentar en las líneas dedicadas a Saints Row IV por no tener nada especial, sigue siendo de la misma calidad. No destaca ningún efecto, pero es correcto. La música tampoco es un punto fuerte salgo en la utilización de temas conocidos en algunos puntos del juego que si que consideramos que han usado de forma magistral, y con toda la intención del mundo.

En definitiva, Saints Row IV: Re-Elected es una buena compra para los jugones que no han probado la versión del juego en las consolas de la pasada generación, con el añadido que tenemos varios DLC disponibles en esta nueva edición junto con el capitulo extra “Gat Out Of Hell”. Sin embargo, y debemos remarcar que se trata de una buena alternativa, para los que ya jugaron y exprimieron en su día el titulo original, disponen de la opción de comprar “Gat Out Of Hell” de manera independiente en todas las consolas y PC, tanto de nueva como de pasada generación por un precio bastante asequible.

No nos queda otra que felicitar a la compañía por un juego tan divertido a la par que atrevido que pesar de sus limitaciones nos hará tener muchas horas de diversión.

*La versión analizada ha sido la de PlayStation 4

Positivo

  • Un juego divertidísimo, con un humor ácido
  • Buen uso de los temas musicales en puntos clave
  • Multitud de misiones principales y secundarias y desafíos por hacer
  • Un mapa muy grande
  • Gat Out Of Hell es corto pero intenso

Negativo

  • Enésimo remake para las consolas Next-gen
  • Gráficamente muy corto en las versiones de nueva generación
  • Es un "port" directo, sin mejoras gráficas
  • Quizás puede resultar repetitivo
  • El humor no es quizás para todos los públicos
6.8

Jugable

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.