Análisis SodaCity

PC
 

SodaCity. Un juego cuya intención es devolvernos a la época de los juegos de las máquinas arcade, aquellos en los que, avanzando lateralmente, nos tocaba enfrentarnos a bandas enteras de enemigos ya fuera en busca de riquezas, venganza, o simplemente porque nos apetecía pelearnos con alguien. En el caso de este juego, formamos parte de una historia de venganza, una que nos llevará a enfrentarnos al crimen organizado de SodaCity para acabar con los responsables de la muerte de nuestro hermano. ¿El problema? Poco a poco, empecemos con el análisis.

Esto es SodaCity

Al empezar el juego nos encontramos con el clásico menú de inicio: Jugar, entrar a nuestro escondite, el menú de opciones y salir. Eso sí, traducid estas opciones al inglés porque no las vais a encontrar en castellano.

Nada más empezar el juego nos llevarán al tutorial, donde en función de si tenemos un mando de Xbox o si jugamos con teclado nos irán explicando los controles del juego. Este es un punto a su favor, ya que si jugamos con el mando los controles están muy bien adaptados tanto a la hora de moverse como de disparar, pero eso corresponde a otra sección.

La historia como decimos trata sobre Mr. Redd, un cazarrecompensas retirado que se embarca en la misión de vengar a su hermano, asesinado por parte del crimen organizado de la ciudad. ¿Qué hace diferente a este juego de tantos otros? El hecho de que todos los personajes son latas de refresco. Con armas sí. Y vestidos, claro está.

sodacity cabecera

Vamos a pegar tiros

Nada más superar el tutorial nos muestran nuestro escondite, el lugar donde podremos comprar nuevas armas que iremos desbloqueando a medida que superemos niveles, además de mejorarlas gastando las anillas que ganaremos cuando acabemos con un enemigo. También nos darán la opción de comprar munición, porque sí, el tener o no munición es cosa nuestra, y si nos quedamos sin balas en mitad de una misión habrá que esperar a que nos maten y comprar unos cuantos cargadores nuevos…si tenemos anillas para ello claro está. Lo mismo pasa con la vida, ya que al empezar contaremos tan solo con cinco puntos de vida y en caso de que venga una horda de enemigos, que las habrá, moriremos casi sin poder darnos la vuelta.

SodaCityHideout

¿No hay manera de darnos un empujoncito para evitar esto? Pues sí, escudos temporales que harán las veces de vida extra, pero que también tenemos que pagar con chapas y que cuestan más a cada escudo que compramos. Eso o repetir los niveles una y otra vez hasta que seamos capaces de superar a un jefe, tras lo que nos darán la oportunidad de aumentar nuestra barra de vida. Pagando, claro está.

Será mejor que llamemos al mecánico

Las mecánicas del juego también tienen puntos en los que flojean. Las balas son el primero de todos, ya que a mitad de camino empiezan a perder fuerza y se caen. Sí, en serio, si disparas desde una esquina de la pantalla tus balas no llegarán al otro extremo, sino que se quedarán por el camino.

SodaCityBalasMalas

Además de esto, aunque el juego aparenta ser en un principio un clásico del avance lateral, acaba siendo un escenario limitado en el que tendremos que movernos de un lado para otro tiroteando enemigos hasta cumplir con el objetivo, ya sea sobrevivir durante un tiempo establecido, acabar con un número de enemigos, a veces con tiempo límite, o todo a la vez, ya que a veces cuando cumplimos un objetivo nos plantean otro al momento, y si te confías pensando que ya has acabado te tirotean y vuelta a empezar.

Por otra parte también tenemos los ya clásicos Power-Up. Normalmente estos sirven para ayudarnos, para hacernos más fácil el juego, pero en el momento que tenemos el suelo lleno de cajas de primeros auxilios que lo único que consiguen es desviar nuestra atención la cosa no va bien. No solo eso, sino que también tenemos una mecánica de tiempo bala que no solo no ayuda, sino que nos pone las cosas aún más difíciles, ya que además de ralentizar la acción nos ralentiza a nosotros, haciendo que recarguemos más despacio, nos movamos más lentos y demás, destrozando por completo el estilo rápido y que pone a prueba nuestros reflejos en esta clase de juego.

Mención aparte son los jefes finales. Habitualmente esta clase de juegos nos da pistas a la hora de acabar con ellos: Gestos característicos que nos dicen cuándo o como va a atacar para poder esquivarlo, un patrón que aunque muramos 50 veces acabaremos reconociendo para poder enfrentarnos a ello y seguir adelante. Aquí no es así, y lo vemos desde el primer jefe ya que se pone a correr de un lado a otro y cuando menos lo esperamos se pone a disparar, además siempre mirando hacia nosotros, lo cual no nos da la oportunidad de atacar por la espalda para evitar sus ataques que nunca siguen una norma específica. Además del modo en que ataca un jefe, al menos al principio, un error implica morir, lo cual no da mucho incentivo al jugador a volver a por él y seguir con el juego. Eso siempre que no te pongas sobre el arma de dicho jefe haciendo que ya no pueda dispararte como se puede ver en la imagen de abajo.

SodacityBossFail

Apartado técnico

Hablemos del sonido, efectos y demás. El sonido es uno de los factores que podemos salvar en SodaCity, ya que la música que nos acompaña a lo largo de los niveles y en los diferentes menús encaja bien tanto en los momentos de acción, como cuando estamos fuera de peligro. No solo eso, sino que este juego incluye efectos graciosos como el hecho de que cuando acabamos con un enemigo podemos oír el sonido que hace una lata al ser abierta, o algunos enemigos que explotan liberando su contenido al morir, aunque solo sea durante un segundo y con un pequeño sprite.

Los controles, al menos jugando con un mando de Xbox están bien adaptados, ganándose así la categoría de “compatibilidad total” que tienen en Steam. En lo que respecta al teclado, tenemos el gatillo en la barra espaciadora y las bombas en la tecla C, y el clásico movimiento tanto con las teclas WASD como con las flechas según sea nuestro estilo. El único problema que vemos es el hecho de que el juego no oculta el cursor del ratón, aunque podemos simplemente apartarlo a un lado y olvidarnos de él. Eso sí, nada de usar combinaciones como Alt+Tabulador, porque al volver nos encontraremos con que los menús del juego habrán desaparecido y tocará reiniciar el juego si queremos seguir.

Por parte de los Power-Up antes mencionados, el modo en que el juego trata de destacarlos para que el jugador sepa que están ahí y se puedan diferenciar unos de otros es, cuanto menos, mejorable. Podrían haber creado un círculo de color, una flecha o algo más sencillo, pero la elección fue añadir una serie de líneas de color detrás de cada uno que sinceramente en mi opinión no queda bien y además no encaja de ninguna manera con los escenarios.

SodacityHealBoxes

En el apartado gráfico vamos a admitir que el juego es un indie, y no podemos pedir a un pequeño estudio que nos traiga gráficos de un triple A como es lógico, pero aprovechando los recursos que tienen deberían tener más cuidado haciendo que el movimiento de los personajes y sus acciones encajen, ya que volviendo a mencionar al primer jefe se puede ver como baja el arma pero aún con eso sigue disparando las balas desde donde se encontraba la punta de la misma.

Conclusiones

Con una historia que solo se cuenta en base a textos que podemos leer cuando elegimos fase, unas mecánicas claramente mejorables y el hecho de que podemos pasar de vivir a morir en un solo segundo sin posibilidad de reacción, la conclusión es que este juego no es recomendable, al menos según mi opinión. El potencial es más que notable y si se hubiese aprovechado habría salido un gran juego, pero considerando todos los puntos que se han mencionado en este análisis me temo que el juego no vale el precio que tiene establecido en Steam. Tal vez en algún Bundle pueda tener su hueco, pero a menos que baje su precio me temo que no puede tener mucho éxito.

Para aquellos que lo defienden como un juego de estilo antiguo, ya que por aquel entonces morías una y otra vez les digo que eso no lo justifica, ya que en su día existían juegos que por su imposibilidad para superarlos hacían que acabaras dejándolos para coger polvo en una estantería, del mismo modo que este juego puede acabar cogiendo polvo virtual en las bibliotecas de Steam. Un buen side-scroller recompensa la constancia y que vayas aprendiendo como son los enemigos, pero este en cambio te mata una y otra vez haciendo que en última instancia resulte imposible que tengas ganas de volver a abrirlo y dedicarle un rato de tu tiempo.

SodaCitySad


Positivo

  • Controles bien adaptados para mando de Xbox
  • La música tiene una buena variedad para el juego

Negativo

  • El juego castiga en exceso los pequeños errores
  • El nivel de dificultad de los jefes está desproporcionado
  • Los Power-Up desvían nuestra atención del peor modo posible
  • Las balas pierden fuerza a medio camino
  • No existen escenas de ningún tipo para mostrar la historia
3.5

Muy malo

Política de puntuación