Análisis Legacy of the Void

PC
 

Ya es sabido por todos que Blizzard es el Rey Midas de los videojuegos, todo lo que toca o hace se convierte en una obra maestra de los videojuegos. Les da igual si lo que están desarrollando es un MMORPG, un MOBA o un RTS (como en este caso), ya que siempre conseguirán hacer un título que los usuarios jamás olviden.

Legacy of the Void es el final de la trilogía de Starcraft II, que hasta la llegada de esta nueva expansión independiente constaba de: Wings of Liberty y Hearth of Swarm. En la primera parte los protagonistas eran la raza Terran, mientras que en la segunda eran los Zerg, ahora en esta tercera y última parte (aunque habrá más contenido para el juego) nos ponemos en la piel de los Protoss, una raza alienígena que dispone de una muy avanzada tecnología respecto a los demás.

Arrodíllate ante Artanis

Aiur, tu mundo natal fue conquistado por el temible enjambre zerg y tú, Artanis jerarca de la raza protoss, has conseguido reunir un ejército llamado la Gran Armada dispuesto a recuperar lo que una vez te fue arrebatado. Pero un mal mayor acecha: Amon, quien solo quiere ver destruido todo el universo. Ahora tu misión ha cambiado, tienes que derrotar a Amón para salvar a la galaxia y el universo de su desaparición.

LoTV

Durante la aventura no solo controlaremos a Artanis, si no que nos pondremos en la piel de hasta siete personajes a lo largo de nuestra partida:

  • Artanis: jerarca de los Protoss, salvó a su raza de una guerra civil unificando a las facciones Khalai y Nerazim en la Gran Armada. Quiere recuperar Aiur y salvar a la galaxia de Amon.
  • Zeratul: él ha visto el final de todo, y por ello trata de impedir que Amon cumpla sus destructivos planes. Ayudará a Artanis a cumplir su objetivo de salvar la galaxia.
  • Rohana: es un conservador, protoss de gran sabiduría cercanos al jerarca que guarda en su mente todos los recuerdos del pasado de su civilización.
  • Karax: de la facción de los Khalai, Karax es uno de los mejores forjadores de toda la raza protoss, siendo un parte importante en la guerra contra Amon.
  • Vorazun: hija de la matriarca Nerazim Raszagal, se encarga de los templarios tétricos (unidad dentro del juego). ES una gran guerrera que solo lucha por su pueblo.
  • Kerrigan: La Reina de Espadas. Fue el mayor de terror de toda la galaxia, pero ahora luchará junto a Artanis para evitar la destrucción del mundo.
  • Raynor: un terran de armas tomar. Una dictadura, capturado por los zergs, por los protossJim Raynor es alguien capaz de enfrentarse a cualquier enemigo que quiera destruir la galaxia.

Estos héroes dentro de la galaxia dispondrán de habilidades especiales que les harán letales en el campo de batalla, siendo cada uno totalmente distinto al otro. Por ejemplo, en una de las primeras misiones de la Historia Principal acompañaremos a Artanis y Kerrigan, que se enfrentarán juntos a los híbridos para llegar a una especie de puertas o portales. Artanis peleará cuerpo a cuerpo y tendrá diferentes habilidades como un slash (un movimiento hacia alguna dirección que marquemos) que finaliza con un rayo, mientras que Kerrigan atacará desde la distancia teniendo habilidades totalmente distintas como la capacidad de invocar un pequeño enjambre zerg que se lanza contra los enemigos para explotar.

Estas misiones no solo le dan mayor variedad a un elenco ya bastante amplio de por sí, sino que además nos muestra como razas enemigas se unifican para conseguir un mismo objetivo en común. La historia de Legacy of the Void es uno de los mejores aspectos del título, consiguiendo atraerte desde el minuto uno para saber cómo acaba la guerra más épica que ha vivido la galaxia. A veces quizás se llegue a hacer un poco pesado todos los vídeos que nos la cuentan, pero tenemos la opción de saltarnos estas secuencias con el botón ESC por lo que podremos desentendernos de ellas y dedicarnos a jugar.

¡A sus órdenes jerarca!

Legacy of the Void es un RTS (Real Time Strategy), es decir, un juego de estrategia en tiempo real por lo que la acción no transcurre por turnos. Blizzard consigue con esta expansión uno de los mejores referentes del género. En muchos juegos de este tipo pecan de repetitividad en lo referente a las misiones, basándose en aguantar durante unos minutos hasta tener un ejército lo suficientemente grande como para arrasar todo cuanto se te ponga por delante. Legacy of the Void pretende que, a pesar de seguir unas pautas, cada misión sea distinta a la anterior, habiendo una variedad increíble de ellas. Desde las típicas misiones donde nuestro objetivo es destruir una base, hasta misiones contrarreloj en las que no podremos tomarnos todo el tiempo del mundo. Las distintas dificultades hacen que estas misiones varíen aún más, en Aficionado la mayoría se solucionarán con formar un pequeño grupo de soldados y avanzar de cara; en Normal la cosa cambia, teniendo que elaborar una sencilla estrategia para poder cumplir nuestro objetivo; y las dos siguientes: Difícil y Brutal ya son otro nivel totalmente distinto, en ellas apenas tendremos tiempo para decidir nuestra táctica debido a que el enemigo se fortalece a cada segundo que pasa y no podremos utilizar siempre las mismas unidades (para cada enemigo tendrás que invertir más en ataque a distancia, escudos…) además de preocuparte en abastecer bien a tu Nexo (el centro de tu base) de defensas, para evitar cualquier sorpresa por la retaguardia.




A este aspecto acompaña la enorme variedad de objetivos principales que ocuparán un amplio abanico. En algunas misiones tendremos que llegar a una base enemiga para arrasarla, en otras tendremos que proteger, por ejemplo, un templo de ataques de los híbridos (el ejército de Amon) mientras nosotros atacamos con nuestros Templarios tétricos (unidades invisibles) sus fuentes de energía, o incluso sobrevivir a una cantidad específica de enemigos. Los objetivos secundarios nos servirán como un pequeño respiro respecto a la principal, pero en la mayoría de los casos se basarán en destruir varios objetivos o recolectarlos. Recibiremos ciertas recompensas como apoyo en forma de unidades o solarita (un material para mejorar a Lanza de Adun, lo comentaremos más tarde).

maxresdefault

El juego se divide en tres episodios, y estos a su vez en misiones: un Prólogo, la Historia Principal y un Epílogo. El Prólogo recibe el nombre de Murmullos de Batalla, acompañaremos a Zeratul para resolver el misterio de la profecía Xelnaga, sirviendo de nexo entre Hearth of Swarm y Legacy of the Void. Murmullos de Batalla se compone de tres misiones que nos muestran de forma resumida toda la variedad que encontraremos en el resto de la expansión siendo tres misiones con tres mecánicas totalmente distintas: en la primera nuestro objetivo será salvar a protoss atrapados, en la segunda tendremos que entrar en el templo y en la tercera controlaremos a Zeratul dentro del mismo templo, mostrándonos las mecánicas de los héroes.

El prólogo nos llevará casi 2 horas completarlo (contando misiones secundarias y en dificultad Normal), mientras que completar toda la historia nos llevará unas 18 horas, también en dificultad Normal. Esto es solo una pequeña parte del título ya que hasta ahora solo hemos mencionado la parte offline del título.

Tripulantes a bordo

Como en los anteriores, el título no será una sucesión de misiones si no que tendremos una “base” donde escoger entre los distintos destinos y sus misiones, conversar con los personajes, personalizar unidades… Lanza de Adún es nuestra nave espacial, en la que pasaremos el tiempo hasta la siguiente misión. Dentro de la nave podremos visitar distintas zonas:

R2ENCXY6TTCZ1415234276295

  • El Puente: Aquí podremos acceder al mapa estelar, donde escogeremos nuestro siguiente destino y ubicación. Al viajar, el fondo del puente varía según el planeta en el que nos encontremos (Korhal, Glacius…). En el mapa estelar nos darán diferentes datos sobre la misión además del planeta donde se realizará, como los enemigos o las unidades que desbloquearemos. También encontraremos distintos personajes con los que podremos conversar.
  • El Consejo de Guerra: En esta zona se encontrará la conservadora Rohana, que nos guiará a la hora de decidir cómo personalizar nuestro ejército, función que podemos realizar en esta parte de la nave. A medida que avancemos en la historia iremos desbloqueando unidades y diferentes formas de esa unidad, por ejemplo: la unidad terrestre a melé báisca, el Fanático, podremos cambiarlo a Centurión o Vigilante; solo podremos tener activada una forma a la vez. Cada uno de estos soldados tendrán diferentes características, el Centurión aturdirá a los enemigos, el Vigilante recupera parte de la vida ante un ataque letal y el Fanático tendrá la habilidad torbellino. Todas las unidades tendrán tres formas.
  • El núcleo solar: Durante las misiones podremos conseguir solarita que nos servirá para mejorar nuestra nave en esta zona. Mejorar la nave y desbloquear distintas habilidades de ésta nos será de gran ayuda, ya que durante nuestras misiones la nave será un gran apoyo pudiendo: ejecutar un bombardeo, aumentar en un 1000% la producción de un edificio, recolectar sin necesidad de Sondas… Aquí encontraremos a Karax, con el que podremos conversar.

553593

A parte de esto podremos acceder a los archivos del título donde encontraremos distinta información para completar o recordar alguna parte de la historia.




En la variedad está el gusto

Las mecánicas básicas del juego no se alejan mucho de los anteriores: el centro de nuestra base será el Nexo y dispondremos de diferentes edificios con distintas funciones cada uno. Como unidades básicas encontramos las Sondas, que recolectarán los dos recursos esenciales del juego: minerales y vespeno. Los minerales los podremos recolectar sin necesidad de construir nada salvo un Nexo, y será un recurso limitado; mientras que para poder recolectar vespeno será necesario construir un Asimilador sobre un géiser de vespeno. Hay un máximo de Sondas que pueden estar operativas recolectan, hasta 24 recolectando minerales en el Nexo y 3 Sondas por cada Asimilador recolectando vespeno. Junto a esto, también podremos encontrar estos recursos repartidos por el mapa. En el Acceso podremos reclutar nuestras unidades terrestres: Fanáticos, Centinelas, Acechadores, Altos Templarios y Templarios tétricos. Los Fanáticos estarán disponibles desde el primer momento de contruirlo, mientras que las demás unidades se desbloquean con la construcción de otros edificios (como el Santuario de los templarios). Junto a estas unidades, encontramos también unidades aéreas como los Fénix y robots que apoyarán a nuestra infantería de tierra, como consejo, los Zancudos son la unidad terrestre más fuerte. Contamos con edificios de defensa con los que podremos asegurarnos que nadie nos moleste mientras avanzamos con nuestro ejército. Pero deberemos estar atentos, pues no podremos construir todo lo que queramos en donde queramos, los Pilones son edificios que marcan una zona circular en la que podemos construir además de ser lo que nos permita reclutar mayor número de unidades.

A parte del modo campaña, encontramos el aspecto favorito de muchos de los jugadores: el multijugador. El Modo Arconte es la principal novedad del multijugador en Legacy of the Void, el clásico Player vs Player toma un giro importante: compartir base con otro jugador. El 1vs1 se convierte en 2vs2 en este modo de juego, donde la cooperación entre tú y tu compañero será necesaria para derrotar a vuestros oponentes. Podremos adoptar distintas tácticas para llevar a nuestra raza a la victoria, como que un jugador se encargue de administrar la base y por tanto los recursos y construcción de la misma, y el otro jugador se encargue del aspecto bélico. La otra novedad recae sobre las misiones cooperativas, en las que junto a un amigo nos enfrentaremos a la IA para cumplir nuestros objetivos. Los torneos diarios 1vs1 también se añaden en esta edición al juego, estando disponibles para usuarios de cualquier nivel y que se jugarán una vez por día a una hora específica. Además, contaremos con dos nuevas unidades de cada raza para el multijugador: Adepta y Disruptor, de Protoss; Ciclón y Liberador, de Terran; y Asolador y Merodeador, de Zerg.

El multijugador de Legacy of the Void añade cientos de horas al título ya que, junto a las novedades ya mencionadas, seguimos disponiendo del Arcade y multijugador de otras ediciones. Esta expansión apuesta por la cooperación entre jugadores, por lo que lo más recomendable es comprártela junto a un amigo o conocido, ya que en la mayoría de modos de juego la comunicación será de gran importancia.

Estratégicamente bonito

La expansión no es una maravilla técnicamente y aunque por lo general el rendimiento del título es sobresaliente, puedes experimentar algunas bajadas repentinas e incluso pequeños parones durante vuestras partidas, pero sin llegar a estropear la experiencia es molesto.

61QBSN67F1EE1415236597956StarCraft-2-Legacy-of-the-Void-Terran-Zerg-and-Protoss-Changes-Get-More-Details-468204-3

A pesar de esto, Legacy of the Void cumple con creces en este apartado. El universo creado por Blizzard está perfectamente representado en esta entrega, con unos modelos y colores que son prácticamente perfectos. Aunque técnicamente el título no sea el mejor, estéticamente el juego es una delicia. El mapeado no nos dejará olvidar en que saga estamos y ayudará a sumirnos aún más en la experiencia, con unos escenarios que se adaptan perfectamente a cada misión y que a pesar de compartir todos ellos un tema similar, nunca tendrás la sensación de estar exactamente en el mismo mapa. Las unidades y personajes del juego son lo mejor con diferencia, pues no solo están realmente bien hechos, sino que además contienen una cantidad enorme de detalles que podremos apreciar tanto en la vista más alejada como al acercarnos para apreciar nuestro ejército, los héroes nos muestran una clara diferencia respecto a los demás siendo los que más destaquen a pesar de no ser los más grandes. Hay que añadir que la temática de cada raza es completamente distinta a los demás, lo que hará que dediques más de un minuto a ver la cantidad de diferencias entre unas y otras siendo totalmente independientes. Las secuencias de vídeo que nos narran la historia parece que están a una menor resolución que el juego, por lo que pierdes un poco el hilo, pero sin llegar a estar mal hechas. La interfaz y los menús se adecuan, implantándose a la perfección dentro de la partida consiguiendo ser intuitivos y sutiles.

Legacy of the Void llega totalmente doblado al castellano, las voces de los héroes y las unidades junto al sonido ambiente solo logran sumirte más en la experiencia del juego, disfrutando de los diferentes diálogos que tienen nuestros jefes. La música pasa desapercibida, aunque en algunas misiones y secuencias cobra importancia y consigue destacar, acompañando a la perfección la acción del título. Aunque no sea la faceta más destacable de la expansión, tanto las voces, como el sonido ambiente y la banda sonora cumplen con creces tu cometido, no interrumpen la experiencia y solo ayuda a meterte más en la piel de los Protoss.




Conclusiones

La estrategia es un género que a veces peca de repetitivo, pero Blizzard ha creado otra obra maestra para los amantes de este género y no tan amantes. Legacy of the Void es el final perfecto para la trilogía de una de las sagas más importantes en el mundo de los RTS: Starcraft II.

StarCraft-II-Legacy-Of-The-Void

Además de que esta expansión es totalmente independiente (es decir, no es necesario tener ninguna de las anteriores para poderla disfrutarla), es la mejor entrega. Cumple y mejora la mayor parte de aspectos del género de la estrategia en tiempo real: variado, original, una genial ambientación, un universo perfecto…

La historia que nos narra esta expansión es un final apoteósico para esta trilogía, además de no dejarnos indiferentes y siempre darnos ganas de más. La variedad de opciones dentro de la misma, no solo en las misiones, si no en las posibilidades de personalización hacen que la campaña seas casi perfecta. El multijugador alarga la vida del título hasta prácticamente el infinito, mezclando la cooperación con el enfrentamiento y trayendo novedades suficientes para merecer la pena la compra.

Legacy of the Void es una compra obligatoria para el que le guste lo más mínimo la estrategia, y también muy recomendable para el que esté interesado en introducirse en este mundo. Es una experiencia que ningún usuario debería pasar por alto pues disfrutas de cada misión y cada enfrentamiento multijugador ya que son partidas únicas e irrepetibles.


Positivo

  • La historia, es interesante y cierra muy bien la trama
  • La duración del modo campaña, unas 18 horas
  • Las misiones son rejugables gracias a un sistema de puntuación y logros
  • El multijugador es divertidísimo
  • Los diseños y modelados, consiguen crear un arte propio
  • Las voces en castellano están muy logradas
  • Un universo único e irrepetible
  • La variedad dentro del título, nunca se hace repetitivo
  • Las novedades en los modos de juego
  • La posibilidad de personalizar las unidades
  • Lanza de Adún, la mejor base de la saga
  • El Modo Arconte, sin duda el mejor del multijugador
  • La personalidad de las tres razas: Terran, Zerg y Protoss
  • El final perfecto para la trilogía de Starcraft II

Negativo

  • Trae pocas novedades en las mecánicas respecto a la jugabilidad
  • Algunos poderes y habilidades del modo campaña no tienen utilidad
  • Técnicamente podría ser mejor
  • Los pequeños fallos de rendimiento
9.5

Increíble

Política de puntuación

Luis H. Rodríguez
Amante de los videojuegos, desde bebé. Kingdom Hearts y Bioshock son los amores de mi vida, pero mi género es la Estrategia. Coleccionista de cómics los fines de semana.