Análisis Stick it to the Man!

PlayStation 4
 

Un buen juego es siempre aquel, a nuestro modo de ver, que, aunque repita las mecánicas, sea capaz de mantenernos pegados a los mando hasta ver el desenlace final. Este es el caso de Stick It to the Man, una hilarante, loca y divertida historia de humor negro que recoge mecánicas clásicas del point and click y las mezcla con las plataformas para contarnos una buena historia, con un diseño artístico y musical a la altura de los mejores.

Ray, un personaje peculiar
Stick it to The Man_20150616232817

Ray, un tío normal que se convierte que de repente le brota un extraño espagueti del cerebro

No hay otra manera de describir al personaje principal, Ray. Un chico normal, con sus miedos y fobias -iremos ahondando en ellas a lo largo del juego-, que de repente se ve inmerso en una aventura fascinante gracias a un poder especial que adquiere después desafortunado accidente.

Pero empecemos por el principio, y es que Ray, un obrero de la construcción que casualmente se encuentra hablando con su compañero sobre los sistemas de seguridad, se encuentra volviendo a su hogar después de su jornada laboral cuando un gran golpe de un objeto caído del cielo de leja fuera de juego. Al despertar de un extraño sueño, Ray observa que un extraño y largo “espagueti” que termina en una forma de mano le emana de la cabeza.

Este especie de mano, permite conectar a nuestro protagonista con los pensamientos de los personajes que nos encontraremos en esta aventura, lo que a su vez nos permite en mayor o menor medida -dependiendo de rol que tengan- conocer a cada uno de ellos.

Y esto es lo más fascinante de Stick it to the Man!, pues a pesar de no durar mas de 5 o 6 horas de juego -el título no requiere de mucha habilidad para superar las fases- han conseguido crear un universo rico en contenido, gracias en parte genial apartado artístico y su música.

Sistema jugable y apartado artístico

Como comentábamos al principio de este análisis, en Stick it to the Man! se desarrolla a través de una especie de point and click un tanto más moderno y adaptado, las han mezclado con un toque de plataformas, y de paso las han llevado a un nuevo nivel bastante interesante. Lo que básicamente queremos decir que es que el juego se basa casi en su totalidad en la resolución de puzles.

Stick it to The Man_20150617223940

Nuestro espagueti mental permite realizar, además de leer la mente selectivamente de los personajes, desplazarse a lugares altos gracias a una “chinchetas”, recoger pegatinas, despegar paredes ocultas…

Jugar es muy sencillo.El espagueti que surge de la cabeza de Ray, y que nos proporciona la capacidad para leer la mente, también nos ayuda a movernos por el escenario, coger objetos o descubrir  paredes ocultas en las que podremos encontrar cosas necesarias para resolver un acertijo, y en definitiva, la fase. Todo muy bonito hasta que llevamos varios capítulos, justo cuando empieza a ponerse un tanto complejo, pero a la vez un tanto repetitivo, lo que a la postre puede acabar por agobiarnos si la historia no nos atrae o nos nos gusta demasiado este tipo de títulos.

Sin embargo, creemos que realmente no son las mecánicas jugables el verdadero culpable de que el juego pueda acabar resultando repetitivo -siempre diremos que a Stick it to the Man! no le salva precisamente su jugabilidad-, sino que creemos que es el hecho de introducirlas tan rápidamente, lo que hace que el jugador acabe por sentir esta sensación. En menos de tres o cuatro capítulos -de un total de diez-, ya conocemos básicamente como se desarrolla en su totalidad, los “truquillos” y todo lo necesario para poder avanzar. Demasiado pronto y rápido.

Una de la partes más inspirada -obviamos el toque plataformero- de las mecánicas jugables es el sistema de pegatinas. Estas surgen precisamente de leer la mente de alguno de los personajes o podremos encontrarlas por ahí, lo que nos permitirá  hacer varios usos de ellas. Uno de ellos es para “despistar” enemigos, los cuales podremos dormir en algunos puntos, o simplemente desviar la atención algunos momentos para pasar por algún lugar, y el otro es para “ayudar” a personajes, que a su vez nos permite avanzar o resolver situaciones secundarias.

Este sistema, si embargo, tiene el mismo problema que el juego en general, y es que al final, si no sabes donde va una de estas pegatinas, el juego se convierte en un ensayo-error hasta dar con el personajes y la pegatina adecuada. Lo bueno, es que los puzles no son demasiado dificiles, y esto tan solo ocurre si no nos quedamos con un detalle en concreto, pasamos la conversación si estamos agobiados de tanto dialogo, o no estamos atentos. Sin duda alguna, si esto te pasa esto, es que Stick it to the Man! no es vuestro juego.

Stick it to The Man_20150617223232

Usa los botones secunadirios L para ver los cerebros y poder usar el espagueti para leer la mente a los demás. También podremos pasar rápido las converasciones con el stick izquierdo o rebobinarlas.

Por otro lado, tenemos el tema del control del juego, que inicialmente puede parecer algo tosco pero llegaremos a un punto que nos acostumbraremos, lo que lo convertirá en un sistema bastante rápido,sencillo e bastante intuitivo. Teniendo en cuenta la  versión analizada que es la de PlayStation 4, usaremos el stick izquierdo para mover a Ray por la pantalla y explorar, y el derecho a para mover el “espagueti”, sin embargo, esta herramienta principal del juego también podrá ser controlada -y mucho mejor- con la zona táctil central del DualSock 4.

En definitiva, estamos antes un juego que puede estar penalizado por el sistema jugable para muchos jugadores, pero que sin embargo, gracias a, repetimos y lo haremos mil veces, al desarrollo de la historia a través de los personajes, se queda en un segundo plano.

Stick it to The Man_20150617183913

Extraños personajes en un extraño mundo, colorido y bizarro

Pero en lo que verdaderamente destaca este Stick it to the Man! es sin duda en el apartado artístico. Zoink AB ha conseguido con esta especie de cruce entre Hora de Aventuras, Bob Esponja y Pensadilla antes de navidad, crear un mundo rico, interesante y fascinante.

Como podéis ver, todo está representado como si de cartón y papel se tratarse, con diferentes volúmenes y un colorido bastante llamativo. El diseño de los personajes se encuentra entre bizarro y enfermizo, aunque el diseño de los escenarios -artisticamente hablando- tampoco desentona.

Todo ello, junto con el ya citado “tema” del desarrollo de los personajes, tanto principales como secundarios, dan una riqueza al título que muchos juegos con altos presupuesto ya quisieran. Todo ello, aderezado por un gran banda sonora, y salpimentado con un toque de humor negro de lo más bruto y muchas veces absurdo y sorprendente.

Valoración final

Como hemos ido elaborando en los diferentes apartados a lo largo de análisis, Stick it to the Man! no te va a sorprender por una sistema jugable novedoso, ni tan siquiera a veces demasiado pulido, lo que si que hará, es sorprenderte con su tematica, su diseño artístico, su historia y el desarrollo de los pesonajes.

Después de ser lanzado en 2013, e ir extendiéndose por diferentes plataformas, Stick it to the Man! llega en formato físico y a un precio más que competente para jugadores que todavía no haya disfrutado de este divertido y bizarro juego, y que además quieran tenerlo visible en su colección física de juegos.

Pero…¿¡Qué es este espagueti que tengo en mi cabeza!?


Positivo

  • Buna historia
  • Personajes bien desarrollados
  • Humor negro a raudales, y bizarro, muy bizarro
  • Su diseño artístico y su música
  • Ray y el espagueti
  • Situaciones sorprendentes y muy inspiradas

Negativo

  • Demasiado repetitivo
  • A veces el control dificulta la partida
7

Bueno

Política de puntuación

Álvaro Giménez
Especialista en Nintendo y portátiles. Apasionado de los videojuegos, cine y la fotografía.