Análisis Stronghold Crusader 2

PC
 

Prepárate para  la batalla en un lejano desierto, prepárate para Stronghold Crusader 2. Vuelve la saga por excelencia de Firefly Studios, ahora con nuevas características que convierten su nuevo título en toda una experiencia.

Si hablamos de grandes producciones, nos imaginamos los juegos que todo el mundo conoce, pero en el mundo de los videojuegos hay algunas empresas que el valor económico no supone un impedimento, ya que la ilusión y esfuerzo que dedican compensa todo aquello que el dinero no puede dar. Este es el caso de Firefly Studios, que con un presupuesto muy lejano a lo que puede suponer una superproducción, supera a muchos de su mismo año.

 Stronghold Crusader 2 juega bien sus cartas, y combina a la perfección la estrategia medieval con la estrategia a tiempo real. En este juego, acabas de llegar a unas remotas tierras deshabitadas en la que quieres alzar tu propio reinado. Tu eres el manda más, eres el sire (En la antigua Francia, llamaban así a sus reyes) que tiene que controlar y asegurar la subsistencia de sus ciudadanos. Crea tu propio castillo, arma tus murallas para una defensa perfecta, personaliza tu ejercito con inteligencia y prepáralo para la batalla.

Stronhold Crusader 2 cuenta con un sistema de control social muy bien adaptado, en el que los impuestos, la religión, la comida e incluso la cerveza puede suponer un gran problema muros adentro. Tu misión como sire es mantener a tus vasallos contentos, para así, aumentar la producción de sus trabajos y poder aplicar cambios sin mucha repercusión.

Imaginemos que tu castillo organiza misas cada día, ofrece cerveza a todos sus aldeanos, comen bien y no tienen que pagar impuestos. Magnífico, tus aldeanos están realmente de acuerdo con tu forma de gobernar, pero no obtendrás dinero, y no podrás seguir progresando. Eso si no imaginamos que las reservas de cerveza se agotan, las vacas enferman, y un tornado ataca tu castillo.

Como ves, Stronghold Crusader 2 te plantea problemas para que tu forma de gobernar cambie continuamente. Si mantienes a tus vasallos contentos podrás doblar tus impuestos, pero eso equivaldrá a tener que aumentar las reservas de velas, cerveza, y comida. En este juego no hay trucos ni combinaciones mágicas, lo que es, es.

Los recursos en este juego se combinan muy bien entre si. Su obtención es variada, y se remota desde el simple oasis que hay al lado de tu castillo hasta la peligrosa montaña que se encuentra al lado de la base enemiga. Piedra, manzanas, trigo, hierro, carne… todo ello es el pilar para que tu reinado funcione a la perfección. Cada recurso es un derivado de algo más grande, como que un comercio funcione y que este le suministre su material a algo más grande, como una iglesia o una posada.

Tu enemigo es variable, aunque normalmente, durante la historia lo son diferentes jefes musulmanes a los que tienes que patear en Rastros de escarmuza. Un divertido modo de juego en el que tienes que defenderte de otro sire, que a su vez está creando un imperio que tienes que destruir. Una batalla en toda regla.




El sistema de batalla cuenta con una amplia personalización de estrategias, juega defensivo, ataca a tu enemigo, o da unos días de tranquilidad a tu guardia haciendo que tomen una actitud pasiva. Crea tropas de todo tipo, desde un simple campesino con un palo a un caballero con una espada de dos metros. Cada unidad de combate tiene sus características, movilidad, daño, defensa, velocidad de ataque… Tu objetivo aquí es crear la combinación perfecta que encaje con tu estrategia. Para crear unidades necesitas oro (Moneda de cambio en Stronghold Crusader 2) y armamento que puedes, o bien comprar, o crearlo con tus propias herrerías y armeros.  Las batallas ondean entre duras defensas, planeados ataques, o grandes y épicas batallas de ejércitos.

Las defensas de tu castillo son variadas, simples muros, grandes torres o portones que has de colocar de forma que tu centro de operaciones quede protegido. Si por un casual te sintieras indefenso solamente tienes que colocar un grupo de hombres en tu puerta o mandar a construir torretas defensivas con grandes arpones o recipientes con lava preparados para ser arrojados

.

Tu castillo no tiene por que estar a salvo aunque tengas los mejores hombres y una jauría de perros en tu puerta, por que siempre puede venir la peste bubónica a tu castillo. Para ello ten preparado a un médico (o varios si tu castillo es grande) y si la enfermedad no se propaga la habrás erradicado en menos de un minuto. Pero si se propaga… Prepárate para una temporada de malestar social, muerte y pérdidas. Lo mismo pasa con los tornados, y demás desastres que ocurren en este desierto.

El modo multijugador tiene varios modos de juego, duelo por equipos, enfrentamientos cara a cara y épicas batallas en las que podrás jugar durante meses sin llegar a cansarte.

Stronghold Crusader 2 cuenta con un sistema gráfico bastante aceptable, pero el menú de personalización está algo limitado. Los gráficos en ultra no son lo mejor que vayas a ver, pero si es verdad que encaja a la perfección con la temática del juego, las aguas, la arena y demás cuentan con un nivel de detalle bastante aceptable. Respecto a sus físicas, he observado que están muy bien hechas, ya que utilizan el sistema Havok Physics.

Cuenta con un perfecto doblaje al castellano, voces bien claras y aplicadas correctamente a cada situación. La música es tal vez, el factor que más gancho tiene con el resto del juego. Una banda sonora, que tal vez no sea una obra maestra en el mundo musical, pero en este juego queda muy bien el resultado entre sucesos y música.

Las horas que jugarás a Stronghold Crusader 2 han de contarse por decenas, por que en cuanto sepas jugar a la perfección a este juego, vas a saborearlo lentamente, apreciando los aromas, como un buen vino. Parte de la culpa de que la duración sea tan extensa la tiene su jugabilidad. La jugabiliadad del juego de Firefly Studios hace que cada vez que juegues descubras algo nuevo, y no hay nada como construir tu propio castillo bloque a bloque, bajo el control de todo lo que hay alrededor.




En resumen, los puntos positivos de este videojuego se resumen en su jugabilidad, duración y entretenimiento. Los puntos negativos se centran en su dificultad. Para dominar este videojuego hacen falta bastantes horas de juego, por que a pesar de que el tutorial lo explica bastante bien, de lo teórico a lo práctico tenemos un buen trozo. Pero, ¿desde cuando la dificultad es algo negativo en un videojuego? ¿No nos quejamos de que los videojuegos de ahora son demasiado fáciles? Juzgalo tu mismo.

En lo personal, Stronghold Crusader 2 me parece un juego para un público más limitado. Me explico: La gente que juega de continuo a juegos del estilo de Age of Empires, Imperivm, es el videojuego que necesitan. Pero si estás acostumbrado a juegos más actuales, conocidos por todos (Shooters, Aventuras Gráficas, Conducción) este juego tal vez te resulta un poco aburrido y pausado. Mi recomendación es que no os dejéis engañar por su estilo y lo probéis vosotros mismos, así tendréis un veredicto más claro de este fantástico juego, Stronghold Crusader 2.


Positivo

  • Duración muy extensa
  • Buen multijugador
  • Muchos modos de juego y variaciones de ellos

Negativo

  • Repetitivo a la larga
  • Difícil
7.2

Bueno

Política de puntuación