Análisis The Crew: Wild Run

PC PlayStation 4 Xbox One
 

Después de habernos pasado The Crew y tras un sabor de boca que nos dejaba algo más agrios que dulces, Ivory Tower nos presenta el DLC Wild Run para el título publicado por Ubisoft y que nos promete alargar mucho más la experiencia del título, mejorar el aspecto gráfico y divertirnos mucho más de lo que hizo el juego base.

Nuevos estilos

El motivo principal de Wild Run son los nuevos estilos de conducción que podemos realizar a través de Estados Unidos, que añadirán nuevas formas de conducción a The Crew, que lo harán mucho más divertido de lo que era en principio, porque a todos nos encanta lo que nos propone este contenido adicional: Derrapes, Trucados, Monster Trucks y Motos. Todo esto era impensable por como estaba pensado el juego inicialmente, del que podéis leer el análisis aquí. El refresco de memoria os vendría bien porque este contenido adicional no ha salido unos pocos meses después de la salida del juego, sino que Ivory Coast ha tardado casi un año en lanzarlo al mercado. Quizás están teniendo serios problemas para competir con Driveclub, Forza Horizon 2 y el nuevo Need for Speed, ya que lo primordial en The Crew son sus 3,5 millones de usuarios que se conectan a internet para jugar a este MMO, y si se marchan a la competencia no tendrá sentido aguantar los servidores del juego.

Todas estas nuevas categorías se añaden como complementos de La Cumbre, en la que deberemos competir primero para que nos acepten en el torneo, que se celebrará semanalmente en algún punto de EEUU, y una vez estemos clasificados podremos entrar a competir contra los otros usuarios por coronarnos como los mejores jugadores de las pruebas que allí encontraremos. En sí este DLC añade muchísimo contenido para que la diversión no pare en ningún momento, y es que además los creadores del título han mejorado mucho la experiencia jugable. En principio se ha mejorado el aspecto gráfico, aunque continúa teniendo errores tipo popping, dientes de sierra y otros fallos que no afectan a la jugabilidad del título, pero ahí están. Apreciaréis estos fallos al inicio de este vídeo en el que hay árboles que se generan de repente:

 

Pero las mejoras gráficas están ahí, aunque no se nota un cambio espectacular a lo que ya vimos (al menos en la versión de Xbox One, que es la que hemos tenido acceso), sí que hay nuevos escenarios, nuevos vehículos que lucen mejor y alguna que otra mejora que le hacía falta a The Crew. Lo mejor es sin duda, la lluvia variable que está tan de moda y que tan bien le sienta a este nuevo juego; al tratarse de un MMO enorme podremos ir conduciendo libremente mientras vemos como se nubla el cielo y empieza a llover, o empezar carreras ya lloviendo. Con esta inclemencia meteorológica deberemos ir muy en cuidado pues los derrapes nos dificultarán enormemente los giros en las curvas, y derraparemos al más mínimo toque de volante si no vamos con cuidado. Por contrapartida, la lluvia nos vendrá de perlas para las pruebas de derrape si logramos cogerle el puntillo, que no es fácil.

La mejora en el sistema de físicas, que afecta directamente a la jugabilidad, y por lo tanto, a la inmersión dentro del juego, ha sido bastante contraproducente, por lo que sí que se nota el esfuerzo de los desarrolladores, pero continuamos teniendo la misma sensación de choques estúpidos o de comportamientos extraños en nuestros vehículos, algo que afecta muy directamente al jugador casual, al que no le gustará esta expansión si The Crew no fue santo de su devoción. En el arcade de Ubisoft también se ha mejorado el matchmaking, ayudándonos a encontrar más rivales, se han añadido eventos temporales y nuevas recompensas y sanciones.

El DLC en sí

Como hemos dicho antes, este contenido adicional añade mucho más a lo que ya vimos el año pasado, pero los nuevos vehículos son un aliciente más al uso del vasto mapa que es Estados Unidos, como habéis visto en el vídeo que hemos colocado arriba, en el que hacemos una contrarreloj en un bosque lleno de fauna (que nos pasa por delante del coche y a la que no le pasa nada), o recorrer áridos desiertos estadounidenses. Suena bien, ¿verdad? Pues sí porque las horas de conducción están aseguradas, si además añadimos que podremos usar las motocicletas para realizar cualquier prueba, así que la rejugabilidad está asegurada.

Las nuevas pruebas que encontraremos en La Cumbre son muy variadas y lo suficientemente atractivas como para que no paremos de intentar conseguir el mejor marcador online posible.

Así, tendremos a nuestra disposición las nuevas carreras de derrapes, que nos sonarán bastante debido a haberse incluido en otros juegos similares. En lo que respecta a los Monster Trucks, esos coches con enormes ruedas y suspensiones super blandas, son muy divertidos y nos ofrecen algo totalmente diferente. Nos meterán dentro de un parque en el que nuestra meta será la de saltar lo más alto posible y del modo más original que podamos (o sepamos) mientras recolectamos monedas que nos darán cierta puntuación dependiendo de lo difícil que sea acceder a ella.

Y como colofón final a este nuevo contenido tenemos los dragsters, super coches que tendremos que acelerar en línea recta hasta velocidades muy superiores a los 500 KM/h. Para empezar deberemos mantener los neumáticos en una buena temperatura, hacer una buena salida y cambiar las marchas cuando sea el mejor momento. Si hacemos bien estas tres cosas y además le damos al óxido nitroso en el momento adecuado, lograremos estas grandes velocidades de vértigo y ganaremos valiosos segundos que harán morder el polvo a nuestros rivales… o nuestro paracaídas, porque la velocidad de estos coches es tal que deben frenar con un paracaídas en una secuencia cinematográfica que se hace bastante repetitiva. En lo que respecta a las motos, añaden un nuevo sentido a lo que es el juego en sí, gracias a su nuevo estilo de conducción, que sin dejar de lado el tono arcade que tiene The Crew, nos abre un mundo de nuevas posibilidades a la conducción del juego, gracias a su agilidad y velocidad. También podremos hacer caballitos levantando rueda al acelerar o invertidos, frenando con el freno delantero mientras vamos a toda velocidad. Las físicas de estos vehículos no son la panacea, pero en general están bien.

Nuestro veredicto

Dejando a un lado que The Crew es un juego casi notable, mejora mucho con este nuevo contenido adicional, que si bien no añade contenido a la historia principal del juego que ya quedó cerrada al acabar el modo campaña, sí que nos hará disfrutar de muchas horas de juego gracias a todos los contenidos que añade. Las mejoras gráficas, a pesar de ser evidentes en vehículos, distancia de dibujado y nuevos escenarios, no dejan tampoco de llegar al nivel de otros juegos de corte similar, pero es una opción de compra muy buena si os gusta disfrutar de la conducción competitiva contra otros usuarios gracias a que es un juego MMO.

Wild Run hace que The Crew sea ahora una experiencia completa, algo que en principio no estaba pensado en los inicios del título pero que hace que la compra del pack completo merezca la pena por su atrevida apuesta que añade la conducción extrema que añade este DLC.


Positivo

  • Añade muchas horas de juego
  • Los nuevos vehículos
  • La inclusión de las motos

Negativo

  • Las físicas de las motos
  • El mapa principal no cambia
  • Aún queda muy lejos gráficamente de otros juegos de su estilo
7

Bueno

Política de puntuación

Josep Carceller
Subdirector y redactor senior en Areajugones. Aficionado al mundo de los videojuegos desde pequeño y amante de las consolas retro.