Análisis The Crew

PC PlayStation 4 Xbox 360 Xbox One
 

Hace un tiempo que Ubisoft está en el punto de mira de muchos jugadores por varios motivos. El más escandaloso ha sido el lanzamiento de Assassin’s Creed Unity por haber lanzado al mercado un juego sin terminar y sin haber sido testeado lo suficiente como para que los jugadores no encuentren fallos, y ahora podemos ver en Youtube y otros sitios (incluso en nuestro análisis), la prueba de cómo NO sacar un juego al mercado. Para el lanzamiento de The Crew, Ubi no ha querido repetir los errores de Unity, aunque parece que no le está saliendo muy bien la jugada a la compañía gala a pesar de los esfuerzos por sacar un juego pulido al mercado. The Crew ha contado con una beta cerrada de la que sacamos este avance, y también con una beta abierta que ha significado la prueba de fuego final para el primer gran MMO (Massively Multiplayer Online) de carreras de los franceses. ¿Pero ha sido suficiente tanto testo? ¿Ha ayudado lo suficiente la comunidad? Empezamos nuestro análisis de The Crew.

The Crew

Antiguamente cuando empezábamos a jugar a un juego de carreras nos ponían a los mandos de un coche, y ya estábamos listos para competir. Si teníamos suerte nos explicaban que el botón A servía para acelerar y el B para frenar. La evolución hizo que esto cambiara y desde épocas inmemoriables ya hace tiempo que los juegos de conducción vienen siendo un poco más complejos y a la vez incorporan un modo historia como es el caso del título que nos ocupa.

El guión de The Crew es digno de cualquier superproducción millonaria de los estudios de Hollywood, y seguro que si no hay película ya preparada para rodarse bajo el título de este juego, ha habido, hay, o habrá planes para llevarla a la gran pantalla. Otra cosa es que esto llegue a suceder. Vamos a repasar un poco esta historia sin entrar en muchos detalles para no hacer ningún spoiler ni para desvelar nada que no se pueda desvelar:

El protagonista de The Crew es Alex, uno de los mejores conductores de todo EEUU, que es llamado por su hermano, un V-8 de los 510. una banda criminal organizada que se dedica a traficar con todo lo que quepa en un coche. Los 510 (Five-ten, no vayáis a llamarlos quiniestos diez) están asociados con un jefe de policía corrupto y se las ingenia para cargarle a Alex el asesinato de su propio hermano. Después de pasar unos años en la cárcel, Alex recibe la visita de una inspectora del FBI que le explica que puede hacer dos cosas: colaborar con la policía para encarcelar al asesino real de su hermano y al policía corrupto, o colaborar con la policía para encarcelar al policía corrupto y al asesino real de su hermano. Como véis no hay posibilidad de elección, y gracias a que le han creado una nueva identidad, Alex se une al bando de los polis y empieza a infiltrarse en carreras callejeras para así poder escalar posiciones y llegar a la cima de los 510, en la que encontrará al asesino, que también es un V-8.

Los 510 están organizados jerárquicamente por V’s, es decir, un V-2 es un jefe de barrio, un V-4 es superior al jefe de barrio, el V-6 empieza a ser el techo para muchos, y el V-8 es el jefe de la banda. Al morir el hermano de Alex en manos de Shiv, éste pasó a ser el V-8 de los 510. ¿Podremos llegar a él? ¿Lo mataremos, o le perdonaremos la vida?

En nuestras primeras misiones por Detroit como las que habéis podido ver el vídeo anterior, nuestro objetivo será llamar la atención al V-2 local para que nos diga dónde y cuando podemos marcar en nuestra piel en forma de tatuaje el símbolo de los 510, cosa que nos acreditaría como nuevo miembro de la banda y nos permitiría contactar con gente más importante. Nuestra escalada no será fácil, pues empezaremos nuestras andadas como chico de los favores, y aunque es una faena desagradable muchas veces, bastará con que seamos buenos sirvientes para irnos ganando la confianza de nuestro inmediato superior. Colaborar con la policía no siempre es tarea fácil y por culpa de ello muchas veces nuestra faena se irá al garete, pero es algo que debemos asumir, tal y como veréis cuando se vayan desbloquando nuevas areas y misiones.

Nos vamos de compras

Como es obvio, nuestra carrera en el mundo criminal no empezará y acabará con el mismo coche, porque además de que sería aburrido, no tendría mucho sentido. Para ello la gente de Ubisoft ha repartido por todo “El Mundo” talleres en los que podremos tunear nuestro auto en cuanto a motor y estética, con todo lo que ello conlleva. Mejorando el motor aumentará el rendimiento de nuestro coche actual, y no siempre hará falta entrar en el taller de tuneo para ello, porque mediante las pruebas callejeras o retos que encontremos por la calle también se nos darán piezas adicionales que podremos instalar en el acto, evitándonos el desplazamiento hasta el taller. Para el tuneo visual sí que hará falta visitar el taller para ver cómo nos queda nuestra nueva pieza, pintarla, instalarle pegatinas, modificar el interior del coche para hacerlo más confortable… Las opciones en cuanto a tuneo son aberrantes en lo que a cantidad y diversidad se refiere, tanto en lo estético como en rendimiento.




También encontraremos por todo el mapa puntos de venta de vehículos en los que según avancemos en el modo historia iremos desbloqueando nuevos coches con los que poder llegar a alcanzar los nuevos retos que se nos plantearán. Lo bonito de estos puntos de venta es que al igual que en otros títulos de carreras, podremos entrar, ver los coches con todo lujo de detalles, y probarlos antes de comprarlos para ver si se adaptan a nuestras necesidades.

Cada coche se puede modificar para que cambie de clase según nuestro gusto o preferencias de carrera. Esta clase nos orientará un poco hacia la compra del vehículo, siendo la clase “de serie” la más baja de todas, y según el coche y las piezas que le instalemos, las clases siguientes serán:

  • Calle
  • Todoterreno
  • Rally
  • Rendimiento
  • Circuito

Cuando descubrimos las clases, y a partir de Todoterreno, viene lo bueno, pues se nos permite unir a una Crew (Facción en castellano). Al principio esto no tendrá mucha importancia, y decidir entre la Facción Águilas o la Facción Lobos nos parecerá totalmente indiferente. Pero es aquí donde The Crew demuestra que es el siguiente paso de los juegos de carreras tal y como los conocemos hasta ahora. Si bien en el modo historia es bastante difícil pero no improbable que hasta 4 jugadores se unan a nuestra misión para continuar avanzando en la historia, en el tema de las Crews la cosa cambia.

Participar en carreras de facciones nos dará puntos de facción que podremos emplear para instalar piezas exclusivas a nuestro coche, son puntos que van a parte del dinero del juego, aunque hay quie decir que también hay micropagos con dinero real dentro del juego, un punto que a nosotros no nos ha gustado, la verdad ya que tenemos que tener en cuenta que el jugador ha pagado sus 69,99€ por un juego completo. Conforme demostremos nuestra valía en las facciones podremos ir escalandos posiciones y se nos desbloquearán nuevas facciones más potentes a las que unirnos, y gracias a las mejoras que podremos instalar a nuestros vehículos podremos seguir avanzando en el modo historia. Es la pescadilla que se muerde la cola, pero con una idea bastante buena y que no habíamos visto aún en un juego de este estilo.

En el apartado jugable poco podemos destacar que no sea lo típico: aceleración y freno que hacen uso de los gatillos vibradores del mando de Xbox One (la versión a la que hemos tenido acceso), turbo vía Nitro y 5 cámaras diferentes. Las físicas de los vehículos simplemente rozan el aprobado y poco más, ya que hay algunas colisiones completamente extrañas, entendemos que si ha habido dos betas ya poca cosa más hay que mejorar.

Cuando jugamos a la beta fuimos bastante duros con los gráficos, sobretodo en lo que a edificios se refiere. Hay que decir que este ha cambiado un poco en la versión final del juego y visitaremos ciudades emblemáticas como New york, Las Vegas o Chicago, ciudad que Ubisoft conoce muy bien por haberse desarrollado el juego de Aiden Pearce, aunque hay que decir que en Watch_Dogs la ciudad contaba con muchos más detalles en las calles, al tratarse de un sandbox en el que podíamos ir a pie. Las ciudades americanas que visitaremos cuentan con los edificios más emblemáticos que las caracteriza, y como no hemos podido estar en ellas físicamente, desde detrás de las pantallas desconocemos si están recreadas a escala, pero nuestra lógica nos dice que no. Los coches sí que cuentan aquí también con una mejora visual respecto a la beta, sobretodo en los que nos cruzamos, pero no llegan a tener el nivel deseado de un juego de nueva generación ni de lejos. No hay motoristas, algo que resta bastante credibilidad y tampoco se pueden atropellar peatones, siempre darán un pequeño salto final que hará que el morro de tu coche no llegue a chocar contra su cuerpo. El tráfico es bastante extraño ya que a veces no te encuentras a nadie y de golpe y porrazo te encuentras en un atasco. ¡Ah! y el juego corre a 1080p y los 30 fotogramas por segundo son estables sin caídas constantes de frames, aunque por culpa del “always on” puede dar algún que otro tirón que no daría si no estuviera siempre pendiente del servidor. El caso más extremos que nos hemos encontrado ha sido este:

Como habéis visto, si la comunicación juego-servidor no es la adecuada The Crew se convierte en una auténtica pesadilla jugable-visual-sonora. No hemos hecho ningún truco para realizar esto del vídeo, simplemente nos ha pasado en medio de una partida y lo hemos grabado con el Game DVR.




El mapa es enorme

Desplazarnos en coche por rápido que sea o vayas por EEUU de costa a costa puede resultar frustrante, como sabéis The Crew cuenta con el mapa más grande jamás creado para un videojuego de conducción. Los ingenieros de Ubisoft han pensado en lo fastidioso que puede ser viajar de Los Ángeles a Nueva York en coche y por eso han copiado el sistema de desplazamiento más recurrido por los americanos: el transporte público. No, no iremos en autobús, pero sí que tendremos a nuestra disposición varias estaciones de ferrocarril y aeropuertos para hacer los trayectos más largos. De este modo se solventa el problema de los desplazamientos más largos.

Para aliviar los viajes más largos que no podremos hacer en transporte público contamos con 6 emisoras de radio que nos ayudarán a relajarnos mientras conducimos… si es que buscamos relajarnos, claro, porque siempre es un buen momento para hacer el cabra o para mirar el mapa y ver dónde podemos ir a realizar una misión secundaria que no hayamos hecho y que nos brindará la oportunidad de disponer de una nueva pieza para instalar en nuestro coche y subir de nivel.

En cuanto al aspecto sonoro destaca la localización del juego a nuestro idioma, siendo un detalle habitual de Ubisoft hacia los hispanoparlantes, y seguro que conocéis más de una de las voces que salen en el juego. Como hemos mencionado antes, la BSO es realmente excepcional y lo que no está a la altura son el rugir de los motores y el chirriar de las ruedas, quedando a un nivel por debajo de lo esperado.

Conclusión

The Crew marca el nuevo camino a seguir de los juegos de carreras, cuenta con una propuesta sobre la mesa que nos ha sorprendido, pero se le nota demasiado que el componente MMO en este tipo de juegos aún está algo verde, y no sabemos si ha sido por sacarlo en Xbox 360 y “portear” esa versión a plataformas superiores, o por el poco dominio de la nueva generación, pero no es un juego que cuente con la calidad que esperábamos. La cinemática que sirve de introducción es realmente increíble, pero cuando empiezas a jugar te encuentras con un título descafeínado cargado de muy buenas ideas que no se han sabido llevar a buen puerto, a pesar de la reiteración de los franceses por no cometer los mismos fallos que en el lanzamiento de Unity.


Positivo

  • Historia muy buena
  • Nueva propuesta para el género de conducción
  • Banda Sonora genial

Negativo

  • Gráficos indecentes
  • Si se cae el servidor, adiós
  • Colisiones extrañas
  • No hay motoristas
6.5

Jugable

Política de puntuación

Josep Carceller
Subdirector y redactor senior en Areajugones. Aficionado al mundo de los videojuegos desde pequeño y amante de las consolas retro.