Análisis The Witness

PC PlayStation 4
 

Sólo llevamos un mes andado en este 2016, muy poco tiempo para que los nuevos juegos del año comiencen a sorprendernos, pero ya de primeras ha salido un título digno de mención y que puede pasar desapercibido para mucha gente al no ser uno de los “Triple A”. Hoy, en Arejugones, analizamos The Witness, el videojuego de puzles desarrollado por Thekla Inc. y Jonathan Blow. ¿Conseguirá este juego ser un auténtico reto para nosotros o se convertirá en algo tedioso tras varias horas de juego?

EN LA MÁS TRISTE SOLEDAD

Nos encontramos nada más comenzar el juego en un túnel oscuro que nos lleva a la superficie de una isla desconocida para nosotros. No sabemos nada más, solamente que tenemos que resolver unos puzles para abrir las puertas que se interponen en nuestro camino. Algunos de estos enigmas activarán interruptores o desbloquearán un área… para conseguir un fin mayor. Nuestro objetivo es encender unos láseres a lo largo de toda la isla ,que conectan con el centro de esta, usando nuestro intelecto a la hora de resolver una enorme cantidad de puzles. ¿Por qué tenemos que hacer esto? No se sabe por qué, ya que en The Witness no conocemos ni el lugar ni a la persona que manejamos.

Y es que la mayor baza de The Witness es esa: la soledad. No tenemos personajes secundarios, nuestro protagonista no abre la boca y no hay nada más en el juego salvo la tremenda lógica de los puzles, constantes e implacables. Lo único que nos sirve de consuelo en esta isla es su belleza paisajística, en la que conviven distintos climas y ambientes, pero esto también trae consigo más dudas, ya que en estos lugares encontraremos a habitantes totalmente petrificados. En medio de todo este desconcierto, si prestamos mucha atención, podremos encontrar unas pequeñas grabaciones con distintas voces que relatan o pasajes bíblicos o citas de personas célebres en relación con la teología y Dios. Todo este cúmulo de enigmas nos lleva siempre hacia un fin mayor, y en eso es en lo que se basa The Witness: pequeños trabajos para conseguir una meta final.

Somos meramente una sombra que se mueve dando palos de ciego en un lugar que juega con nosotros y que quiere que descubramos un misterio que escapa a nuestro conocimiento.

EN LA MÁS HERMOSA ISLA

The Witness cuenta con un diseño gráfico de niveles impresionantemente bello, ya que consigue mezclar distintas ambientaciones en un solo mundo. Nada de pantallas de carga, gráficos impresionantes, nada de bajadas de frames… solo la isla. La superficie está dividida en muchas zonas: Desierto, bosque de bambú, cerezos en flor, un monasterio, un pueblo, un castillo con laberintos, un búnker futurista… Ahí se encuentra uno de los puntos fuertes de The Witness, el poder mezclar lo urbano con lo rural y lo antiguo con lo moderno. Desde el principio del juego nos vamos a fijar en la ambientación, obviamente, y es que el papel que juega lo juega muy bien: mostrarnos su belleza y desconcertarnos con sus misterios. Y si, he comenzado diciendo “la superficie”, porque nuestros ojos sólo pueden ver lo que hay fuera, pero también tendrán que descubrir qué hay debajo de todo eso.

En el apartado sonoro, el juego flojea un poco, ya que los sonidos están perfectamente recreados, pero se echa mucho de menos una banda sonora que nos acompañe durante nuestras horas de juego resolviendo puzles. Bien es cierto que, como hemos visto antes, eso es lo que pretende el juego, desesperarnos y hacernos sentir solos, pero es necesaria una banda sonora en este tipo de juegos para que no se te acabe haciendo monótono demasiado pronto. Tomemos como ejemplo otro juego de puzles, como The Talos Principle, que incluye una banda sonora original con un toque muy tranquilo que acompaña perfectamente. Se que algunos diréis: “¿Y qué pasa con Portal? Es un juego de puzles y sólo tiene algo de música ambiental”. Cierto, pero Portal cuenta con algo que The Witness no incluye, un personaje secundario con el que establecer un vínculo. GLaDOS estaba diseñada para llevar a cabo toda la conversación del juego y que se nos hiciese ameno, cosa que en The Witness no ocurre al querer este una sensación total de aislamiento. En conclusión: En la más hermosa isla, pero en la más triste soledad.

SE PACIENTE Y OBSERVA

The Witness requiere mucha paciencia para poder ser completado, y eso no es algo que mucha gente posee. La mayoría de estos puzles se pueden resolver simplemente mirando a nuestro alrededor y observando los patrones que tenemos que introducir. Bien es cierto que el juego no nos explica nada y todo tendremos que descubrirlo nosotros, absolutamente todo, por lo que puede acabar siendo bastante difícil y frustrante en ciertas ocasiones. Podemos ir a donde nosotros nos plazca si nos bloqueamos, ya que tenemos toda una isla para descubrir, pero ya que no hay un orden fijo, si no tenemos unos conocimientos previos de los puzles que hay que resolver nos sentiremos perdidos dentro de este vasto mundo de enigmas.

Los puzles se basan en una idea simple: llevar una línea desde un punto A hasta un punto B en un panel. Pero dependiendo de la zona en la que estemos, las trabas que se nos presentarán serán variables. En algunas ocasiones tendremos que llevar dos líneas a dos puntos, en otras tendremos que hacer figuras de Tetris con esas líneas para que sea válido, tendremos que separar figuras negras y blancas… Toda una gran variedad de complicados puzles y muy elaborados que sin duda nos harán coger papel y lápiz para poder trazar las posibles combinaciones de ese puzle que lleva media hora machacando a nuestro pobre cerebro.




CONCLUSIÓN

The Witness tiene un claro público: los amantes de los retos y los puzles. Si no te gustan, este no es tu juego, ya que estarás mirando paneles durante horas, devanándote los sesos en busca de ese momento, ese momento de lucidez en el que hallas la respuesta tras un considerable número de intentos fallidos. El desarrollo de este juego ha llevado 7 largos años, y no es para menos, ya que su complejidad, su historia oculta y su diseño exterior lo lleva hasta los límites de la belleza en los videojuegos, aunque se eche mucho en falta una banda sonora. El juego es complicado y su duración dependerá del tiempo que nos lleve resolver todos sus misterios, pero su precio de venta es inferior que el de la media, por lo que merece sin duda una oportunidad y es un título indispensable para todos los fans de este tipo de juegos. Embárcate en un viaje en el que se pondrá a prueba tu habilidad y tu perspicacia… si te atreves.


Positivo

  • Escenario muy extenso
  • Gráficos espectaculares
  • Puzles complicados
  • Historia oculta
  • Ambientación y puesta en escena

Negativo

  • No se te explica nada
  • Frustrante en ciertas ocasiones
  • No cuenta con banda sonora
8.8

Muy bueno

Política de puntuación

Chosen Undead, Ashen One & Vileblood Hunter. Amante de los videojuegos y sobre todo de aquellos que suponen todo un reto.