Análisis Togetherness Temporada 1

La gran virtud de la naturalidad

 

Esta semana se ha emitido el final de la primera temporada de “Togetherness”, la nueva propuesta de HBO cuya intención era ser una mezcla entre comedia y drama. La serie fue renovada para una segunda temporada cuando tan solo había emitido tres episodios, lo cual era síntoma de que sus audiencias habían convencido al canal.

Sin embargo, audiencia y calidad son dos conceptos que muchas veces no van de la mano, por eso, mientras que lo primero lo tienen que juzgar los canales, lo segundo debemos valorarlo todos nosotros, los espectadores. Y ha llegado el momento de ver si “Togetherness” nos ha convencido o de lo contrario nos ha decepcionado. ¿Empezamos?

togetherness18

-Una historia sobre el amor

Es cierto que “Togetherness” ha sido vendida de cara al espectador como una comedia, y lo es, pero como comentábamos arriba, el que esperase encontrarse una serie del tipo “How I Met Your Mother” o “Friends” se habrá llevado una gran decepción, básicamente porque son series completamente diferentes. En “Togetherness” hay risas, muchas, de hecho, pero no sería justo catalogarla como una comedia al uso. Y es que en la nueva serie de HBO hay un componente dramático importante. Sí, en las otras dos comedias que hemos citado también hubo momentos más emotivos, serios o como queramos llamarlo, pero no de la misma forma.

Si hubiera que describir lo que nos ofrece “Togetherness”, probablemente sería acertado decir que estamos ante una historia sobre el amor, que no una historia de amor (no es lo mismo). La serie ofrece diferentes puntos de vista sobre un mismo tema: el amor. No necesariamente el amor romántico (que también), sino tipos de amor muy variados, como puede ser el amor entre amigos, el amor por la vida e incluso la desaparición del amor. En este sentido, “Togetherness” no es revolucionaria, ni pretende serlo; no cuenta nada que no nos hayan contado antes en otras series o películas, pero lo cierto es que lo consigue realizar con tal naturalidad que consigue engancharte, consigue que te intereses por sus personajes, y lo hace en muy poco tiempo, y es que cualquiera de los personajes podrías ser tú, o alguien cercano a ti. “Togetherness” hace de lo natural, de lo real, uno de sus principales atractivos.

¿Y cómo lo hace? Gracias a unos personajes igual de reales como la idea que pretende plasmar, algo que puede ser obvio pero que puede ser algo más difícil de llevar a cabo, y más si pretendes encontrar un equilibrio entre lo cómico y lo dramático, ya que juegas en una línea muy fina entre personajes creíbles y personajes tan estrafalarios que no hay por dónde cogerlos. En ese sentido, “Togetherness” encuentra un equilibrio perfecto, y nos ofrece a unos personajes que tienen en común el hecho de estar atravesando una crisis personal, pero que a partir de ahí son muy diferentes, al igual que sus problemas, y por tanto, consiguen ser únicos y atractivos de cara al espectador (unos más y otros menos). Y esto es un enorme acierto que convierte a la serie en un producto totalmente sólido, ya que básicamente se basa en sus personajes. De esta forma, “Togetherness” arranca desde el punto de partida correcto.

o-TOGETHERNESS-facebook

La historia comienza cuando Alex, un intento de actor frustrado, es desahuciado de su hogar y acaba viviendo en casa de su amigo Brett, y la mujer de éste, Michelle, a la vez que la hermana de ésta, Tina, acaba llevándose el enésimo chasco amoroso y termina viviendo también bajo el mismo techo. Hasta aquí, una premisa muy simple. Lo que cabe destacar es que, como comentábamos antes, podemos decir que los cuatro personajes están atravesando una crisis personal: Brett y Michelle están teniendo problemas para recuperar la pasión que debería haber en su matrimonio, Tina está pasando por una especie de crisis de los cuarenta y Alex ha llegado a una edad en la que se ve a sí mismo muy lejos de lograr su sueño de ser actor.

A partir de aquí podemos analizar más detenidamente todas estas crisis, así como intentar argumentar por qué “Togetherness” es una historia que trata sobre el amor. Empezando por el matrimonio Pierson nos encontramos con un mismo problema vivido desde dos puntos de vista muy distintos. Cuando comienza la serie, el espectador ve cómo Brett y Michelle están pasando por problemas en la cama: ella, aparentemente, ha perdido el apetito sexual, o al menos con su marido y se encuentra en una fase de exploración personal, mientras que él quizás se haya “acomodado” demasiado y haya dejado de esforzarse por satisfacer a su pareja. Sin embargo, al poco tiempo el espectador puede ver que los problemas del matrimonio van más allá de su vida sexual. Y es que uno de los tratamientos sobre el romance que nos da “Togetherness” es precisamente, como mencionábamos más arriba, el desgaste del mismo. Nos encontramos un matrimonio en el que algo falla, en el que ambos intentan poner de su parte, hablan con sus personas más cercanas para que les aconsejen… quieren ponerle solución. Pero entonces se nos plantea la siguiente cuestión: ¿existe solución? Cuando dos personas han perdido la pasión tras varios años juntos, ¿se puede recuperar por parte de los dos?

togetherness01.0

Independientemente de lo que creamos cada uno de manera personal, ante tal disyuntiva, la serie opta por tratar el matrimonio desde un punto de vista en el que reniega de que seaesa prisión que muchos dicen que es. Y es que, poco a poco, ambos personajes se dan cuenta de que quizás en su empeño por seguir juntos simplemente porque “es lo correcto”, se están negando muchas cosas el uno al otro, impidiendo que ambos tengan probablemente una vida más satisfactoria, más plena y más feliz. O quizás no, pero lo cierto es que “Togetherness” lo presenta como una opción, quizás una que merezca la pena considerar antes de optar por ese conformismo que lleva a alguien a morirse por dentro cada día un poco más. La que descubre primero esta posibilidad es Michelle cuando conoce a David, un hombre que está divorciado. Lo cierto es que David, desde el primer momento, es un personaje que se nos plantea como esa vida a la que quizás le gustaría llegar a Michelle, más allá de la atracción que siente posteriormente por el personaje. Porque sí, todo acaba en atracción física, pero la atracción de Michelle por David va más allá de eso: David es para Michelle la prueba de que un cambio no tiene por qué ser malo. David está divorciado, es padre y además tiene una excelente relación con su ex mujer. Cuando Michelle es informada de esto es inevitable apreciar en su mirada y en su expresión esa duda que le surge, ese pensamiento de que quizás tomar la decisión de separarse de Brett no tiene por qué ser mala, no tiene por qué implicar un mal final, sino que, por el contrario, podría mejorar las vidas de ambos y mantener o incluso mejorar también las de sus hijos.

Brett descubre esta misma posibilidad más tarde, bien sea porque de verdad quería sacar su matrimonio adelante o porque no se lo había planteado nunca como una opción. Esto prueba que, pese a estar en lo mismo, ambos han vivido el problema de formas diferentes. Brett abre su mente a partir de conocer a Linda, una mujer de espíritu libre que, aunque es lo opuesto a Brett en ese momento, en realidad se corresponde bastante bien con la parte “artística” de Brett. Y es que a los problemas en su matrimonio hay que sumarle la decepción que le supone su trabajo, un trabajo en el que él intenta poner lo mejor de sí mismo y se tiene que enfrentar a los energúmenos del mundo del cine y sus aires de superioridad. Brett intenta aportar algo de verdad a un mundo prefabricado y que, por tanto, lo rechaza. Sea como sea, lo cierto es que el personaje descubre un mundo totalmente nuevo y en el que quizás encaje un poco más, aunque de primeras pueda parecer lo contrario. De hecho, esto lleva sorprendentemente a que sea él el que le proponga a Michelle a tomarse un tiempo. Es cierto que Brett no estaba en las mejores condiciones posibles en ese momento, pero aun así da la sensación de que es algo que de verdad piensa, y sorprende que, a pesar de haber sido el que más ha puesto de su parte por salvar la relación, sea él el que saque a relucir una idea que seguramente Michelle también quería soltar. También cabe destacar que a esas alturas, ambos habían dejado de intentarlo y se habían convertido en un estorbo el uno para el otro. Esto a su vez también es la prueba de lo bien que aprovecha “Togetherness” los casi 30 minutos de sus ocho capítulos, ya que sus personajes no dejan de moverse, pero siempre de manera lógica.

togetherness_season_1_trailer_hbo

Los otros dos personajes de la serie, Tina y Alex, tienen sus propios problemas, pero la serie acierta en entrelazarlos de cierta forma. Alex es un hombre que, además de haber sido desahuciado, es actor y quiere abrirse paso hasta llegar a la fama y verdaderamente poder vivir de ello. El problema es que, al menos cuando le conocemos, está realmente acomplejado por su físico, que está lejos de ser ese tipo de cuerpo que vemos en la televisión o el cine. A esto hay que sumarle que ha llegado a una edad en la que le cuesta verse empezando un camino que quizás debería haber empezado hace años, cuando era más joven. En ese sentido, es muy fácil identificarse con Alex. Representa a la más común de las personas buscando la forma de alcanzar su sueño, y al fin y al cabo, ¿no es eso lo que hacemos todos? Por otro lado, el personaje también simboliza ese miedo de que “sea demasiado tarde”, que seguro más de una vez se nos ha pasado por la cabeza. El tiempo corre y no vuelve, y Alex ha llegado a un punto en el que querría estar de otra forma.

Como comentábamos, Alex y Tina están estrechamente entrelazados, porque al contrario que Brett y Michelle (irónicamente), ellos sí se ayudan a avanzar. Tienen una relación de beneficio mutuo, aunque no siempre lo parezca y eso haya llevado a disputas entre ambos. Tina es una mujer cuya crisis guarda alguna semejanza con la de Alex y quizás por eso decide involucrarse con él, pues le es fácil encontrar esa similitud. Ella ya no es una chica de veinte años y se da cuenta de que en lo que respecta a su vida sentimental, no hay mucha diferencia entre la Tina veinteañera y la de ahora. El deseo de Tina es bien simple: encontrar el amor, encontrar una estabilidad, formar un futuro. Quizás aquí nos podríamos poner a debatir sobre dicha necesidad. ¿Es la vida de alguien más vacía o carente de sentido si a una edad determinada no se ha casado y montado una familia? ¿Es realmente necesario para ser feliz en todos los casos o es una idea que nos meten en la cabeza? Sea como sea, Tina cree que sí, pero lo cierto es que no le pega mucho, y la verdad es que empezar una relación con Larry no es una prueba definitiva porque es evidente que tienen los días contados como pareja.

Más allá de eso, la relación Alex/Tina desborda naturalidad y la hace mucho más creíble que otras historias de amor que nos intentan vender hoy en día. Por un lado está él, un tipo con rarezas, quizás difícil de aguantar, con un cierto aire de fracasado, pesimista, cínico, que no es especialmente atractivo… Y en el otro lado está ella, guapa, perfecta, activa, positiva, y por si fuera poco, está con un tipo culto, atractivo y adinerado… Y por supuesto, él se enamora de ella. Hasta ahí nada nuevo, pero por lo menos la serie no cae en el error de intentar hacerte creer que en tiempo record Alex va a conseguir que la chica deje todo y se vaya con él. No es algo real, no sucede normalmente en la vida real, por mucho que los finales de películas románticas “made in Hollywood” se empeñen en intentar que nos lo creamos.

tina

-No tan juntos

No deja de ser curioso que para llevar un título que proclama la unión, la serie haya optado por separar tanto a sus personajes desde la primera temporada, siendo la única unión la de cuatro personajes que tienen que vivir bajo el mismo techo. Y esta separación de sus personajes llega a su máximo exponente en el último capítulo de la temporada, titulado de forma bastante apropiada “Not So Together”.

El último capítulo es realmente notable para una serie de este tipo. Es evidente que a una serie como “Togetherness” no se le exige un final de temporada explosivo, donde haya grandísimas revelaciones o muertes inesperadas. Así que el objetivo de la serie era poner un punto y aparte en el final de esta primera temporada y la verdad es que lo consigue, ya que plantea un escenario diferente para sus personajes, de forma más directa o más indirecta.

El final es muy fiel a lo que nos han mostrado en los demás capítulos, pese a que efectivamente sus personajes están más desperdigados e interactúan menos que en cualquier otro capítulo de la temporada. Brett finalmente se da cuenta gracias a Alex de que quiere recuperar definitivamente a Michelle, aunque parece que va a llegar tarde, ya que finalmente su mujer se acuesta con David, lo que va a suponer un cambio en su matrimonio de cara a la ya confirmada segunda temporada. La resolución de las historias de Brett y Michelle son adecuadas con respecto a lo que hemos visto en los demás capítulos. Sabíamos que lo de Michelle y David iba a pasar tarde o temprano, y lo único que sorprende es que no haya pasado antes. Cabe destacar esa naturalidad de la que hace gala “Togetherness” y que hemos comentado ya varias veces, ya que Michelle realiza una mala acción cayendo en la tentación pero, de alguna forma, la serie consigue que puedas comprender a Michelle, incluso aunque no lo compartas y la llegues a coger manía por ello.

togetherness-finale

En cuanto a Alex y Tina, quizás la que “peor” parada quede sea Tina, ya que realmente se queda en una posición bastante similar de cara a la próxima temporada, aunque es bastante probable que el cambio de Alex la afecte de alguna forma a ella. Si algo ha quedado claro entre los dos es que son importantes el uno para el otro, aunque sea de formas distintas. Tras la apasionada confesión de Alex, vemos a una Tina cuya reacción podría llevarnos a teorizar pero probablemente no saquemos nada en claro hasta el año que viene. Sin embargo, da la sensación de que el principal motivo por el que ella ni se plantea tener nada con Alex es porque con Larry tiene eso que ella cree querer: estabilidad, cero complicaciones, mientras que una relación con Alex sería como poco muy diferente, y totalmente atípica como mucho. De esta forma, Alex se marcha a Nueva Orleans para protagonizar su primera película, algo que no podría haber conseguido sin la inyección de confianza que le proporciona Tina. Pero se va solo, no para siempre, pero se marcha para vivir una experiencia que probablemente nos deje a un Alex muy diferente en la segunda temporada.

-Cuatro personas reales

Realmente, al hablar de la trama hemos hablado de personajes de forma obligada, por lo que quizás este apartado termine siendo más breve de lo habitual. Sin embargo, merece la pena pararse aunque sea brevemente a comentar los personajes aunque sea de una forma más básica.

Si empezamos por Brett podemos decir que nos encontramos ante un personaje bien tratado y bien escrito, algo excéntrico, cumpliendo con ese modelo de personaje que tan atractivo parece resultar hoy en día, tan del tipo Woody Allen. Sin embargo, es un personaje bastante medido, y que, como ya hemos dicho antes, no cae en lo exagerado, algo a lo que también ayuda el buen hacer de Mark Duplass, que prácticamente ha podido hacerse un personaje a medida, ya que además de cumplir como actor, ha realizado las labores de productor, director y guionista de la serie junto a su hermano Jay, al que ahora todos conocen por su papel de Josh en “Transparent”.

1280x720-NZ-

Pasando a Alex, nos vemos obligados a destacar nuevamente lo bien que hace “Togetherness” en apostar por un humor natural, y es que el personaje de Steve Zissis es la prueba de ello, ya que corresponde a ese personaje secundario que es el que lleva mayor carga cómica. Tomando los ejemplos que citábamos al principio, Alex es a “Togetherness” lo que Joey Tribbiani a “Friends”, Barney Stinson a “How I Met Your Mother” o Sheldon Cooper a “The Big Bang Theory”. No son los protagonistas de la serie pero terminan siendo más divertidos que los más protagonistas. Alex es un personaje divertido pero también con el que es más fácil identificarse por todo lo que hemos comentado anteriormente. Zissis hace una gran labor con el personaje, y probablemente sea de los más destacables del reparto.

Dejamos para el final a las dos féminas del cuarteto protagonista porque hay que comentar un dato que es cuanto menos llamativo. Y es que, intencionadamente o no, da la sensación de que tanto Michelle como Tina están algo “demonizadas”. Aunque la serie, por fortuna, se toma el interés y el tiempo de profundizar en sus personajes lo suficiente como para que podamos entenderlos a todos por igual, no deja de ser curioso que parece que tanto Michelle como Tina son las “malas” o las “menos buenas” en sus respectivas relaciones con Brett y Alex. Michelle es la que no quiere tener relaciones con Brett, Michelle es la que siente deseo por otro hombre y la que termina engañando a Brett, y Tina es la convenida que utiliza a Alex para lo que quiere, que no quiere estar con él pero no quiere que nadie más lo tenga. Da qué pensar. Más allá de eso, no son malos personajes, y como ya hemos dicho varias veces, se profundiza de buena manera en ellas, lo cual es de agradecer por todo personaje. Melany Linskey deja claro que es buena actriz interpretando a Michelle y haciendo que nos olvidemos de su papel de Rose en “Two and a Half Men”, y no sabemos si porque el guión se empeña en ello o porque Linskey también lo pretende pero probablemente Michelle se lleve el premio del personaje menos querido de esta primera temporada. Amanda Peet sí que está realmente acertada como Tina, a pesar de que es un papel realmente complicado de llevar a cabo sin resultar poco creíble. Por fortuna, Peet consigue realizar las escenas más positivas como las más bajas de su personaje de igual forma.

togetherness 3

Más allá del elenco principal, “Togetherness” cuenta con otros personajes secundarios realmente bien interpretados. Es de agradecer cuando una serie o película ficha a buenos actores hasta para sus papeles menos relevantes. Esto se ve rápidamente con el fichaje de la oscarizada Mary Steenburgen para un papel tan breve, aunque intenso, como es el de Lisa. También tenemos a Peter Gallagher, al que los más melancólicos recordaremos de “The O.C.”, como Larry, y tiene pinta de que lo volveremos a tener el año que viene (¿quizás como personaje regular?). Otro destacado sería Joshua Leonard como el Director de la película para la que trabaja Brett, que nos deja alguna de las mayores carcajadas de toda la primera temporada.

En definitiva, lo cierto es que “Togetherness” puede presumir de tener un reparto más que solvente, con algunas actuaciones realmente buenas y que por supuesto pueden ir a más el año que viene, en caso de que la serie siga tratando de la misma forma a sus personajes.

 -Una canción llamada Tom Sawyer

Pasando a comentar otro tipo de aspectos es inevitable mencionar la marca HBO, que está patente y es perfectamente reconocible. Uno puede apreciar similitudes en la forma de realizar “Togetherness” con otras series como, por ejemplo, “Looking”, que comparten formato, así como estilo de dirección, ritmo, entre otra cosas, aunque realmente luego sean muy diferentes.

En “Togetherness”, un tema recurrente es el sexo, un tema que en un canal como HBO se muestra sin ningún tipo de tapujos, lo que nos deja algunos desnudos, escenas de sexo y conversaciones explícitas sobre el tema, lo cuál convierten a la serie en un producto principalmente pensado para un público más adulto. Más allá de que a alguien le puedan molestar o incomodar este tipo de cosas, la verdad es que no ponerse ningún tipo de censura beneficia a esa ya tan famosa naturalidad mencionada una veintena de veces en este análisis. “Togetherness” trata el sexo con la naturalidad con la que debería ser tratado. Ni más ni menos.

En cuanto al apartado técnico, más allá del sello HBO, que es realmente reconocible por aquellos que hayan visto alguna serie del estilo del mismo canal, lo cierto es que es bastante discreta, pero adecuada. La serie usa la música y la ausencia de la misma con bastante acierto, y tiene una fotografía y unos escenarios convencionales, pero los necesarios para la historia. Mención aparte a las canciones empleadas por la serie, que además de ser variadas son tremendamente acertadas, a destacar el momento “air drum” de Alex y Brett con la canción “Tom Sawyer” de Rush en el coche del episodio “Insanity”.

-Conclusiones

En resumen, “Togetherness” es una serie que ha arrancado con buen pie, que sabe jugar igual de bien en el terreno humorístico como en el dramático, con un reparto bastante acertado, y que tiene un gran potencial de cara al futuro debido al buen hacer de los guionistas en cuanto a desarrollar y profundizar en los personajes, aunque quizás deba replantearse el enfoque de sus personajes femeninos, o al menos tener cuidado con la imagen que éstas proyectan en el espectador.

De esta forma, despedimos a la serie de los hermanos Duplass hasta el año que viene, pensando en qué les deparará a nuestros cuatro personajes el futuro. Quién sabe, quizás con el tiempo la serie logre hacerse un hueco del mismo modo que otras series cómicas se han hecho un sitio en los hogares de muchas personas. Sea como sea, el año que viene veremos qué tal le va a la serie. ¿Y a vosotros? ¿Os ha gustado la primera temporada de “Togetherness”?

141107-togetherness-1800


Redactor especializado en series, además de amante del cine, la música, los cómics y la escritura.