Análisis Toro

PC PlayStation 4 Xbox One
 

De vez en cuando salen juegos diferentes. Piezas de entretenimiento que se basan en hacer algo que el resto no ha querido o no se ha atrevido a hacer. También cabe la posibilidad de que simplemente a nadie se le haya ocurrido. Así, en los últimos tiempos hemos visto un Goat Simulator que es de todo menos un simulador o incluso un simulador de ser una rebanada de pan tostado en busca de la libertad.

Ahora, la española empresa Reco Technology ha decidido realizar un juego sobre corridas de toros. Este juego tuvo cierta repercusión antes de salir debido al tema que trata, existiendo un segmento de la población totalmente en contra del espectáculo taurino. Ahora, tras su salida al mercado, hemos probado Toro y vamos analizarlo en profundidad.

VALOR Y AL TORO

Toro es un simulador de toreo, en el que controlamos a un torero que recorre las plazas más importantes del mundo, en busca de conseguir la fama infinita que han obtenido otros profesionales de la tauromaquia. En este sentido, Toro nos presenta un modo campaña que comienza con un tutorial en el que nos explican cómo se juega. Básicamente tendremos que azuzar al toro para que nos embista y, en su carrera hacia nosotros, tendremos que apretar varios botones para hacer un pase u otro con nuestro capote o muletilla. Pero en eso entraremos más adelante.

Lo primero que vemos en el tutorial es que los gráficos son pobres, muy pobres. Nos encontramos en un campo en el que practicamos con el toro y el suelo sobre el que pisamos tiene una paupérrima textura que recuerda a consolas de generaciones pasadas. Se ven como un montón de píxeles de diferentes colores a los que les falta mucho para llegar a cierto nivel de realismo o de composición actual.

Toro_05Por otro lado tenemos al torero. Este lo hemos creado nosotros al principio del modo campaña, eligiendo su nombre, su lugar de nacimiento y ciertos aspectos faciales. Tenemos varios tonos de piel, varios peinados, vellos faciales (que se queda en las patillas, porque todo el mundo sabe que un torero debe tener la cara limpia para enfrentarse a la bestia) y diferentes colores para los ojos. Este editor no es la repanocha, pero existe y siempre le da algún puntillo tener a alguien creado por ti, aunque el editor sea escaso.

También hay que destacar que mientras jugamos desbloquearemos diferentes trajes de luces que podremos personalizar con diferentes colores (ya sea para la base, los adornos, el fajín o el color secundario). Personalmente, me han gustado mucho los trajes goyescos, sobrios y elegantes.Toro_06

El problema radica en que, si el suelo tiene una textura pobre (ya sea césped o arena) el traje de luces no se ve mal del todo (aunque sigue siendo un nivel de generación pasada), pero los adornos generalmente son atravesados por los hombros, además de que las manos también atraviesan el capote.

También se puede comentar que cada vez que somos corneados (cosa que pasará muchas veces), un brazo puede hacerse más largo de repente, para volver a la normalidad un segundo después o el cuello del torero se estira medio metro en el aire, para luego volver a su posición natural. En todo momento parece que el torero es un pelele ante las embestidas del animal.

Continuando con el aspecto gráfico, las plazas de toros son de un tamaño adecuado, no nos faltan metros ni nos sentimos oprimidos durante la faena. Ahora bien, el suelo sigue pareciendo de otra época y entre el público hay espectadores en tres dimensiones y espectadores de dos dimensiones, más planos, que apenas se mueven (cuando hay público, claro).

El toro está bastante mejor hecho que el resto del juego a nivel visual. No es un desdichado de virtudes tampoco, pero los tonos de su pelaje, sus movimientos y su textura es algo mejor que el conjunto que le rodea.

Eso sí, cuando el toro se enfada, entramos en un QTE, tras ver cómo la cámara se deforma y se acerca y se aleja del toro, casi como si nos hubiésemos encontrado un Pokémon o un enemigo en Final Fantasy VII. Este QTE no mejora en absoluto ni los movimientos ni la resolución de los elementos de pantalla. De hecho, los botones a pulsar aparecen enormes en pantalla y es básicamente imposible fallar con la cantidad de tiempo que te dan.

Terminando con el aspecto visual, hay que hacer especial mención al capote y la muletilla. Estos elementos básicos del torero están bien hechos. Su color y su textura son decentes. Su comportamiento, en cambio, deja algo que desear. Por normal general, algunos movimientos como el pase de Navarras o el Molinete están muy bien hechos, pero por lo demás el toro acaba atravesando (literalmente) el capote, al igual que las manos del torero. De esta manera, el aspecto decente que presentan las herramientas del matador se va al traste por su comportamiento al relacionarse con el resto de elementos del juego.

Toro_08

¡MÚSICA, MAESTRO!

Música, esa es una de las cosas que le falta a este juego, que básicamente no tiene. Durante las corridas de toros, lo único que se escucha es un bucle de sonidos del público y las cornadas que nos propicia el toro. De esta manera, la inmersión se queda a medias. Es cierto que en una plaza de toros no suele haber música, pero al fin y al cabo esto es un videojuego y tal vez deberían haberse planteado este tema mejor.

Hay que decir que, aunque el sonido del público es un rumor la mayoría del tiempo, si hacemos algo muy bien se puede escuchar algún “¡Olé!” multitudinario, aunque esto solo suele suceder en los QTE. Si nos embisten, también escucharemos sonidos de preocupación por parte de los espectadores. Por lo menos el público no es completamente lineal.

Toro_03Hay que destacar una cosa más. En el juego existen dos medidores, uno con la furia del toro, que irá aumentando el arranque de este y que, al llenarse, nos meterá de lleno en el ya mencionado QTE. La otra barra es la de entusiasmo del público. Si estamos haciendo una buena faena, con variedad de pases y sin que nos corneen, esta barra se irá llenando. Al estar completa, empezará a sonar música taurina, como si estuviese tocando una banda en plena grada. Es la única vez que se escucha música en el juego y no suele durar más de 15 segundos cada tonada. Hay que recalcar que si el toro nos pilla, la música se para de repente, al tiempo que baja la barra de entusiasmo del público.

Por otro lado, sí que existe música en uno de los dos minijuegos que trae el título. Es una música de palmas que acompañan al toro (que controlamos nosotros) mientras nos movemos destrozando puertas con una especie de QTE y moviendo al animal a la derecha o a la izquierda. El minijuego es algo soso, pero por lo menos han puesto música en algún lado.

Por último en el tema sonoro, las embestidas del toro suenan…a algo que no es una embestida. Una cornada en este suena como cuando eliges abrir una carpeta en Windows 95. Ese es el sonido exactamente. Lo bueno es que no hay ningún sonido que suena cuando no debe, porque básicamente apenas hay.

SE TOREA A COMPÁS

Explicar la jugabilidad es muy sencillo en el juego Toro. Básicamente, antes de cada espectáculo, escogemos 4 pases que hayamos desbloqueado para el capote y otros cuatro para la muletilla. La corrida empieza con el tercio de Varas, en el cual tendremos un par de minutos para enlazar pases con el capote. Vamos haciendo combos que suban el medidor del público y el de la ira del toro, que nos dará opción a una escena QTE que aumentará más nuestros puntos y tranquilizará al animal.

Estos pases se realizan pulsando dos botones que tienen asignados cada pase, por ejemplo: la verónica se hace pulsando X, X en el mando de Xbox One. Lo importante de los pases, además de la pulsación de sus botones, es el timing con el que se hacen los mismos. No entendáis mal, se puede pulsar el primer botón cuando te dé la real gana, pero el segundo botón, el que hace que comience el pase, debe darse en el momento preciso. Este momento es aquel en el que el toro está a la distancia adecuada. Por ejemplo: la verónica es uno de los pases más sencillos (es el primero que nos dan), dado que el toro tiene que estar a una distancia media, de un par de metros. Es muy difícil hacer mal este pase, porque tiene un rango de realización amplio.

toro_02

Ahora bien, hay otros pases mucho más complicados, por ejemplo la gaonera, que es visualmente bonito, pero necesita una distancia larga para con el toro y muchas veces no tendremos ese espacio. De esta manera, todos los pases tienen su distancia para empezar a realizarse, tras pulsar el segundo botón. Algunos tienen una distancia tan enorme que es casi imposibles usarlos en medio de un combo (como la saltillera, que solo saldrá bien como primer movimiento). En cambio, hay otros con una distancia muy corta que son perfectos para últimos pases de combo (como las navarras o la media verónica).

Después viene el tercio de banderillas, donde simplemente tendremos que superar un QTE imposible de fallar, ya que tenemos de unos diez segundos para dar a seis botones. Este redactor piensa que es imposible que alguien falle este QTE, dado que ni siquiera penaliza si te equivocas en un botón. Tienes tiempo de sobra para Toro_07mirar el mando, dar al botón adecuado y continuar el QTE.

Tras las banderillas, llega el tercio de Muerte, muletilla en mano. Funciona igual que el tercio de Varas, pero ahora los pases son distintos por dos razones: primero, la muletilla tiene pases diferentes, que habremos elegido con anterioridad, segundo, la muletilla necesita mucho más espacio para hacer sus pases, con lo que el juego se hace de repente mucho más difícil sin motivo alguno.

Los creadores podrían argumentar que los pases de muletilla son más complicados, pero también se supone que el toro está más cansado en el tercio de Muerte (el mismo tutorial te dice esto), pero eso no es verdad. El animal se mueve con la misma velocidad y fiereza que antes, con lo que necesitamos un espacio que el toro no nos deja.

Y es que aquí es donde radica el principal problema de la simple jugabilidad de Toro. No tenemos ningún medidor que nos diga si el toro está a la distancia adecuada para un pase u otro, con lo que tenemos que hacerlo a ojo y a este redactor le da la sensación de que alguna vez el juego hace trampa, ya que de repente el pase de delantales que te había salido bien, ya no te sale y el toro te embiste, aunque jurarías que la distancia era la adecuada. Con algún medidor que te diese más puntos si dejas que el toro se acerque al límite del mismo, habrían realizado un juego más arcade, divertido y sin problemas de numerosas embestidas.

Además, la furia del toro, que sube tras cada pase bien hecho, hace que este se quede más cerca cada vez que le engañamos con el capote, además de que en el último tercio del medidor se lanzará a por ti aunque no le hayas azuzado. De esta manera, es bastante común encontrarse al toro a dos metros, listo para embestir. En el tercio de Varas no ocurre gran cosa porque existen pases de recorrido muy corto, pero en el tercio de Muerte, significa justamente eso, ya que casi ningún pase de muletilla es de recorrido corto.

Toro_04

Entonces el toro te embiste, pierdes el ánimo del público y la furia del animal apenas baja, volviendo a por ti aunque no te hayas terminado de levantar. Uno podría pensar que entonces que debería dar unos pasos hacia atrás antes de intentar hacer un nuevo pase, en vista del humor de la bestia. Se puede intentar, pero no servirá porque los pasos del torero son lentos y ortopédicos, sirviendo para muy poco o nada en el 95% de las ocasiones. Así, encontraremos que el animal nos corneara unas cuatro veces en el último tercio de la corrida antes de calmarse un poco y darnos espacio para hacer un derechazo o un natural, que son los pases más cortos de la muletilla.

Tras dos minutos más de insufrible muletilla, toca dar muerte al animal. Nos veremos ante otro QTE, idéntico al de las banderillas. Pero tras realizar la pulsación de botones, una cámara lenta nos hará ver un punto en la grupa del animal y un punto de mira que tendremos que mover hacia el mismo, para poder acabar con el animal, dando una muerte limpia que nos otorgue muchos puntos. Es otro QTE excesivamente fácil y simplón, culminado por un juego de puntería en el que el punto de mira es exageradamente difícil de controlar, aunque se le acaba cogiendo el tranquillo.

Toro_010Así acaba la corrida, que durante el modo carrera nos dará puntos de fama para ir abriendo nuevas plazas de toros, muchas reales y otras inventadas. Además, cada plaza tiene una serie de retos, que generalmente se basan en realizar un movimiento concreto varias veces sin ser corneado y ser corneado menos de tantas veces como te pida el reto; además de tener un desafío de puntos, que suele superarse en el tercio de Varas.

Por lo tanto, tenemos un tercio de Varas que resulta entretenido e incluso interesante, unas banderillas insulsas, un tercio de Muerte horroroso debido a la dificultad de distancia de los pases de muletilla y la furia del toro, y un minijuego de estocada igual de pobre que las banderillas. Y esto se realiza en cada plaza, una y otra vez. Lo bueno es que se nos irán desbloqueando nuevos trajes de luces para editar a nuestro personaje. Lo malo es que el proceso es tan repetitivo, que si alguien pasa más de dos horas jugando será porque es un apasionado o porque lucha por hacerse con el control de la muletilla.

Ahora bien, a este redactor le queda una pregunta para Reco Technology ¿Por qué solo se pueden elegir cuatro pases por tercio? En el modo entrenamiento se tienen disponibles todos los pases que hayas desbloqueado ¿Por qué en la corrida de verdad solo tienes cuatro? ¿No sería más interesante dejarle al jugador todos los pases para realizar un espectáculo bonito? Limitar al jugador de esta manera no tiene ningún sentido, sobre todo existiendo un modo en el que sí que tiene todos los movimientos. Además, permitiría a los jugadores familiarizarse con todos los pases e incluso arriesgarse a probarlos todos. De la otra manera, este redactor se ha quedado con los pases más cortos, para que el toro nunca me cornee, aunque es realmente difícil, ya que a veces el timing decide cambiar.

Toro_011

SE TOREA CÓMO SE ES

El juego tiene una duración media. El modo campaña se puede pasar en unas seis o siete horas, tomándoselo con calma y repitiendo alguna plaza para conseguir más puntos de fama. No está mal, pero la tremenda repetitividad del proceso hace que sea difícil pensar que alguien va a aguantar toda la campaña.

Es cierto que la oferta se amplía con dos minijuegos. Uno de ellos ya se ha comentado y es una carrera de Toro_09obstáculos en la que encarnamos al toro y tenemos que ir rompiendo puertas apretando el botón adecuado en el momento justo. El otro es más divertido, volvemos a ser el toro, pero esta vez tenemos que machacar dos botones para pillar velocidad y cornear a un torero en el culo, eligiendo luego un ángulo de la cornada para ver a que distancia lo lanzamos. Es divertido, pero pasan dos cosas: minijuegos iguales (y mejores) se pueden encontrar gratis en internet y estos pequeños divertimentos entretendrán a alguien un máximo de 20 minutos.

Si el juego tuviera algo más en su modo carrera, como decisiones o variedad. Si el tercio de banderillas no fuera un simple QTE o si se tuvieran todos los pases, tal vez podría rejugarse más, pero no es el caso.

Hay que recalcar que hay un modo galería en el que podemos ver todos los trajes de luces en sus respectivos maniquíes, además vienen con una relación de su historia, siendo un verdadero detalle y un buen trabajo de búsqueda de información. También se encuentran los diferentes toros que encontraremos, con una buena explicación de los mismos y multitud de vocabulario taurino. Por último, podemos ver las plazas, que también cuentan con una historia muy bien redactada y una serie de artes conceptuales, que plagan los menús y las pantallas de carga, siendo todas de un gusto y una técnica exquisita.

CONCLUSIONES

Toro-videojuego

Con unos gráficos muy malos, un aspecto sonoro especialmente escueto y una jugabilidad plagada de fallos y repetición, no podemos decir que estemos ante un buen juego. No hay que entenderlo mal, existe pasión por parte de las diez personas que han hecho este juego. También hay mucho conocimiento y eso se nota y se agradece. Su duración no es mala, pero su jugabilidad la lastra.

El arte es especialmente bello y ahí es donde se nota que hay mucho corazón en este título. Pero cualquier arte se basa en pasión y técnica, siendo esta última la que falla estrepitosamente.

Gráficamente podrían haber sacado más con el motor Unity o con Unreal Engine, ambos son actualmente gratuitos. Sonoramente podrían haber hecho más, por lo menos podrían haber grabado sonidos que pareciesen embestidas (aunque todo el mundo sabe lo costoso que sería eso). Jugablemente, faltan pulir tantas cosas que podría considerarse esto como un experimento fallido.

La idea no es mala, pero le falta realizar bien las cosas generales y luego debería pulir los detalles. Luego está el precio, veinte euros en Xbox One, existiendo otros títulos mejores por el mismo o menor precio (también hechos por empresas pequeñas españolas, por cierto), no es lo que merece este juego. Esta disponible en Steam, Playstation 4 y Xbox One.

Si se es un apasionado del toreo y se encuentra rebajado, podría ser una compra decente. Si no eres un verdadero fan de los toros, no lo compres. Esperemos que si algún día existe Toro 2, tome nota de todo en lo que falla la primera parte.


Positivo

  • La propuesta es atrevida y diferente
  • Hay mucho estudio y pasión hacia el mundo de los toros

Negativo

  • Los gráficos son de épocas pasadas
  • Casi sin banda sonora y con sonidos pobres
  • Jugabilidad repetitiva
  • El timing cambiante de los pases
  • La ira del toro hace el juego más difícil
  • La muletilla es más difícil porque sí
  • QTE sosos y excesivamente fáciles
3

Muy malo

Política de puntuación