Análisis Gears of War Ultimate Edition

Xbox One
 

El objetivo del principio de la pasada generación de consolas para Microsoft era claro: adelantarse a su principal rival con una consola lo más económica posible y con unas prestaciones a la altura de una máquina que saldría un año más tarde. El gigante de Redmond consiguió con Xbox 360 sus objetivos, pero para que los jugadores que aún no tenían claro dar el salto de PlayStation 2 a Xbox 360, Microsoft se debía esforzar en sacar lo antes posible los juegos más espectaculares posibles. Dentro de la primera tanda de juegos para la segunda consola de marca Xbox, se encontraba Gears of War, desarrollado por Epic Games bajo el diseño del genial creativo Cliff Bleszinki.

El lanzamiento de Gears of War fue unos días antes que la tercera consola de sobremesa de Sony, y gracias al E3 de 2006, una buena campaña de márketing y el elevado precio de salida de PlayStation 3, decantaron muchas ventas hacia Xbox 360, una consola que ya llevaba un año en el mercado, tenía un buen catálogo de juegos, un servicio online de calidad (pero de pago) y costaba la mitad que la consola de Sony. Sí, Gears of War se covirtió en un juego vende-consolas, es por esto que le tienen tanto cariño en Microsoft.

El juego

Gears of War es considerado para muchos jugones como “el juego”, porque es con este título donde empezó todo. Aquí es donde se empieza a forjar la leyenda del soldado Marcus Fénix, quien se ve obligado a ponerse al mando del escuadrón Delta para acabar con la amenza Locust, que está invadiendo su planeta (Sera) en la lucha por hacerse con el poder de la imulsión, un nuevo combustible fósil con mucho poder y mejor que el casi acabado petróleo.

Gears of War es un videojuego que llamó la atención a todo el mundo por su avanzado sistema de combate de coberturas, sus granadas, la cooperación y el adictivo modo multijugador. Pero vamos a empezar por partes ya que estamos analizando una remasterización y aunque el juego ya tiene casi diez años, hay gamers que con la Ultimate Edition descubrirán por primera vez el juego que lo inició todo.

Como hemos dicho antes, al principio del juego nuestro amigo Dominic Santiago nos sacará de la prisión (somos Marcus Fenix) en la que llevamos cuatro años encerrados tras un intento de desertar del ejército para salvar la vida de nuestro padre, Adam Fenix. A partir de aquí las cosas se complican cada vez más y nuestra misión se irá endureciendo a cada paso que demos, descubriendo nuevos adversarios en casi cada fase.

Los gráficos

Estamos delante de una de las remasterizaciones más acertadas de todos los tiempos, ya que The Coalition lleva mucho tiempo trabajando para no defraudar a los seguidores de la saga, como pasó con Judgment. Gears of War Ultimate Edition se mueve a 1080p y 60 fps en Xbox One en su modo multijugador exclusivamente, porque la campaña se mueve igual a 1080p, pero capada a 30 fps. Rod Fergusson ha alegado que esto les ha permitido mejorar mucho los gráficos en el modo campaña. Se agradece la fluidez en todo momento, se nota que la remasterización no se ha llevado con prisas y que han tenido el tempo para imprimir al juego justo lo que necesitaba, una fluidez que no habíamos podido disfrutar antes.

En el juego original pudimos ver alguna ralentización al mover grandes enemigos en pantalla, cosa que aquí no sucede. Todos los escenarios, los personajes, las armas, y cualquier otro detalle que podamos apreciar tiene una calidad gráfica realmente impresionante, como si el juego se hubiera hecho para esta consola. ¿Se adelantó Epic Games a su tiempo? La verdad es que el Unreal Engine nos sorprende cada vez que lo vemos bien explotado, y por aquél entonces la versión usada en Gears of War. fue considerada por todos como el mejor motor gráfico del momento. Podéis ver aquí un vídeo que nos compara Gears of War Ultimate Edition con todos los anteriores juegos de la saga. ¿Cuál de todos os gusta más?

El sonido

La banda sonora no se ha tocado un ni un ápice, pero obedece a esa frase: “¿Si algo funciona, por qué tocarlo?”. Aquí lo que toca es una música dinámica que ya lucía el original, es decir música relajada cuando vamos explorando y música más agobiante o más asfixiante si entramos en situaciones complicadas para nuestros protagonistas. Cuando veamos un coleccionable también sonarán un par de notas que los fans de Gears of War reconocerán en seguida.

La ambientación

Sera es un planeta que está siendo invadido por una feroz colonia alienígena que establece sus bases operativas en el subsuelo, y después de tantos años de guerra poco queda de aquellos bellos parajes que se podían ver antes del día de la Emergencia (Dia E). Así pues, nos encontraremos ante unos escenarios que mayormente se encuentran llenos de cenizas y restos de máquinas humanas, que llevan ya muchos años sin funcionar. Todos los edificios, que antaño lucían una belleza espectacular son ahora sombras del pasado que forman figuras aterradoras tanto al anochecer por el tétrico estado en el que está el planeta, como por el día porque recuerdan a la multitud de gente muerta en La Guerra del Péndulo (la guerra que enfrentó a la Coalición de Gobiernos Ordenados y a la Unión de Repúblicas Independientes por la famosa imulsión) y en los acontecimientos actuales en la guerra contra los Locust, que han eliminado a un tercio de la población total de Sera. Aquí podéis ver cómo se remasterizacion a los Locust, de la mano de Rod Fergusson, jefe del estudio The Coalition:

La jugabilidad

Vamos a tocar ahora el aspecto jugable, que es la parte en la que a los jugadores de verdad nos interesa llegar en todo análisis que se precie. El juego original superaba todo lo visto hasta entonces en este aspecto, pues su sistema único de coberturas, la forma de disponer de las armas, y lo bien que se adaptaba el control al mando de Xbox 360, hacían que nos sintiéramos en la piel de Marcus Fenix tan pronto como cogíamos el mando. Como punto negativo, a veces las coberturas no iban donde nosotros queríamos, y eso en los niveles de dificultad “Elevada” y “Locura”, hacían que puediéramos perder un montón de avance en el juego por culpa de que el personaje se situaba justo en el sitio en el que no debía, dejándonos completamente desfavorecidos en favor de las balas de los Locust, teniendo que repetir el punto de control. En esta nueva versión el control parece un poco más agradable con el mando de Xbox One, y durante todas las horas que hemos estado jugando nos ha parecido que ha mejorado ligeramente respecto al mismo título en la pasada generación.

Como punto fuerte jugable tenemos el modo campaña cooperativo en el que es más fácil encontrar gente con la que jugar que en 2006, y los modos multijugador con los mapas remodelados han ganado muchos enteros. Gears of War Ultimate Edition consigue que juguemos muchas horas mientras vamos abriendo boca de lo que será el nuevo Gears 4.

Brumak_2

Extras

Gears of War Ultimate Edition incluye un total de 19 mapas multijugador para que nos pasemos las horas de vicio que queramos sin perder ni un ápice de interés en jugar la siguiente partida para darle su merecedio al guiri de turno, o para sacarnos los logros de este modo. También como novedad tenemos una versión de Duelo por equipos, Rey de la Colina y un nuevo modo de 2 VS 2 diseñado por la propia comunidad de fans.

Pero además esta versión incluye 5 nuevos capítulos del modo historia que no se jugaron en Xbox 360, y que se nombran en todo momento como novedad en consola, aunque sí fueron incluídos en la versión de PC del título.

*Actualización: Corregida la puntuación debido a un fallo de la media


Positivo

  • Gráficos remasterizados fantásticos
  • Te llevas toda la colección anterior
  • La ambientación
  • La música dinámica
  • El modo multijugador
  • Sigue enganchando como en su día

Negativo

  • Otra remasterización, queremos juegos nuevos YA
8.5

Muy bueno

Política de puntuación

Josep Carceller
Subdirector y redactor senior en Areajugones. Aficionado al mundo de los videojuegos desde pequeño y amante de las consolas retro.