Análisis de Warhammer Quest

PC
 

Uno de los primeros juegos que veremos en este año 2015 será Warhammer Quest, que sale a la venta el 7 de enero. Una aventura basada en el clásico juego de mesa de Warhammer, embotellada en un sencillo pero matón juego con RPG y combates por turnos, que con más de un año de existencia en iOS, llega a PC.

Warhammer-Quest-Turn-Based-Strategy-Game-Lands-on-PC-on-January-7-2015-467507-2 (1)

La sencillez del juego se inhala desde el momento en el que lo ejecutamos, abriéndose en una ventana sin opciones gráficas que alterar, ni siquiera la resolución del juego. Por lo general, destaca como un juego con las nociones generales de los títulos RPG: luchadores, progresión por niveles, artículos y consumibles, armas y objetos que comprar, recoger, vender y utilizar… Las misiones y quests también guardan ese toque clásico del género, aunque se limitan a mostrar diálogos y descripciones de las acciones que suceden con textos, sin imágenes ni animaciones. De hecho, el no poder agrandar el juego dificulta la lectura de los textos -única forma de conocer la historia y qué hacemos en el juego-, que se representan con caracteres demasiado pequeños.

Los viajes entre ciudades, lugares y mazmorras se hacen desde pantallas de mapas, donde seleccionamos el lugar al que queremos dirigirnos, y apareceremos en él. La acción empieza cuando llegamos a alguna mazmorra o a algún sitio donde tengamos que empezar a movernos y aplicar la estrategia. Todo el movimiento y el sistema de combate del juego se basa en básicos controles por turnos: nuestros personajes tendrán una corta serie de movimientos. Moverse a una posición consume un movimiento, y atacar consume otro movimiento. A nuestros enemigos les ocurre lo mismo.

Las mazmorras se dividen en una serie de cuadrados del mismo tamaño. Para efectuar un ataque cuerpo a cuerpo, debemos estar en un cuadrado adyacente al cuadrado donde está el enemigo o grupo de enemigos a atacar. Atacar a los enemigos dentro de un cuadrado nos hará gastar un movimiento, aunque podemos entrar en racha y atacar a todos los enemigos adyacentes. Y también cabe la posibilidad de fallar el ataque.

Así es el aspecto de una mazmorra.

Así es el aspecto de una mazmorra.

El hecho de ganar o perder un combate, o el daño que recibamos en el mismo, viene definido por numerosas variables: nuestro nivel, nuestras armas, el nivel o tipo de enemigos y sus armas, y un poco de aleatoriedad marcarán el rumbo. El esqueleto de todo esto se encuentra en nuestro inventario, donde podemos añadir una serie de objetos activos, tanto armas como armaduras y consumibles. Podemos llevar varias piezas de protección que no interfieran entre ellas (un casco, un escudo, etc), un arma cuerpo a cuerpo y un arma a distancia (clásicamente un arco).

En Warhammer Quest hay tiendas donde comprar y vender objetos.

En Warhammer Quest hay tiendas donde comprar y vender objetos.

Con todo esto, se llega a la conclusión de que un ataque puede acertar o fallar. Muchos ataques fallan, tanto los nuestros como los enemigos. Esto se debe a una suma de varios de los factores nombrados anteriormente. La base del sistema de combate es esta, junto al hecho de elegir correctamente qué enemigos atacar, cuándo y cómo, con qué y desde dónde. El combate por turnos es el mayor grado de definición en este apartado de Warhammer Quest. Quedarse sin movimientos dará paso a que los enemigos gasten los suyos, nos ataquen y, si no fallan sus ataques, nos golpeen y quiten vida. También podemos quedarnos sin movimientos aunque no haya enemigos, momento en el que tenemos que recargarlos manualmente, algo que en ciertas mazmorras donde tenemos que dar varios pasos puede resultar algo incordiante. En otras ocasiones, el juego aprovecha esta situación para hacer aparecer más enemigos, algo que aumenta positivamente la dificultad del juego, aunque por otra parte el número de movimientos por “tanda” es bastante limitado.

WarhammerQuest 2014-12-31 17-07-21-70

Warhammer Quest es un juego que tiene bien claras sus ideas. Sin embargo, esperábamos más en la versión de PC, que podría ser algo más que un simple port de la versión de iOS. La principal carencia se encuentra en el apartado gráfico. Por un lado, gráficamente es demasiado parecido a la versión portátil, aunque es potable, y no es el principal problema. La mayor negativa la encontramos en la imposibilidad de aumentar el tamaño del juego, algo que se hace muy incómodo: no hablamos siquiera del hecho de no poder jugar en pantalla completa, sino que el tamaño de las letras es demasiado pequeño. En resumen, la versión de PC debería ser realmente una versión de PC, y no una versión portátil, que es lo que se puede ver al jugar Warhammer Quest.


Warhammer Quest – Gameplay de la quest “El Trovador Abatido”


Positivo

  • Una aventura RPG al estilo clásico
  • El sistema de movimientos permite acceder al combate por turnos, una de las principales cualidades del juego
  • Amplio surtido de objetos, armas y elementos defensivos, que pueden comprarse o encontrar por las mazmorras

Negativo

  • El juego no asemeja ser un título de PC, sino un port directo de portátiles
  • No se puede aumentar la resolución del juego, lo cual dificulta poder leer los textos
  • El sistema de movimientos contados limitados resulta engorroso
  • La estrategia se limita a controlar correctamente el combate por turnos, sin más elementos que tener en cuenta, lo cual puede resultar demasiado repetitivo
  • La resolución del juego no se puede cambiar, y no se puede poner a pantalla completa
  • Gráficamente, el juego se queda algo corto para ser una versión de PC
  • El tamaño del texto es demasiado pequeño
6.5

Jugable

Política de puntuación

David Lorenzo
Redactor en Areajugones, jugador en PC y estudiante de telecomunicaciones. Tampoco le hago ascos a programar scripts para GTA V o pensar en proyectos que hacer con Arduino o cualquier otro soporte interesante.