Análisis Wolfenstein II: The New Colossus

Blazkowicz vuelve con una obra más grande, más bestia y con más nazis que matar