Análisis Wolfenstein: The Old Blood

PC PlayStation 4 Xbox One
 

– El Soldado B.J. Blascowicz regresó a las consolas el año pasado con Wolfenstein: The New Order, un juego brillante que nos hacía recordar a todos porque se echa tanto de menos a los shooters de corte clásico. Con buenos gráficos, un doblaje excelente, una jugabilidad endiablada y una historia larga, entretenida y llena de momentos de acción de alto octanaje, The New Order se presentó como toda una sorpresa.

Wolfenstein cabecera

Ahora ha salido a la venta Wolfenstein: The Old Blood, una precuela a The New Order que nos cuenta la misión que realizo justo antes el protagonista de la saga. Nos encontramos en plena 2ª Guerra Mundial y B.J. junto al Agente Uno deben infiltrarse en el castillo de Wolfenstein para saber por qué están realizando excavaciones arqueológicas.

BIENVENIDO A WOLFENSTEIN

El juego a nivel visual es decente. Se utiliza la misma tecnología que en Wolfenstein: The New Order, aunque se puede observar que hay algunas cosas que han bajado su calidad ligeramente. No nos entendáis mal, el juego está muy bien, pero hay momentos en los que las manos del protagonista parecen tener menos polígonos que en el anterior juego y algunos efectos de luces parpadeantes o fuego parecen tener menos realismo que la última vez. Esto se puede deber a que The New Order tenía todo mucho más estudiado.

No es en absoluto un juego que se vea feo, pero a nosotros nos ha dado la sensación de que se ve ligeramente peor que su propuesta anterior. Aunque en definitiva hace un buen trabajo. Los enemigos están llenos d detalles, las armas son todas ellas preciosas y no les falta ni un solo toque, incluso se puede ver como reflejan las luces.

Wolfenstein enemigos

Los escenarios cumplen perfectamente a nivel gráfico. Las paredes, los papeles de las mesas, los cuadros, etc. todo está muy detallado. De hecho, es bastante reconfortante ver como al disparar contra una pared sale un poco de polvo y se queda el disparo marcado en la misma. En este punto, hay que destacar un par de zonas del juego, como son la biblioteca, llena de detalles, trofeos, libros, cuadros, alfombras y estanterías de madera que se llevan nuestras balas en un tiroteo francamente intenso. También nos gustaría destacar una escena de una taberna, en la que se ven a numerosos enemigos brindando, riéndose y emborrachándose, todo un lujo de la inmersión.

wolfenstein-old-bloodEn otro aspecto, hay algunos detalles que son realmente buenos. Por ejemplo, cuando nos apuntan desde lejos con un rifle de francotirador y podemos ver el brillo de la mirilla. Es un buen detalle que nos alegra ver. También hay que hacer cierta mención al agua, que desde fuera se ve bastante bien y dentro de ella se puede disfrutar de un bonito filtro que nos muestra que efectivamente estamos buceando.

También hay que remarcar los juegos de luces y sombras. En The New Order ya se veía que existía un gran trabajo con los diferentes focos de luz que podía tener una escena. Pues en The Old Blood se puede decir que lo han mejorado. Hay varias escenas en las que la única iluminación que hay es la de la luna contra el castillo del que debemos escapar y la belleza con la que está dirigida la luz nocturna contra los muros de piedra casi no tiene comparación. Es hermoso, sin más palabras. Pero al ser un juego de acción no podemos pararnos mucho a observar la luna, matar nazis ocupa más nuestro tiempo.

Hay que llamar la atención sobre las explosiones y no porque sean gloriosas. Están bien, pero da la sensación deWolfenstein pistola explosiva que podrían haber sido mejores. Durante el juego, conseguimos una pistola que lanza proyectiles explosivos y si toca a un enemigo, este explota en una nube roja de sangre y vísceras. El efecto no está mal, pero esa “nube roja” podría haber estado más conseguida.

Los objetos destruibles (que los hay, de hecho, son pocas las cosas que no se pueden reventar a tiros) se destruyen de manera modular, pero todo está tan bien integrado, que realmente parece que solo se destruye el lugar al que están apuntando. Además, el hecho de que casi cualquier cobertura que usemos pueda destruirse hace que el juego sea muy rápido y que no hagamos más que buscar lugares donde escondernos para poder disparar sin que nos cubran de plomo. En resumidas cuentas, el aspecto visual del juego es decente, pero no supera a su anterior título, igualándolo simplemente.

“MI PADRE ME LLAMABA BILLY BOY”

¿Os habéis parado a escuchar atentamente un videojuego? Suele tener un montón de detalles que a primera vista pasan desapercibidos, pero si un juego es bueno, suele tener una buena banda sonora. Ese es el caso de The Old Blood, que cuenta en todo momento con unos temas geniales que siempre ambientan bien lo que ocurre en pantalla. Algunos suenan repetidos del anterior Wolfenstein, pero eso no quitan que sean buenos y, además, hay temas nuevos muy acordes con las nuevas situaciones que nos encontramos.

Pero donde realmente se nota el trabajo es en el esfuerzo que se ha llevado a cabo para sumergirnos en la acción. Las armas tienen unos efectos geniales, con sonidos espectaculares y distintivos. Además, no solo son buenos Wolfenstein-The-Old-Blood-02los sonidos que realizan al disparar, también llaman la atención los ruidos que escuchamos cuando impactan sobre el enemigo. Donde más se nota es utilizando a nuestro nuevo mejor amigo, el tubo. Este cacho de metal puede clavarse en yugulares, reventar cabezas e incluso eliminar a los enemigos más grandes cuando están incapacitados.

El doblaje es muy bueno también, estando al nivel de The New Order, pero con bastante más prominencia y diríamos que incluso mejor actuación. En este juego, aunque hay menos conversaciones, debido a que no hay una base en la que hablar con todo el mundo, sí que hay más pensamientos retrospectivos del protagonista. En el anterior Wolfenstein, hay una pantalla concreta en la que Blascowicz recuerda como pasaba los veranos en una laguna con su padre. En este juego, las referencias a su infancia son continuas y cada vez que tiene el más mínimo respiro, le dedica unas pocas palabras a su pasado. Todo esto con esa grave y varonil voz, además de una actuación notable, hace que nos sintamos más cerca del héroe, que no hace más que recordarnos que es un simple hombre.

A DOS MANOS SIEMPRE ES MEJOR

Wolfenstein: The Old Blood ha aprendido bien de su hermano mayor, respetando su jugabilidad al máximo, casi sin cambiarla ni un ápice. De hecho, el juego es bastante clásico. Por un lado, tenemos las armas, casi todas wolfenstein_the_old_blood_shotgunellas pueden llevarse a una o dos manos (excepto el rifle de francotirador y la pistola explosiva) y pocas cosas hay más satisfactorias que reventar nazis con una escopeta en cada mano. Además, algunas de ellas tienen un modo de tiro alternativo que añaden un silenciador o ráfagas cortas o incluso mirilla.

Aunque esto está bien, en The New Order había más armas y estas tenían más variaciones. Aunque se les puede perdonar debido a que estamos en la segunda guerra mundial, mientras que en The New Order ha habido un par de décadas de avances tecnológicos.

Hay que señalar que mientras que el juego tiene un sistema clásico de avanzar, cubrirse, asomarse y disparar (en primera persona), también tiene zonas de sigilo, al igual que el anterior Wolfenstein. De hecho, estas zonas son más numerosas, aunque el juego es más corto. También son momentos más difíciles, ya que siempre habrá dos comandantes que puedan dar la alarma y en este juego están siempre bastante lejos. Esto le añade cierta dificultad al juego, ya que si nos avistan, se dará la alarma y empezarán a aparecer enemigos de todas partes.

Por este lado el juego se vuelve más complicado, pero también está más equilibrado que el título anterior, wolfenstein_old_blood.0.0dado que los Supersoldaten, que eran como terminators en el primer juego, aquí están limitados en movimiento y parece que tienen menos resistencia. Aunque claro, vuelven los escopeteros y estos tienen bastante más vida que en el juego anterior, siendo un verdadero quebradero de cabeza algunas veces.

También hay que destacar que la primera mitad del juego se basa en escapar del castillo de Wolfenstein, como en el antiguo juegazo. Mientras escapamos conoceremos a nuestros dos némesis y acabaremos con multitud de nazis de muchas formas. Usaremos todas las armas, veremos varios escenarios bastante decentes (generalmente del interior del castillo, del exterior y de un pueblo cercano). De hecho, hay una escena a bordo del teleférico que es tremendamente espectacular. Digna de las mejores películas de acción.

Ahora bien, aunque la escena del teleférico es muy buena, al resto del juego le falta algo de emoción. No nos entendáis mal, el juego está repleto de acción y de momentos buenos, pero no hay tantos momentos memorables como en Wolfenstein: The New Order. También es cierto que ese juego es más largo y mucho más dramático, debido a la historia de amor y a los descubrimientos históricos que hacen.

Wolfenstein teleférico

En cambio, en The Old Blood parece que falta cierta originalidad. Recalcamos, el juego tiene una historia decente, podría ser perfectamente el argumento de la próxima película de Indiana Jones (ya que tiene que ver con excavaciones arqueológicas y artefactos míticos), pero la originalidad se esfuma a partir de la segunda mitad del juego. Esto se debe a que, durante la primera mitad hemos escapado y hemos descubierto los planes del enemigo y en la segunda mitad, el enemigo lleva a cabo sus planes y entonces aparece el último tipo de enemigo, ALERTA SPOILER: el último tipo de enemigo son los zombies. Es en este momento cuando el juego te hace levantar una ceja y preguntarte “¿Por qué habéis metido algo tan trillado con lo originales que habéis sido siempre?”. En ese punto el juego pierde cierta coherencia y la intensidad de la historia. FIN DEL SPOILER.

Es un buen juego, pero no es tan épico ni tan reconfortante como The New Order, aunque tiene la dificultad más ajustada y el encanto de estar todo el rato en 1946.

NO TODO DURA PARA SIEMPRE

El juego tiene una duración algo ajustada. Podríamos decir que está en lo normal en la duración de los shooters pero tras jugar a The New Order, este se hace algo corto. Son ocho capítulos, de una media hora cada uno (aunque alguno puede durar algo más). Además, es un juego que tiene menos caminos y pasadizos que el anterior, con lo que todo se hace más lineal y, por tanto, más directo.

Wolfenstein avionesPrima menos la exploración y los coleccionables se suelen encontrar fácil, excepto los lingotes de oro, que están en algunos sitios realmente complicados. Entre los coleccionables nos encontraremos con imágenes, documentos que nos cuentan cosillas sobre la historia y cartas que nos descubrirán cosas nuevas sobre los personajes que nos vamos encontrando.

Hay que mencionar que han vuelto a introducir el sistema de ventajas que ya tenía el anterior juego. De esta manera, por realizar una serie de acciones se nos premiará con habilidades especiales, como más vida de base o poder tener más munición en determinada arma. El problema es que estas ventajas también son menos que en The New Order y eso hace que aparezcan de manera menos espontánea, siempre tenemos que ir buscando como realizar tal o cual acción para obtener la famosa ventaja.

Como detalle, han vuelto a introducir niveles clásicos de Wolfenstein. Hay un par de lugares en el juego en los cuales podremos echar una siesta y podremos tener una “pesadilla” en la que jugamos en una pantalla que emula a Wolfenstein 3D. Es todo un detalle que lo hayan hecho de nuevo.

Por último, además del modo historia han introducido un modo desafío, en el que nos pondrán de nuevo en ciertos momentos de la historia en los que nos vemos asediados por hordas de enemigos. Estos momentos son cortos pero intensos y gracias al modo desafío podemos revivirlos viendo la puntuación que conseguimos. No es nada increíble, pero es un detalle que está muy bien que hayan metido.

CONCLUSIONES

Wolfenstein: The Old Blood es un buen juego. Un shooter del que muchos podrían aprender. El mayor problema que tiene es que hace un año salió un juego más completo, más profundo, más largo, con mejor historia y con kilos de epicidad que aquí faltan. Es un buen juego, pero no es el juego sobresaliente que fue su anterior entrega.

Para todos aquellos amantes de los disparos, es un imprescindible, en cambio no lo será tanto para los jugadores esporádicos (aunque matar nazis siempre tiene su gracia). Además, hay que destacar que el juego está a muy buen precio, con lo que, aunque sea ligeramente peor que el anterior, también es bastante más barato.

El juego salió en plataformas digitales de Playstation 4, Xbox One y PC el día 5 de mayo, estando disponible su versión física a partir del día 15 del mismo mes.


Positivo

  • Shooter clásico que sigue la estela del anterior título
  • Historia digna de Indiana Jones
  • Dificultad bien ajustada
  • Más escenas de sigilo y más complicadas
  • Muy buen precio

Negativo

  • Es menos épico que su predecesor
  • Segunda mitad del juego poco original
  • La duración podría haber sido superior
7.5

Bueno

Política de puntuación