Análisis WRC FIA World Rally Championship

Análisis del nuevo juego del Campeonato oficial de Rally para la portátil de Nintendo

 

¿Amantes del motor, del barro y la adrenalina? ¿Jugadores con ganas de disfrutar de la velocidad y la potencia de los rallyes en una portátil? Pues hace un tiempo que tenemos en el mercado WRC FIA World Rally Championship, traído de la mano de Bigben y Firebrand Games para la portátil Nintendo 3DS, y al cual vamos a dedicar el día de hoy un análisis en profundidad.

Como muchos sabrán WRC es una popular saga de simuladores de conducción de rally que ha pasado por numerosas plataformas desde hace ya bastantes años. Siempre ha tenido una buena acogida por parte del público especializado en este popular deporte y por los amantes de los juegos de conducción, principalmente gracias a la fidelidad de sus mecánicas y a sus licencias. ¿Pero se ha conseguido trasladar el éxito cosechado durante años a la portátil de Nintendo? La respuesta breve a esta pregunta sería no, pero estamos ante un análisis en profundidad del título y en el que trataremos punto por punto todo lo que falla en este juego, así como sus puntos fuertes, que también los tiene. Comenzaremos este análisis con las expectativas de cualquier persona antes de obtener el juego para después analizar minuciosamente todos los aspectos de WRC FIA World Rally Championship.

WRC0

Sabiendo los antecedentes que tiene la saga, y viendo la falta de juegos de conducción de Nintendo 3DS, WRC FIA World Rally Championship se nos presenta como la alternativa perfecta a juegos de conducción famosos con corte más arcade como podría ser Mario Kart 7. Desde siempre, la franquicia ha apostado por la verosimilitud de la jugabilidad respecto a lo que se puede vivir en una carrera de rallyes, siempre desde las posibilidades que ofrecía cada plataforma, y los avances técnicos de cada época; pero para sorpresa de todos, ésta es una característica que brilla por su ausencia en la edición de Nintendo 3DS que estamos analizando.

Las posibilidades que nos ofrece este título son bastante escasas a la hora de la conducción. 3 botones serán los únicos que utilizaremos para el manejo de nuestro vehículo: acelerar, frenar y hacer retroceder el tiempo. Viendo estas posibilidades se nos rompen todos los esquemas prestablecidos que teníamos antes de introducir el juego en nuestras consolas, y sin saber cuál de estas opciones nos rompe más la idea de simulador. Para empezar, el hecho de que sólo haya un botón de acelerar y otro de frenar nos hace echar en falta muchas opciones a la hora de conducir un coche tan específico como es el de rally, ¿dónde están el cambio de marchas y el freno de mano? De un plumazo han borrado dos de las opciones más necesarias en este tipo de juego, entre otras algo menos importantes como podrían ser los controles de tracción o el ajuste de la suspensión del coche, los cuales tampoco aparecen por ningún lado. Pero por otro lado tenemos la tercera mecánica, aquella que nos destruye por completo nuestros esquemas de juego de simulación: hacer retroceder el tiempo. A no ser que WRC FIA World Rally Championship se trate de un simulador en el que nos ponemos en la piel del protagonista de Prince of Persia, lo verosímil y la sensación de realidad queda completamente descartada con la opción de retroceder en el tiempo los 5 segundos que el juego nos permite.

WRC1

De las mecánicas hablaremos más adelante en profundidad, pero ahora era importante introducir el hecho de que no nos encontramos ante un simulador como mucha gente espera al adquirir el título. Tampoco podemos decir que se trate de un juego arcade, ya que no vamos a ir destruyendo rivales con caparazones, ni vamos a intentar adelantar puestos rebotando contra las paredes; pero sí podríamos decir que el juego está a caballo entre ambas jugabilidades. Pero, ¿es esto algo negativo? Por supuesto que no, tan sólo es diferente. Firebrand Games ha apostado por un juego distinto para una consola diferente. Se han amoldado a la plataforma, y en especial a su público, simplificando el juego y buscando unas sensaciones completamente opuestas a las aportadas por sus predecesores. WRC FIA World Rally Championship es el juego creado para hacer disfrutar tanto a gente apasionada del mundo del motor, como a aquellos que tan sólo quieren pasar el rato compitiendo de forma sencilla e intuitiva; y ésto sí lo consigue.

Como es habitual en cualquier análisis, desglosaremos el mismo para profundizar en todos sus aspectos. Veremos cómo se comporta el juego respecto a la jugabilidad, si lo que nos muestra su apartado estético está al nivel de lo esperado, si la banda sonora acompaña al resto del juego y qué opciones ofrece WRC FIA World Rally Championship para completar el título. Realizaremos el análisis de cosas más generales a más concretas para evitar dejarnos cosas importantes en el tintero, y para que así tengáis toda la información necesaria sobre el juego. Para finalizar el análisis, incluiremos una especial mención a todo aquello que se pudo haber mejorado e incluido en la versión portátil del afamado juego de rallyes.

La sensación de conducir un rally en la palma de las manos

WRC2

Comenzaremos con el apartado jugable, que es sin duda el aspecto más importante en los juegos de conducción. Como ya hemos avanzado, las mecánicas se distribuyen básicamente en 3 acciones: acelerar, frenar y retroceder en el tiempo. Con estas acciones tendremos que apañárnoslas para llegar lo más intactos posible al final del recorrido, lo cual no será nada sencillo. La maniobrabilidad de los coches varía ligeramente del coche y piloto que estemos manejando en cada momento, pero el principal cambio lo determinará la velocidad de respuesta de quien lo juega.

Teniendo esto en cuenta, la jugabilidad de WRC FIA World Rally Championship es bastante buena, siempre y cuando no esperes un juego de simulación. Las carreras se hacen entretenidas y más de una vez nos encontraremos con ganas de repetir los trazados para superarnos a nosotros mismos. Mecánicas sencillas y buena respuesta convierten al juego en entretenido para partidas cortas, lo cual es bastante, viendo algunos juegos que rondan por el catálogo de Nintendo 3DS, pero quizás no lo suficiente para lo que este título podría ofrecer.

Más allá de las mecánicas básicas y el control del juego en sí, WRC FIA World Rally Championship nos ofrece ciertas cualidades que la competencia no incluye. Por ejemplo, en todo momento mantendremos una lucha contra un contador de daño que repercutirá en el manejo del coche, haciendo impracticables la mayoría de curvas si el coche ha sido dañado varias veces por colisiones con objetos o tramos del trazado mal tomados. Además, el juego incluye un sistema de puntuación en el que iremos ahorrando puntos cada vez que realicemos ciertas acciones, y que podremos usar para reparar nuestros vehículos o para adquirir otros nuevos, así como para ir desbloqueando distintos mapas en los modos de juego de los que hablaremos a continuación.

Una vez visto qué ofrece WRC FIA World Rally Championship mientras jugamos, echaremos un vistazo a las posibilidades en las que podemos usar estos aspectos. El juego consta de tres modos de juego diferentes, aunque la similitud entre ellos es prácticamente máxima. Como es de esperar en este tipo de juegos, al principio todo estará bloqueado, y deberemos sumar puntos para poder acceder a las nuevas opciones. El primer modo es Temporada, en el cual tendremos que seleccionar a nuestro corredor y disputar los circuitos en el menor tiempo posible para hacernos con la primera posición y ganar más puntos. En este modo también conseguiremos puntos para canjear posteriormente por diferentes acciones, los ganaremos con acciones como tomar bien las curvas más complicadas o realizar ciertos saltos. Siguiendo en el menú principal del juego tenemos Carrera Rápida, un modo en el que disfrutar de los trazados previamente conseguidos y destinado a batirnos contra nosotros mismos en la típica versión contrarreloj de los juegos de carreras. Si nos gusta el juego, éste será el modo qué más usemos ya que es la única opción rejugable del título. Y para finalizar tenemos Etapas Especiales, en el que tendremos que desbloquear los distintos trazados del campeonato con situaciones climatológicas especiales, lo cual le da cierta variación, y es de agradecer.

La belleza de los circuitos de rally a baja resolución

Pasando al apartado estético nos encontramos una clara deficiencia técnica, lo cual echará para atrás a más de uno a la hora de adquirir el título. Todos somos conscientes de las posibilidades de la consola, pero también deberíamos saber que Nintendo 3DS tiene una capacidad asombrosa, y que muchas compañías han sabido sacarle un gran partido a la potencia que tiene la portátil nipona; pero no es el caso de WRC FIA World Rally Championship.

A pesar de que tanto en el tráiler de presentación del juego como en las imágenes promocionales de éste, los coches y los trazados lucen magníficamente, la realidad al introducir el cartucho en nuestra consola es bastante diferente. El aspecto visual de los coches deja un poco que desear, y se trata de su mejor aspecto. Los vehículos son bastante fieles a la realidad, y sus movimientos son bastante reales, pero la resolución a la que corre el juego y los problemas que rodean al corredor le restan calidad indudablemente. Los circuitos son vacíos, con estructuras creadas a partir de dos planos cruzados para crear efectos de tridimensionalidad, pero consiguiendo un aspecto muy pobre. Las texturas han sido poco detalladas, aunque en este aspecto no podíamos exigir mucho más debido a la velocidad de las carreras y la potencia de Nintendo 3DS. Respecto a la paleta de colores utilizada ha sido el mayor acierto en cuanto al factor estético del juego, ya que representa fielmente todos los objetos representados y dota de la luminosidad necesaria para que las carreras luzcan como deben hacerlo, aunque como ya hemos citado, la resolución pasa factura también en este aspecto.

A estos gráficos austeros, que han sido utilizados para reducir cualquier problema con el rendimiento de Nintendo 3DS, debemos sumar que las interfaces diseñadas para WRC FIA World Rally Championship son bastante pobres y antiestéticas, lo que acaba por rematar la poca calidad visual del juego. Una barra de daños que protagoniza la pantalla táctil de la consola, otra que nos indica la cantidad de circuito recorrida, las indicaciones de la peligrosidad de las curvas y un velocímetro serán nuestros acompañantes visuales en la pantalla, pero situados de tal forma que rompen completamente con la inmersión en el juego.

Pero más allá de lo básico en un juego de conducción, WRC FIA World Rally Championship posee otros aspectos que debería haber pulido antes de su lanzamiento en Nintendo 3DS. Para empezar hablaremos de la línea de trazada correcta, que a pesar de estar bien implementada y no quedar excesivamente invasiva en la pantalla, la opción de no poder hacer que desaparezca es un lastre más que sumar al apartado visual. Podemos continuar con la imposibilidad total de salirnos del trazado más que un par de metros, que aunque sea una decisión inteligente para no tener que crear contenido ni que la máquina tenga que cargarlo durante las carreras; gráficamente queda pobre y descuidado.

WRC3

Por último comentaremos el aspecto de las colisiones, que aunque mezcla jugabilidad y estética hemos preferido incluirlo en éste último. Los choques son posibles en este juego, y de hecho, el principal reto será evitarlos, pero la forma en la que han sido introducidos en WRC FIA World Rally Championship hace ver el poco cuidado que ha tenido la desarrolladora a la hora de crear la edición de Nintendo 3DS. Dará exactamente igual que golpeemos un cartel de propaganda, una roca, un árbol o un cambio de rasante en el terreno; el efecto sobre nuestro vehículo será el mismo, y éste consiste en salir disparado en la dirección opuesta. Las físicas irreales de las colisiones se suman a la falta de modificación tanto del terreno como del coche, dando lugar a un aspecto gráfico que además de ser pobre, ha sido creado con prisas y se aleja radicalmente de la realidad, por lo que la inmersión es nula. Y la cosa no queda ahí en cuanto a las colisiones, porque además de estar tan mal trabajadas están mal introducidas, encontrándonos más de una vez con objetos invisibles contra los que saldremos revotados, choques laterales contra objetos que deberían ser intangibles incluso quedarnos atascados dentro de objetos.

Habiendo visto la interactividad con el juego y el aspecto gráfico de éste, pasemos a hablar del tercer aspecto que debería definir a un buen juego y completar por tanto la experiencia: el sonido. Si ya en el aspecto estético el juego se quedaba corto en bastante de sus partes, el aspecto sonoro lo hace en todas ellas. Nada más encender el juego nos encontramos con una pista de música electrónica que nos dará la bienvenida a los modos de juego de WRC FIA World Rally Championship, la cual encaja bastante bien con la filosofía del juego y de la saga en general, pero que para nuestra sorpresa es la única que incluye el cartucho. El resto del juego lo pasaremos entre el ruido del motor de nuestro coche, el cual ha sido poco pulido y es típico de los juegos de conducción de hace más de 3 generaciones y algún que otro sonido de cuervos que se intercalará en ciertos momentos del trazado.

Más allá de lo comentado no hay mucho más registro sonoro que abarque WRC FIA World Rally Championship. Tenemos sonido de colisiones, de registro de salida, del cambio automático de marchas y del derrape de las ruedas sobre la tierra; pero ninguno de los sonidos anteriores sobresale dentro de la atmósfera del juego.

Lo bueno, lo malo y lo mejorable de WRC FIA World Rally Championship

WRC4

Ya hemos hablado de los apartados más importantes que muestra el título que nos ocupa, pero creemos necesario realizar un apartado exclusivo de los aspectos positivos, los negativos y de todas aquellas cosas que se podrían haber mejorado para poder hacer de WRC FIA World Rally Championship el juego de conducción que se merecía ser.

El juego es verdaderamente divertido para partidas cortas. Gracias a la sencillez de control y a la sencillez de los trazados, el juego se disfruta como juego de conducción tanto por aquellos que están muy metidos en este tipo de jugabilidad como para los que acaban de empezar. Lo básico en este género lo tiene, ya que el control de los coches es correcto, y el aspecto visual permite discernir lo que es carretera y lo que no.

El hecho de que sea portátil le ofrece muchas ventaja en el hecho de poder usarse en partidas cortas, así como de servirle de excusa para mostrar las carencias que presenta. A pesar de ser un juego en una consola que no puede competir con una de sobremesa, consigue una experiencia jugable por todos y que a más de uno le entretendrá unas horas.

Pero si algo sobresale en WRC FIA World Rally Championship son las licencias del campeonato oficial de rallyes, el cual ha cedido todas las marcas, corredores y circuitos para la creación del juego y que será el mayor aliciente para la obtención del título. Los 13 rallyes, los 13 países y los 17 pilotos diferentes harán las delicias de todos aquellos que disfrutan con este deporte, siendo algo que nunca podrá ofrecer la competencia.

Por el lado negativo tenemos bastante que comentar como habréis intuido durante el análisis. El juego ha sido poco pulido, especialmente en el apartado estético y sonoro, así como la escasez de modos y la nula personalización de vehículos; y todo esto ha conllevado que el juego se quede muy a la zaga de lo que podría haber sido con un poco más de trabajo en su desarrollo. No hemos hablado anteriormente del efecto 3D por no ser un apartado imprescindible en un juego del estilo, pero éste es bastante malo, llegando incluso a marear nada más conectarlo. El hecho de que sólo podamos batirnos contra nosotros mismos es uno de sus principales problemas, siendo el causante de la poca rejugabilidad de título.

Otra cosa de la que apenas hemos hablado durante el análisis y de la que debemos hacer un pequeño inciso es en la cantidad de bugs que se pueden encontrar en el título. Entre los fallos de programación más destacables que hemos tenido que sufrir durante la prueba del juego, debemos destacar los ya mencionados errores con las colisiones, los cuales fastidian en gran medida la experiencia de juego. Y por otro lado, también hemos localizado un fallo en el sistema de puntuación que nos permite adquirir nuevos escenarios y corredores en el modo carrera, en el cual hay situaciones en las que el juego nos permite utilizar más puntos de los que poseemos sin darnos cuenta y nos pone en deuda con el propio juego, lo que nos impide realizar una acción vital en la jugabilidad: la reparación del vehículo.

Sin embargo, todo lo negativo hubiera podido solucionarse con un poco más de esmero a pesar de las posibilidades de Nintendo 3DS. Y no sólo eso, sino que se podrían haber aprovechado varias de las opciones de la consola que han sido completamente excluidas como son el sensor de movimiento, el adaptador Circle Pad Pro, el uso de la pantalla táctil en carrera, la gran cantidad de botones para diferentes funciones, o la facilidad que muestra Nintendo 3DS para la conectividad entre jugadores. Si se hubiera implementado el uso de estas posibilidades y mejorado ligeramente lo que el juego ya contiene, estaríamos ante uno de los mejores títulos de conducción que podemos encontrar en el catálogo de la portátil de Nintendo, y sin duda alguna, un juego más a tener en cuenta en la franquicia de WRC.

Conclusión

WRC5

Estamos ante un juego que podría haber sido mucho mejor de lo que ha acabado siendo. Un título de la WRC que ha perdido su lado de simulación y en el que fallan bastantes aspectos que nos hacen ver en todo momento que el juego no es lo que se esperaba de él. WRC FIA World Rally Championship nos entretendrá en momentos puntuales pero cansará una vez disfrutemos de él durante un tiempo.

Las licencias que contiene harán las delicias de la mayoría de los seguidores del deporte pero poco aportará a aquellos que no conozcan demasiado de él. Por el contrario todos sufrirán en sus carnes la falta de opciones del título, así como el escaso nivel de detalle en todos sus aspectos.


Positivo

  • Partidas divertidas con controles simples
  • Buena respuesta a los controles
  • Licencias oficiales
  • Jugabilidad portátil

Negativo

  • Calidad gráfica y sonora pobre
  • Pérdida del género de simulación
  • Pocas opciones de juego
  • No contiene modo multijugador
  • Contiene bastantes bugs
  • No aprovecha el potencial de la plataforma
3

Muy malo

Política de puntuación