Análisis Pillars of Eternity

PC
 

– Quizás muchos conocen la cara más visible de Obsidian Entertainment como desarrolladora de juegos de rol muy interesantes y bastante conocidos, pero… ¿todos estábais al tanto de la mala situación económica por la que estaba pasando la compañía antes de comenzar a trabajar en Pillars of Eternity? Tan mal estaba el asunto que de no haber sido por la buena respuesta de la gente, y el apoyo de Paradox Interactive, probablemente no habríamos llegado a ver este juego, puesto que la compañía podría haber cerrado.

pillars-of-eternity-05

No quiero meterme demasiado en la historia económica de Obsidian, pero sí que quiero aclarar que ha superado una situación bastante mala, que le perseguía desde el lanzamiento de Fallout: New Vegas, por el cual Bethesda no le pagó el plus acordado por no obtener el 85 de nota media en Metacritic (llegó al 84), pasando por algunas cancelaciones de juegos, e incluso con el tedioso lanzamiento de South Park: La Vara de la Verdad. Los miembros de la compañía, muchos de ellos veteranos experimentados de otras compañías ya cerradas, sabían que estaban al final del camino, o hacían algo pronto, o se hundían y tenían que cerrar para siempre.

Ahora llegamos a la parte bonita de la historia, pues tras el rotundo éxito de algunas campañas de crowdfunding como la llevada a cabo por Tim Schafer, Obsidian Entertainment finalmente decidió probar suerte, y ver si realmente el público querría ver su juego desarrollado y así salvarse de la quiebra. Y la respuesta del público fue abrumadora, lograron obtener casi cuatro millones de dólares gracias a casi 80.000 usuarios que deseaban ver este el resultado final de este interesante RPG. Así fue como Obsidian Entertainment se salvó de tener que cerrar sus puertas y ha podido presentarnos ahora este RPG que representa una vuelta a lo más clásico de los juegos de rol. ¿Queréis conocer más sobre el juego? Pues vamos a ello, preparaos para entrar en un mundo de rol clásico, el cual los jugadores más veteranos reconocerán de sus primeros juegos de rol, pues muchos jugadores, y medios, han obsequiado a Pillars of Eternity el título de “sucesor espiritual de Baldur’s Gate II”. ¡Comenzamos!

Vuelta al rol más clásico

Seguramente los jugadores más veteranos sepan apreciar en Pillars of Eternity el clásico que este representa, y cada una de las partidas que comencemos será como volver a los años noventa, donde títulos como Baldur’s Gate o Icewind Dale eran la máxima representación de los juegos de rol. En este momento Obsidian Entertainment ha logrado traer de vuelta a la vida un género que parecía no tener continuación, y los usuarios se lo están agradeciendo con multitud de elogios, y obviamente también lo hicieron con la ayuda económica al crowdfunding en Kickstarter.

La compañía desarrolladora parece dejar claro en todo momento que tienen pensado entrar en el grupo de juegos de rol clásicos de todos los tiempos, donde los títulos antes mencionados ocupan las primeras posiciones. Probablemente en unos años se hable igual de Pillars of Eternity, título que ha llegado para quedarse, puesto que a pesar de contar con un coste de producción bastante reducido, el cual se nota en ocasiones puntuales, se trata de una impresionante y compleja aventuras que los más afines al género sabrán valorar en su totalidad.

Un personaje propio

Como en todo buen juego de rol que se precie, el creador de personajes de Pillars of Eternity es lo suficientemente complejo como para asustar a los más novatos en este género, aunque en este punto es importante comprender que el juego no aspira a configurar el aspecto del personaje al nivel de los juegos de hoy día, puesto que la idea es más bien una configuración bastante avanzada de las características del mismo, lo que vendría a ser la ficha del personaje, sus estadísticas.

pillars-of-eternity-17

Comenzaremos por lo más básico, tendremos que elegir entre crear un personaje masculino o uno femenino. Posteriormente ya entraremos en temas más complejos, puesto que entran en juego atributos del personaje como pueden ser el poder o la resolución, con esto, los más aficionados a los clásicos juegos de rol disfrutarán, ya que podrán pasar bastante tiempo preparando los atributos y las habilidades  que posteriormente irán evolucionando con su personaje durante la partida.

A continuación comenzaremos a seleccionar detalles importantes para el transcurso del juego, pues cada una de las razas y subrazas existentes en Pillars of Eternity cuenta con ciertas peculiaridades en forma de atributos, como el poder superior de los Aumauas o la gran percepción de los Orlanos. En total, podemos encontrarnos con seis razas distintas, con diversas clases, culturas y parámetros personalizables, por lo que podemos decir que desde Obsidian Entertainment han conseguido llegar a la personalización de los juegos clásicos de rol de los años noventa.

Posteriormente tocará seleccionar la clase en la que situaremos a nuestro personaje principal. En este punto nos encontramos las clásicas de los juegos de rol, y dos que llaman mucho la atención, Cifrador, personaje que tendrá que extraer la energía vital de los enemigos para utilizar sus habilidades al 100%, es decir, es capaz de jugar con las almas de los enemigos. También está el Declamador, lo que podríamos denominar bardo en otros juegos de rol.

Nuestros personajes también cuentan con una cultura de inicio, y según la que escojamos el personaje principal tendrá algún punto de inicio en alguno de los atributos básicos del mismo, por ejemplo aquellos nacidos en el imperio Aedyr, el más grande del momento, contarán con un bonus de resolución. También será necesario escoger un trasfondo, es decir, a qué se dedicaba el personaje antes de salir a vivir grandes aventuras, podremos escoger los oficios básicos del rol como son aristócrata, cazador u obrero, pero también colono, errante o esclavo, entre otras muchos que encontraremos en el creador de personajes.

pillars-of-eternity-15

Es importante saber que personajes que tengan una religión, como los sacerdotes o paladines, tendrán que escoger a qué dios desean rezarle o qué escuelas de pensamiento prefieren seguir, y esto influirá mucho en el comportamiento de los mismos durante la aventura y cómo otros personajes se comportarán con ellos.

Crea tu propio camino

Una vez más, Pillars of Eternity nos demuestra que es la secuela espiritual de aquellos juegos clásicos  de rol de hace más de una década, donde el jugador se veía inmerso en una apasionante aventura que no solo se iba conociendo poco a poco, sino que se iba mostrado de forma muy peculiar, con un estilo aplaudido por los jugadores. Precisamente a eso ha vuelto el título de Obsidian Entertainment, una atractiva historia contada de forma apasionante.

Todo comienza tras huir de una emboscada, con un resultado pésimo para nuestros compañeros. Tras lograr huir con vida, de forma inexplicable en un principio, podremos presenciar un tétrico ritual que no terminaremos de comprender, pero que dará comienzo a una pregunta bastante recurrente en el juego ¿qué está pasando aquí? Y no porque el juego no se explique, sino porque o bien hay situaciones complejas de interpretar, o simplemente la explicación llegará más tarde. Nuestra misión irá variando a medida que avanzamos por el mapa del juego, aunque el objetivo final queda más o menos fijado al poco tiempo de comenzar la partida.

Quizás uno de los mejores puntos del juego, en cuanto a la historia, es la posibilidad que tenemos de avanzar a nuestro gusto, creando una historia propia a través de las múltiples acciones y conversaciones que podemos mantener con otros personajes. Todo lo que ocurre durante la partida es importante en el momento actual del juego, como en la historia futura de nuestro personaje y el mundo que nos rodea.

Aunque ya hemos hablado de la calidad de la historia, cabe destacar que esto no solo se debe a qué está contando el juego en un determinado momento de la partida, sino que también se añade aquí el cómo se está contando ese mismo hecho. Además, también podemos adelantar que tanto el doblaje como la traducción (inglés y español respectivamente) son de gran calidad, al nivel de la obra completa, pero de todo esto hablaremos más adelante.

pillars-of-eternity-20

Durante toda la aventura, Pillars of Eternity nos ira deleitando con el maravilloso diseño de diálogos e historias, puesto que cada momento de charla resulta muy interesante, sobre todo los que son contados en forma de cuento, con algo de audio que permite al receptor del mensaje captarlo mucho mejor. Quizás podría decirse que es uno de los mejores momentos del diálogo, cuando salta una escena tipo cuento, puesto que une imágenes preciosas muy ilustrativas, texto que nos narra un suceso y algo de audio que nos permite ponernos en situación con más facilidad.

Otra parte importante del diseño del juego está en las misiones que nos van asignando por todo el mundo de Eora, y es que Obsidian Entertainment parece haberlas planteado de forma bastante correcta, ya que según la raza, cultura e incluso religión de nuestro personaje tendremos distintas formas de resolverlas, ya sea por la posibilidad de tomar diferentes rutas en los diálogos, o por ser más perspicaces con ciertos aspectos del mapa.

Durante todas las misiones tendremos que ir superando trampas, descubriendo secretos e incluso podremos encontrar diversos tesoros si nuestros personajes tienen los ojos bastante abiertos. Además, podremos resolverla a nuestra forma, ya no es solo que la misión sea distinta según sea nuestro personaje principal, sino que generalmente podremos tomar decisiones para finalizar la misión, matar o dejar vivir, entrar o huir, denunciar o callar…¿qué tipo de personaje queremos tener?

Guía los pasos de tu personaje

Quizás uno de los aspectos que pueden llegar a ser objeto de crítica en un RPG convencional es el clásico sistema de reputación, donde el resto de la población del universo en cuestión etiqueta al personaje según sus acciones, respuestas o pasado. En Pillars of Eternity han tomado una gran decisión sobre la forma de hacer este sistema, y es que nunca nada es malo ni bueno por sí mismo. Todo lo que hagas tendrá consecuencias buenas y malas, pero no las mismas, obviamente, sino que si eres un personaje demasiado bueno, quizás algunos generen cierta envidia sobre tu personaje, o te trate de tonto, o si eres un personaje malvado quizás te lleves bien con los tipos de peor calaña que puedas encontrar en Eora, pero la justicia te perseguirá hasta vencerte.

Y hablando del sistema de reputación, y aunque pueda parecer obvio puesto que ya se ha mencionado por encima, este sistema afectará a las relaciones entre personajes mucho más de lo que uno pudiera imaginar, permitiendo realizar o no ciertas respuestas e incluso admitiendo o no ciertos actos. El sistema es bastante complejo, pues nunca está claro que es “bueno” y que “malo”, aunque como ya hemos comentado antes nada está predefinido como tal, sino que debemos ser nosotros mismos quien juzguemos las acciones que debemos y no realizar en base a la moral de personaje que deseemos crear.

En cuanto a la dificultad, existen diferentes tipos según el reto que cada uno desee aceptar, y los conocimientos que tenga del tipo de juego, por ejemplo ningún novato en el género de rol debería coger la máxima dificultad por mucho que le gusten los juegos complejos, puesto que la curva de dificultad de un RPG clásico poco tiene que ver con la de otros juegos. Cuenta con multitud de variables, posibilidades y caminos, no cuentas con ningún tipo de guía y por supuesto a mayor dificultad enemigos más fuertes encontraremos y menos recursos podemos llevar encima para sobrevivir.

pillars-of-eternity-03

Pillars of Eternity cuenta con tres niveles de dificultad, aunque puede ser ampliado con tres sistemas extra que por defecto vienen desactivados. Los niveles “comunes” son fácil, normal y difícil, entre ellos la diferencia más significativa es la cantidad de enemigos que aparece por combate, además se irán reduciendo los usos de algunos artilugios como los objetos de acampada según sube la dificultad, por ejemplo en difícil solo puedes llevar dos.

Además de estos modos más conocidos, Obsidian Entertainment ha implementado tres modos más, los que antes denominábamos extras, el primero de ellos se llama “Camino de los Condenados” por lo que cualquiera puede imaginarse que no será precisamente un camino de rosas, sino más bien una experiencia muy dura, llegando incluso a ser injusta en muchas ocasiones, sobre todo en cuanto a combates se refiere, ya que amplifica las estadísticas de los enemigos para crear un reto mayor al jugador. El segundo se llama “Experto”, y permite desactivar cualquier tipo de ayuda que exista en el juego, que ya de por si es poca, permitiendo así al jugador utilizar su ingenio e intuición al 100%. Por último, tenemos la “Prueba de Hierro”, este modo es el típico que elimina la partida al morir, ¿divertido verdad?

Ya que hablamos de la dificultad, cabe destacar que en ningún momento los enemigos subirán de nivel con nosotros, es decir, no se adaptan al personaje, por lo que es posible que algunas zonas lleguen a ser demasiado sencillas o complejas según el momento de la partida en que las visitemos. Siempre se puede probar volviendo más adelante si nos encontramos con algún enemigo que no podemos vencer, quizás al aumentar el grupo o subir de nivel podamos hacerlo mejor.

Combatiendo por el mundo de Eora

Una parte muy importante del juego son los combates, pues los iremos encontrando según vayamos avanzando. Algunos tendremos que superarlos de forma individual, pero la mayoría podremos hacerlo con nuestro grupo, el cual puede ser más o menos numeroso en cuestión de nuestras decisiones, aunque el máximo está establecido en seis miembros, y de ahí no podremos subir. Es importante tener claro que es necesario crear un buen grupo para avanzar de forma correcta, puesto que de lo contrario será bastante complicado. ¿Qué significa esto? Pues algo tan sencillo como que si todo el equipo está formado por personajes idénticos, las posibilidades de ganar un combate son menores.

Antes de entrar de lleno en los combates estaría bien conocer un poco el grupo que puede crearse para pelear, y avanzar por todo el mapa que tenemos disponible. Comenzaremos con nuestro personaje principal, avanzando solo por las primeras zonas, excepto el inicio del juego donde por defecto tendremos algún compañero con nosotros. Posteriormente podremos añadir ciertos personajes de la trama, aunque no siempre se unirán a nosotros, tendremos que tomar ciertas decisiones y según sean ellos verán que hacen. En el caso de no conseguir los compañeros de la historia, el juego nos ofrece la posibilidad de contratar nuevos personajes en las tabernas, estos son creados por nosotros, por lo que podemos personalizarlos a nuestro antojo, tal y como hicimos en su momento con el personaje principal.

Quizás uno de los puntos negativos del grupo es la falta de iniciativa, no existe una IA correctamente preparada para actuar en los combates. Esto no tiene por qué ser negativo para todo el mundo, pero sí que hubiera estado bien que los compañeros pudieran actuar por ellos mismos si el jugador no les da ninguna acción durante el combate, ya que a veces alguno de los personajes puede quedarse parado, no ayudar y determinar así el rumbo del combate hacia la derrota.

pillars-of-eternity-combat

Por otro lado, Pillars of Eternity sí que nos ofrece la posibilidad de parar el juego en cualquier momento, se trata de una pausa táctica que nos permitirá posicionar cada uno de los personajes y ordenarles una o varias acciones concretas, para que así ninguno se quede parado en ningún momento del combate. Igualmente hay que tener cuidado, puesto que no suele llegar a buen puerto una formación donde el personaje más débil recibe todos los golpes, y el más fuerte se queda en la retaguardia, siempre deben organizarse los combates con cuidado. Para esto, el juego dispone de un menú de configuración para la pausa automática, que permite configurar de forma muy concreta, en qué momentos queremos que se pause el combate, por ejemplo al comenzar un combate, al caer un personaje, al recibir un ataque…y multitud de opciones más. De igual forma, no siempre será necesario parar el juego, algunos enemigos que nos encontraremos serán tan básicos que con atacar con toda nuestra fuerza directamente podremos superarlos.

Para luchar en cada uno de los combates, los personajes cuentan con una serie de habilidades especiales, las cuales pueden agotarse por combate o por descanso, las primeras podremos utilizarlas un número limitado de veces por combate, las segundas lo mismo pero el contador se reinicia cada vez que nuestros personajes duermen, lo cual puede hacerse con artilugios de acampada o en alguna taberna, y es muy recomendable hacerlo de vez en cuando, pues los personajes se cansan al caminar durante largos periodos de tiempo y combatir.

Por último, cabe destacar que los personajes tienen dos barras de salud distintas, la primera se trata de una porción de la salud máxima y es la que se utiliza en cada combate, al terminarse el personaje caerá al suelo pero no habrá muerto. En el caso en que ambas barras de salud se agoten, el personaje morirá para siempre, y eso quiere decir perderlo de vista en todo lo que quede de partida, no se pueden recuperar personajes que hayan muerto en combate.

Recuerdos de Infinity Engine

Ya hemos visto que el apartado jugable de Pillars of Eternity es bastante sorprendente, sobre todo para aquellos que pensaron que nunca volverían a ver un juego de rol de la calidad que fue Baldur’s Gate II. Obsidian Entertainment ha trabajado muy duro en crear un juego de la máxima calidad, para así ofrecer a los jugadores aquellos por lo que pagaron en Kickstarter. Está claro que lo han conseguido, y quizás uno de los motivos es la veteranía con la que cuentan muchos miembros del equipo, quienes han trabajado en otros juegos de rol antes comentados, o han trabajado en compañías como BioWare u otras con juegos RPG bastante conocidos.

pillars-of-eternity-18

Durante todo el juego mantendremos una vista isométrica sobre hermosos escenarios en 2D, en ellos veremos como nuestros personajes combaten, se mueven, conversan…y realizan cualquier tipo de acción que nosotros queramos. Como el escenario está completamente diseñado en dos dimensiones, no podremos rotar la cámara ya que el entorno es totalmente plano, y esto es algo que notaremos en algunos puntos del juego, ya que hubiera quedado muy bien algo más de modelado en ciertos escenarios. Aún así, el juego cumple totalmente con lo que uno esperaría encontrarse en un juego clásico de hace algo más de una década, por lo que realmente es sublime en este punto también.

En cada momento de la partida contaremos con una interfaz que no resulta nada intrusiva en el juego, todo lo contrario. Quizás lo único que podremos notar que actúa directamente sobre los personajes son los círculos que nos marcan el personaje actualmente seleccionado y lo mismo con los enemigos, pero son detalles bastante necesarios para evitar que el usuario pueda perderse durante cualquier momento del juego. Por otro lado, cada punto del escenario estará oscurecido mientras no tengamos visión sobre ese punto concreto, por lo que por mucho que descubramos el mapa al 100%, siempre veremos algunas sombras, aunque algo más nítidas si ya hemos pasado por ese lugar.

La parte sonora del juego cumple un papel fundamental en la partida, y es conseguir que el jugador se sienta aún más involucrado en la partida, y está comprobado que lo consigue. Tanto la banda sonora como el doblaje al inglés son de un nivel altísimo, la compañía ha puesto mucho esfuerzo en conseguir un resultado que cause sensación y claramente lo ha logrado.

Y ya que hablamos del doblaje, también cabe destacar la traducción al castellano, teniendo en cuenta la cantidad de líneas de texto que existen en el juego podemos decir que se trata de un trabajo magnífico, puesto que apenas encontraremos unos mínimos errores gramaticales, que a pesar de poderse leer correctamente podría estar mejor expresado. En definitiva, una traducción perfecta para un juego de estas características. .

En conclusión

Está claro que Obsidian Entertainment tenía bastante presión sobre su juego, puesto que había prometido cumplir con unas expectativas bastante altas. Todos los ojos se encontraban sobre Pillars of Eternity, y la compañía ha salido claramente victoriosa en este encuentro con los jugadores, todo el mundo que ha jugado, conociendo el rol clásico, ha nombrado este juego como “digno sucesor de Baldur’s Gate II“, algo que no cualquier título de rol es capaz de conseguir.

Quizás muchos recién iniciados en el juego de rol más clásico puedan notar que no se parece demasiado a muchos de los RPG que podemos ver hoy día en el mercado, pero esto no es necesariamente malo, puesto que mantiene el estilo de aquellos años cuando el rol era todo así, como Pillars of Eternity. Por eso, quizás algunos jugadores podrían notar un ritmo de juego bastante lento, sobre todo al principio, pero esto es algo que debe valorarse, pues es un género muy particular, que requiere de este tipo de tiempos.

Para concluir, este juego cuenta con una gran historia, unos sonido estupendo e incluso una cuidada interfaz y un diseño de misiones muy pensado. Pillars of Eternity es un juego muy bien planificado de principio a fin, Obsidian Entertainment tuvo la posibilidad de crear un universo nuevo, sin tener que depender de ninguna saga anterior, y claramente lo ha aprovechado al máximo, puesto que muchos recordarán a partir de ahora el mundo de Eora. Pillars of Eternity nos llega a España en formato físico gracias a Meridiem Games


Positivo

  • Un gran retorno a los juegos de rol clásicos
  • Historia intrigante y bien contada
  • SIstema de combate diseñado para favorecer la estrategia
  • Perfecto editor de personajes, a la altura de la década de los noventa
  • Muy buena traducción al castellano
  • Gran sistema de toma de decisiones

Negativo

  • Falta de una pequeña IA para los compañeros durante el combate
  • El Baluarte podría haber tenido más participación en el juego
9.1

Increíble

Política de puntuación