Política de puntuación

En Areajugones nos preocupamos bastante por mejorar día a día nuestros contenidos, nos esforzamos para haceros llegar artículos, avances, noticias y artículos de opinión. Desde redacción buscamos siempre encajar nuestros análisis dentro de una puntuación que resulte efectiva, objetiva y útil para el lector.

Nuestro compromiso con el lector es representar en los análisis, tanto en el texto como en la puntuación, la máxima veracidad respecto al juego. No atendemos a ningún tipo de factor externo, cuando hay que suspender lo hacemos y cuando hay que encumbrar ahí estaremos. No obstante los análisis, como bien indica su nombre, son producto de cierta subjetivización por parte del analista en cuestión, por lo que depende en pequeña escala de los gustos y sensaciones del encargado de realizar un determinado análisis.

Completar el juego que se analiza

En Areajugones siempre completamos los juegos antes de publicar su análisis. El modo historia o el modo principal del juego siempre ha de ser terminado antes de poder ofrecer una valoración real y personal sobre el juego. A veces esta política nos puede llevar a sacar las reviews más tarde lo esperado, pero creemos que el compromiso que tenemos con vosotros nos lleva a ofrecer unos textos veraces y esta es la única forma de conseguirlo.

Opiniones personales

La objetividad es un concepto difícil de aplicar al cien por cien en cualquier juego crítico. Aunque se intente seguir una línea editorial concreta, es imposible que nadie de su opinión al respecto de un juego sin que influyan los sentimientos que este le han provocado. Al fin y al cabo, cada redactor tiene libertad para expresarse y valorar cada juego en base a aquello que ha vivido con el mismo. Nuestro compromiso es ser lo más objetivo posible con nuestros textos, ahora bien, es difícil establecer qué es objetividad dentro de un marco relativo.

Libertad e independencia

En Areajugones siempre hemos sido fieles a nuestro criterio. Puntuamos los juegos como creemos que se merece, lo que nos ha llevado a recibir algún veto en alguna ocasión por no contentar a la distribuidora correspondiente. Os tenemos que contentar a vosotros, por lo tanto si un juego merece baja nota la tendrá y si merece ser marcado de obra de arte tampoco nos temblará el pulso. Creemos que no hay nada más importante que la confianza que podéis depositar en nosotros.

Metacritic y OpenCritic

Nuestra inclusión en Metacritic y OpenCritic nos ayuda además a fortalecer el compromiso que tenemos con todos vosotros y con nuestros propios textos. Para nosotros resulta clave una lectura sencilla, que resuelva los problemas del usuario y que cuente sin tapujos las glorias y virtudes de un juego pero también las sombras y puntos negativos.

Sistema de puntuación

 

Uno, dos y tres: Estas notas tan solo deberían recibirlas juegos que sean horriblemente malos, gráficos nauseabundos y con jugabilidad tremebunda.

Cuatro: Quiero y no puedo. Juegos fallidos en la mayoría de sus aspectos.

Cinco: Un juego que cumple sin más, que no cambiará nada de tu vida, poco recomendable a no ser que lo puedas encontrar a un precio irrisorio.

Seis: Un juego medio, todos sus aspectos cumplen aunque a perfil bajo y son una diversión asequible.

Siete: Es un juego notable en la mayoría de sus aspectos, con unos gráficos a la altura y una jugabilidad buena, además de una historia que podría formar parte de un guión cinematográfico perfectamente.

Ocho: Un juego que recomendamos sin duda probar, todos sus apartados son exquisitos y plantean un verdadero reto a la vez que te divierte.

Nueve: El juego roza la perfección pero no llega a serlo por culpa de unos detalles mínimos.

Diez: Una obra maestra, un juego que cualquier persona debería probar, sea este de la plataforma que sea. Aunque la perfección no existe, consideramos que un juego no tiene que ser perfecto para obtener esta nota, pues la perfección en si mismo no existe. El “David” de Miguel Ángel es una obra maestra con las imperfecciones que atesora. Un juego de diez es la cúspide de la técnica en ese momento. Posiblemente sea mejorada en el futuro, pero con los recursos actuales hubiera sido casi imposible o imposible obtener un mejor resultado.

X