The Sexy Brutale - portada

The Sexy Brutale

Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One
8

Muy bueno

Probamos The Sexy Brutale y te contamos qué esperar de este juego

Una apuesta con muy buena pinta

The Sexy Brutale - portada
 

Tequila es uno de los estudios referentes en la industria española del videojuego, uno de esos estandartes que nuestro país tiene en este mundillo. Que tienen entre manos un proyecto realmente interesante no es un secreto para nadie, y es que RiME es una obra que ha calado entre el público internacional, situándose como uno de los lanzamientos más esperados para las próximas semanas. Sin embargo, junto con Cavalier, también están trabajando en The Sexy Brutale, un proyecto más pequeño pero que ha logrado atraer la atención de un buen público.

Ha sido en la CometCon, celebrada recientemente en Oviedo (Asturias), donde hemos podido probar este título gracias a Badland. A través de una pequeña demo hemos podido disfrutar uno de los primeros niveles de esta nueva obra, en el cual se nos han dejado entrever algunas de las mecánicas que podremos disfrutar. Acompañadnos para descubrir qué es lo que más nos ha gustado de The Sexy Brutale.

Un clásico moderno:

Lo nuevo de Tequila consigue mezclar géneros diferentes y combinar aspectos clásicos con ciertos toques modernos que le dan una vuelta de tuerca a todo esto. Por un lado, nos encontramos con un juego en el que la narrativa y los puzles se mezclan como si se tratara de una aventura point & click de las de antaño, en las que lo principal es avanzar en la historia. Sin embargo, Tequila ha adaptado este género a los tiempos que corren intentando deshacerse de uno de los principales problemas que tienen estos juegos; el movimiento a base de clicks se ha sustituido por uno más estándar, pero sobre todo, los puzles han cambiado lo suficiente para seguir siendo un reto, pero no llegar a resultar frustantes.

Saber qué, dónde y cuándo ocurre cada acontecimiento será importante en el juego

Aprendiendo desde cero

En The Sexy Brutale, hemos podido ponernos en la piel del sacerdote que, plantándole cara a la mansión en la que se encuentra, ha de tratar de salvar la vida a todos los invitados teniendo como aliado un tiempo infinito. Pero este tiempo infinito no es como el que estamos acostumbrados a ver en los videojuegos. El tiempo pasa y, como si se tratara de la película “El Día de la Marmota“, cuando no cumplimos nuestro objetivo volvemos a despertar por la mañana, con un nuevo día por delante para conseguir nuestro propósito.

En el primer nivel que hemos podido probar esto no se nos explica y simplemente se nos deja a nuestras anchas en la mansión. A través de probar y fallar, experimentar y no obtener resultados, y sobre todo de investigar, podremos dar con las claves que nos permitan avanzar. Durante el tiempo que le hemos podido dedicar, los puzles se enfocan desde un punto de vista diferente al habitual, centrándose menos en la importancia de dar con la solución y más en el cómo damos con ella. Tenemos que investigar la casa, observar los movimientos de los personajes como si de alguien totalmente ajeno a la historia se tratara y fracasar varios días para poder dar con la clave y salvar a nuestra primera víctima en potencia.

Game Over

Uno de los detalles que más nos ha gustado en The Sexy Brutale es la forma de enfocar la derrota; de hecho, no hay derrota. El fracaso es una parte fundamental de lo nuevo de Tequila y será lo que nos lleve a dar con la solución del puzle. Y no creáis que es algo que cree frustración y nos dé la sensación de ser partícipes de un ensayo y error sin sentido, porque es distinto estar probando soluciones que estar aprendiendo a dar con ellas. Por supuesto que la mayoría de días fracasaremos en nuestro objetivo final, pero tendremos la certeza de que, al despertar al día siguiente, lo haremos sabiendo más de lo que sabíamos hace 24 horas (dentro del juego, por suerte).

El fracaso es un aspecto fundamental en The Sexy Brutale

Este es uno de los puntos clave en los que Tequila ha conseguido enfocar una propuesta relativamente clásica con un título más adaptado a tiempos modernos, en donde la progresión sea constante y el jugador no tenga la sensación de llevar mucho tiempo atrapado en el mismo lugar. Por supuesto, habrá que jugar la obra completa para poder opinar acerca de esto con total convicción, pero por el momento pinta muy bien.

Una mansión de ensueño

El apartado visual de The Sexy Brutale es algo que merece especial mención, tanto por su éxito en cuanto a lo estético como a su importancia en la experiencia en general. Visualmente todo lo que hemos visto es realmente bonito y presenta buenos detalles que demuestran un trabajo extenso. Desde la decoración de la mansión hasta su arquitectura y disposición de las salas, pasando por un diseño de personajes que, con cierto toque infantil, le dan un aire distinto a esta obra.

Pero no penséis que todo esto simplemente está para que lo veamos, digamos “qué bonito” y nos vayamos. Cada detalle cuenta y, aunque esto puede depender más de cada uno, la sensación que hemos tenido al probarlo no es el de estar en una aventura épica para salvar el mundo, sino más bien en la de un cuento de esos que asustan a los niños (aunque tanto les gustan), pero que muchas veces perdemos de vista al hacernos mayores. Todo el ambiente de The Sexy Brutale, junto con los personajes y su aspecto “infantil” nos meten de lleno en un cuento de los que os hablábamos; y sinceramente, es maravilloso.

El estilo visual del juego es una delicia

Solo queda esperar

Aún son muchas las incógnitas que nos quedan. ¿Será capaz el juego de mantener el nivel de dificultad y misterio sin frustrarnos? ¿Resultará la historia a medida que avancemos? ¿Los escenarios tendrán variedad?¿Serán consistentes las diferentes mecánicas usando el tiempo? Habrá que esperar aún unos días para poder dar una respuesta a todas estas preguntas, pero lo cierto es que, lo que hemos podido probar, nos ha dejado un sabor de boca maravilloso. Ganas de más es lo que tenemos después de probar el prometedor comienzo del próximo título de Tequila. ¿Cómo os pinta a vosotros, jugones?


Contenido relacionado