Hannah es la principal culpable de su suicidio en Por 13 Razones

¿Por qué una chica muerta mentiría?

Hannah es la principal culpable de su suicidio en Por 13 Razones
 
 

Antes de empezar a debatir las cuestiones que dan título a este artículo he de mencionar varios aspectos que debéis tener en cuenta. El primero es que se trata de una opinión personal, y hay que recalcarlo porque aunque venga firmado por un autor, normalmente se suele tratar como si fuera una opinión de la revista. También hay que indicar que más adelante detallaremos partes de la trama que no podréis entender si no se habéis visualizado Por 13 Razones al completo. Por ello recomiendo ver la serie al completo antes de seguir leyendo y poder estropear la experiencia que supone finalizarla y sacar vuestras propias conclusiones antes de aventurarse a leer las opiniones de los demás que podrían influenciar vuestros pensamientos iniciales.

Sin más preámbulos, a partir de ahora podréis leer mis pensamientos sobre Por 13 Razones y su final.

El principal motivo de su suicido podría haberlo evitado

Todas las cintas y motivos que da hasta el momento de la fiesta en la casa de Bryce Walker en la que Hannah es violada por éste son gotas de agua comparadas con el chorro que supuso la violación y que en propias palabras de Hanah -le rompió la dignidad. Pero, ¿qué hace Hannah en casa de un violador? Ella sabía a ciencia cierta que Bryce violó a Jess cuando ésta se encontraba al borde de un coma etílico por la alta ingestión de alcohol en una fiesta que la misma Jess organizó, de hecho Hannah aunque escondida estaba presente durante la violación y aunque pareció traumatizarle la situación no hizo nada por ayudar a Jess ni por denunciar la situación.

Si Hannah hubiese hablado con alguien para acudir a las autoridades y contar los hechos, a ella misma no la habrían violado, porque quien encubre a un violador inmediatamente se convierte en cómplice, y aunque una violación no se justifique si Hannah hubiese hecho lo apropiado jamás le habría pasado lo mismo que a Jess por no haber advertido a la que cuando llegó a la ciudad fue a su mejor amiga.

Y teniendo en cuenta, que Hannah no lo contara por miedo, o por cualquier otro motivo que supusiera que la ponían en peligro, más allá de que sea egoísta, cosa que luego la propia Hannah da como motivos para su suicidio, ¿a qué va a la casa de un violador cuándo da una fiesta cuándo nadie la invitó? Eso se “llama meterse en la boca del lobo”. Si Hannah hubiese tenido un poco de sentido común, el verdadero y gran motivo que la llevó al suicidio no habría sucedido, incluso aunque le podamos “perdonar” que no contara a nadie la violación a su amiga, ella nunca debería haber ido a sabiendas de que es un violador a su casa, ninguna persona lo haría.

Hannah hace Bullying a todo un instituto

Voy a dejar un extracto de un texto del Dr. Sergio Andrés Pérez Barrero, miembro del Grupo de la Organización Mundial de la Salud para la Prevención del Suicidio:

El intento suicida por venganza o chantaje, es el realizado por personas con rasgos anormales en su carácter, quienes pretenden, mediante este acto, castigar a otros, ponerlos en evidencia como culpables de su acto suicida y, en el caso de fallecer, hacerlos responsables de su muerte.

Las personas que realizan este tipo de intento suicida han asumido con relativa frecuencia el papel de víctimas en sus relaciones interpersonales o el de manipuladoras de los demás. En la generalidad de los casos, pretenden castigar a alguien muy estrechamente relacionado con ellas, como el padre, la madre, cónyuge, novio, novia, etc., por algo que hizo o no esperaba que hiciera o no lo hizo y ellas querían que se hiciera. Casi siempre, el tiempo transcurrido entre el problema o motivo supuesto y la tentativa de suicido, es breve: minutos, horas, raramente días, de manera que la otra persona y con ella los demás, se puedan dar cuenta de la estrecha relación entre lo ocurrido y el acto suicida. A veces pueden dejar notas de despedida o mensajes contradictorios como el que sigue: “No culpen a ‘tal persona’ de lo que hago, pero desde lo que me hizo no puedo pensar en otra cosa que no sea la muerte”.




Aquí menciona bajo mi punto de vista el caracter de Hannah y sus actos de una manera casi perfecta. A partir de aquí detallaré los motivos por lo que Hannah es este tipo de suicida y por lo que desde el principio a mi no me generó ninguna empatía, todo lo contrario, es animadversión lo que siento.

Por 13 Razones nos hace pensar que Hannah tomó su propia decisión, si fue motivada o no sólo queda al criterio de quien la vea hasta el final, en ningún momento se justifica o critica el hecho, en este sentido da sensación de ambigüedad y cada cual debe sacar sus conclusiones. Pero ese es el motivo que nos da la serie. La propia Hannah sí que nos da 13 motivos que la llevaron a suicidarse, en este punto hay que saber diferenciar que aunque en cada cinta de cassette trate sobre algún miembro de su instituto no quiere decir que sea un culpable, sino, que forma parte de uno de esos motivos, de no ser así, la serie se titularía Por 13 Culpables, y no es así.

Hannah es incapaz de ponerse en la piel de los demás, sus problemas son un mundo y los del resto no le importan o bien actúa como si sólo ella tuviera contrariedades. Mucha de la atención y cosas que ella reclama tampoco los ofrece. Ella no quiere que la rechacen y que todo el mundo la siga y la busque porque necesita tener amigos y cariño. Pero cuando Zach Dempsey le abre su corazón ella lo rechaza, cuando está a punto de hacer el amor con Clay Jensen, ella lo aparta de forma abrupta y le dice varias veces con tono elevado que la deje y se vaya mientras él le preguntaba que le pasaba de forma reiterada y con preocupación, y más tarde en las cintas Hannah dice que Clay debería haberse quedado. Se puede entender que quiera reclamar que Clay no se fuera si se hubiera ido al primer aviso de que la dejara, pero es reiterada la intención de Jensen de permanecer ahí. Es más, Hannah quería que Clay se le declarara mucho antes, por ejemplo cuando estaban viendo la Luna. ¿Se tiene que declarar él porque es hombre? ¿Tienes que arruinar tú su vida incluyéndolo en las cintas por esos motivos aunque especifiques que es un buen chico? No voy a detallar muchas escenas, pero durante su trama deja ver bastantes escenas que lanzan mensajes en contra de los hombres en general. Por otra parte y antes de la escena con Clay Jensen, a Hannah la rechazan también y ella lo incluye entre sus motivos de suicidio. ¿Hay que tener una relación con alguien que no quieres porque no sufra una depresión? Hay que asumir que no todo en la vida son éxitos y a veces hay que fracasar para aprender. Si la consecuencia del rechazo es que se deprima y se suicide, el problema está en ella y no en el acto en sí, que es lo que pasa en la serie que el problema está en Hannah no como nos quieren vender que está en el resto.

En definitiva ella reclama atención cuando tampoco se interesa en descubrir si de la persona que necesita su atención tiene otros problemas o inquietudes, sólo le preocupa ella misma. Es más, en la última cinta cuando va a hablar con el orientador, no quiere ni que la ayude, sólo lleva el grabador para “demostrar” que nadie ha podido y/o querido ayudarla haciendo más grande el dolor y el pesar de todos los implicados en los cassettes. Hannah fue vengativa con todos y cada uno hasta el día de suicidio, dejando un estigma a la mayoría de los que habían tenido cierta interacción con ella.

Cierto es que quizás el orientador podría haber hecho algo más, pero imaginad cuantos casos tiene de adolescentes y sus problemas que les cuentan sus pesares a medias. Él mismo le dijo que si no le cuenta lo que pasa y quien o quienes son los implicados no puede tomar acciones. Debería haberlo puesto en conocimiento de los padres de ella, sí, pero quizás si lo hubiese hecho y el resto de alumnos se enteran la posición de orientador/confidente se perdería.

Si Hannah quería empezar una vida nueva después de todos sus males debería haber empezado por soltar todo el lastre que llevaba encima.




La apología del suicidio y la muerte como opción

Si ves la serie siendo adolescente o con mentalidad de adolescente, puede y sólo puede que los motivos que Hannah tuvo para suicidarse fueran realmente relevantes, si tú eres un lector que superas los 25 años de edad, verás todos los problemas que sufre la protagonista como nimiedades, excepto la violación en el jacuzzi. De todos se han reído, nos hemos reído, hemos rechazado, nos han rechazado, nos han tratado de forma sexualizada, es obvio que hay que erradicar todo estos asuntos, pero en estas ocasiones -mal de muchos sí es consuelo de tontos- porque en un instituto o Hannah en este caso no es la única que sufre de ésto, y ni mucho menos la que peor lo sufre; quiero recalcar que no justifico estas acciones, como tampoco las justifico como excusa de suicido aunque sean muchos granos de arena en una montaña que se está formando.

En este sentido me parece muy desafortunado como se da el mensaje de Por 13 Razones. Todos los adolescentes que estén pasando por peores situaciones que la de Hannah deberían pensar en el suicidio como opción, aunque bien destaquen a través de los capítulos que cada persona tiene su personalidad valga la redundancia, pero si de verdad querían calar deberían haber puesto motivos muchos más crudos para que no exista el debate de si sus problemas eran suficientes para afrontar un suicidio o no. La segunda temporada de American Crime es mucho más explícita y eficaz en este terreno aunque no haya tenido tanto éxito como Por 13 Razones

El propio Justin, el primero que besó a Hannah tiene una vida mucho más cruel. Su madre es una drogadicta que tiene un novio traficante de drogas que maltrata a Justin, mientras su madre corre un tupido velo ante esta situación. Como él mismo dice no tiene dinero ni para comprar zapatillas deportivas para jugar al baloncesto, tiene que ser su compañero Bryce Walker el que le de alojamiento y le preste dinero, es por ello que Justin se siente en deuda con su amigo y “permite” que viole a su novia Jessica cuando Hannah estaba presente escondida en el armario. Tampoco se justifica, pero Justin entiende que si no lo permite no va a tener donde vivir o de donde sacar dinero para seguir estudiando.

Justo en el último episodio nos cuentan como Alex Standall se ha pegado un tiro en la cabeza quizás por el remordimiento de todo lo que pasó con Hannah, puesto que en toda la serie es de los más afectados por el acontecimiento y el único que está dispuesto a contar lo de las cintas y lo que pasó en realidad. También nos muestra en una última escena como Tyler Down, el fotógrafo acosador y de los que más bullying recibe de todo el instituto, está preparando una maleta llena de armas quizás con la intención de asaltar el instituto y matar a todos los que tiene en su lista de fotos, que son los mismos que hacen aparición en los cassettes que grabó Hannah, que por cierto, ella también le hizo la vida imposible a Tyler, “obligando” a todos los que escucharon sus grabaciones que tiraran piedras a su ventana.

Por lo que queda bastante claro, en resumen, al final que las cintas de Hannah, o mejor dicho, la propia Hannah crea un caos en el instituto de manera intencionada puesto que sabía desde un primer momento el impacto que iban a tener sus grabaciones. Clay Jensen pasó de ser un buen chico a una persona vengativa a punto de suicidarse por sentirse culpable de la muerte de Hannah. Alex Standall presuntamente se dispara en la cabeza por no poder soportar la culpa. Hannah sabía con su grabación al orientador Porter que éste y otros miembros del profesorado podían perder su puesto de trabajo y sentirse culpables por ello. Por otro lado también era consciente en que si Justin le contaba a Jess lo de la violación estos dos se iban a sentir más miserables, sobretodo teniendo en cuenta que Justin no tiene dinero y su madre drogadicta no le presta atención y deja que su pareja le agreda, y Jess que es nueva en la ciudad y no tiene apenas amigos.

Es por este vídeo también los cuestionables valores morales que transmite Por 13 Razones son similares a los de un texto de Manuel Delgado en el dice que las personas lleguen a saber contestar; es decir, que sepan manipular un lenguaje políticamente correcto que permita “quedar bien” y dárselas de persona “sensible” y “consciente” ante los problemas que sufre la sociedad. Que estos individuos debidamente educados lleguen un día a discriminar o maltratar a otros, o hacer que se sientan inferiores, es irrelevante. Lo importante es que, en el momento de presentarse ante los demás, estén en condiciones de exhibirse como adalides de los derechos humanos, la equidad de los dos sexos, la paz universal, la sostenibilidad del planeta y la fraternidad universal entre pueblos.




Por 13 Razones consiste en una exhortación constante a valores democráticos y humanísticos abstractos, valores que conciben la vida en sociedad como una cuestión meramente teórica, de espaldas a un mundo real que puede hacerse como si no existiese, como si todo dependiera de la correcta aplicación de principios elementales de orden superior, capaces por sí mismos de neutralizar la experiencia real –hecha tantas veces de arbitrariedad, de rabia y de dolor– de seres humanos reales manteniendo entre si relaciones sociales reales.


Contenido relacionado