Colabora

Crítica de Día de lluvia en Nueva York: Cupido a lo Woody Allen

Fichas
CRÍTICA

Crítica de Día de lluvia en Nueva York: Cupido a lo Woody Allen

El director recupera su vena más elegante en un romance juvenil de tendencia pesimista

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 11/10/2019 (España)
  • Duración: 92 min
  • Pais: Estados Unidos
  • Género: Comedia / Romance
  • Productora: Gravier Productions / Perdido Productions
  • Distribuidora: A Contracorriente Films (España)
  • Director: Woody Allen
  • Guionista: Woody Allen

Su cine sigue bañado por una nostalgia torticera. Un sentimiento que permite embadurnar sus trabajos de un encanto cinematográfico indescriptible, y que al mismo tiempo le impide moldearse con los cambios sociales y culturales. Woody Allen, a sus 83 años, sigue invitando a los espectadores a sumergirse en relatos romantizados. Historias en la que los roles de género siguen respondiendo a una visión del mundo anquilosada, y que no dejan más disfrute que el que disponen en pantalla mientras se van reproduciendo. Ni los trozos de heces que le han saltado a la cara ni el infierno de demandas legales han calado en "Día de lluvia en Nueva York".

La compleja distribución de la cinta es un fiel reflejo de lo que genera el cineasta sobre la crítica y público; tan loable es mostrarse apegados y encariñados hacia ese estilo propio que ningún otro compañero ha sido capaz de replicar, como lo es oponerse frontalmente a su paquete de ideas eclécticas En España la suerte de su última película ha caído del lado del director, y se podrá ver el próximo 11 de octubre. En Estados Unidos, sin embargo, las demandas de Amazon y el resto de accidentes colaterales, han vetado por completo su pase por salas. ¿Está justificado tanto revuelo?

Un romance muy Allen

"Día de lluvia en Nueva York" ha sido víctima del pasado de Allen, pero no de su propia propuesta; un relato romántico con tintes pesimistas que se regocija en el amor juvenil desde la mirada más conservadora del director. Todo lo que ya chirriaba en sus anteriores trabajos sigue estando ahí, y el guion, protagonizado por el revalorizado Timothée Chalamet, continúa mostrando esa chispa hilarante tan presente en su carrera. La apuesta de "Día de lluvia en Nueva York" es todo lo honesta que se espera, y desde ese punto de partida, es fácil caer en el juego de sátira y malabarismo verbal de Allen.

Si hay que buscar una referencia directa en esta película, la respuesta que viene rápido a la mente es "Medianoche en París". Regresamos a una ciudad idealizada -en este caso la famosa metrópoli estadounidense-, siguiendo un esquema narrativo en cascada que recuerda, y quiere recordar, a esos paseos nocturnos de Owen Nilson por la capital gala. Aquí es Chalamet quien lleva la batuta interpretando a Gatsby Welles, un cínico joven ricachón que regresa a su ciudad natal junto a su novia Ashleight Enright (Elle Fanning) en una visita exprés. Esta, recibe la oportunidad de entrevistar a un famoso director (Jude Law) para el periódico de su universidad, y no duda en arrastrar a la pareja para cumplir sus sueños.

Día de lluvia en Nueva York

La trama, lejos de ser compleja, se desarrolla de forma ligera y dulce. Recibiendo y despidiendo personajes elegantemente, mientras los protagonistas evolucionan como personas alejadas de sus parejas. Y es que, la principal premisa de "Día de lluvia en Nueva York" apuesta por no una, sino dos tramas paralelas; la de Gatsby y su paseo nihilista por una decadente ciudad de los rascacielos, y la de Ashleight, bañada en luz, vitalidad e inocencia. Tales ejes le permiten a Allen cocinar comparaciones de género que no sorprenden especialmente por su originalidad (ellas manipuladoras e independientes; ellos victimistas, interesados y celosos), pero que funcionan gracias a la verosimilitud general de la historia.

Si la quieres bien, y si no...

Ahora bien, el truco recurrente del director no está libre de aristas. Selena Gómez, quien encarna a Shannon -posible interés amoroso del protagonista-, aparece en pantalla casi siempre de manera desafortunada; en situaciones forzadas que rompen por completo la coherencia y naturalidad del metraje. Algo similar a lo que sucede a las desventuras amorosas del personaje de Fanning con los iconos del cine que se va encontrando por la ciudad; volcada a una incredulidad que es realmente complicada de suspender. Que sí, contribuye al desarrollo de la historia, pero que desdibuja la naturalidad de las actuaciones.

Día de lluvia en Nueva York

"Día de lluvia en Nueva York" es una criatura con señas de identidad fuertemente marcadas por su padre, pero su clave no está en lo ingenioso de los diálogos, sino en la pasión y el tesón que ponen tanto Chalamet como Fanning para interpretarlos. A él se le puede ver cantando, tocando el piano, y moviéndose como una liebre entre las fintas románticas de Shannon y la presión de su aristocrática familia. Ella, al contrario, plasma una interpretación mucho más cómica y desenfadada. Uno quiere rehuir de su vida pero no lo consigue, la otra quiere encontrar un lugar en el mundo pero también fracasa. La búsqueda de una identidad propia es transversal al mensaje principal del metraje. Y la desidia, tan habitual en los personajes de Allen, también.

Conclusión

Con cincuenta películas a sus espaldas (esta anota la marca), y una imagen fermentada a lo largo de los años, Woody Allen se presenta como un dinosaurio en pleno renacimiento. Quizás haya llegado el momento de dejar la insistencia por el cambio, para empezar a valorar o rechazar una visión del Séptimo Arte muy concreta. "Día de lluvia en Nueva York" no aporta innovación ni contextualiza el #MeToo, pero sí ofrece una experiencia tan efectiva como pasional.

Crítica:
Día de lluvia en Nueva York

Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar esta película
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Allen viaja de París a la ciudad de los rascacielos para tejer con habilidad un retrato del amor juvenil. La ligereza y elegancia de los diálogos y las excelentes actuaciones de Timothée Chalamet y Elle Fanning, hacen de esta una de las películas más efectivas y entretenidas del cineasta en los últimos años.

  • El guion recupera el fervor y la pasión del dialoguista Allen
  • La fotografía de Vittorio Storaro
  • La extraña pareja de Chalamet y Fanning
  • Presencia de ciertas escenas teatrales y forzadas
  • Retrato manido de las diferencias de género
Duración: 92 min

Política de puntuación

Redactado por:

Criado y educado en la escuela de Ghibli. Emborrachado de anime, poco a poco abriéndome a otros sabores y colores.
Comentarios: