Colabora

Crítica de Frozen 2: una secuela Disney cargada de magia

Fichas
CRÍTICA

Crítica de Frozen 2: una secuela Disney cargada de magia

Anna y Elsa salen de Arendelle para conocer mundo en una aventura ambiciosa y certera

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 22/11/2019
  • Duración: 143 min
  • Pais: Estados Unidos
  • Género: Aventuras/Musical
  • Productora: Walt Disney Pictures
  • Distribuidora: Walt Disney Studios Motion Pictures
  • Director: Chris Buck / Jennifer Lee
  • Guionista: Jennifer Lee / Robert Lopez / Chris Buck / Kristen Anderson-Lopez

Un referente puede servir tanto para elevarse como para quedar aplastado por altas expectativas. Las secuelas han traído de cabeza a todo Hollywood durante décadas, y pese a que en taquilla no siempre tropezaban, nunca han terminado de eliminar su inherente olor a fracaso. Ni siquiera una compañía con tantos recursos, tantas voces, y tan buena imagen como Disney ha sido capaz de sortear este pérfido dogma. ¿Quién recuerda "Aladdín 2"? ¿Y "Bambi II"? Dar continuidad a personajes casi nunca sale bien, y por eso la empresa de "Frozen 2" parecía una absoluta quimera. Ya no solo por su simple condición de extensión, sino también por el estándar que dejó la primera entrega hace 6 años. La única salida a tamaña diatriba pasaba por aspirar a más magia, más escala, más emoción, y claro, mucha más música. Una apuesta que Arendelle consigue acoger contra todo pronóstico.

Un pasado nórdico

Chris Buck y Jennifer Lee se vuelven a echar la bufanda sobre el cuello para trabajar sobre el contexto familiar que dejaron bien atado el pasado 2013. Y lo hacen demostrando un conocimiento absoluto sobre Elsa, Anna, Olaf, y el resto de personajes conocidos. La idea pasa por apoyarse en la ahora sólida relación que existe entre las hermanas, para explorar algunas de las cuestiones más acuciantes que se quedaron sin resolver en la cinta original. ¿De dónde vienen los poderes mágicos? ¿Cuál es la historia de sus padres? ¿Qué hay más allá del reino? "Frozen" se cocinaba entre cuatro muros no muy amplios, que si bien permitían destilar todo tipo de jugos interesantes, restringía el foco del mundo a sus habitantes. El punto de partida en esta ocasión se invierte, anteponiendo una narrativa mucho más contextual, simbólica y adulta.

Un reino, una familia, un gran reconocimiento. Elsa ahora tiene todo con lo que siempre soñó. El amor de su hermana y el respeto que el pueblo le ofrece la colocan en la posición más cercana a la felicidad. Siempre, claro, que viva pensando únicamente en el presente. Poner la mirada en el futuro ya requiere de cierta perspectiva vital que la monarca no posee. Sin pasado no es posible aprender de los errores, y por tanto tampoco se puede avanzar hacia adelante. Elsa siente en su corazón que hay preguntas que necesitan respuestas, que esa música que comienza a escuchar incesantemente, esconde un propósito bienintencionado que resolverá su encrucijada vital. Ahora bien, el crecimiento personal es un juego siempre positivo, y la secuela lo expone dándole un protagonismo creciente a las figuras más cercanas a la reina. Empezando por la propia Anna, que se apegará a ella como protección, y siguiendo por aquellos a los que esta última arrastra; Olaf, Kristoff y Sven.

Frozen 2

Ambición y escala

En ese sentido, "Frozen 2" representa una fotografía de mayor amplitud que su predecesora. Aunque Elsa sigue siendo el pilar sobre el que orbita todo, la introducción de tramas más interesantes para secundarios otorga al visionado una versatilidad inusitada. Eso sí, el verdadero interés no está ni en los deseos de aventura que emana la reina, ni en los graciosos intentos de Kristoff por afianzar su relación con Anna; es el Bosque de los Espíritus, y todo el misterio que palpita en su interior, lo que confieren a la película de una personalidad única. El equipo de producción viajó a países del norte de Europa para conseguir el retrato más realista posible de mitologías ancestrales y tradiciones culturales nórdicas. Ese trabajo de documentación, que podía haberse traducido en algo anecdótico de cara al producto final, se deja sentir desde el minuto uno, y aporta un realismo paradójico en un pastiche puramente fantástico. El fuego, el aire, el viento y el agua se van intercalando en escenas de una gran belleza visual, que lejos de quedarse en lo pomposo y artificial, consiguen entroncar con el autodescubrimiento personal de la protagonista.

Buck y Lee entienden que no es posible la mejora sin abrazar con amplitud el riesgo. Los 1.276 millones de dólares y la sarta infinita de premios de la primera entrega, obligaban a recuperar personajes y tonos, claro, pero los cineastas insisten una y otra vez por huir del conformismo. La secuela cuenta con una gran cantidad de incorporaciones nuevas al reparto, muchas más de las esperadas. Los habitantes del bosque, los antiguos compañeros del padre de Elsa, la personificación de ciertos espíritus. Todos y cada uno de ellos participan en ese perfeccionamiento consciente con el que se gesta la cinta. A la sucesión de caras conocidas que ocupan los dos primeros tercios del guion, se van poco a poco sumando más y más figuras con papeles pequeños pero cruciales en el retrato general del viaje. Ahora bien, por encima de todos ellos destaca la presencia de Iduna; la madre de las por entonces princesas, que con tan solo unos pocos minutos en pantalla, y una canción aterciopelada, alcanza a asentar el tono y el nivel emotivo del resto de la historia.

Frozen 2

Empacho musical

¿Y qué hay de la música? Gran parte del éxito de la primera entrega se debió al efecto bola de nieve que generó "Let It Go" con el paso de las semanas. Los directores de aquel golpe de efecto intentan replicar el fenómeno con un tema principal que resuena con el mismo tacto pegajoso que esa canción. “Mucho Más Allá” ("Into The Unknown") aparece también en los momentos climáticos, y persigue una vibración emocional de igual o mayor envergadura. El trabajo de Kristen Anderson-López está al nivel prometido, aunque quizás no destile el mismo encanto que lo escuchado en 2013. Y siguiendo por ahí; el principal problema con el que lidia la cinta no es la calidad de las canciones, sino la cantidad de ellas. En poco más de 90 minutos llegan a sonar casi una decena de temas que en muchas ocasiones interrumpen el desarrollo de la aventura de forma innecesaria.

Se agradece que Olaf cuente con su propio momento sobre el escenario, y que el mencionado leit motiv resuene con distintas variaciones a lo largo del metraje, pero ese afán por encontrar el impacto se termina atragantando. De hecho, se abusa tanto del recurso, que en ciertos momentos da la sensación de estar ante un musical.¿Por qué? Casi todas las escenas clave del guion están encarriladas a través de acordes, impidiendo saborear y disfrutar del comportamiento natural de los personajes. Por suerte, la labor de Buck y Lee a nivel de escritura termina compensando este único defecto de entre tantos aciertos. El ritmo trepidante, el tono más maduro de la historia, y el regusto a fábula del desenlace, suponen suficiente motivo para despedirse de Arendelle con un sabor de boca inmejorable.

Frozen 2

Conclusión

"Frozen 2" no es mejor que la primera entrega; es distinta. La comparación es obvia y necesaria, pero el resultado final de esta cinta invita a pensar en otras valoraciones; en el efecto embriagador que transmite un universo bien hilado, y la coherencia con la que maduran sus protagonistas. Claro que la pérdida del efecto sorpresa quizás impida sumar números superiores a los reflejados en 2013, pero eso no hace que la nieve moje menos, ni que los sueños no se puedan alcanzar creyendo en una misma.

Crítica:
Frozen 2

Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar esta película
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Arendelle abre sus puertas a un mundo increíblemente bello y repleto de sorpresas. Seis años después de Let It Go, Anna y Elsa regresan a la gran pantalla con una aventura de mayor escala, mayor ambición, y mismo impacto emocional. Disney no se supera pero sí consigue justificar una secuela aplastada por las expectativas.

  • Una historia mucho más adulta que su predecesora
  • El flashback inicial liderado por Iduna
  • No es Let It Go, pero el tema principal es igual de bombástico
  • La presencia de los espíritus del bosque y la mitología nórdica que los rodea
  • Animación preciosista en los momentos clave
  • Final efectivo pero increíblemente predecible
  • Exceso de canciones
Duración: 103 min

Política de puntuación

Etiquetado en :

Disney Frozen 2

Redactado por:

Criado y educado en la escuela de Ghibli. Emborrachado de anime, poco a poco abriéndome a otros sabores y colores.
Comentarios: