Colabora

Crítica de The Boys: La hermana teen y drogadicta de Watchmen

Fichas
CRÍTICA

Crítica de The Boys: La hermana teen y drogadicta de Watchmen

Publicado el 1

"The Boys" es una serie de cómics lanzados entre 2006 y 2012, escrito por Gath Ennis que trata de presentarnos a los superhéroes como una raza discriminatoria hacia los humanos, ególatra y corrupta. Una élite que tiene la aceptación social para hacer cualquier cosa. Estos superhombres disfrazados trabajan para una multinacional que los presenta como los modelos de conducta idóneos para el pueblo, con el fin de poder controlar el mundo a través de una tiranía cultural que manipula todo tipo de pensamiento.

Atendiendo al género, vivimos en una época dorada para las mallas. Se engloba a muchos de estos personajes dentro de la mitología moderna, y nos les falta razón; todos y cada uno de ellos tratan de reflejar e influenciar la sociedad con código moral propio. El problema es que estamos acostumbrados a ver solo dos caras de la misma moneda. En los dilemas morales propuestos por el género todo suele ser blanco o negro, y en la mayoría de los casos, la industria se olvida del gris.

La serie trata desde el primer momento de deconstruir todo lo que pensamos de los superhéroes ¿por qué? muy sencillo. Para Ennis no existe la persona perfecta, todo el mundo tiene un lado corruptible. Y esta obra explota esa creencia desde un punto de vista irónico y salvaje, dando pie a situaciones en las que estos chiflados con mallas demuestran que no valoran a los humanos. El punto de partida de la ficción que Amazon trae ahora al frente es la tristeza y resignación de Hughie, quien sufre de primera mano el elitismo y desprecio que tienen estos justicieros cuando matan por error a su novia.

La investigación de Hughie, junto a un inesperado compañero, Butcher que le ayudará a tirar del hilo, empezará a descoser todo un tejemaneje de relaciones sociales e intereses comerciales que protegen a esta raza superior cuyo claim es la búsqueda del bien como único objetivo. Todo esto no es más que una clara referencia a cómo funciona el capitalismo y la instauración de un grupo selecto de empresarios que controlan todo. Una irónica paradoja teniendo en cuenta que es una serie financiada por la compañía de Jeff Bezos, una de las que más se beneficia del sistema.

Butcher ayudará a Hughie a desenmascarar a los superheroes

Pero "The Boys" es mucho más que todo lo expuesto. No solo se muestra este mundillo desde un punto de vista ajeno, como es el de Hughie. Starlight es una superheroína que es elegida para un selecto grupo conocido como "Los 7"; la cabeza más mediática y visible de esta súper raza. Con la ilusión y la ingeniudad de una joven que cree estar apunto de adentrarse en una organización que a priori trata de buscar el bien, el personaje interpretado por Erin moriarty se adentra sin anestesia en las cloacas que conforman la organización, viviendo escenarios vejatorios que invitan al espectador a apartar la mirada de la pantalla.

En este sentido se nota mucho la mano en la producción de Evan Goldberg y Seth Rogen, quienes han sabido trasladar a la perfección el espíritu de denuncia del cómic a los temas de más rabiosa actualidad. Quizá la serie trata de tocar muchos palos, pero lo hace de forma acertada y abrupta, sin ningún síntoma de moderación. Punto muy necesario a la hora de sacar las vergüenzas de la sociedad sin tropezar en la corrección. Y no solo eso. Cada uno de los héroes es una parodia de los personajes que han dominado la historia del cómic. Una teatralización sólida y objetiva sobre la pretensión de estos personajes por regir el status quo.

Los superheroes son un modelo a seguir para la sociedad

La ambientación también ayuda a mirar desde abajo al universo que se plantea. Con una fotografía oscura y una banda sonora dura y que en algunos tramos se torna comercial para darle un toque de veracidad a la trama, todo converge con el único objetivo de transmitir la sensación de desasosiego constante, con el pensamiento de que nos van a asaltar con una nueva sorpresa en cualquier momento. Los efectos especiales también son buena muestra de que nos encontramos frente a una de las apuestas más costosas de Amazon.

Por sacarle algún pero a la serie, diría que no hace falta demostrar en cada escena que el guion va en un ferrari sin frenos. A veces se echa en falta que repose un poco la trama para construir un significado más profundo. Sin embargo, la locura era una de las señas de identidad del cómic de Ennis, por lo que está más que justificado. Esto unido a una estética que mezcla lo oscuro con lo punk para demostrar una personalidad propia, conforma una de las propuestas más frescas y prometedoras para el verano.

Etiquetado en :

The Boys

Redactado por:

Periodista amante del cine. A veces antepongo la forma al fondo... Pero no siempre.

Comentarios: