Colabora

Crítica de The End of the F***ing World 2: Julieta sin Romeo

Fichas
CRÍTICA

Crítica de The End of the F***ing World 2: Julieta sin Romeo

Alyssa y James encuentran el final que merecían en una secuela tan ácida y personal como la primera temporada

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 05/11/2019 (Segunda temporada)
  • Duración: 24 min / ep
  • Pais: Reino Unido
  • Género: Comedia / Drama
  • Productora: Clerkenwell Films / Dominic Buchanan Productions
  • Distribuidora: Netflix (España)
  • Director: Jonathan Entwistle / Lucy Tcherniak / Destiny Ekaragha / Lucy Forbes
  • Guionista: Charlie Covell

El tiempo dentro de una ficción no siempre transcurre de la misma forma que lo hace en el mundo real. Ni siquiera cuando el producto busca la equivalencia para acercarse al espectador, se termina de encontrar una balanza que replique el sentimiento que deja el paso de las horas, los días, o los meses. Han pasado ya dos años desde que Channel 4 sorprendió a los ejecutivos de Netflix. Y poco menos de ese tiempo desde que estos decidieron probar suerte en el mercado internacional. Esos mismos 720 días han transcurrido también desde que James (Alex Lawther) sufrió un disparo en la playa; desde que Alyssa (Jessica Barden) perdió a su particular Romeo; desde que Bonny and Clyde se enfrentaron a la realidad y salieron perdiendo. Y sin embargo, la segunda temporada de "The End of the F***ing World" parece haber envejecido varias décadas.

La visión naíf de ella ahora se ha convertido en un nihilismo espeso y casi insoportable. Con Alyssa también se han hundido en la tristeza y el sinsentido las formas de la producción. Vuelven los escenarios húmedos, la fotografía apagada, y la estética que baila sinuosamente entre la pana setentera, y las botas ochenteras. Pero todo ello está acompañado por un sentimiento que no venía adherido al road trip de los primeros episodios. Donde antes veía un jardín para experimentar con flores, ahora Charlie Covell solo encuentra brotes secos. Lo hace con el espacio creativo que le deja la salida del creador del cómic, Charles S. Forsman, y con las constricciones derivadas de una continuación. ¿Las secuelas son peores que las primeras partes? En muchas ocasiones esta losa termina hundiendo las pretensiones del director de turno, pero lo que llega hoy a la plataforma de streaming es una prolongación que esquiva con virtuosismo todas esas limitaciones, y que las convierte en virtudes.

Todas las críticas en este medio son publicadas sin spoilers. Entendemos y respetamos el derecho del lector a solo informarse de aquello que no perjudique su posterior disfrute. Pero en esta ocasión, por las particularidades de la temporada, debemos incluir detalles que pueden arruinar las sorpresas de los dos primeros episodios.

Caminar mirando hacia atrás

¿Dónde lo dejamos? ¿Hacia dónde nos dirigimos? Para que el regaliz negro tenga máxima efectividad, Covell saca partido absoluto del formato episódico. Tres episodios para recapitular, introducir, y conectar con el nudo; eso es el tiempo que se toma la showrunner para colocar a "The End of the F**ing World" en el mismo espacio mental del espectador en el que se quedó el pasado 2017. Bordeando ese sentimiento de fascinación y adicción inexplicable ante un producto del todo imperfecto, que sin embargo encontraba la belleza precisamente en lo raro. La segunda temporada viene a extender el pastiche convirtiendo el binomio en un trinomio con la llegada de Bonnie (Naomi Ackie); la incorporación más importante al reparto, que permite aportar frescura a la misma fórmula. Criada en una familia desestructurada, esta joven mantiene una conexión muy especial con Alyssa y James que la forzará a encontrarse con ellos para saldar una venganza. ¿Cuál?

The End of the F***ing World

Su padre se marchó de casa abandonándola a ella y a su madre. Esta última la convirtió en una vía de escape para todas sus frustraciones; vertiendo en ella las esperanzas y sueños que no pudo cumplir por quedarse embarazada. La culpabilidad hacia Bonnie no es doble ni triple, rebasa cualquier límite conocido, y se percibe en un rostro hundido por la pena y el absurdo de la vida. Sin nadie en quién apoyarse, esta termina encontrando consuelo en Clive Koch, un profesor de universidad con tendencia a violar a sus estudiantes más jóvenes. Ambos entablan una relación increíblemente tóxica, que termina de la peor forma posible, cuando Bonnie decide quitarse de en medio a quien ella ve como una competidora en el amor. En prisión, la joven descubre que su amado ha sido asesinado por una pareja misteriosa. Y sí, resultan ser nuestros protagonistas. Ahí va una de las tramas principales; la consumación de una venganza que bordea la autorreflexión sin llegar nunca a abrazarla.

Montesco y Capuleto

El palo se introduce en una rueda ya gastada. Alyssa intenta superar la muerte de James. Se mudó junto a su madre al restaurante de su tía. Conoció a un chico, y terminó comprometida con él. Lo que parece una recuperación progresiva y sana, es en realidad fruto de un alma que se deja llevar por los tejemanejes del día a día. Hacer algo es mejor que no hacer nada, y paso a paso termina así transitando un sendero que le es completamente ajeno. “Ya no siento nada. Es bueno no sentir. Es como un superpoder”. De su memoria no se evaporan todos los recuerdos que comparte con la única persona que le ha hecho feliz en toda su vida. Un sentimiento, que, claro, también comparte el supuesto muerto. Sí, James no solo está vivo, sino que además se ha pasado los dos últimos años intentando olvidarla sin mucho éxito. La madre de Alyssa se interpuso entre ambos obligando al joven a cortar la relación cuando todavía estaba en el hospital. James al igual que Bonnie, también se queda sin nadie en quién apoyarse cuando muere su padre de un infarto. Ningún personaje escapa de la desgracia que Covell esparce por toda la serie. Ni si quiera Alyssa, quien en un principio está en mejor posición para lograrlo.

The End of the F***ing World

No resulta extraño que del protagonismo compartido de la primera temporada, ahora "The End of The F***ing World" esté casi monopolizada por la joven. Es ella la única que intenta luchar contra el pasado para evolucionar, para vivir una nueva etapa. James solo quiere recuperarlo tras salir de un triste final, y Bonnie, sin posibilidades de replicar esto último, busca quemar el mundo. Sus sentimientos, sin embargo, siguen estando arraigados en esa nostalgia por un tiempo mejor. El melodrama de los nuevos episodios se perfila con claridad ante un cóctel de emociones tan denso, pero la showrunner no se olvida de la personalidad que hacía funcionar la serie cuando jugaba a las persecuciones y el escondite; los diálogos siguen siendo ásperos, las puestas en escena incómodas, y el humor increíblemente negro. Covell no quiere hacer reír, sino solo replicar el intento infructuoso de sus personajes por alcanzar una meta. Es lo errático y humano lo que baña todo y sigue haciendo de la ficción un puchero sabroso en el que sumergirse.

Conclusión de The End of the F***ing World T2

Como Shakespeare en "Romeo y Julieta", la historia de James y Alyssa no persigue un final maniqueo o complaciente. La nueva temporada perfecciona la fórmula, deja metáforas poderosísimas a través del vestuario, y consigue hilar con elegancia todos los parches de los primeros episodios. Pero no hay que llevarse a engaño. La historia de los enamorados nunca estuvo predestinada a terminar encajando en ninguna fábula ni arquetipo hollywoodiense. Covell, de hecho, odia los finales felices, y este por supuesto no lo es. Eso no impide que el desenlace cierre la experiencia en un clímax absolutamente desgarrador. Varias décadas terminaron siendo demasiadas.

Crítica:
The End of the F***ing World

Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar esta serie
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

La historia de Alyssa se completa con un epílogo que mantiene la chispa y personalidad de la primera temporada, añadiendo al mismo tiempo pequeñas pinceladas inesperadas de amargor. La misma adicción, las mismas sorpresas, y un devenir que completa el viaje de una manera poética y elegante.

  • El humor sigue siendo de lo más negro que se puede encontrar en televisión
  • La incorporación de Bonnie y su trama de venganza
  • La fuerza y simbolismo del vestuario
  • Final redondo y natural
  • Ritmo algo más lento que el de la primera temporada
Duración: 24 min / ep

Política de puntuación

Redactado por:

Criado y educado en la escuela de Ghibli. Emborrachado de anime, poco a poco abriéndome a otros sabores y colores.

Comentarios: