Crítica de The Politician: Mucho y muy Ryan Murphy
Colabora

Crítica de The Politician: Mucho y muy Ryan Murphy

Fichas
CRÍTICA

Crítica de The Politician: Mucho y muy Ryan Murphy

Ryan Murphy navega los tejemanejes del poder en una montaña rusa de estímulos

Publicado el 0
  • Fecha de estreno: 27/09/2019
  • Duración: 50 min /ep
  • Pais: Estados Unidos
  • Género: Comedia / Musical
  • Productora: Netflix / Ryan Murphy Productions
  • Distribuidora: Netflix (España)
  • Director: Ryan Murphy
  • Guionista: Ryan Murphy / Ian Brennan / Brad Falchuk

La desconexión, la ausencia de alegatos intrínsecos y emocionales con el votante, genera disonancia. Es fácil ver la política como u juego de falsedades y movimientos ególatras, pero más complicado es analizarla desde su interior. Con sus proposiciones e intereses manifiestos apoyados en el bien común. Ryan Murphy busca destripar este juego de comunicación, marketing y persuasión tan prosaica en las democracias modernas, precisamente desde ese enfoque kafkiano. La particularidad, sin embargo, de "The Politician" no se encuentra en la complejidad del sistema, sino en la naturaleza del Poseidón que la navega.

 Tras firmar un contrato de varios cientos de millones de dólares con Netflix, el creador de "American Horror Story" llega a la plataforma de streaming con su primera serie. Y había expectación, claro que la había. Murphy responde a la imagen prefabricada que muchos asocian a su estilo de crear historias, con una producción sobresaturada, exagerada, y más catártica a cada minuto que pasa. La presencia de Ian Brennan y Brad Falchuk en el equipo responsable de la idea, convierten a este pastiche de intrigas estudiantiles en un plato difícil de digerir para paladares no acostumbrados.

Ambición y poder

"The Politician" recoge todos los elementos más reconocibles de Murphy y los mezcla en una narrativa atropellada y recargada de estímulos que busca la atracción por vasallaje. Ben Platt llega de triunfar en Broadway para meterse en la piel de Payton Hobart un joven adinerado y seguidor pasional de Richard Nixon que quiere convertirse en Presidente de los Estados Unidos. Esta meta, postergada para uno de los futuros episodios de la antología bajo la que se acoge la serie, se proyecta como un fin a largo plazo. El protagonista primero tendrá que ganar las elecciones a presidente del Cuerpo Estudiantil de su instituto, Saint Sebastian. Y es ahí donde comienza la primera temporada.

El planteamiento es sencillo; trasladar el ambiente y los mecanismos que entran en juego en una campaña política real, a un entorno escolar y hormonado. Ahora bien, el resultante de esa mezcla no refleja un reparto ecuánime de uno y otro mundo. Murphy solo quiere salir del congreso y las sedes de partidos para aprovecharse de las disonancias que generan los intereses cruzados de los partidos políticos, con los sueños y deberes de un adolescente medio. Se entiende así que la serie sea histriónica y molesta en cada uno de sus ocho episodios. Es precisamente su intención.

The Politician

Tras una presentación cargada de propósitos, "The Politician" comienza a volverse más y más compleja siguiendo una ruta que solo alguien como Murphy podría haber perpetrado en televisión; cada personaje está interrelacionado de alguna manera con el resto del reparto, cada trama se alimenta de las demás, cada escena responde a una concatenación de hechos imprevisibles. Payton, su rival política Astrid (Lucy Boynton), y especialmente los asesores de ambos, mantienen un nivel de sarcasmo e ironía nunca antes visto en el medio. Ni siquiera en "Scream Queens", ficción de la que más bebe esta serie.

A ese talento joven le ponen vanguardismo y veteranía dos estrellas arrastradas por la persuasión de Murphy. Como ya viene siendo habitual en sus trabajos, en esta nueva serie también se cuenta la presencia de grandes figuras de Hollywood; Gwyneth Paltrow dando vida a la sosegada pero emocional madre de Payton, y Jessica Lange como la madre manipuladora e interesada de Infinity (Zoey Deutch), una chica con cáncer.

Psicotrópicos bienvenidos

El nivel de soltura y libertinaje creativo que demuestra el showrunner en esta producción es digno de mención. La fotografía sobrecargada de colores, las actuaciones exageradas, la combinación de todo tipo de géneros -musical, drama, comedia-, la elegancia ingeniosa de los diálogos, hacen de la experiencia algo refrescante e inesperado. Incluso los giros narrativos -algo torticeros en "Glee"- aquí están medidos con regla y cartabón. ¿Hace todo ello a la serie de Netflix en un producto sin aristas? No exactamente.

The Politician

Aunque "The Politician" es en aspecto y contenido formalmente perfecta, su experiencia dista de alcanzar la misma plenitud. Las toneladas de sátira, metáforas y ambigüedades que recubren a la serie la convierten en una aventura solo apta para los más murphianos. Para todos los demás, esta producción puede convertirse en un tránsito insoportable por la exageración más extenuante de estereotipos; de jóvenes salidos y egocéntricos, de pretendientes a políticos disfrazados de Maquiavelos pérfidos, y del clasismo más visceral y carente de matices. La ficción vomita ideas a la cara del espectador sin dejarle respirar, y ese es su mérito.

Conclusión

Y pese a todo, el salto de Murphy a Netflix se ha consagrado con éxito. Las señas de identidad que el cineasta arrastraba de sus anteriores trabajos reaparecen no solo de forma inalterada, sino que están elevadas al límite de lo asumible para una producción que se pretende generalista para con grandes grupos de target. "The Politician" no es perfecta, arrastra ciertos problemas de ritmo a partir de su quinto episodio, y parece dar vueltas en bucle hasta que encuentra su magnánimo final. Pero tiene sus ideales claros. Casarse con ellos o no ya depende de cada votante.

Crítica:
The Politician

Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar esta serie
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ryan Murphy fragua su serie más grandilocuente y entretenida hasta la fecha. The Politician recoge los clichés del mundo de la política, y los estereotipos de la juventud norteamericana, para fraguar un trepidante viaje de sarcasmo y crítica sagaz hacia el clasismo y la perversión del poder.

  • Ben Platt se come la pantalla en cada uno de los episodios
  • El guion es ingenioso, inteligente e imprevisible
  • Reparto de secundarios deslumbrante
  • Ritmo trepidante
  • Puede saturar si no se está acostumbrado al estilo de Murphy
  • Algunos personajes desaparecen a mitad de temporada
Duración: 50 min/ep

Política de puntuación

Redactado por:

Escribo mucho y a veces bien. Seguidor incondicional de Inio Asano. Otaku pero no mucho.

Comentarios: