Análisis Super Mario Party

Nintendo Switch
 

Nintendo es la cuna de muchas sagas que nos han traído historias y personajes memorables. Si pensamos en ello, probablemente de lo primero que nos venga a la cabeza será aquel entrañable fontanero llamado Mario que, con su carismática personalidad, nos ha hecho pasar largas horas de diversión junto a su lado. Gracias a ello, hemos tenido la oportunidad de conocer a multitud de personajes que ahora son iconos de la industria: Luigi, Peach, Yoshi, Donkey Kong, Bowser, etc.

Estos personajes han vivido sus propias aventuras e historias, en las cuáles los hemos podido ver superar cientos de retos contra enemigos y rivales que les han llegado a poner las cosas muy difíciles. Puede parecer que su trabajo es complicado y hasta cierto punto agotador… ¡y realmente lo es! Para ello, de vez en cuando, podemos verlos reunidos para pasárselo bien y tomarse un respiro para un descanso bien merecido y, por supuesto, una reunión así no merece menos que una magnífica fiesta. Así pues, ¡sed bienvenidos a Super Mario Party!

Mario y compañía se reúnen de nuevo para pasárselo en grande, y esta vez lo hacen con una clara declaración de intenciones: devolver a la saga Mario Party toda su gloria. En esta nueva entrega, la primera lanzada en Nintendo Switch, volvemos a la jugabilidad tradicional que caracterizó a juegos anteriores hasta Mario Party 10, pero con un lavado de cara muy conseguido gracias a una fórmula que encaja a la perfección.

¡Que no pare la fiesta!

La llegada de Super Mario Party a la híbrida de Nintendo puede suponer un reinicio de la saga, ya que si bien sigue la estela de anteriores títulos, coge todo lo bueno que éstos pudieron ofrecer y los mezcla para traernos un título muy fresco y divertidísimo. Su título de por sí, da a entender a los jugadores que el objetivo de esta saga es evolucionar, ya que al agarrar nuestros Joy-Con por primera vez con Super Mario Party en pantalla, la sensación y percepción sobre el juego dista mucho de ser la misma que en anteriores títulos, donde quizás podíamos sentir cierta sensación de monotonía, pero que igualmente nos era satisfactoria por el simple hecho de vernos de nuevo en un tablero de Mario Party.

En Super Mario Party gozaremos de largas horas de diversión en sus diversos modos de juego, ya sea el tradicional Mario Party, así como nuevos modos añadidos para esta entrega y de los que hablaremos más adelante. Este juego pensado para ser jugado de forma cooperativa con hasta 4 jugadores, también puede ser disfrutado de forma individual gracias a sus 80 nuevos minijuegos que aprovechan al máximo el potencial jugable de Nintendo Switch.

La cooperación entre los cuatro jugadores será vital para superar todos los desafíos

Una de las cosas que más llama la atención, es que contaremos con la aparición de los personajes del “bando malo” como competidores. Sí, habéis leído bien, por primera vez en Mario Party, Bowser y su séquito quieren asegurarse una plaza para convertirse en la superestrella. Este es, sin duda, un añadido que nos ha gustado por dos motivos: contar con un plantel de personajes aun mayor, y poder vivir las partidas de Mario Party desde un punto de vista diferente. Además, contaremos de nuevo con la aparición del brujo Kamek, esta vez como uno de los jueces de partida que, junto a Toad y Toadette, serán los que decidan si salimos beneficiados (o no) de nuestras tiradas en el tablero.

En la Party Plaza podremos hablar con multitud de personajes y quien sabe… ¡a lo mejor nos llevamos una sorpresa!

Por otro lado, en esta entrega contaremos con la Party Plaza, un lobby en el que, con el personaje que seleccionemos, podremos movernos para interaccionar con los diferentes personajes y criaturas que aparecen en los diferentes modos de juego. También podremos seleccionar el modo de juego que queramos jugar en los diferentes stands del Party Plaza, o en otras zonas que podremos descubrir bajando por los tubos del mapa. Para aquellos que no quieran desplazarse continuamente por el mapa, contarán con el Party Pad, el cuál actuará como un menú en el que, dependiendo del modo de juego que seleccionemos, nos desplazará automáticamente a una zona u otra para poder hablar directamente con el NPC en cuestión. Este artilugio, además, nos registrará una serie de puntos que nos permitirán ir desbloqueando elementos del juego.

¡Tira ese dado!

El modo Mario Party vuelve a ser protagonista en esta nueva entrega, pero esta vez cederá parte de ese protagonismo a otros modos de juego que dan un soplo de aire fresco a la saga y que, además, amplían el abanico de opciones con las que podemos disfrutar de Super Mario Party. Estos modos se ajustan según las necesidades del jugador, ya sea para poder jugar unas partidas rápidas a los nuevos 80 minijuegos, experimentar un modo más frenético con el Torrente de Aventuras, darle cierta musicalidad al juego con el modo A todo ritmo, o disfrutar de breves partidas casuales en la Sala de recreo de Toad.

Los nuevos modos de juego aportan frescura y variedad al título

Si nos centramos en el modo de juego clásico, nos encontramos de nuevo en los tableros de juego que tantas horas de diversión nos han dado en anteriores entregas. Super Mario Party recupera las tiradas de dados para movernos por las casillas, volviendo a aquel punto estratégico en el que cada turno depende de como jugamos nuestros números. En esta entrega, además, contaremos con un nuevo añadido que aportará más dinamismo y más estrategia a las partidas: los dados de personaje. Estos dados serán únicos, con características, bonificaciones y penalizaciones que dependen del personaje que seleccionemos. Esto será, por lo tanto, un punto a tener en cuenta a la hora de seleccionar nuestro personaje y, también, al conseguir aliados. Esta mecánica vuelve en el modo Mario Party, donde algunas casillas del tablero nos permitirán reclutar aliados con sus correspondientes dados, y que además nos darán un pequeño empujón en nuestras tiradas de dados o serán una ventaja en algunos minijuegos. Estos añadidos al modo de juego más famoso de Mario Party son, claramente, beneficiosos para conseguir ese renacer que tanto ansiaba Nintendo, ya que la estrategia y la emoción estarán presentes continuamente en cada turno, llevándonos a vivir momentos realmente intensos y muy divertidos en compañía. Aun así, cabe recalcar que Super Mario Party, y en concreto este modo de juego, está pensado para ser jugado con más personas, ya que al jugar contra la CPU podemos encontrarnos con breves momentos tediosos debido a jugadas que, a veces, parecen favorecer a la máquina.

Los dados de personaje son un añadido que aportará mucha estrategia a las partidas

Los dos nuevos modos de Super Mario Party, Torrente de Aventuras y A todo ritmo, supondrán alternativas de juego en el que, en el primero, disfrutaremos de una aventura cooperativa a través de un río en el que tendremos que escoger varias rutas y ganar minijuegos para llegar a la meta a tiempo; mientras que en el segundo jugaremos una secuencia de minijuegos siguiendo el ritmo de la música, con el objetivo final de convertirnos en la estrella del escenario. Ambos modos de juego suponen un respiro si nos llegamos a cansar del modo Mario Party, aunque una vez probadas todas las opciones, pueden llegar a dar una pequeña sensación de repetición.

Aprovechando el potencial de Nintendo Switch, también contaremos con el modo Sala de recreo de Toad, donde encontraremos una pequeña selección de minijuegos adaptados a las características físicas de la consola. Estos minijuegos están pensados para, por ejemplo, ser jugados desde un punto de vista cenital, o incluso sincronizando dos Nintendo Switch a la vez para conseguir un tablero más grande y que servirá como lados de juego para dos equipos diferentes. Por último, siempre que no tengamos compañía en un momento determinado, podremos jugar al modo Mariotlón en línea, un modo on-line que consistirá en una maratón de minijuegos escogidos de entre el catálogo, en el que competiremos contra jugadores de otras partes del mundo.

Las carcajadas y los momentos de tensión vendrán de la mano de divertidísimos minijuegos

Una fiesta musical y colorida

Visualmente hablando, Super Mario Party es espectacular. Los colores tan nítidos y los gráficos tan detallados de los que goza esta entrega de la saga, dan al jugador la sensación de estar continuamente en un ambiente festivo, ya que además la música acompaña en todo momento sin ser disonante, adaptándose a la experiencia de juego. El estilo audiovisual de esta entrega puede recordar a Super Mario Odyssey en ciertos aspectos, y eso es algo que se nota, porque el hecho de estar jugando a algo totalmente nuevo se transmite en cada detalle.

En cuánto al aspecto técnico, cabe destacar que Nintendo y Nd Cube han hecho un gran trabajo, ya que adaptarse a las especificaciones de Nintendo Switch puede parecer algo sencillo, pero también requiere de decisiones que buscan favorecer al jugador y a la consola, pero que a simple vista no pueden llegar a verse así. Concretamente, nos referimos a la decisión de no hacer funcional el juego con el modo portátil de la híbrida de Nintendo que, aunque pueda parecer que no, puede llegar a ser una decisión acertada para proteger la integridad física de la consola, donde los encajes de los Joy-Con podrían llegar a sufrir debido a los movimientos bruscos de algunos minijuegos.

El modo tablet abrirá nuevas posibilidades jugables a los minijuegos

Aunque esto puede llevar un poco a confusión, no es necesario tener insertada nuestra Switch en el dock para jugar a Super Mario Party. Podemos tenerla en modo tableta con los Joy-Con como mandos, y gracias a eso podremos jugar siempre a este título aunque sea en una pantalla pequeña. Además, esta configuración ha hecho posible la existencia del modo Sala de recreo de Toad en el que, sin duda, pasaremos largas horas de partidas casuales fuera de casa.

Conclusión

Super Mario Party es, sin duda, el renacer de una saga que venía de capa caída en sus últimas entregas y que, gracias al trabajo conjunto entre Nintendo y Nd Cube, podemos volver a disfrutar en todo su esplendor. En este título para Nintendo Switch nos encontraremos ante largas horas de diversión en modos de juego ya conocidos y por conocer, pero que seguro que harán las delicias de todos los jugadores, que además disfrutarán de un apartado audiovisual muy bien trabajado que aportará ese punto de inmersión a un título que, sin contar con un argumento en concreto, conseguirá retenerte hasta que descubras todo lo que tiene por ofrecer, ya sea en compañía con amigos o familiares, como de forma individual.


Positivo

  • Super Mario Party se siente totalmente nuevo
  • Un modo Mario Party renovado y nuevos modos de juego
  • Largas horas de diversión y multitud de minijuegos por disfrutar
  • Los dados de personaje y la inclusión de los villanos
  • Apartado audiovisual espectacular

Negativo

  • Puede llegar a ser monótono en partidas contra la CPU
9

Increíble

Política de puntuación