Análisis The Elder Scrolls Online: Summerset

PC PlayStation 4 PlayStation 4 Pro Xbox One
 

Hace unas cuantas semanas que pudimos comenzar a comprobar de primera mano qué era exactamente Summerset, la próxima gran expansión de The Elder Scrolls Online. Primero en la presentación europea del contenido y más tarde a través del servidor de pruebas, nuestras andadas en la tierra de Estivalia concluyen en esta versión final del videojuego, la cual ya está a la venta en todas las plataformas y que, gracias a Bethesda, hemos podido estar disfrutando durante los últimos días.

Summerset llega a The Elder Scrolls Online igual que lo hacía Morrowind durante el año pasado, con la no poca ambiciosa intención de ser tanto una expansión para los más veteranos como un posible punto de partida para los recién llegados a la obra. Sin embargo, uno de los puntos fuertes de Morrowind fue precisamente la ambientación y el toque de nostalgia que conllevaban sus entornos y personajes, cosa que, en gran medida, desaparece en Summerset. ¿Consigue este nuevo capítulo sostenerse o se queda a medio gas? Acompañadnos en nuestro análisis de The Elder Scrolls Online: Summerset para averiguarlo.

Un MMO para todos

The Elder Scrolls Online no siempre ha conseguido encandilar a toda la comunidad y es que en su lanzamiento la obra contaba con diversos problemas y fallos que el equipo responsable, poco a poco, se ha ido encargando de solucionar y mejorar gracias a la ayuda del feedback de los fans. Es por ello que el videojuego que se lanzó allá por 2014 poco tiene que ver con la obra que nos encontramos a día de hoy, en la que uno de lo mayores puntos a favor es el de ser un MMO diferente.

Personalmente, he de decir que soy de esos jugadores que crecieron jugando MMOs como World of Warcraft y, sobre todo, Guild Wars; sin embargo, con el paso de los años el tiempo del que dispongo es cada vez menor y cada vez que veo la puerta de entrada a un MMO siento auténtica pereza. Como ya explicaba en la preview de Summerset, este contenido no estaba exento de este sentimiento. Sin embargo, desde ZeniMax Online han sido capaces de ir construyendo una obra que elimina las mayores barreras que se ponen en el camino de los jugadores en los MMO.

En este sentido, Summerset es la evolución natural de The Elder Scrolls Online, un pack de contenido muy autoconsciente y capaz de ser atractivo a todo el mundo. Más allá de las clásicas actividades de los MMO que requieren un grupo, cooperación y una cantidad de horas absurdamente grande, Summerset es capaz de resultar una especie de spin-off de The Elder Scrolls Online. La faceta multijugador es algo que prácticamente se puede obviar y, si bien es cierto que las mecánicas y sistemas son de un MMO y no de un RPG tradicional, las aventuras en solitario son algo que se tiene en cuenta.

A lo largo de todo The Elder Scrolls Online podemos disfrutar de estas aventuras en solitario, pero es en estos últimos contenidos, como Summerset, en donde toda la experiencia narrativa se ve construida con esto en mente, en donde realmente nos encontramos con un videojuego que, a pesar de ser en sus adentros un MMO, ha sido construido para los que buscan una aventura en solitario, incluyendo incluso un nuevo tutorial para los recién llegados a la obra.

Pero no por ello se han dejado de lado las actividades más propias de un MMO, las que en esta ocasión se enfocan a los jugadores más veteranos de la obra. Y lo cierto es que las más de 200 horas que he invertido en la obra no han sido ningún tipo de impedimento para disfrutar de Summerset. Toda la aventura se puede disfrutar en grupo y, gracias a los nuevos retos y jefes grupales, los jugadores más avanzados y que disfrutan del aspecto más MMO de The Elder Scrolls Online, también encontrarán un contenido que ha sido construido para ellos, siendo este el mayor éxito de Summerset.

Una apuesta narrativa

Algo que destaca dentro de las grandes expansiones de The Elder Scrolls Online como Morrowind o el capítulo que hoy nos ocupa, Summerset, es que se tratan de apuestas que, a pesar del carácter MMO, no dejan para nada de lado la narrativa, y se esfuerzan en ofrecer una historia interesante para los jugadores que no solo quieren farmear y mejorar a su personaje (que, al fin y al cabo, es el objetivo de esta clase de videojuegos). En este sentido, Summerset cuenta con muchas luces y alguna sombra, las cuales desglosaré a continuación.

Por un lado, empezando por lo que la obra guarda para bien, nos encontramos con un aspecto narrativo muy cuidado. La cantidad de mimo que se ha puesto a la hora de confeccionar tanto las misiones como el mundo y la narrativa visual salta a la vista de forma inmediata, y es que incluye elementos de lore que se relacionan con otras obras de la franquicia y nos deja saber más de este interesante mundo.

El mundo de Estivalia es algo que realmente merece la pena explorar. La historia principal, cargada de grandilocuencia y héroes que buscan salvar el mundo del asedio de fuerzas malignas llegadas de otra dimensión, choca con las misiones secundarias, más centradas en la vida y preocupaciones diarias de algunos habitantes de esta tierra. La combinación de esto unido a algunas tramas de calado político, nos da como resultado un aspecto narrativo magnífico. Todo ello nos permite sumergirnos de pleno en el mundo de Estivalia, en sus costumbres, en las ideas de sus gentes, en sus preocupaciones; en definitiva, en la vida del lugar.

Sin embargo, no todo es positivo y, aunque las luces pesan bastante más que las sombras, estas últimas también tienen su presencia. Todo el mundo de Estivalia ha sido confeccionado de forma que es capaz de atrapar al jugador; sin embargo, las costuras de esta confección se dejan ver más a menudo de lo que quisiéramos. Principalmente debido a que The Elder Scrolls Online no deja de ser un MMO que sigue parte del esquema propuesto hace muchos años por World of Warcraft, hay momentos en los que la interacción con el mundo se siente demasiado robótica. Salvando las distancias, me he visto como un huésped dentro de Westworld (la serie televisiva), en un mundo en el que absolutamente todo está bajo control y en el que los NPCs son meros robots con comportamientos predefinidos. Y sí, eso es exactamente lo que ocurre realmente y no se puede solucionar; pero sí que se puede ocultar mejor, tal y como han hecho RPGs recientes como The Witcher III o Divinity: Original Sin II.

Contenido que funciona

Entrando de forma más específica al contenido que incluye Summerset, nos encontramos, en primer lugar, con una cantidad más que aceptable. A lo largo de este contenido tendremos acceso a un buen puñado de horas en forma de misiones, tanto principales como secundarias, nuevos jefes grupales, mazmorras y, por supuesto, nuevos y poderosos objetos. Sin embargo, uno de los puntos que más llama la atención es la inclusión de un nuevo árbol de habilidades basado en la Orden Psijic.

Sin entrar en detalles demasiado específicos, el contenido de Summerset es capaz de resultar, no solo abundante, sino de calidad. Todas las inclusiones a nivel de mecánicas (como el nuevo crafteo de joyas), habilidades (el árbol de la Orden Psijic) y actividades, tanto para grupos como para aventureros solitarios, resultan de calidad. Es cierto que ninguna de estas inclusiones será revolucionaria dentro del juego, y tan solo son una pequeña vuelta de tuerca de lo ya visto hasta el momento; pero es más que suficiente para suponer un pequeño soplo de aire fresco.

Sin embargo, el hecho de que Summerset no sea revolucionario hace que, a pesar de que está claro que cualquiera debería darle una oportunidad, no aporte nada realmente nuevo para aquellos que ya se aventuraron en The Elder Scrolls Online y no encontraron en la obra el videojuego que esperaban.

Conclusiones

Summerset es la evolución más autoconsciente de The Elder Scrolls Online. El MMO de Bethesda y ZeniMax ha ido puliendo fallos desde su lanzamiento en 2014 para ofrecer una mejor experiencia a todos sus usuarios; y lo más sorprendente es que en este largo camino el videojuego ha logrado desarrollar una personalidad propia y combinar el MMO clásico con una fórmula más nueva que permita entrar de forma fácil a jugadores que prefieren disfrutar en solitario. En este sentido, Summerset es la culminación de esta personalidad propia, ofreciendo un contenido muy consciente de sus puntos fuertes y flacos cuyo mayor mérito es, sin duda alguna, resultar tan apetecible para veteranos del juego como para aquellos que aún no se hayan aventurado en The Elder Scrolls Online.

Es cierto que Summerset no supone ningún enorme cambio en The Elder Scrolls Online y, si ya habéis intentado jugar a la obra y no os ha convencido, este no será el contenido que lo haga. Pero todo lo que incluye, la calidad de su narrativa, las novedades y el mimo que rezuma en cada elemento de la tierra de Estivalia hacen que sea muy fácil recomendarlo a cualquier persona que haya disfrutado mínimamente de este MMO, así como a aquellos que aún no han dado el paso para entrar en la obra de ZeniMax Online.

En resumen, Summerset se siente como el culmen de The Elder Scrolls Online, ese punto en que el MMO de Bethesda y ZeniMax ha logrado explotar y aprovechar a la perfección las virtudes que le definen y separan de otros videojuegos del género. Summerset es lo mejor de The Elder Scrolls Online hasta la fecha y una expansión que ningún fan debería perderse.


Positivo

  • Horas de misiones y aventuras inéditas en The Elder Scrolls
  • Toda una nueva zona para explorar
  • Narrativa cuidada y con mucha calidad
  • Contenido capaz de enamorar a veteranos y recién llegados
  • Lo mejor de The Elder Scrolls Online hasta la fecha

Negativo

  • La interacción con el mundo a veces se siente demasiado robótica
  • Nada pide darle una segunda oportunidad si el juego no te gustó
8.7

Muy bueno

Política de puntuación

Víctor Rodríguez
Videojuerguista desde siempre. Fan incondicional de Fallout y Star Wars y amante del RPG viejuno. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Ah, y me gustan los números.