Colabora
Análisis Biomutant; una gran promesa que se queda a medio camino
Fichas
Noticias
ANÁLISIS
Cabecera juego

Análisis Biomutant; una gran promesa que se queda a medio camino

Experiment 101 y THQ Nordic llevan al mercado esta esperada obra; ¿pero consigue estar a la altura de las expectativas?

Publicado:
Actualizado:
14

Desde que se presentara hace ya varios años, Biomutant era capaz de llamar la atención de millones de jugadores con un apartado visual muy colorido y una apuesta jugable centrada en un combate que, en cierto sentido, recordaba a los llamados Souls-like. Con ello, iba construyendo una base de fans a lo largo de este tiempo que ahora espera ansiosa el día de su lanzamiento.

Pero, ¿cumple Biomutant con lo prometido? Experiment 101 se ha visto obligada a retrasar este lanzamiento en diversas ocasiones y han saltado las alarmas de muchos fans preocupados por el restultado final. Nosotros ya hemos jugado al videojuego y acontinuación os lo contamos todo. Acompañadnos en nuestro análisis de Biomutant.

Complejo (necesario) de triple A

Del juego independiente y su acercamiento al triple A

El auge del videojuego independiente o indie en la pasa década ha abierto las puertas a propuestas de lo más variopintas con obras tan llamativas como el reciente Essays on Empathy (que ni siquiera sigue el esquema tradicional de videojuego, sino que es un recopilatorio de 10 pequeños juegos independientes enfocados en aspectos narrativos concretos). Sin embargo, durante los últimos años (o tal vez desde el comienzo, podríamos llegar a argumentar) el videojuego independiente ha sido asimilado y reabsorbido por las grandes compañías (que lo apadrinan bajo proyectos como ID@Xbox, PlayStation Talents o EA Originals), equiparando estos dos mundos tan distantes a nivel de presupuestos.

Son muchas las discusiones que recientemente han tenido lugar acerca de cómo y por qué el videojuego independiente ha caído desde el pedestal de obra rompedora y alejada de las necesidades de una industria del videojuego en crecimiento hasta formar parte de dicha industria. Pero, sea cual sea la respuesta que demos (y no estoy aquí hoy para dar ninguna respuesta), hay una realidad que resulta innegable y que iguala (y limita) todo tipo de producciones: los videojuegos independientes, igual que los triple A, necesitan un rendimiento económico.

biomutant screenshot 3840x2160 26

Ya sea Rockstar, con sus miles de empleados, o un pequeño estudio de desarrollo de apenas 5 personas, todos los equipos que crean videojuego están sujetos a un mundo en el que deben sobrevivir. Y es por ello que en muchos casos los videojuegos independientes no son realmente independientes, puesto que su libertad creativa está subyugada por la imperiosa necesidad de generar un sustento económico. Es por ello que muchas de las llamadas obras independientes siguen exactamente las mismas modas que el triple A.

No es difícil aventurar que, si digo todo esto dentro del análisis de Biomutant, es porque el videojuego de Experiment 101 y THQ Nordic encaja a la perfección con lo que he dicho. Dejado a un lado si Biomutant es un juego independiente o doble A, o si la relación con su editora constrtiñe la libertad creativa de sus autores, lo que es claro es que Biomutant tiene un complejo (necesario) de triple A que lastra su apartado jugable.

Biomutant: exploración, combate y RPG

El videojuego de Experiment 101 se enmarca dentro de los juegos de acción y mundo abierto con toques de rol que tanto éxito han tenido durante estos últimos años y sigue la estela de juegos como las últimas entregas de Assassin's Creed o The Witcher 3. En este sentido se nota que el mundo del videojuego ha tenido un peso enorme a la hora del desarrollo. Todo el mundo de Biomutant está abierto desde el primer momento en el que entramos al juego y la única limitación la pone el agua y algunas zonas con peligros como frío, calor o radiación.

biomutant 1

A medida que avanzamos vamos desbloqueando trajes y vehículos que nos permiten sortear los diferentes peligros y, de esta manera, abrir el mundo de una forma muy orgánica y fluida. Y precisamente lo orgánico del mundo de Biomutant es una de sus principales cualidades. Todo el mapa es interesante de atravesar, los biomas se van intercalando y no se restringen a una parte concreta del mapa (sino más bien a pequeños oasis dentro del gran todo del mapa) y, sobre todo, el entorno nunca se siente repetitivo. Siempre hay algo en la lejanía (ya sea un torre, un gran edificio o una montaña) que pica nuestra curiosidad para ir investigando poco a poco el enorme mapa del juego.

Descubrir los recovecos y secretos del mapa es una auténtica gozada. Desde fortalezas escondidas en el bosque en las que moran terribles bestias dadas al hedonismo hasta búnkeres en donde se almacena información de grandes empresas del pasado. Todo en el mundo de Biomutant parece tener una razón de ser para con el universo del videojuego en su conjunto. E, incluso cuando la recompensa a nivel de botín no es especialmente reseñable en muchos de estos lugares, el juego sigue recompensando al jugador de forma narrativa. El mundo de Biomutant es, en resumen, el elemento central de la obra y el que mejor funciona.

El problema es que Biomutant se ve obligado a seguir las modas para funcionar económicamente y el juego no se queda en la exploración de todos estos maravillosos lugares. El complejo (necesario) de triple A del que hablaba aparece en la obra de Experiment 101 cuando a este mundo se le añaden los dos elementos primordiales de los juegos modernos de acción en mundo abierto: el combate y los toques de rol.

Biomutant nos permite crear un personaje con unos atributos determinados y plantea un sistema de combate que mezcla la importancia de las estadísticas (marcadas por atributos como la fuerza o la vitalidad así como por las estadísticas de nuestras armas y armadura) con la habilidad del jugador (para encadenar combos, esquivar o frenar los ataques enemigos con cierta precisión).

Pese que de primeras el sistema de combate resulta divertido, pronto nos damos cuenta de que Biomutant abusa en exceso de la acción. Es prácticamente imposible avanzar más de 5 minutos seguidos sin cruzaros con algún minijefe. Y la escasa variedad de enemigos unida a las pocas habilidades que tenemos a nuestra disposición (en poco más de 5 horas de juego es posible desbloquear todas las habilidades de combate) hacen que, a la larga, los combates se conviertan en una simple rutina (a excepción de cuatro jefes contados que sí resultan algo más interesantes y aprovechan mecánicas concretas de algunos vehículos).

En el mejor de los casos, estos enfrentamientos resultan tediosos y se limitan a repetir un combo una y otra vez durante varios minutos (porque, además, algunos enemigos tienen mucha vida). En el peor de los casos, cuando se juntan un minijefe y varios enemigos normales (que no son pocas veces), el combate se torna frustrante. Es difícil ver la posición de los enemigos e incluso si combatimos con total precisión probablemente nos golpeen desde algún lugar que queda fuera de la cámara.

biomutant 2

Si unimos esto a un sistema de progresión basado en niveles que se siente insustancial (porque, a fin de cuentas, simplemente mejoramos nuestras estadísticas para hacer más daño y aguantar más golpes) nos encontramos con que, a la larga, Biomutant llega a resultar tedioso en lo jugable.

Referentes o lastres

En resumen, el apartado jugable de Biomutant se queda por detrás de lo que muchos esperábamos. Y lo que más me apena de ello es que se queda por detrás de las expectativas porque precisamente los videojuegos que son las principales referencias de Biomutant son también sus principales lastres.

La aparente obligación de que el juego de mundo abierto ofrezca combates y elementos de rol hace que lo que es una experiencia soberbia de exploración se convierta en un juego que, a la larga, resulta tedioso. El gran trabajo de Experiment 101 a la hora de crear un mundo variado, interesante y orgánico se va por la borda con enfrentamientos repetitivos cada 3 minutos y un sistema de progresión superficial e insustancial. Tal vez el completo y variado sistema de 'crafteo' de armas y armaduras sea lo único que se salva en este sentido, pero la comparativa de este doble A con el triple A que le sirve de referente es el mayor lastre de Biomutant.

20210513121456 1

Pese a ello, la experiencia en conjunto no llega a ser mala. Recorrer el mundo de Biomutant es divertido y los combates realmente no se empiezan a hacer pesados hasta pasados alrededor de dos tercios del juego (que, por suerte, no dura tanto como sus creadores afirman y no llega a las 20 horas). Sin embargo, pasado este punto, lo más probable es que evitéis los combates y corráis de los enemigos a los que no sea preciso derrotar. Y eso, para un juego que se supone que hace del combate su elemento central, no es una buena noticia.

Una historia dejada de lado

El apartado narrativo de Biomutant tampoco acaba de resultar satisfactorio. El videojuego se balancea entre personajes y situaciones cómicas y un discurso profundo sobre la pérdida, la venganza y la toma de decisiones desde una perspectiva relativista en la que no existen el bien ni el mal absolutos.

La historia que Biomutant nos cuenta mezcla la decadencia de su mundo actual (dividido por la guerra y cuya supervivencia se ve amenazada por varias bestias que están devorando el árbol de la vida) con la decadencia del mundo que le precede (que es, en realidad, el mundo en el que nosotros vivimos, nuestra realidad) y que se vino abajo por la avaricia e inconsciencia de una gran empresa.

En este sentido, Biomutant plantea ciertos temas que resultan interesantes pero parece no tener demasiado claro hacia dónde apunta y se pierde en un batiburrillo de ideas inconexas. Aunque sus responsables nos aseguraban que su intención nunca había sido la de crear un juego político, lo cierto es que Biomutant toca (o más bien roza) temas como la guerra y su impacto, las consecuencias de la polución o la venganza personal frente al bien común. Pero no llega a profundizar en ninguno de ellos.

20210507113240 1

Entre las matanzas indiscriminadas que perpetra el jugador en su campaña bélica, el corte colonialista de nuestras acciones y el exterminio de seres únicos en favor de un supuesto equilibrio ambiental, la historia del juego va avanzando a trompicones. Nada de lo que se nos plantea es demasiado interesante y al final el apartado narrativo acaba resultando más una guía, un hilo conductor que nos lleva a través del mundo en busca de varios objetivos, que un valor añadido real.

De Dreamworks al videojuego

En lo que Biomutant sí consigue destacar y sobresalir es en su apartado visual y artístico. No solo nos encontramos con entornos muy variados y coloridos, sino que las criaturas y las animaciones de las mismas resultan sobresalientes. Lo mejor de combatir es ver a nuestro pequeño animal saltar por los aires y realizar movimientos de todo tipo con sus armas. Cada movimiento está perfectamente cuidado y lo placentero que resulta ejecutar correctamente algunos combos a nivel visual hace que los combates se lleven mucho mejor.

Biomutant es lo más cerca que un videojuego ha estado de ser una película de Dreamworks a nivel visual. El colorido, la calidad de modelados y animaciones y el diseño de edificios, animales y plantas hacen que Experiment 101 tenga entre manos una de las obras más destacadas de todo 2021 en cuanto a su apartado visual.

Conclusiones

En general Biomutant es un videojuego que tiene luces y sombras muy marcadas y que, dependiendo de cuáles sean vuestras expectativas, puede no estar a la altura. A nivel de mecánicas y sistemas de juego, Biomutant no busca más que imitar la fórmula de obras como los recientes Assassin's Creed o The Witcher, pero con mucho menos presupuesto. Eso resulta en una experiencia bastante peor que estas obras en general. Si bien el mundo abierto de Biomutant es interesante y atractivo de principio a fin, el combate se acaba haciendo pesado a la larga.

Esto, unido a un apartado narrativo que está más de relleno que otra cosa y a unos diálogos que no aportan demasiado, nos da como resultado una obra que, en su conjunto, solo resulta memorable por su espectacularidad estética. Los entornos coloridos y variados, la narrativa ambiental y la calidad de diseños y animaciones en los animales son lo que sostienen toda la experiencia al final del día.

Con unas 14 horas de duración en mi caso (haciendo unas cuantas misiones secundarias, utilizando el sistema de 'crafteo', etc.), el videojuego no se alarga demasiado como para resultar excesivamente tedioso. El sabor de boca que deja tras acabarlo no es especialmente bueno, pero tampoco malo. Es un videojuego divertido, con sus puntos positivos y negativos; una obra que posiblemente nunca vuelva a tocar y de la que me olvide más pronto que tarde.


Biomutant

Analizado en PC

VideoGame
6.5
Puntuación Areajugones:
Correcta
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Biomutant es un juego que imita las propuestas de The Witcher 3 o los recientes Assassin's Creed, pero con menos presupuesto. Pese a contar con un mundo abierto realmente interesante, Biomutant cuenta con fallos como escasa variedad de enemigos, un sistema de combate repetitivo, una progresión insustancial y una narrativa pobre que hacen que, a la larga, el juego se vuelva tedioso. Las menos de 20 horas de duración y el sobresaliente apartado visual mantienen el barco a flote y hacen que la experiencia, en su conjunto, no resulte memorable para bien ni para mal.

Jugabilidad

Narrativa

Gráficos

Sonido

  • El mundo abierto resulta interesante jugable y narrativamente
  • El sistema de 'crafteo' es profundo, variado y da muchas opciones
  • Hay varios tipos de armas que se comportan de forma distinta y exigen modos de combatir diferentes
  • El apartado visual resulta simplemente sobresaliente
  • El combate se hace repetitivo a la larga
  • El sistema de progreso se siente insustancial pasadas varias horas
  • La narrativa resulta un batiburrillo de ideas sin explorar que no resulta satisfactorio
Duración: 15 horas
Jugadores: 1
Idiomas: Castellano

Política de puntuación

Etiquetado en :

Biomutant

Redactado por:

Videojuerguista, lector y cinéfilo desde que tengo uso de razón. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Incondicional del RPG clásico, lo indie y el wéstern. Me gustan los números y puedes encontrarme con una raqueta en la mano.