Colabora

Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town

Volvemos a la granja de nuestro abuelo para continuar con su legado y darle vida a nuestro propio rincón

Publicado el 0

La consola de Nintendo se dispone a recibir uno de los clásicos más queridos por la comunidad aficionada a las granjas. Hablamos de Harvest Moon, reconvertido tras una lucha de licencias en Story of Seasons, y en esta ocasión toca revisitar una de las localizaciones mejor recordadas por los fans de la saga: Mineral Town. Esta localización pudimos conocerla allá por el año 2003 en GameBoy Advance, convirtiendo a Harvest Moon: Friends of Mineral Town en todo un referente en el género, y marcando además el punto álgido de la saga, aunque tristemente los españoles nos quedamos sin poder disfrutarlo a pesar de haber una versión europea en el mercado.

Es por ello que cuando descubrimos que habría un remake de dicha entrega, para PC y Nintendo Switch, nuestras esperanzas de poder probar este valorado título se fueron afianzando, hasta el punto de soñar con una traducción para disfrutar al completo de la obra. Eso, finalmente ha sido posible gracias a la distribución en España de la siempre cumplidora Meridiem Games, que nos ha facilitado las cosas al lanzar el título en formato físico para la consola de Nintendo, con sus perfectos subtítulos al castellano. Pero toca entrar en materia y ver qué nos puede ofrecer este remake, que ya desde sus primeras imágenes se prometía bastante continuista. ¿Merece la pena adentrarse en el remake de Story of Seasons; Friends of Mineral Town?

Regreso a Mineral Town

Estamos ante un género que se presta a llevar siempre con nosotros, y se luce muy bien en el portátil, para dedicarle pequeños ratos libres y momentos puntuales dado su desarrollo rutinario y sencillo. Vaya por delante que nosotros hemos disfrutado mucho (y hasta abusado) de llevar nuestra granja a cualquier parte con nosotros. Entrando en el juego, de arranque nos tocará seleccionar a nuestro granjero, que para este remake contamos con cuatro modelos a los que podremos cambiar el tono de piel, y quedarnos con el que más nos agrade por su atuendo o rostro. Una vez hecho esto, nos pondrán en antecedentes con su pequeña introducción a través de diálogos y vídeos breves y directos.

La obra es muy transparente desde el arranque, no estamos ante una aventura centrada en su narrativa o en mecánicas de juego enfocadas a un avance guiado y lleno de acontecimientos. Tras contarnos brevemente que nuestro protagonista ha heredado la granja de su abuelo, en la que pasó una feliz etapa en su infancia, el Alcalde de Mineral Town nos dejará a nuestro aire tras unas sencillas indicaciones de cómo empezar nuestra labor de poner en marcha la granja. Y ahí será cuando empecemos a descubrir cada detalle, sin guión ni un orden establecido. Hay dos modos de dificultad que realmente no suponen una gran diferencia a grandes rasgos, pues en ambos casos la sensación de desafío, de esfuerzo por sacar adelante una granja será real y nada sencillo. Pero es cierto que en el modo fácil ayudan con una pequeña plantación ya iniciada, algo de dinero y un plus por nuestras ventas.

Recoges lo que siembras

El procedimiento será el que muchos fans de la franquicia ya conozcan, tendremos que ir progresando, ampliando plantaciones, adquiriendo material, herramientas y animales para fortalecernos económicamente y sacar adelante una granja al completo. En todo momento llevaremos el control, y el paso de los días lo emplearemos como queramos, un día centrarnos en los animales, cepillarles, darles cariño, otro día sembrar, regar, limpiar la finca de malas hierbas, o incluso visitar la ciudad para hablar con gente y hacer compras. Las horas avanzan sin piedad, y de su mano también bajará nuestra energía, que se consume con cada acción del campo que realicemos. Toda la información aparecerá bien clara en pantalla, en todo momento, y de forma intuitiva.

En cuanto a sus menús, también son muy sencillos de ver, y aunque no hay tutoriales activos que salten la primera vez que nos enfrentemos a una nueva actividad, podremos leer libros que están en nuestra casita para ayudarnos a comprender cada fundamento. Sobre las herramientas, disponemos de un cajón del que sacar la que queramos llevar (un máximo que dependerá de la mochila que tengamos en ese momento, pudiendo comprar otras más grandes), y navegar con los botones direccionales para elegir lo que queremos hacer. Como decimos, todo es muy intuitivo, sencillo, y con darnos un par de vueltas por los menús controlaremos cómo rellenar la regadera, como usar la hoz, para qué sirve el martillo o como meter en el cajón los productos que queramos vender, que se llevará uno de nuestros primeros contactos en el pueblo, siempre a la misma hora, las 17:00. Al terminar el día y meternos en la cama será cuando se haga un balance de las ganancias.

El trabajo diario tiene su recompensa a la larga

La zona de cosecha es muy amplia, y está llena de grandes rocas, tocones y otros impedimentos que debemos ir eliminando al ir mejorando nuestras herramientas. Esto se hará generalmente ahorrando materiales, como el cobre, que tocará buscar en la mina de vez en cuando, y luego acudiendo al herrero para que mejore nuestro equipo. Esto lleva mucho tiempo, y al principio nos da la sensación de que los días pasan y pasan sin que apenas cambien nuestras actividades o progresos, pero este es un juego para los pacientes, para disfrutar del nacimiento de un nuevo pollito, de acariciar y cepillar a nuestro caballo hasta que pasen sus 90 días y crezca, y descubrir con alegría que nuestra última cosecha de patatas ha salido bien y se vende a buen precio. Las recompensas son a la larga.

Para no tener que acudir al descanso y cierre del día prematuramente, tenemos cerca de casa unas aguas termales que en cuestión de unas pocas horas recuperará nuestra energía, lo que hará que el día sea más productivo. Y en cuanto al resto de opciones, nuestra granja puede ser mejorada con varios edificios y ampliaciones que deberemos organizar reuniendo los materiales necesarios. Gracias al mapa del pueblo, podremos recordar en todo momento dónde se encuentra cada negocio, así como ver en nuestra granja dónde están nuestros animales, pues en el caso de los caballos, irán de aquí para allá libremente.

Relaciones sin ninguna prisa

La otra vertiente del juego, corresponde a las relaciones con el pueblo. Hay una docena de personajes que pueden convertirse, si lo deseamos, en intereses amorosos para nuestro granjero o granjera (estos los localizaremos gracias a un corazón que aparece junto al nombre y su ilustración en los diálogos), sin ningún tipo de limitación por sexo. Seremos quienes escojan con quién pasar el resto de nuestra vida granjera si queremos, o seguir centrados en las labores del hogar, cada granjero elige su vida. De la misma forma, hay eventos concretos que nos harán conocer mejor a las personas con las que convivimos en Mineral Town. Además de esto, hay que destacar que realmente, el avance en las relaciones se antoja tan complejo y lento como en el resto de entregas, haciendo que perdamos algo de interés y nos centremos en ir más a por el bienestar de nuestra granja que a encontrar el amor, al menos durante las primeras estaciones.

Lo repetitivo de sus días, se compensa de vez en cuando con las estaciones, pues hay diferencias entre primavera, verano, otoño e invierno, no solo por la calidad de la cosecha, o el clima, sino por los eventos que tendrán lugar en el pueblo y dan opción a disfrutar de diferentes actividades en la plaza del pueblo. En primavera, pro ejemplo, tuvimos la oportunidad de disfrutar una sesión de carreras de caballos, en las que incluso podremos apuntar a nuestros ejemplares si tenemos alguno ya en edad de ser montado, o de lo contrario, simplemente apostar al más puro estilo hipódromo para ganar tikets que intercambiaremos por premios. Se dan nuevamente eventos concretos entre personajes con los que podemos interactuar, para ir avanzando muy lentamente en sus relaciones, y a veces podremos elegir entre un par de opciones para elegir en el diálogo.

Esto hará que darnos paseos por la ciudad cuando podamos desbloquee las escenas especiales, siendo un poco engorroso sacar un hueco para ir a ver a varias personas, sin saber si habrá un nuevo suceso o no.

Conclusiones

Si por algo destaca este remake, es por su sencillez, por lo simplificado que encontramos todo, desde sus mecánicas hasta su apartado visual, y es un arma de doble filo a estas alturas. Su principal defecto es la falta de riesgo o ambición, y es cierto que es un remake muy fluido, que apuesta por la comodidad, simplificar los sucesos y dejar que nosotros marquemos el ritmo sin avasallar con muchos elementos en pantalla o sucediendo cada día. Nada que pille por sorpresa a los ya iniciados a esta saga, pero se nota, sin embargo, que no cuenta con las mecánicas más modernas que hemos visto en los Story of Seasons más actuales, donde los diálogos llenan bastantes horas del día, y la exploración y los entornos ganan más peso. Aún así, sigue siendo una gran opción para los amantes de la tranquilidad y aquellos que gusten de pequeños ratos de entretenimiento en los tiempos muertos de nuestro día a día.


Análisis de Story of Seasons: Friends of Mineral Town

Analizado en Nintendo Switch

VideoGame
7
Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Regresamos a Mineral Town con un gran lavado de cara que apuesta por la sencillez de mecánicas y la simplicidad en sus menús y puesta en escena. Encontraremos una aventura muy clásica al estilo Harvest Moon, donde perdernos durante días cosechando y mejorando nuestra granja, pero queda algo descafeinado y vacío en los tiempos que corren, siendo una opción muy escueta en cuanto a ambición.

Gráficos

Sonido

Diversión

Duración

  • Es todo lo intuitivo y cómodo que debería ser un remake
  • Es un título muy entrañable al que no cuesta nada pillarle el truco y entrar en su mundo
  • Casi sin novedades jugables respecto al original
  • El sonido acabará por sacar de quicio a más de uno con el paso de los días
  • Muy monótono y con pocos alicientes para que los días sean diferentes
Duración: incalculable
Jugadores: 1 jugador
Idiomas: Voces en inglés, textos en castellano

Política de puntuación

Redactado por:

Escritor, single player, zurdo y andaluz. Dame una buena trama y tomaré asiento en primera fila las horas que hagan falta. El JRPG clásico me pierde. Allé voy!