Colabora

Análisis DOOM Eternal

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

En 2016, id Software y Bethesda unieron fuerzas para traernos un reboot de la icónica franquicia iniciada por John Carmack y John Romero en 1993. Con un enorme lavado de cara, DOOM volvía cargado de fuerza y sin perder esa esencia grotesca de la cual tanta fama posee. DOOM Eternal está a la vuelta de la esquina, y funcionando a modo de secuela directa de la entrega lanzada hace casi cuatro años, desde Areajugones hemos tenido la oportunidad de jugarlo, y bajo estas líneas os dejamos con su correspondiente análisis. Preparad vuestras armas, porque es hora de enfrentarse a unos cuantos demonios.

Recargando la escopeta

Los demonios han invadido la Tierra. DOOM Slayer regresa, y hay que poner orden y limpiar el planeta de estas criaturas. Es lo único que debemos saber para abrirnos paso por el modo campaña de este nuevo título. Porque si hay algo que caracteriza a esta franquicia, es la simpleza de su modo historia, siendo lo verdaderamente relevante, el camino hasta la conclusión de nuestro recorrido. Y es que como en su anterior entrega, en DOOM Eternal disfrutaremos de emocionantes combates cargados de brutalidad y dinamismo, a ritmo de heavy metal. Y para acompañar este frenesí, el estudio ha sabido marcar la dirección hacia el público al que va dirigido este juego. Prueba de ello es el diseño de la interfaz y menús de DOOM Eternal, ya que le da un aire noventero que sienta tremendamente bien, sobretodo cuando iniciamos el juego por primera vez.

El inicio de DOOM Eternal es instantáneo, pocos segundos bastan para que empecemos a disparar nuestras primeras balas con la escopeta, tal cual a su anterior entrega. Y es que como de costumbre, los primeros demonios que nos encontremos nos servirán a modo de tutorial, para ir acostumbrándonos a las mecánicas de juego que se nos ofrece. No obstante, hubiéramos agradecido que el inicio diera menos esa sensación de tutorial, principalmente por los mensajes emergentes que aparecen a cada novedad que se nos presenta durante todo el juego. Y es que aunque tengamos una opción para desactivar este tipo de notificaciones, el hecho de tenerlas activas de forma predeterminada hace desvanecer en cierta medida la sorpresa. No obstante, entendemos el porqué de esta implementación, ya que viene de la mano de un engorroso sistema de puntos, habilidades y ventajas.

Múltiples maneras de acabar con los demonios

En DOOM Eternal podemos ser muy creativos a la hora de descuartizar demonios. El motivo de ello es su sistema de habilidades, variado arsenal, runas, y demás características que hacen que podamos escoger multitud de vías para enfrentarnos a nuestros enemigos. Eso si, siempre dentro de la misma estructura de su combate, la cual está basada en no parar de movernos, e ir destrozando cuerpos por doquier. Aunque esto es sin duda un punto positivo, no dejamos de pensar que la forma y manera en la que se ve representada su distribución de puntos, y demás coleccionables, es bastante liosa, sobretodo para los primerizos. Y es que como recomendación, no estaría de más dedicarle un tiempo a los menús para ir acostumbrándonos, ya que es posible que nos aparezcan ciertas dudas sobre qué hacer a la hora de gastar nuestros puntos. No obstante, dominar esta parte nos proporcionará diversas maneras de afrontar el combate.

Esto es DOOM

Todo lo único que se le pide a una secuela del DOOM de hace cuatro años, es disfrutar de las mismas características de su combate. En ese aspecto, sigue cumpliendo con creces su cometido. Y es que pocos juegos harán sacar nuestro lado más bestia a la hora de disparar violentamente a nuestros enemigos. Esa sensación nos hace poderosos, y se trata del eje principal al que se aferra esta franquicia. Además, en DOOM Eternal disponemos ahora de nuevas características que darán aún más versatilidad al combate. Grandes ejemplos son la llegada del dash, el cual le dará un enorme aumento a la movilidad del personaje. Además, encadenando ejecuciones, ahora tendremos la oportunidad de cargar el Puñetazo Sangriento, el cual no necesita de una descripción para echar volar vuestra imaginación. La motosierra también vuelve para destripar cuerpos a cambio de munición, e irá acompañada del nuevo "escupellamas", un lanzallamas que tendremos equipado en el hombro para freír demonios a cambio de armadura. Todos estos ejemplos, son algunas de las novedades que tendremos en el combate, el cual vuelve ampliado y más espectacular. Eso sin mencionar, a que en DOOM Eternal tendremos la posibilidad de controlar a cierto tipo de demonios en determinadas partes del juego, y hacer uso de sus propias habilidades.

El título dispone de un gran elenco de enemigos, todos ellos con diversas estrategias para cargárnoslos de la forma más eficaz posible. En DOOM Eternal nos enfrentaremos a los ya conocidos de su anterior entrega, así como otro tipo de demonios totalmente nuevos. Además, los combates contra jefes finales también regresan, haciéndonos llevar al límite lo aprendido en el combate. Junto a esto, en caso de quedarnos atascados, podremos cambiar la dificultad del juego, todo ello sin penalización alguna en cuento a recompensas. La única diferencia es el daño que infligen y la cantidad de ataques pesados que cargarán contra nosotros. Y si esto no ha sido suficiente, en caso de que queramos verdaderos retos, siempre podemos jugar a los niveles maestros y en la máxima dificultad posible. Los niveles maestros son las mismas versiones existentes de la campaña, aunque con nuevas combinaciones de enemigos y retos. Y es que en DOOM Eternal siempre tendremos retos a los que afrontar repartidos por todo el mapa.

En cuanto al arsenal, disponemos de una gran variedad de armas que harán volar por los aires a todos los demonios a los que nos enfrentemos. Están divididas en varios tipos de munición, ya sean cartuchos de escopeta, balas para rifles de asalto, plasma, munición pesada, etc. Aquí también vuelve la BFG, para así pulverizar a una gran cantidad de enemigos en un instante. Sin embargo, en este apartado también tenemos algunas novedades bastante agradables. Parte del protagonismo se lo lleva el Crisol, una potentísima espada que mata de un tajo a todo lo que se le acerca mínimamente. Además, cada arma dispone de varias modificaciones. Este hecho nos hará adaptarnos de una mejor forma a la situación de combate, proporcionándonos en su conjunto general, un gran abanico de posibilidades para destruir al enemigo.

Un título lleno de secretos

Tras la tormenta, viene la calma. Y es que si bien en DOOM Eternal disfrutaremos de frenéticos momentos de acción, también podremos dedicarle tiempo para explorar el mapa, y avanzar en la historia tras esos intensos niveles. Para ello se nos presentan multitud de zonas de plataformeo. Con esto último tenemos sentimientos encontrados. Y es que notamos que dichos momentos se tratan a veces de manera forzada, sintiéndonos como si estuviéramos dando vueltas sin que aportase nada a la experiencia. Si bien la parte de exploración era algo más sutil en la anterior entrega, aquí tendremos caminos marcados y un diseño de niveles bastante básico para postrarse así ante esta vertiente de plataformeo.

En cuanto al mapa, si bien su diseño de niveles no acaba sorprendiendo, si que es cierto que esta vez tenemos algo más que las típicas instalaciones de laboratorio, disponiendo de más variedad en el entorno. Además, nos encontraremos con multitud de contrastes, pasando por caóticas zonas llenas de vísceras, una ciudad derruida, castillos rúnicos y demoníacos, o niveles llenos de toxicidad que afectará a nuestra salud y movilidad. Además, disponemos de viaje rápido para volver a aquellas zonas inexploradas y llenas de secretos, ya que en DOOM Eternal, como cabía esperar, nos encontraremos multitud de coleccionables y referencias que alegrarán al público más fiel.

Sin embargo, si hay una zona que debemos destacar por encima de cualquier otra y que se presenta como otra de las novedades del juego, es la Fortaleza del Destino. Este rincón se presenta como la localización principal de descanso, así como punto principal en el que nos darán las indicaciones para continuar con la historia del juego. Con pasillos laberínticos, esta fortaleza dispone de multitud de salas y recompensas a las que podremos acceder desbloqueando dichas salas. Para ello necesitaremos encontrar Baterías Centinela, las cuales estarán repartidas por todo el mapa. Además, en esta zona podremos poner en práctica nuestras habilidades de combate, ya que tenemos toda una sala de entrenamiento en la que acabar con grandes oleadas de enemigos y así probar cómo funcionan las nuevas armas que hayamos adquirido.

Campaña y online se dan la mano

DOOM Eternal dispone también de un modo multijugador competitivo llamado Battlemode, que promete mejorar lo ya visto en el modo online de su anterior entrega. No obstante, no hemos podido probar esta vertiente, ya que los servidores se abrirán en el mismo día de lanzamiento del juego. Algo que si hemos podido ver, es que ciertas recompensas online estarán ligadas también a la campaña. Y es que jugando tanto al modo historia como en Battlemode y completando desafíos, obtendremos experiencia que nos servirá para aumentar el nivel del jugador durante cada temporada. De esta forma desbloquearemos contenido estético para nuestro personaje. Todos los elementos que desbloqueemos serán visibles incluso durante las cinemáticas del modo historia. Así pues, DOOM Eternal dispone de una fuerte integración online, la cual no afectará a aquellos que simplemente quieran disfrutar de su modo campaña, y que hará darle relevancia al título junto a su contenido postlanzamiento.

Gran rendimiento y apartado visual

DOOM se convirtió en un referente a la hora de hacer benchmarks en PC. El motivo fue su gran estabilidad y rendimiento, pudiendo lograr alcanzar una altísima tasa de frames gracias al gran aprovechamiento de la API Vulkan. DOOM funciona muy bien incluso en equipos que no poseen una gran potencia gráfica (dentro de unos límites claro está), y con su secuela pasa exactamente igual. Y es que el requerimiento mínimo para poder jugar a este título a 1080p y 60fps, es de una gráfica GTX 1050Ti, o su equivalente AMD R9 280, en adelante.

DOOM Eternal dispone de un apartado gráfico bastante notable, el cual se hace resaltar en su configuración Ultra-Nightmare solo apta para las gráficas más potentes del mercado. Todo esto, junto a su más que interesante apartado artístico, hacen de esta secuela otra experiencia no tan solo agradable al jugarla, sino también a la vista. Y eso sin mencionar el regreso de Mick Gordon y su increíble trabajo en cuanto a la soundtrack original de este título. Descuartizar demonios a ritmo de heavy metal nunca sentó tan bien.

Conclusión

En definitiva, DOOM Eternal es el regreso de aquella experiencia de frenética acción que ya vivimos en 2016, la cual vuelve ampliada y con nuevas e interesantes características. Sin embargo, hay veces en las que se echa en falta esa simpleza por la que es conocida esta franquicia. Parte de la culpa la tienen esas sesiones de plataformeo que no terminan de cuajar, y cierto contenido que da la sensación de que simplemente adorna el núcleo de este título, el cual es su combate y gunplay. Sin embargo, DOOM Eternal cumple con creces su cometido, pudiendo disfrutar de otra entrega muy divertida y con agradables matices en su entorno de juego. Slayer regresa, abriéndose paso entre demonios con más fuerza que nunca.


DOOM Eternal

Analizado en PC

VideoGame
8
Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

DOOM vuelve para ofrecernos otra entrega cargada de maravillosos y verticales combates plagados de crudeza y a ritmo de heavy metal. Si bien han vuelto a impresionarnos en la vertiente shooter, DOOM Eternal añade más contenido al juego, así como partes de plataformeo, las cuales no vemos clara su aportación y hacen que echemos de menos la simpleza de esta franquicia.

Jugabilidad

Historia

Apartado gráfico

Apartado artístico

  • La experiencia de DOOM, ahora ampliada con más contenido
  • Aumentan las posibilidades de jugar a nuestro estilo
  • El gunplay sigue siendo bestial
  • Un título con muy buenas referencias
  • Mick Gordon de nuevo a bordo con la soundtrack original
  • La Fortaleza del Destino, un punto de descanso para los jugadores
  • Momentos de plataformeo que no aportan nada
  • Un título más ambicioso de lo necesario
Duración: de 17 a 20h aproximadamente
Jugadores: 1 jugador (Incluye online)
Idiomas: Completamente en español

Política de puntuación

Etiquetado en :

doom DOOM Eternal

Redactado por:

Profundamente apasionado por el arte de los videojuegos. Estoy jugando así que no me desconcentres.