Colabora

Análisis Kingdom Under Fire II

Fichas
Noticias
ANÁLISIS
  • Plataformas: PC
  • Fecha de lanzamiento: 18/11/2019
  • Género: MMORPG
  • Desarrollador: Blueside
  • Editor: Gameforge
  • Formato: Digital
  • Idioma: Textos en inglés, francés y Alemán
  • Multijugador:

La primera entrega de Kingdom Under Fire salió al mercado en el año 2001 y pertenecía únicamente al género de la estrategia en tiempo real. Era una época en la que los amantes de los RTS -real time strategy- tenían donde elegir con titanes como Starcraft, Age of Empires y el inminente y a su mismo tiempo posterior Warcraft 3 -el cual culminaría lo que llegó a ser una edad dorada para los amantes de la estrategia en PC-. Fue en la sexta generación de consolas cuando el estudio de desarrollo del título de origen surcoreano, Phantagram, aprovechó la potencia de la primera Xbox para dar el salto a un nuevo género en el que buscaban posicionarse como unos pioneros; un híbrido que reuniese los elementos tácticos propios de los títulos RTS con los espectaculares combates masivos del hack’n’slash en tercera persona que Dynasty Warriors 2 lucía ya en el mismísimo año 2000.

Esta segunda entrega conocida como Kingdom Under Fire: The Crusaders llegaría en el año 2004 y nos permitía controlar directamente a un personaje principal a modo de héroe -elementos RPG incluidos- encargado de dirigir pequeños ejércitos en tiempo real y en pleno combate. Estos ejércitos se componían de distintos tipos de unidades con diferentes características y funciones en el campo de batalla, lo que sumado al intenso combate en tercera persona y a las horas de contenido que ofrecía el título sirvió para que esta secuela se elevase al puesto de ser una de las propuestas más atractivas en el género de la estrategia durante los primeros pasos de la consola de Microsoft.

Los años pasaron y fue entonces cuando Phantagram unió fuerzas con el estudio Blueside de cara al desarrollo de la tercera entrega de la franquicia. Kingdom Under Fire: Heroes llegaría al mercado en el año 2005 y para la misma plataforma que su predecesor. Si bien esta entrega fue otro éxito para todos aquellos adeptos que se fueron uniendo al culto que se estaba forjando en torno a esta saga, KUF: Heroes fue criticado por ser demasiado continuista y por no aspirar a llegar a un público mayor, siendo igualmente notable y querido por aquellos que lo jugaron. Sin embargo, la cuarta entrega que llegaría en 2007 no correría la misma suerte que las entradas previas de la franquicia, y es que Kingdom Under Fire: Circle of Doom -desarrollado plenamente por Blueside- abandonaría los elementos de estrategia en tiempo real y optaría por centrarse en el combate al más puro hack’n’slash. Esta decisión fue la que sentenció a la saga, y es que aunque se trataba de apostar por el género que había catapultado a Kingdom Under Fire al éxito, Circle of Doom fue acusado de repetitivo y simplificado al más puro estilo musou.

Kingdom Under Fire II ha llegado 12 años después de que lo hiciese la cuarta entrega no numerada de la saga, y lo hace bajo la etiqueta del ‘dos’ que lleva de manera implícita en su título. Teniendo en cuenta lo que se había prometido ya por el año 2008 cuando este fue inicialmente anunciado, podemos suponer que esta quinta entrega es una secuela directa de The Crusaders y Heroes al recoger también en su propuesta los conceptos RTS y Musou que tanto éxito le dieron a la franquicia años atrás -aunque la historia continúe con lo visto en Circle of Doom-. La principal novedad de esta entrega que anunciaba su llegada para 2009 tanto en PC como para las consolas del momento, fue el añadido de un componente MMO que convertía lo que había sido un híbrido entre dos géneros bastante polarizados en una verdadera propuesta multijugador masiva. Así se bautizaba el género MMORTS, o mejor dicho, un juego multijugador masivo de estrategia en tiempo en real.

Comenzando nuestra aventura MMO

Kingdom Under Fire 2 comienza introduciéndonos en los parámetros inertes al género MMORPG. Lo primero que tendremos que hacer será elegir una clase de las cinco disponibles que se pueden jugar por el  momento. La primera de ellas es el Gunslinger o Pistolero, el cual se caracteriza por su versatilidad y capacidad de romper las líneas enemigas mediante el uso de una espada y sus dos pistolas. La siguiente clase es la conocida como Spellsword, y se trata de una hechicera de las magias de hielo y luz que armada de una espada y de un cetro será capaz de infligir grandes cantidades de daño en área a los enemigos.

Elección de clase en KUF2

Por otra parte podremos seleccionar a la clase Berserker, quienes serán los encargados de dar la cara en primera línea de combate gracias a su gran cantidad de vida y a sus habilidades de daño y control de área. La cuarta clase corresponde a la heroína Ranger, quizás uno de los personajes más complicados de jugar ya que se centra en aplicar una gran cantidad de daño con sus dagas y ataques combinados con arco a un solo enemigo, careciendo de habilidades zonales que ayuden a controlar las masas de enemigos. Finalmente tenemos la clase Elementalist, quien combina hechizos de mejora de daño y de defensa para los aliados y que cuenta además con la habilidad de invocar compañeros que combatan a su lado.

Habiendo elegido nuestra clase favorita, tan solo tendremos que crearnos nuestro avatar al gusto y medida de cada uno o una. El sistema de creación de personajes se asemeja mucho al de otras propuestas MMO en el mercado como Black Desert. Y es que, aunque Kingdom Under Fire 2 no llega al mismo nivel de opciones de personalización, sí que comparte la imposibilidad de elegir el sexo o raza para cada clase. No se podrá, por ejemplo, crear un personaje Gunslinger que sea una mujer. Esto puede ser un verdadero problema, especialmente para el público de este tipo de juegos en los que popularmente se busca rolear o crear una representación de uno mismo para afrontar los cientos de horas de aventuras que se tienen por delante.

Un género que pesa más que el resto

Con nuestro avatar creado, el juego nos traslada directamente a la defensa de una fortaleza en la que daremos nuestros primeros pasos a modo de tutorial. Es aquí donde se nos presenta la historia del juego, y se nos explican los controles básicos tanto del personaje principal como de las habilidades de la clase que hayamos escogido. El primer contacto con las tropas enemigas que invaden el castillo nos hace pensar rápidamente en el género musou; no solo por la cantidad de tropas enemigas en pantalla que caerán ante nuestros pies con un par de ataques básicos, sino también por los efectos pomposos de los hechizos o la simplona inteligencia artificial que lucirán los personajes no controlados por jugadores. No llega al nivel de sentirse como un verdadero hack’n’slash por razones y limitaciones obvias pero cumple notablemente.

Es al terminar este tutorial cuando las cosas se vuelven algo más rutinarias y al mismo tiempo menos atractivas. Seremos trasladados al mundo abierto de Bersia, en el que pasaremos de la acción desatada del comienzo del juego a tener que realizar una serie de tareas que, no solo es que hayan sido explotadas múltiples veces en el género MMO, sino que además pueden llegar a ser bastante aburridas y transmitirnos una sensación de mediocridad que empaña la ambición de sus desarrolladores. Básicamente, tendremos que cumplir encargos para los diferentes habitantes y aliados de la región cómo ya se hacía en en el género hace 15 años. Y sí, estas tareas son las habituales de hablar con un NPC, que este te mande a hablar con otro, y que este último te mande a matar 5 enemigos que se encuentren a los alrededores del asentamiento en el que nos encontremos en ese momento. Unas acciones que realizaremos de manera automática sin encontrar mucha o ninguna satisfacción en el proceso.

La historia, además, no hará mucho porque nos volquemos en ella, ubicando al jugador en la típica guerra del bien contra el mal en la que existe una fuerza ancestral todavía más potente a la que habrá que parar los pies. Será normal, como sucede con otras propuestas MMO, que el jugador ignore la historia para disfrutar de lo mejor que ofrece el título. El diseño de los personajes carece de estilo propio y es muy similar al de otros KMMO -o mejor dicho, Korean Massively Multiplayer Online- con mujeres sexualizadas hasta el punto de ser absurdo y personajes que resultan planos y carentes de una profundidad que los hagan más creíbles ante nuestros ojos. Hay que tener en cuenta que la mayoría de estos NPC funcionan como repartidores de misiones y no como personajes no-jugables con los que interactuar o sumergirnos en sus historias, por lo que lo normal será terminar la aventura sin prestarles atención y relevándolos al papel de ser un mero trámite hacia nuestros objetivos.

Cambiando de juego con una tecla

La guinda del pastel reside en las conocidas misiones de instancia que sirven como el núcleo principal que define tanto el juego como a su endgame. Es en estas misiones en las que por fin el título nos permite disfrutar al máximo de su potencial con la inclusión de elementos del género de estrategia en tiempo real como los vistos en la legendaria saga Total War. Se trata de un tipo de “mazmorras” en las que se pueden reunir de 1 a 4 jugadores y en las que principalmente se tendrán que asediar castillos o defenderlos de manera grupal. De hecho, cada jugador cuenta con sus propias tropas que dirigir, y es de la combinación de estas donde reside todo el potencial del juego. Aunque también es cierto que es posible jugar a estas misiones de manera individual si contamos con la habilidad suficiente.

Kingdom Under Fire II tropas

El principal problema que sufre Kingdom Under Fire II es que las transiciones entre este tipo de misiones -que son realmente divertidas y desafiantes- con las secciones de mundo abierto al más puro estilo MMO se hacen bastante sufribles. Misiones repetitivas y mundos vacíos con enemigos que vagan eternamente sin prestarnos mucha atención se tienen que sumar a la gran serie de clichés que arrastra este género y en el que KUF2 no se ha atrevido a modificar nada establecido. Entiendo que estas partes serán más loables para los aficionados o nostálgicos de gigantes como World of Warcraft, pero tal y cómo lo hace KUF2 parece hasta un paso atrás cuando quizás lo que haya sido es un poco más continuista con lo comúnmente explotado en el género de rol masivo.

El combate funciona y es una buena noticia

Cómo ya hemos mencionado anteriormente, el sistema de combate de nuestro personaje sigue la fórmula de acción RPG adaptada al formato del multijugador masivo. Cada habilidad puede ser encadenada con otras diferentes, y poder así generar combos y cadenas de golpes que le dan un toque arcade y lo vuelven más entretenido. Resulta fácil encadenar y de manera natural los primeros combos de cada personaje en los combates del inicio a modo de ensayo y error, aunque también existe un menú en el que se listan los diferentes combos para los jugadores que aprenden mejor de esta manera. Aún así y todo sea dicho, los elementos RPG son bastante básicos y planos y tampoco supondrán un verdadero quebradero de cabeza para el jugador menos experimentado.

En cuanto al manejo de cada clase, si bien es cierto que la encadenación de combos funciona en todas de una manera similar, si que existen ciertos componentes que hacen que cada una de estas sea diferente de jugar. Quizás los jugadores más hardcore las encuentren muy similares, pero al no haber sido planteadas de una manera muy diferenciada también se abre la puerta a que muchos jugadores acaben probando y/o creando otras clases incluso aunque se puedan encontrar cómodos con la de su personaje principal.

El aspecto RTS es el que realmente le da personalidad al juego y el que lo diferencia respecto al resto de propuestas MMO del mercado. Será durante las primeras horas de juego cuando nos habituemos a alternar el manejo entre héroe y tropas, cambiando también de una perspectiva en tercera persona a una cenital en la que nuestro personaje entrará en modo auto-ataque si se halla en combate. El cambio entre estas dos perspectivas y maneras de jugar se hace de una manera muy natural y sin fisuras, por lo que alternar entre estas dos formas de jugar resulta igual de intuitivo que de satisfactorio y será la clave que nos de la ventaja en el campo de batalla.

Aunque controlar las tropas y cambiar entre estos modos sea bastante sencillo, es aquí donde realmente existe la complejidad de la propuesta. Si decidimos ignorar este sistema y jugar como a cualquier otro MMO no llegaremos a pasar de las primeras misiones, ya que el potencial reside en el manejo constante y manual de los distintos ejércitos que podremos comandar. Estos no solo contarán con habilidades que puedan potenciar al resto de tropas o que les hagan cargar contra el enemigo, también existirán las variables tácticas más tradicionales como mandar tus tropas a por los arqueros enemigos o realizar emboscadas a ejércitos incautos. Existen un total de 80 tropas que desbloquear y subir de nivel, y estas comprenden desde a las tropas habituales de infantería a criaturas de tamaños colosales que sirvan a nuestros propósitos bélicos.

Algunas de las tropas en Kingdom Under Fire II

Podremos, por ejemplo, lanzar la habilidad de una tropa como son los arqueros y que estos realicen un ataque de flechas zonal mediante el modo RTS, para rápidamente cambiar de perspectiva y rematarlos con nuestro héroe fácilmente. La adquisición y mejora de estas unidades depende de un sistema de niveles y rareza, que desgraciadamente se basa un poco en factores RNG independientemente de si los jugadores pueden tomar ciertas decisiones como que tropa priorizar o cual sacrificar. Si has jugado ya algún juego KMMO podrás reconocer muchos de los elementos de estos sistemas de progresión, y es que para subir de nivel estas tropas necesitaremos gastar fragmentos de materiales que obtendremos en las misiones y que por si no fuera poco serán diferentes en base a qué unidad buscamos subir de nivel. El endgame del juego parte en gran medida de subir al máximo el rango de estas tropas.

Del pay-to-win al buy-to-play

Kingdom Under Fire 2 es un juego que se adquiere con un único pago. Esta decisión que busca alejarse de otros juegos similares provenientes de Asia nace de la colaboración con la distribuidora actual del título, Gameforge, quienes han sabido cómo vender el producto a un público que piensa un poco distinto a cómo lo hace el oriental. No deja de ser cierto que existe algún elemento que hace borrosa la línea entre el modelo Pay-to-win y el Buy-to-play, como es el hecho de poder comprar mejoras temporales de experiencia o de estadísticas para nuestro personaje. Sin embargo, estos elementos también pueden ser adquiridos mediante un tipo de moneda que se consigue de manera exclusiva - quizás por el momento- mientras se juega, y que se regala habitualmente en eventos como el “login” o acceso diario.

Packs de compra de KUF2

Podemos afirmar que no existen elementos que realmente distancien tanto a aquellos jugadores que quieren pagar por avanzar de una manera más rápida en el juego con aquellos que se acercan al título sin la intención de querer pagar más por su contenido. Además, aunque los jugadores que pagan más obtienen ciertos elementos cosméticos a modo de skins con los que decorar las armaduras, las armas y las monturas del juego, casi todos -por no decir todos- los elementos que potencian estadísticas y poder se pueden conseguir de manera gratuita con un poco de "grindeo" y atención a los regalos que llegarán a nuestro buzón. Al menos no existen cajas de botín u otro tipo de trucos con los que los amantes de este género puedan dudar a la hora de invertir algo más que su tiempo en el juego.

Problemas de optimización en un desarrollo eterno

Siendo honestos para un juego que ha tardado una década en llegar a Occidente, existen ciertos problemas a nivel técnico que deberían ser revisados. Y es que aunque el juego luce bastante bien en un primer contacto, bien es cierto que los gráficos pueden resultar algo desfasados si miramos con lupa las texturas o nos fijamos en esas torpes animaciones que hacen los personajes en el juego. Aún así, el título es exigente a nivel gráfico, y podremos llegar a sufrir ciertos tirones de frames por segundo así como de algún que otro crasheo inesperado. No obstante, son un tipo de errores que se pueden llegar a tolerar, los problemas más gordos vienen cuando te unes con otros jugadores y el juego flaquea con tanta unidad e información en pantalla. Además y por si no fuera poco, todos estos errores se hacen más presentes a medida que se avanza en el juego en lo que parece ser una decaída de optimización de cara a las partes finales de la aventura principal.

KUF2 nivel técnico

Conclusiones

Blueside y Gameforge han conseguido producir un título que cumple con su propuesta y que no engaña en ningún momento al jugador. Lo hace mediante la fusión de tres géneros muy diferenciados que se acaban conjugando de una manera muy notable pese al agotamiento de algunos elementos de la fórmula MMO. Kingdom Under Fire 2 ha llegado finalmente diez años después de lo previsto, pero al menos lo hace y además de una manera bastante consistente. Sabiendo entender cómo piensan los compradores, KUF2 ha sido rediseñado para la venta en el mercado occidental con un modelo buy-to-play que se aleja con un paso más o menos firme de las microtransacciones que plagan el mercado asiático de videojuegos.

Y es que aunque seguramente en su momento pareciese una idea brillante el hecho de fusionar lo que era el núcleo de la franquicia a nivel mecánico con los cada vez menos populares juegos MMO, hoy en día esta es seguramente la parte en la que más flaquea. No quiero decir que se trate de una decisión de diseño que reste a la ambición de la propuesta, sino que se han arrastrado una serie de clichés pertenecientes al género que hace 10 años podían tener un cierto pase, pero que hoy en día resultan toscos, aburridos y poco interesantes para el jugador que nunca ha probado un gigante como Guild Wars o el más reciente Black Desert Online, del que además bebe muchas de sus influencias.

Artwork de Spellsord KUF2

Kingdom Under Fire 2 es un buen híbrido de juego que hace un trabajo adecuado a la hora de dirigirse a dos tipos de audiencia muy diferenciadas pero que se pueden llegar a entender muy bien. Aunque el juego pueda merecer algo más de refinamiento -y suena a una broma de mal gusto teniendo en cuenta que su lanzamiento se ha alargado diez años-, sigue siendo una completa y satisfactoria experiencia para los amantes del género MMO.


Kingdom Under Fire 2

Analizado en PC

VideoGame
7.5
Puntuación Areajugones:
Notable
Puntuación comunidad:
9 (2 votos)
Valorar este videojuego
Mi valoración es:   1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Cargando...

Kingdom Under Fire 2 cumple lo prometido de hace 10 años y ofrece una experiencia que puede ser especialmente satisfactoria para los amantes del género MMO. La adición de elementos RTS es un éxito y ofrece un tipo de juego diferente en comparación con otros juegos similares, y esa es seguramente su mayor fortaleza.

Jugabilidad

Duración

Gráficos

Rendimiento

  • Mezcla de MMO, RTS y Musou que funciona mejor de lo que suena
  • Uno de los combates más entretenidos y tácticos del género MMO
  • La transición entre los dos modos de combate
  • No hay microtransacciones que arruinen la experiencia de juego
  • Mala optimización incluso después de 10 años que fue anunciado
  • Los elementos MMO están algo anticuados y pueden ser pesados
  • Personajes olvidables y un diseño sexualizado para los modelos femeninos
  • Grindeo excesivo para los que no estén habituados a los sistemas de progresión koreanos
Duración: Historia 40 h (juego libre Incontable)
Jugadores: Multijugador
Idiomas: Inglés

Política de puntuación

Redactado por:

Licenciado en periodismo y en el ciber del barrio. Soy de esos que se ven las cinemáticas y se obsesionan con los secreticos pero de momento lo sigo disfrutando.