Colabora

Análisis Marvel's Spider-Man: Miles Morales

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Hace ya algo más de dos años que Insomniac Games provocaba un estruendo en el mercado de los videojuegos con el lanzamiento de Marvel's Spider-Man. Dos años en los que el título del conocido trepamuros ha pasado a convertirse en una de las exclusivas de PlayStation 4 no solo mejor valoradas de todo el catalogo, sino también una de las mejor vendidas. Un rotundo éxito del que incluso la propia Marvel, el gigante cinematográfico, sacaba pecho con orgullo mientras los jugadores de todo el mundo disfrutaban de una obra que ha dejado huella en una generación que pronto dejaremos atrás.

Pero antes de hacerlo, y pese a que nosotros hemos disfrutado de tan esperado título en su versión de PlayStation 5, la más atractiva, Miles Morales lanzará también sus telas de araña por aquella consola cuya saga vio nacer en 2018.

Desde ese momento, y al igual que la araña más habilidosa del universo, Insomniac Games comenzaba a tejer el futuro de una propiedad intelectual que estaba destinada a convertirse en un franquicia con la que, ahora, nuevamente volvemos a disfrutar. Sin embargo, todos sabemos que dos años en el sector de los videojuegos es un tiempo bien escaso para dar forma a una entrega totalmente nueva de una franquicia tan importante como esta, por lo que pronto muchos comenzaron a poner en duda la magnitud de esta obra que traemos hoy entre manos.

Un veneno que atrapa sin remedio

Aunque pudiera parecer complicado, lo cierto es que Marvel's Spider-Man: Miles Morales, consigue mejorar a su predecesor en la mayoría de los aspectos. Y si bien puede que muchos vean en su menor duración uno de sus mayores handicap, lo cierto es que su extensión, en esta época en la que la mayoría de los juegos están ambientados en gigantescos mundos abiertos repletos de contenido, la humildad en este sentido de la obra que nos ocupa nos ha parecido objeto de crítica, pero totalmente positiva.

No obstante, superar la historia principal de este título nos puede llevar entre 10 o 12 horas, mientras que si nuestra intención es completar el contenido al 100% incluidas las misiones secundarias y coleccionables, necesitaremos unas 20 horas de juego. Más tiempo del que esperábamos en un principio, y que nos deja con una sensación más gratificante de la que muchos anticipábamos.

Una experiencia más breve como las que nos ofrece Marvel's Spider-Man: Miles Morales respecto a su predecesor trae consigo algunos aspectos positivos, así como otros negativos. Luces y sombras con las que de forma general, hemos de reconocer que el título nos ha enamorado con las diversas bondades que bajo su espesa y perfectamente bien tejida tela de araña esconde. El frenético ritmo de su campaña se disfruta a un nuevo nivel, en parte por su nuevo protagonista, Miles Morales, un Spider-Man que gracias a sus nuevas habilidades convierte el título en algo mucho más espectacular.

Si el sistema de combate antes ya era bueno de por sí, las increíbles habilidades de Miles les otorgan una puesta en escena sorprendente que nos dejará boquiabiertos cada dos por tres. Y es que Miles no solo tiene la super fuerza, la resistencia, o la agilidad de Peter Parker, sino que también cuenta con la posibilidad de camuflarse con el entorno, o generar explosiones de energía gracias a la picadura de su veneno, uno de sus rasgos más identificativos.

Sin acritud Peter, tómate unas vacaciones

Las habilidades antes comentadas de Miles Morales ayudan también a sumar puntos de espectacularidad, y las escenas de acción nos dejarán sin aliento en esta entrega. Sus poderes nos traerán a la memoria en no pocas ocasiones a la saga inFamous durante los enfrentamientos, donde los rayos y diversos efectos se suceden a una velocidad vertiginosa mientras golpeamos, esquivamos y utilizamos ataques especiales que van a dejarnos escenas sorprendentes en nuestras pantallas.

Una de las partes centrales de su jugabilidad sigue siendo los combates, en los que se sucederán todo tipo de efectos de luz donde los diferentes remates serán los grandes protagonistas junto a las diversas y sensacionales habilidades de Miles. Un espectáculo inaudito que tras ser disfrutado, nos genera un ligera pereza ante la idea de que podamos volver a tomar el control de Peter Parker en el futuro, en una hipotética segunda entrega, y no el de este increíble Miles Morales.

Gracias a la juventud y la inocencia que de la mano suelen ir, damos con un personaje protagonista que apenas cambia de carácter, a pesar de sí hacerlo en identidad. Independientemente cuando lleva su traje de Spider-Man o su ropa de calle, su tono desenfadado funciona a la perfección, un rasgo que también podemos identificar rápidamente con Peter Parker, pero no con el Peter creado por Insomniac Games, que daba forma a un personaje más adulto y serio cuando no iba ataviado en su ajustado traje.

Y sí, incluso en los numerosos trajes alternativos que podremos desbloquear de este llamado por muchos "otro Spider-Man" se consigue trasladar diversos aspectos de la personalidad de este vecino del conocido barrio de Brooklyn.

A pesar de ello, es cierto que en cuanto a personalidad, hacerle sombra a Peter Parker no es sencillo. Sin embargo, Miles Morales cuenta también con un estilo muy personal, lo suficientemente atractivo y diferente al del propio Peter, como para no tener al Spider-Man original continuamente en la cabeza mientras sobrevolamos la ciudad de Manhattan. Un escenario al que regresamos, y en el que observamos que el paso del tiempo y algunos de los movimientos sociales vividos en el mundo real se han trasladado también a la ciudad de los rascacielos creada por Insomniac Games.

Explosión de espectacularidad

Y aquí llega otro punto en el que la gente más dudas ha depositado alrededor del título de Insomniac, provocado por su personalidad intergeneracional y el hecho de que el título esté disponible también en PlayStation 4. Nosotros, que hemos disfrutado de ambas versiones, os podemos asegurar que la de PlayStation 5 cuenta con aspectos que marcan una importante diferencia.

El modo "fidelidad" nos otorga la posibilidad de disfrutar del juego a una resolución 4k y 30 fps con ray tracing, iluminación mejorada y efectos gráficos adicionales. El modo rendimiento, por contra, elimina todas esas mejoras para que podamos disfrutar de la acción a 60 frames por segundo a una resolución 4k dinámica. Sobre el papel, una alternativa más gratificante para disfrutar del título, pero que por suerte Insomniac nos ofrece la oportunidad de escoger el modo gráfico que más nos pudiera interesar. Sea cual sea nuestra opción, el resultado será siempre espectacular.

Por supuesto, y como ya esperábamos, algunos de lo momentos más álgidos y admirables serán los enfrentamientos contra los jefes finales. Y aunque no sería de recibo no admitir que se trata de un aspecto negativo en comparación con su predecesor por la escasez de estos, dichos combates siguen siendo extraordinarios. Sobre todo con un enfrentamiento final portentoso donde se sucederá una explosiva acción que nos dejará hasta desconcertados por lo bien que está todo medido.

Una vez más, Insomniac ha gestado un título tremendamente disfrutable a nivel jugable donde todo funciona todo lo bien que debería. Un placer muy entretenido que cuenta, además, con una trama argumental que se sigue con interés de principio a fin, y con la que nos veremos sorprendidos en más de una ocasión, en especial si nuestro conocimiento en los comics del héroe de Marvel no es demasiado. Más allá de eso, el escenario sigue siendo igual de grande, pero la ciudad luce aún mejor que antes al gozar de climatología dinámica o un mayor número de habitantes que caminan por las calles de Manhattan y con los que, una vez más, podremos interactuar.

Más joven, desenfadado y moderno

La personalidad de Miles impregna muchos de los aspectos de la obra, como por ejemplo la banda sonora, que utiliza temas mucho más acordes a su carácter y en la que por ello se mezclan temas de hip hop o funk. Y como parte también del apartado sonoro, una vez más, las exclusivas de PlayStation gozan de un doblaje al castellano inmejorable.

En este queda patente el buen hacer de aquellos que han participado a la hora de localizar el juego a nuestro idioma, respetando ciertos hábitos del personaje original, como su costumbre de chapurrear de vez en cuando ciertas palabras en spanglish con los personajes que más confianza tiene dentro de la trama del título.

Conclusión

Marvel's Spider-Man: Miles Morales es una obra quizás más humilde en ciertos aspectos respecto a su predecesor, pero a su vez también más espectacular. Su frenético ritmo, la atractiva jugabilidad que nos ofrece, y el diverso contenido secundario que podremos completar, dan forma a un título que ningún poseedor de PlayStation 4 o PlayStation 5 debería pasar por alto. Cuidado con las peligrosas redes que no para de tejer el bueno de Miles Morales, pues cuentan con demasiados encantos como para no desear caer preso en ellas.


Análisis Marvel's Spider-Man: Miles Morales

Analizado en PlayStation 5

VideoGame
9
Puntuación Areajugones:
Sobresaliente
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Marvel's Spider-Man: Miles Morales nos deja una obra algo más escueta en lo que a duración se refiere respecto al título original, pero igualmente atractiva y disfrutable e incluso más espectacular.

Jugabilidad

Gráficos

Diversión

Ambientación

  • El frenético ritmo de la campaña
  • Miles Morales goza de un gran carisma
  • El combate ha ganado en espectacularidad
  • Una duración muy bien medida
  • Una jugabilidad tan atractiva como variada
  • Tremendamente divertido
  • Pocos enfrentamientos contra jefes
  • No poder disfrutarlo a 60 fps en PS4
Duración: 12 horas para la historia, 20 para completarlo al 100%
Jugadores: 1
Idiomas: Castellano

Política de puntuación

Etiquetado en :

Spider-Man: Miles Morales

Redactado por:

Alumno y prefecto de la casa Hufflepuff del colegio Hogwarts de magia y hechicería. Simpatizante de la casa Stark y tributo del distrito 4. Mi elemento es el agua, y por ello, formo parte de erudición.