Colabora

Análisis MediEvil Remake

Fichas
ANÁLISIS

Análisis MediEvil Remake

Entre el pasado y el futuro

Publicado el 0
  • Plataformas: PlayStation 4
  • Fecha de lanzamiento: 25/10/2019
  • Género: Acción-Aventura
  • Desarrollador: Other Ocean Interactive
  • Editor: Sony
  • Formato: Físico, Digital

Nuestro cerebro tiende a idealizar el pasado en un puro ejercicio de supervivencia de cara a lo que nos aguarda en los días venideros. Porque, si vienen malas épocas, la nostalgia siempre estará a nuestro lado para ofrecernos un lugar cómodo y calentito desde el que poder aguantar el chaparrón. Sin embargo, esta también suele ser utilizada por la industria del ocio y el entretenimiento con el objetivo de vender a la comunidad una serie de pasaportes a momentos más felices. La ola de los remakes y las remasterizaciones está en un punto más álgido que nunca y, precisamente en estas líneas, vamos a sumergirnos de lleno en las mágicas aguas de uno de los representantes del pasado que regresará de forma inminente: MediEvil Remake.

El Reino de Gallowmere se encuentra amenazado por una fuerza tremendamente poderosa una vez más. Solo que, en esta ocasión, no se trata del temible mago oscuro Zarok, sino del imparable paso del tiempo. La obra que vio la luz originalmente en la primera PlayStation hace ya 21 años ha sido reconstruida por Other Ocean Interactive con el objetivo de darle a Sir Daniel Fortesque una segunda oportunidad. Todas las grandes leyendas merecen que se les deje reivindicar el lugar que merecen. ¿Será MediEvil Remake la excusa perfecta para que Sir Dan se haga un hueco en el Pabellón de los Héroes una vez más? Os invitamos a descubrir todo esto y mucho más en nuestro viaje hacia los rincones de Gallowmere.

Un viaje hacia el pasado

Antes de comenzar a hablar de aquellos aspectos en los que Other Ocean Interactive ha dejado impreso su sello, es importante conocer cómo era la obra original para poder entender cuáles son las luces y las sombras de este remake con respecto al esqueleto sobre el que se construye todo lo demás. Así, y con el objetivo de establecer un punto de partida concreto, hay que decir que nos encontraríamos ante una epopeya de redención; una en la que un héroe caído en la batalla deberá hacer frente a las fuerzas del mal con el objetivo de ganarse el respeto del resto de mártires del reino.

No obstante, los tonos épicos que se desprenden tras las líneas de guion que sustentan el argumento del juego encuentran un gran contraste con la ambientación en la que ocurren sus acontecimientos. MediEvil llega a ser un compendio de elementos ''Hallowenescos'' y chistes malos (no por ello sin gracia) que, al cocinarse juntos en la marmita, dan lugar a un universo de gran carisma. Tanta que Sir Daniel Fortesque ha sido uno de los personajes más recordados en la comunidad de PlayStation durante más de dos décadas; tanta que la magia que desprendía esa apología a lo tenebroso como contrapunto al sentido del humor por el que da un poco de rabia reírse ha logrado que hoy tengamos un remake de la aventura original.

MediEvil Remake
La ambientación del juego rezuma carisma por cada uno de sus poros

Por otro lado, es en lo jugable donde encontramos aquellas primeras fricciones que señalan que estamos ante un título que fue ideado con otro tipo de estándares en mente. Sobra decir que la jugabilidad de MediEvil estaba limitada a los márgenes que ofrecía la plataforma en la que vio la luz originalmente. Y, si bien es cierto que hoy en día su diseño puede llegar a ser obtuso en algunos aspectos, otros destilan la magia tan característica que nos enamoró en su día.

La misión principal que tenemos que llevar a cabo cuando jugamos a MediEvil consiste en atravesar un buen puñado de niveles yendo de un punto A a un punto B y aniquilando a todo ser (no) viviente que se cruce en nuestro camino; eso sí, con algún que otro giro en la forma de hacerlo que provoca que factores como el tedio o la repetitividad queden totalmente fuera de la ecuación. La cosa es que la idea de tener que ir avanzando por las diferentes fases se sostiene en un sistema de exploración que, sin llegar a exigir demasiada atención por parte del jugador, sabe compensarle lo suficiente como para querer mirar en cada esquina del lugar en el que estemos.

La exploración de los niveles será uno de los principales pilares de la jugabilidad

Comenzando por unas runas que recogeremos como requisito para progresar en un nivel, dinero para comprar recursos en tiendas y botellas de vida que amplíen la salud de nuestro héroe, MediEvil ofrece otros sistemas que fomentan lo anteriormente mencionado: el Cáliz y una serie de objetos más escondidos que generarán una segunda vía de exploración paralela a la principal. Hablando de esto último, nos referimos a un buen puñado de ítems que nos permitirán llevar a cabo misiones secundarias dentro de determinadas fases (con sus respectivas recompensas) o nos darán claras ventajas contra algunos jefes finales. Y la gracia de todo esto reside en que no será obligatorio que nos hagamos con la totalidad de ellos, lo que produce la sensación de que el juego esconde más de lo que muestra a simple vista. Algo que va en fomento de la sensación de descubrimiento y, sobre todo, de fascinación al preguntarnos para qué podremos darles uso.

Y es precisamente ahí donde los creadores originales de MediEvil encontraron el que sería el motor que prendería las ganas del jugador de avanzar: uno cuya gasolina consiste en hacer que las recompensas que obtenemos al explorar tengan un gran impacto a nivel jugable. A esto, debemos sumarle el otro elemento protagonista previamente mencionado como es el Cáliz, el cual despliega una mecánica en la que en cada nivel habrá uno que deberemos llenar con las almas de los enemigos que derrotemos en el mismo. Si conseguimos hacer que estas copas rebosen con la esencia misma de los caídos en combate, al final de la fase accederemos al Pabellón de los Héroes, un lugar donde los mártires de Gallowmere cobran vida para contarnos más sobre el pasado del reino y, sobre todo, regalarnos armas y equipamiento que nos ofrecerán nuevas formas de jugar.

MediEvil Remake
El Pabellón de los Héroes guarda muchas historias y secretos por ser descubiertos

En términos diferentes, toda luz siempre arroja sombras. Y es que, aunque la obra cuente con un sistema de exploración cuyas intenciones van intensamente dirigidas a captar nuestra atención de forma constante, los combates guardan una serie de imperfecciones que traen consigo frustración en más ocasiones de lo que sería deseable. La cosa es que el sistema de impactos entre nosotros y los enemigos (o, dicho de otra manera, aquel en el que nuestro cerebro entiende que hemos acertado un golpe a un rival o que hemos recibido uno de su parte) no se encuentra todo lo pulido que debería. Esto hace que sea confuso entender cuándo vamos a acertar una estocada y cuándo no y, en definitiva, provoca que aquellas veces en las que perdamos vida nos generen la sensación de que estas no dependen de forma exclusiva de nuestros errores. Algo que puede interrumpir en ciertas ocasiones la fluidez con la que iremos progresando en el título y, en definitiva, ir en contra de la sencillez tan acertada que lo caracteriza en la mayoría de sus situaciones.

Un estandarte del presente

La decisión tomada por Other Ocean a la hora de llevar a cabo su labor con este remake ha sido la de ofrecer un producto lo más fiel posible a la obra original. El lavado de cara gráfico, los efectos de luz, las texturas y los modelos puestos a punto para los estándares modernos son los principales protagonistas de esta reconstrucción de MediEvil. Tanto que no han dejado espacio para aquellos retoques destinados a la jugabilidad que, si bien entendemos que van acorde a esa elección de no alterar la experiencia que ofrecía el título en 1998, lo cierto es que no habría estado de más pulir esas imperfecciones mencionadas anteriormente para dar lugar a un producto más limpio y cuyo atractivo sea universal en todos sus aspectos.

La gran fidelidad que rebosa la reimaginación de Other Ocean con respecto al título sobre la que se yergue cuenta con las condiciones perfectas como para reevocar las experiencias de los más nostálgicos, pero también es cierto que el paso del tiempo habría hecho que la aventura de Fortesque necesitara un empujón también en su apartado mecánico. Por otro lado, eso no quita el hecho de que MediEvil Remake es una oda al pasado y una obra que rebosa cariño por aquello en lo que se inspira.

El remake prima la fidelidad a la obra original por encima de todo lo demás

Una incógnita de cara al futuro

Si bien nos encontramos ante una reconstrucción que aguanta los estándares modernos en relación a algunos de sus aspectos y, por otro lado, conserva un diseño jugable al que se le ven las costuras en ciertas ocasiones, resulta curioso comprobar cómo MediEvil Remake aborda en una misma experiencia pasado, presente y futuro. Y es que, habiendo hablado ya largo y tendido de los dos primeros parámetros temporales, solo nos queda abordar una de las sensaciones más gratificantes que el juego ha dejado en nuestro corazón al ver la pantalla de créditos. Una que fácilmente podría resumirse en dos simples palabras: ''Queremos más''.

Porque, al final del día, la respuesta correcta a la pregunta de ''¿Retocar mucho un título ya lanzado pervierte la experiencia que ofrecía en su momento?'' depende de la opinión de cada uno, y Other Oceran ha optado por el camino más conservador. Sin embargo, esto último deja la puerta abierta a que puedan experimentar más si PlayStation llega a dar luz verde a que trabajen en un remake de la segunda entrega o, quién sabe, a una inédita nueva aventura de la franquicia. Y, ante tal situación, no nos queda otra que permanecer con los ojos y los oídos bien abiertos.

MediEvil Remake
MediEvil remake guarda un tremendo respeto por la obra original

Conclusión

A pesar de aquellas partes que muestran que MediEvil es un producto de otra época, Other Ocean ha logrado convertir una cuestión que podría provocar rechazo en lo que es principal atractivo. La aventura de Sir Daniel Fortesque cuenta con unas virtudes en algunos de sus aspectos que hacen que sean disfrutables por si solos y, sobre todo, que tratan con sumo respeto a la obra original; algo que suele quedar por encima de las sensaciones derivadas de algunos de sus apartados más mejorables como, por poner un ejemplo, un doblaje que chirría en relación al resto de partes del conjunto total. Con todo ello, y a pesar de las barreras que construye la decisión de diseño encaminada a ser fiel con lo que el juego fue en su día, MediEvil Remake atentará contra el corazón de los más nostálgicos en cada rincón, arma o chascarrillo innecesario pero siempre oportuno.

Y, haciendo mención a lo que quizás sea lo más relevante de todo, la reimaginación llevada a cabo por el estudio no solo nos ha hecho disfrutar con lo que es y volver a deleitarnos en nuestro recuerdo de lo que fue, sino a soñar con lo que podría ser en el futuro. Sir Daniel Fortesque ha logrado redimirse una vez más, demostrar que sigue habiendo un hueco para él en el Pabellón de los Héroes y, especialmente, hacerme pensar que la leyenda de Gallowmere sigue luchando hasta el final. Descansa en paz una vez más, viejo amigo.

Análisis:
MediEvil

PlayStation 4

VideoGame
8
Puntuación Areajugones:
Notable
Valorar este juego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Con una obra que se muestra sumamente fiel a la original y que guarda un gran respeto por el punto de partida de la franquicia, MediEvil Remake se muestra como la oportunidad perfecta para revivir con nostalgia la aventura de Sir Daniel Fortesque. A pesar de sus imperfecciones, y de que algunos de sus aspectos puedan quedar por debajo de ciertos estándares jugables actuales, Other Ocean ha logrado revivir el Reino de Gallowmere prestando atención a aquello que hizo grande al título en su día.

Jugabilidad

Diseño de niveles

Apartado artístico

Duración

  • El carisma que desprende su ambientación
  • Se trata de un título que guarda un sumo respeto por la obra original
  • Su diseño de niveles nunca resulta repetitivo
  • Alguna que otra imperfección en su sistema de combate
  • Se echa en falta un punto más de ambición
Duración: 12 horas
1 jugador
Voces y textos en español

Política de puntuación

Redactado por:

Crecí rodeado de naturaleza y campos de trigo, pero con la cabeza llena de historias sobre dragones y planetas lejanos. Después me hice psicólogo para poder fascinarme con las historias de los demás.

Comentarios: