Colabora

Análisis Oddworld: Munch's Oddysee

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Análisis Oddworld: Munch's Oddysee

Una obra mediocre a la que el paso de los años no ha sentado bien y que llega a Nintendo Switch sin suficientes mejoras

Publicado el 0

Hace ni más ni menos que 19 años desde que Oddworld recibiera su tercera entrega, Munch's Oddysee, con la que la saga daba el salto a las plataformas en tres dimensiones. Para el momento de su lanzamiento original, Oddworld ya contaba con diversos fans alrededor del mundo y esta obra recibió buenas críticas gracias a proponer una jugabilidad que mezclaba las plataformas en tres dimensiones con algunos puzles bien pensados.

Desde aquel 2001 en que la obra llegara a Xbox, Oddworld: Munch's Oddysee ha viajado por diversas plataformas y recibido varios ports, siendo el más reciente de 2016. Este mismo port, originalmente pensado para PC, es el que llega ahora a Nintendo Switch. ¿Resistirá la obra el paso del tiempo para seguir manteniéndose como el sólido juego de plataformas y puzles que era en su día? Seguid leyendo para averiguarlo.

El port de 2016, ahora en Nintendo Switch

Lo rimero que debemos destacar de Oddworld: Muchs'Oddysee en Nintendo Switch es que la versión que recibe la híbrida de Nintendo no es nueva ni exclusiva. El videojuego que hemos disfrutado es exactamente el mismo port que en 2016 llegaba a PC poniendo sobre la mesa diferentes novedades respecto a la obra original.

Esto incluye mayor resolución en algunas escenas cinemáticas, una tasa de frames de 60 fps, mejoras en la cámara de la obra, modelados en alta definición, mejoras en la calidad de audio y efectos sonoros y algunas opciones a nivel visual. Más allá de esto, la versión que disfrutamos es exactamente la misma que se lanzaba en 2001.

Debemos dejar muy claro desde el primer momento que Oddworld: Munch's Oddysee en Nintendo Switch es el port de la remasterización de PC. Es decir, no se trata de un remake y se encuentra muy lejos de la calidad del reciente regreso de clásicos como las trilogías de Spyro o Crash Bandicoot. Por ello, cuando iniciamos el juego debemos tener en cuenta que estamos retrayéndonos a 2001.

19 años que pesan mucho

Oddworld: Munch's Oddysee cuenta con 19 años a sus espaldas y eso es algo que, por desgracia, se hace muy presente en esta remasterización que recibimos en Nintendo Switch. Aunque a nivel visual el paso del tiempo se nota, lo cierto es que este es el apartado que menos molesta cuando nos ponemos a jugar, ya que los nuevos modelados y los entornos coloridos hacen que la obra se vea bastante bien para tener la edad que tiene. Pero no se puede decir lo mismo de la jugabilidad.

Oddworld: Munch's Oddysee incluye diversas mejoras respecto a la obra original específicamente diseñadas para evitar la frustración del jugador. Entre las medidas se encuentran vidas ilimitadas, un sistema de guardado rápido y una cámara que se fija de manera automática en los objetivos. Sin embargo, con jugar unas pocas horas nos daremos cuenta de que esto queda lejos de resultar suficiente.

El control no ayuda en absoluto y, muchas veces, el plataformeo se convierte en un suplicio debido a que la poca precisión que tenemos del mismo. Cualquier salto o avance que requiera de cierta precisión se convierte en todo un reto, no tanto por la dificultad del mismo, sino por la imposibilidad de controlar satisfactoriamente a nuestro protagonista.

Por su lado, los controles no se han adaptado del todo bien a Nintendo Switch y las mejoras en la cámara resultan insuficientes. Pese a que tenemos libertad para mover la cámara, es prácticamente imposible hacerlo. El juego nos pide que saltemos con el botón B mientras nos movemos con el joystick izquierdo, de forma que el joystick derecho (que es el que controla la cámara) queda prácticamente inaccesible en los momentos de acción. Las mejoras de la cámara, que incluyen un movimiento automático, tampoco son suficientes y en algunas ocasiones molesta más que ayuda.

En general, en lo técnico nos encontramos con un Oddworld: Munch's Oddysee que deja mucho que desear. No porque el port a Switch sea malo, sino porque no tiene los arreglos y cambios suficientes para que una obra de 19 años que en su día no resultaba especialmente cómoda sea agradable para el jugador a día de hoy, más teniendo en cuenta que la obra llega con voces en inglés y sin subtítulos.

Un juego que no pasa de mediocre

Si nos centramos menos en los aspectos del port a Switch y llevamos nuestra vista a lo que Munch's Oddysee supone como juego por sí mismo nos encontramos con que se trata de un juego de plataformas y puzles que tampoco destaca especialmente. Ya en su día, pese a las buenas críticas, fue considerado uno de los peores títulos de la franquicia, y quedó relegado a ser un plataformas más de entre toda una remesa de títulos que abarrotaban las consolas a comienzos de los 2000.

Oddworld: Munch's Oddysee propone una aventura en la que dependiendo del momento podemos controlar tanto a Abe como a Munch. Se trata de un videojuego de plataformas en tres dimensiones pero que no pone su enfoque en hacer difíciles los saltos, sino que busca mezclar esto con algunos puzles. Por desgracia, Munch's Oddysee en este intento por diferenciarse del resto de plataformas se queda en tierra de nadie como una obra que no destaca ni por un lado ni por otro.

Un plataformeo relativamente sencillo (salvo que la poca precisión del control lo complique) se fusiona con unos puzles a los que les falta variedad e imaginación para dar como resultado una obra mediocre. No hablamos de que sea un juego malo, pero resulta un título comlpetamente mediocre, que no va más allá de poder entretener un rato; cosa que se queda muy por detrás del resto de títulos de la franquicia.

Conclusiones

Oddworld: Munch's Oddysee siempre ha sido el juego más vilipendiado de la franquicia Oddworld; y lo cierto es que lo es por méritos propios. Este port a Nintendo Switch no aporta nada para revertir la situación y sigue llevando una obra mediocre a la que el paso de los años ha sentado especialmente mal.

Con un control muy mejorable, una propuesta jugable bastante repetitiva y poco imaginativa y un aspecto técnico que no aporta nada nuevo, Oddworld: Munch's Oddysee en Nintendo Switch se hace una obra bastante prescindible. La misión del juego parece que no sea triunfar por sus propuestas sino completar la colección completa para que Nintendo Switch acabe contando con todas las obras de Oddworld en su catálogo.


Oddworld: Munch's Oddysee

Analizado en Nintendo Switch

VideoGame
5
Puntuación Areajugones:
Suficiente
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Munch's Oddysee es la peor obra de la franquicia Oddworld y llega a Nintendo Switch con una remasterización sin apenas cambios más allá del apartado técnico para dar como resultado un título muy mediocre

  • Sigue con una historia interesante
  • Mejoras técnicas respecto al juego original
  • Sirve para completar el catálogo de Oddworld en Switch
  • Una obra mediocre y repetitiva en 2001 que no mejora ahora
  • Control poco preciso
  • Fallos en la cámara
  • Las mejoras resultan insuficientes para que la experiencia sea agradable
  • Textos en castellano pero voces en inglés sin subtítulos
Duración: 8 horas
Jugadores: 1
Idiomas: Inglés (voces), castellano (textos)

Política de puntuación

Etiquetado en :

Oddworld Oddworld Inhabitants

Redactado por:

Videojuerguista, lector y cinéfilo desde que tengo uso de razón. Hablo de videojuegos, cine, series o lo que me dejen. Incondicional del RPG clásico, lo indie y el thriller. Me gustan los números y puedes encontrarme con una raqueta en la mano.