Colabora

Análisis The Climb 2

Fichas
Noticias
ANÁLISIS

Análisis The Climb 2

Nos ponemos de nuevo las Oculus Quest 2 para contaros nuestra experiencia con la secuela del título de escalada

Publicado el 0
  • Plataformas: PC
  • Fecha de lanzamiento: 04/03/2021
  • Desarrollador: Crytek

La escalada es una afición compleja. En mi breve experiencia personal he aprendido que se trata de un mundo con gente apasionada por este deporte, tratándose prácticamente como un estilo de vida. Sin embargo, no está hecha para todo el mundo, como con todo supongo. Con esta introducción tampoco quiero decir que puedes hacer lo mismo con The Climb 2 desde tu salón, aunque al menos te ahorras esa posibilidad de despeñarte. Como mucho algún que otro mareo. Nosotros lo hemos estado probando y hoy os traemos el análisis de la secuela del título de Crytek.

Un avance notable frente a su predecesor

The Climb nació en 2016 originalmente para Oculus Rift, siendo una experiencia en la que podías estar en paz con la naturaleza mientras te ponías a hacer alpinismo sin cuerdas por una serie de sobrecogedores mapas. El título tuvo bastante éxito dentro de la comunidad de la realidad virtual y poco a poco fue expandiéndose a más visores. Entre ellos Oculus Quest 2, visor en el que hemos podido probar su secuela. En este caso obtenemos nuevos niveles en los que dejar claro que no le tenemos miedo a las alturas, además de ciertas mejoras que pulen la experiencia de juego.

Las manos, nuestras únicas herramientas

Quizás la duda que más aparece cuando le explicas a alguien que vas a escalar en realidad virtual es, ¿cómo funciona realmente? Realmente no hay mucho misterio tras sus mecánicas, pues disponemos de dos manos flotantes que serán nuestra única herramienta para escalar por montañas y edificios. Porque si, también nos despegaremos del vértigo en asombrosos rascacielos y paisajes urbanos. Básicamente a través de los gatillos de los controles nos agarramos a los salientes, e intuitivamente vamos haciendo los gestos pertinentes para subir. Desde luego uno de los beneficios de la realidad virtual es que por mera intuición puedes ponerte a jugar desde cero, incluso aquellas personas que no son tan asiduas al videojuego. En The Climb 2 pillarle el truco a la escalada es sencillo, y es un concepto a priori atractivo para al menos probar. En esta secuela encontramos un control menos rígido y bastante más fluido que en el título original, con ciertas mejoras que se hacen notar y que le dan esa chispa de realidad que te deja impactado cuando echas la vista hacia atrás y te encuentras con un asombroso paisaje. El título se divide por etapas, lo que significa que deberemos de ir escalando por los diversos puntos de control hasta alcanzar la meta. Sin embargo no se trata de una única ruta, ya que podremos tomar diferentes atajos para llegar a nuestro destino, encontrándonos mientras tanto con elementos tales como escaleras mal colocadas, cables, o vigas que harán que nos sintamos como el mismísimo Nathan Drake.

Retos trepidantes y grandes experiencias sensoriales

En esta secuela encontramos 15 mapas en total, divididos en tres categorías: fácil, medio y profesional. El modo más sencillo trata de escalar sin utilizar las mecánicas tales como la resistencia, la tiza para aumentar el agarre, o el tiempo, tratándose de una experiencia meramente contemplativa y eficaz si lo que queremos es disfrutar del paisaje mientras echamos la vista hacia arriba y comprobamos cómo podemos llegar a la cima. Además, durante la etapa veremos algún que otro encontronazo con pequeños animales y curiosidades que nos harán como mínimo esbozar una sonrisa. No obstante, si lo que queremos es un reto, los modos medio, y sobre todo profesional son los encargados de ponerte a prueba en el videojuego, dándole algo más de jugo al título y encontrándonos con situaciones más desafiantes. Aquí si hacemos uso de una resistencia limitada, cayendo en caso de que la barra de nuestra muñeca se quede a cero. Además, para facilitar el agarre también deberemos de impregnar nuestras manos en tiza, algo que podemos hacer simplemente agitando los controles de un lado a otro. Y para colmo, también tendremos que tener cuidado con cierto tipo de agarres, sobre todo con aquellos en los que hay que pasar la mano antes para limpiarlos y no clavarnos nada, u otros en los que se desprenderán si no pasamos al siguiente rápido. Como podéis ver, el límite de hasta dónde podemos llegar en The Climb 2 nos lo ponemos nosotros mismos.

Además del modo profesional, si lo que buscamos en The Climb 2 son los retos, también podemos retar a nuestros amigos y a jugadores de todo el mundo mediante las tablas de clasificación. En ellas encontraremos los tiempos en los que demás jugadores han terminado las etapas. Desde luego se trata de un aliciente más para sacarle partido al juego, aunque puede abrumarnos un poco al principio al ver los impresionantes tiempos de la gente. Para enfocar esto de una manera más inmersiva, podemos ver el tiempo en todo momento si echamos un vistazo al reloj de nuestra muñeca.

Como recompensas, The Climb 2 ofrece un puñado de objetos de personalización para convertirnos en el escalador con más estilo del barrio. De esta manera, tendremos a nuestra disposición desde muñequeras, hasta relojes, cintas, guantes, o básicamente todo lo que pueda ir en nuestras manos, ya que es lo único visible de nuestro cuerpo.

Apartado técnico sencillo y que cumple con el propósito

A nivel técnico, The Climb 2 quizás no acabe siendo gran cosa, pero al estar dentro de un casco de realidad virtual y enfocando la mirada a esos increíbles paisajes, el no estar del todo conforme a las texturas del juego queda un poco de lado. Es entendible también que el título debe correr en las Oculus Quest y Quest 2 de manera nativa, por lo que se ha debido de buscar un equilibrio en este sentido.

Conclusión

The Climb 2 es ese título del que te hablarán varias veces cuando te insistan en dar el paso a la realidad virtual. El título original se convirtió en un referente dentro de este mundillo, y si bien esta nueva entrega no significa un espectacular salto como para considerar a The Climb 2 una secuela hecha y derecha, avanza en la dirección correcta, ofreciendo cambios necesarios y nuevas y vibrantes experiencias.


Análisis The Climb 2

Analizado en Oculus Quest 2

VideoGame
7.5
Puntuación Areajugones:
Notable bajo
Valorar este videojuego
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Con unos controles más pulidos y una experiencia mejorada en todos los aspectos frente al original, The Climb 2 nos vuelve a poner en la piel de un alpinista experimentado, afrontando nuevos retos en mapas diversos que funcionan muy bien tanto a nivel mecánico como puramente contemplativo. Aunque respecto a contenido hay quien podría no considerarlo una secuela digna, se trata de un título muy recomendable para exprimir la realidad virtual.

Jugabilidad

Apartado gráfico

Sonido

  • Controles muy pulidos e intuitivos
  • Fuerte carácter inmersivo
  • Entornos naturales y urbanos sorprendentes
  • Tablas de clasificación para competir con el tiempo
  • Mecánicas que añaden ciertos retos a la escalada
  • La duración en completar todos los niveles es escueta
  • Contenido algo escaso para ser considerado una secuela
  • Apartado gráfico algo por detrás
Duración: 2-3 horas
Jugadores: 1 jugador
Idiomas: Completamente en español

Política de puntuación

Etiquetado en :

the climb 2

Redactado por:

Profundamente apasionado por el arte de los videojuegos. Estoy jugando así que no me desconcentres.