Impresiones Demons Age

Demons Age

PC PlayStation 4 Xbox One

Impresiones Demons Age

El rol clásico está más de moda que nunca

Impresiones Demons Age
 

El estudio independiente BIGMOON nos encandilaba a todos los amantes del rol clásico hace un año con el anuncio de Demons Age, un título de este género para PC, PlayStation 4 y Xbox One que contaba con combates por turnos, un universo muy interesante y algunos detalles muy clásicos y que despertaban en nosotros una agradable nostalgia. Ahora, en 2016 y habiendo sido retrasado su lanzamiento, hemos podido disfrutar de una versión beta de este RPG en su versión de PC. ¿Queréis saber qué nos ha parecido? Pues acompañadnos en estas breves impresiones para descubrirlo.

Un universo que enamora

Demons Age comienza con unas largas cinemáticas que nos cuentan, no la historia ni cómo nuestro protagonista ha llegado a estar donde está, sino meras leyendas. Historias de tiempos antiguos que hablan de tierras misteriosas en las que un terrible y poderoso mal habita; algo que, a priori, parece lejano a nuestra aventura, pero que poco a poco vamos descubriendo para darnos cuenta de que estamos inmersos en medio de una épica historia.

En este sentido, al menos en la parte que hemos podido probar, el juego es una auténtica maravilla, ya que consigue ponerte en un lugar creíble. Al principio todo lo que oyes son meras leyendas y tu único objetivo es sobrevivir a un naufragio, pero poco a poco te vas convirtiendo en el protagonista de una historia de dimensiones épicas en las que los problemas se entremezclan y donde conoceremos desde campesinos hasta señores de las tinieblas pasando por reyes y todo tipo de nobles. Además, las diferentes misiones están bien planteadas y todas son coherentes tanto con la situación de nuestro personaje como con todo el universo que Demons Age plantea.

Demons-age-1

Por otro lado, y entrando en el tema del universo que en BIGMOON han creado, personalmente, he quedado bastante sorprendido. No me esperaba que un estudio tan pequeño lograra crear un mundo tan complejo, con conflictos importantes en los que la línea entre el bien y el mal se desdibuja. Tan solo es una versión beta lo que hemos jugado, pero hay que reconocer que el universo del título, con todo el lore que contiene, está increíblemente bien logrado. Y por si esto fuera poco, se le da mucha importancia a los personajes, a su historia y a cómo su personalidad puede afectarnos, ya que un aliado poco fiel puede volverse en nuestra contra en momentos tensos, desajustando nuestra estrategia de combate por completo. A pesar de estas virtudes, sí es cierto que se echa en falta algo de complejidad en los diálogos de los personajes, ya que nuestro protagonista se limita a responder que sí a todo lo que le ofrecen, sin dudar ni pensar en dos veces las decisiones que toma (y que son bastante importantes).

Combate con cabeza

El sistema de combate de Demons Age se presenta más táctico de lo que los RPG occidentales nos tienen acostumbrados a día de hoy, y es que nos encontramos con un combate por turnos en los que el escenario se vuelve un tablero en cuanto nos acercamos a nuestros enemigos. Cuando da comienzo el combate, en el suelo aparecen unas casillas que delimitarán nuestro movimiento y las posiciones que podemos tomar. Junto a esto, aparece un HUD que nos indica qué acciones podemos realizar y cuántos puntos de acción tenemos para gastar, como si de un juego de estrategia se tratase.

Hasta aquí todo bien, dependiendo de la clase de nuestro personaje y del arma equipada tendremos acceso a unas acciones u otras y todo funciona de forma correcta, haciendo que el combate sea divertido. Sin embargo, esto entraña varios problemas; el primero y del que nos daremos cuenta muy poco después de empezar a jugar es que en el momento en el que comienza el combate y aparecen las casillas en el suelo, el terreno se delimita y nuestro movimiento está restringido a la sala o pasillo en el que peleamos. Esto resulta especialmente molesto y frustrante cuando nuestra estrategia se basa en golpear y retroceder, ya que habrá veces que, aunque visualmente no hay obstáculos que nos impidan cruzar un punto, el “tablero” no llega hasta ahí y nos quedaremos encerrados en una esquina a merced del rival.

demons-age-4

Por otro lado, este sistema de combate se puede antojar demasiado lento para un RPG tal y como Demons Age lo presenta, más cercano al ARPG que al RPG táctico. Personalmente, la idea me parece muy buena, y siendo, como soy, fan de los juegos clásicos de estrategia, al saber que el sistema iba a estar basado en un tablero con casillas, puntos de acción y turnos, me sentí emocionado. Pero al probarlo veo que no me acaba de encajar del todo, no porque el sistema en sí sea malo, que no lo es, sino porque ralentiza demasiado el juego. La mayoría de combates que tienen lugar son puro trámite, contra enemigos escasos y de menos nivel que nosotros, por lo que resulta molesto tener que entrar en el modo combate, realizar nuestros movimientos y esperar los del rival. Es cierto que los juegos de rol clásico son más lentos, pero, por poner un ejemplo, en Divinity: Original Sin eres tú quien marca el ritmo y decide cuándo hay que detenerse y pensar; sin embargo Demons Age no da tal opción, y la mayoría de las veces eso acaba resultando frustrante.

Cambiando de tercio, la progresión en el juego se divide básicamente en dos partes: por un lado tenemos la progresión como tal de nuestro personaje. En este aspecto, Demons Age no inventa, pero tampoco arriesga; propone un sistema basado en niveles que subimos ganando experiencia y que mejora nuestros atributos, además de permitirnos aprender nuevas habilidades que dependerán de la clase de nuestro personaje. Por otro lado nos encontramos con un sistema que nos permite reclutar un equipo para que nos acompañe en nuestras misiones y que, al igual que nosotros, puede mejorar su equipamiento, haciéndose más fuerte. Será indispensable administrar bien qué personajes queremos que nos ayuden porque, como comentábamos más arriba, sus habilidades y personalidad serán decisivas en combate.

Técnicamente justo

En el apartado técnico y artístico, Demons Age es un juego que no aporta demasiado. Sí, artísticamente resulta bonito, pero la calidad gráfica es bastante limitada, teniendo un aspecto de hace unos cuantos años y haciendo que perdamos gran parte de los detalles que contienen los escenarios. La paleta de colores es buena y se adecúa a cada zona, pero visualmente sigue sin ser algo que nos invite a descubrir más. La banda sonora, por su lado, sí tiene temas bastante interesantes y que nos colocan mucho en situación para combatir, explorar o negociar con los más importantes personajes de esta aventura.

demons-age-2

Hay que destacar que, por el momento, el juego no se encuentra traducido al castellano, lo cual puede ser un impedimento para los jugadores que no dominen el inglés ya que se exige leer bastantes textos para comprender el trasfondo de la historia y los efectos que tienen las diferentes armas y habilidades.

Tan solo una beta

Tras haberle dedicado unas cuantas horas, podemos decir que nos encontramos con un juego que no es para todos los públicos. El sistema de combate que propone puede sacar de quicio a más de uno, y es que entrar en modo tablero cada 10 pasos no es algo que se lleve con facilidad. Pero todos los que consigan habituarse a este combate, se encontrarán con un mundo que, hasta donde hemos podido ver, es realmente rico, profundo y cuenta con una historia que insta a seguir jugando.

Dicho esto, hay que comentar que tan solo hemos probado una versión de prueba que cuenta con unos cuantos fallos técnicos (sobre todo en el apartado relativo a la resolución) y que aunque a Demons Age le queda un largo camino por recorrer, no va mal encaminado. Es cierto que cuenta con un público objetivo bastante pequeño, pero este sector puede llegar a disfrutar del juego mucho cuando lo tenga en sus manos. Hasta entonces, solo nos queda esperar.


Contenido relacionado