Avance de Portal Knights: Una mágica y colorida aventura

Portal Knights

Nintendo Switch PC PlayStation 4 Xbox One
7

Bueno

Avance de Portal Knights: Una mágica y colorida aventura

Lo mejor del sandbox y el rol

Avance de Portal Knights: Una mágica y colorida aventura
 
 

Lo importante es el interior dicen algunos, y si bien es cierto que la expresión está bastante manida, hay ocasiones en que es totalmente cierto. Habréis llegado aquí por curiosidad, porque las imágenes os han llamado la atención, o porque (es poco probable) ya conozcáis este juego, pero hay mucho más que contar de lo que parece a primera vista. Porque desde que 505 Games decidiera embarcarse en este proyecto, muchas han sido las propuestas que han acabado confluyendo en el mismo punto para ver nacer Portal Knights. De manera que si queréis conocer un poco más de él podéis quedaros a sumergiros en el universo que nos propone este colorido título.

La experiencia es uno de los bienes más preciados dentro del sector de los videojuegos, y es precisamente de ella de la que se valieron desde la editora 505 Games para sacar adelante su propio videojuego. Después de trabajar para títulos tan conocidos como Terraria, la saga Sniper Elite, Abzû o PayDay, decidieron recoger todo lo aprendido y aplicarlo en un proyecto con nombre propio: Portal Knights. Para ello se valieron de la premisa que instaló Minecraft, el famoso juego de Mojang, y cruzándolo con diferentes ideas e influencias llegaron a la conclusión de que tenían algo interesante que proponer en esta dirección.

De manera que así han llegado a dar forma a un nuevo juego. Un título que recoge la construcción de Minecraft, el combate de Terraria, y el componente clásico cooperativo y lo mezcla en un resultado algo más que interesante. Sin embargo, esta idea arriesgada también tiene sus contras, y es que desde la editora se vieron obligados a financiar el proyecto vía Greenlight. Así fue como dieron a parar con la ayuda de Keen Games, quien ya tenía experiencia en llevar juegos nicho al gran público, y pudieron lanzar Portal Knights como Acceso Anticipado en Steam el pasado año.

Y ahora, con la llegada del juego a PlayStation 4 y Xbox One el próximo 24 de abril, os queremos contar cuales son las claves a tener en cuenta la próxima primavera con el lanzamiento de este sorprendente título.

Saca tu espíritu creativo

Como ya hemos dicho, la premisa inicial bajo la que nació Portal Knights fue la de simplificar las mecánicas que inventó Minecraft y hacerlas más accesibles a públicos más infantiles. Y con esa idea en mente nos encontramos con un sistema de crafteo y construcción, que pese a recordar al título de Mojang, dista bastante de sus formas y de sus objetivos, ya que esta es solo una de las patas sobre las que se sostiene, y no su pilar básico.

La posibilidad de construcción aquí es un añadido que cumple las funciones de recompensa. El objetivo principal del juego es la construcción de portales, y por lo tanto, la edificación de otro tipo de estructuras es un añadido que se verá recompensado si en nuestra misión de explorar el mundo hemos encontrado suficientes materiales para construir la mesa de trabajo para poder llevar a cabo estructuras más complejas. Pero la posibilidad está ahí, y ese es uno de los puntos fuertes del juego, la potencialidad de hacer lo que quieras. Porque pese a no contar con tantas opciones como otros títulos, lo que ofrece es más que suficiente para satisfacer el espíritu de arquitecto del jugador. Cosa que ya ha demostrado la comunidad con sus construcciones desde que el juego fuera lanzado el pasado febrero.

De esa forma nos encontramos con un menú y una interfaz que dejan muy claro lo que proponen desde el principio. Tanto las distintas pestañas, así como la clasificación de los objetos es muy fácil de entender, y la curva de dificultad inicial es bastante asequible si lo que buscamos es no comernos demasiado los sesos buscando este o aquel material. Así pues disponemos de un apartado en el que podemos administrar tanto las herramientas como los materiales que portamos, así como la posibilidad de colocarlos en una interfaz de acción que recuerda enormemente a lo visto en Minecraft, pero que también recoge elementos de otros géneros como el action rpg.

En esa propia interfaz también es posible marcar ciertos objetos que vayamos a utilizar habitualmente y asignarles un comando rápido. Esto es especialmente útil para sacar nuestras herramientas en la versión de consola, donde pudimos comprobar lo bien que se acomodan unos controles pensados inicialmente para PC. Además, las opciones para gestionar el inventario y mover los objetos en él son muy intuitivas y cómodas de utilizar cuando estamos explorando el entorno o combatiendo con los enemigos.




Además de dicha pestaña, también contamos con otra donde se concentra el foco principal de crafteo. En este otro apartado podemos fabricar todo tipo de elementos en base a los recursos que hayamos recogido del mapa a través del combate o de la simple exploración. De esa forma podremos generar desde otros bloques básicos que servirán como base para otros objetos más complejos, pasando por elementos de decoración, otras herramientas de fabricación que abren nuevas posibilidades a la construcción, o herramientas funcionales o de combate.

Existen tres tipos de bancos de trabajo, cada uno de ellos especializado en un tipo de objetos y herramientas diferentes. Por un lado tenemos el yunque especializado en la clase Guerrero, por otro el altar dedicado a los hechizos del Mago, y por último, la mesa de trabajo para la clase de Guardabosques.

Las posibilidades aquí son casi infinitas, y es donde más apreciamos el énfasis y esfuerzo que se ha hecho por diferenciarse del resto de títulos. Se ha querido crear un entorno externo al propio gameplay que permite administrar los recursos y la fabricación de manera que no entorpezca con menús complicados el verdadero leit motiv del juego: La exploración.

Y es en este punto donde Portal Knights gana enteros. Porque aunque su faceta sandbox sea importante, lo que realmente lo hace diferente son las mecánicas constituidas alrededor de la propia exploración. Ya que gracias a la misma será posible tanto recolectar nuevos recursos y materiales para nuestras creaciones, como encontrar portales que nos lleven a nuevas islas. Porque así es el universo sobre el que se construye el juego.

Comenzaremos en una isla en la que lo primero que deberemos hacer sea recoger los materiales que más tengamos a mano para fabricarnos una espada o un arco que nos permita defendernos de los enemigos, y herramientas como el pico que nos faciliten las futuras tareas de exploración. Una vez hecho esto, lo siguiente que deberemos hacer,  y  lo que será el objetivo principal a partir de ese momento, será la búsqueda de un nuevo portal que nos teletransporte a otra isla, con nuevos  enemigos, nuevas cuevas que explorar, y más dificultad añadida.

Cabe destacar que el todo el progreso que vayamos ganando es acumulativo. Lo que quiere decir, que aunque al llegar a una nueva isla nos veamos desprovistos de todo lo que habíamos conseguido en la anterior (a excepción de nuestro equipo y experiencia y habilidades), no se perderá, puesto que la posibilidad de volver atrás siempre estará disponible. De manera que cada isla funciona como una especie de sistema de niveles en el que los enemigos se van fortaleciendo según vamos avanzando.

Sin embargo, la utilización de dichos portales no será tan sencilla como pudiera parecer, ya que para poder atravesarlos y teletransportarnos entre islas, habrá que reconstruirlos primero. Y esto solo lo lograremos gracias a los bloques de portal, que se pueden fabricar reuniendo esquirlas de portal, los que a su vez se consiguen derrotando enemigos. Cada 4 esquirlas de cristal podremos fabricar un bloque, y normalmente con 3 o 4 de ellos seremos capaces de reconstruir los portales para viajar entre las islas. De esta forma la exploración no se hace algo opcional, sino que constituye el centro a partir del cual surgen el resto de actividades del título.




Combate junto a tus amigos

Si de Minecraft recoge los elementos del crafteo, es de Terraria de quien se inspira para construir unas mecánicas de combate profundas pero a la vez accesibles. Para ello, como ya hemos dicho, se valen de un menú similar al que ya podemos encontrar en estos juegos, desde el cual podemos disponer de los objetos que ahí tengamos asignados a través de accesos rápidos. Si bien es cierto que contamos con 8 slots, mas uno central, solo la mitad de ellos disponen de la opción para asignarles un comando a través de los botones del mando, por lo que será en ellos donde colocaremos las herramientas que más usemos.

Mientras tanto, el resto de celdas también serán accesibles de forma rápida aunque no sea posible acceder a ellas desde un simple botón, sino que habrá que desplazarse o bien con la cruceta en consola, o bien con la rueda del ratón en PC. Nosotros hemos tenido la posibilidad de probar ambas versiones y la sensación de control y comodidad es igual de satisfactoria en las dos plataformas.

En cuanto a las mecánicas de combate, podríamos clasificarlo como un action rpg. Para que os hagáis una idea, se asemeja al sistema que ya vimos en Minecraft, pero incorporando elementos más avanzados y profundos como el sistema de talentos. Contamos con la opción de cambiar la vista entre la primera y tercera persona, y  los objetos tienen una barra de usabilidad que se irá desgastando según vayamos utilizándolos pero que se podrá recuperar mediante el uso de otros objetos consumibles. De esa forma contamos con tres tipos principales de armas cada una correspondiente a una de las tres clases disponibles: Espadas, arcos y bastones.

En el momento de iniciar una partida, lo primero que deberemos hacer será crear nuestro propio personaje. Dejando de lado las opciones estéticas de personalización, tales como el color de pelo, la ropa o el género, deberemos elegir una de las tres clases que están disponibles en el juego: Guerrero, Mago, o Guardabosques. Esta será una elección importante para el devenir de la partida puesto que dependerá e ella las habilidades que podamos ir aprendiendo y los puntos de atributos que vayamos consiguiendo.

En los primeros instantes no notaremos a penas diferencia entre una u otra más allá de la apariencia visual, sin embargo, a partir de cierto nivel, será cuando empiecen a distanciarse una de otra. Si lo que preferimos es atacar a melé, nuestra clase deberá ser la del guerrero, que prima sus ataques con la espada y habilidades ofensivas. Si por el contrario optamos por ser más sigilosos y menos agresivos, y preferimos centrarnos en descubrir todos los secretos que esconde el mapa, el arquero será la clase que elijamos. Y para los que no se decidan por una u otra, el mago ofrece una experiencia bastante cuidada y personal gracias a los distintos bastones elementales que se encuentran en el juego, y al mecanismo de crafteo de los cristales para fabricarlos.

Es aquí donde Portal Knighs gana en profundidad. A partir de la configuración de nuestro héroe, y de unos primeros compases por la zona inicial de la partida, veremos cómo vamos subiendo de nivel a medida que derrotamos enemigos y ganemos experiencia. Cada vez que lo logremos, se nos otorgará la opción de distribuir unos cuantos puntos entre los atributos del personaje. Pero es que, además de esto, también se nos dará un punto de talento, con el que habrá que elegir una habilidad.

El sistema de talentos supone un punto de originalidad en un juego de estas características. A él se accede mediante el menú, en una pestaña dedicada exclusivamente a las habilidades que desbloquea. A forma de árbol se disponen distintas habilidades que deberemos escoger cuidadosamente, ya que son excluyentes. En cada nivel se nos obliga a decantarnos por un camino u otro de la ramificación, y eso determinará las futuras habilidades que podamos desbloquear. Por tanto, distribuir los puntos, tanto en atributos, como en talentos, es el punto que diferenciará a nuestro personaje del de nuestros amigos, aunque en definitiva no es a ello a quienes debemos enfrentarnos.




Coopera, no compitas

Uno de los aspectos en lo que más enfatizan sus creadores es en la idea de distanciarse de los títulos online multijugador masivos. No buscan una experiencia competitiva sino más cooperativa. Por eso, Portal Kinghts no dispone de un modo multijugador con grandes servidores y cientos de jugadores, sino que se limita cada partida a 4 usuarios. Con esto se busca enfocar más el modo a la colaboración entre amigos para ir progresando en el juego. El objetivo no es el de competir entre unos y otros, sino en ayudarse mutuamente para derrotar a los distintos enemigos, recolectar cristales y viajar por las distintas islas para derrotar a los jefes finales.

En ese punto también debemos hacer referencia a la generación de mapas. Portal Knights, a diferencia de otros juegos como Minecraft, no recrea sus mapas de forma aleatoria y procedural, sino que están predefinidos de base. Dado que no se busca el cruce de partidas entre jugadores que no se conocen, esto no supone un problema. Son por tanto pequeños servidores cerrados donde tú y tus amigos pueden convivir en el mismo universo de islas ya programadas.

En ese sentido debemos hacer la pequeña puntualización del problema de la recolección. Ya que debido a que los recursos presentes en cada isla son limitados, una vez que ya hayamos explorado toda la zona e investigado todas las cuevas, al pasar a la siguiente isla es probable que tengamos que hacer backtracking para volver a áreas anteriores a por más recursos. Esto no sería un problema en sí si no fuera porque las tareas de recolección se puede llegar a hacer algo repetitivas con el paso del tiempo. Aún así, el hecho de poder pasar un buen rato con los amigos de una forma tan doméstica, es algo que se echa en falta en otros títulos del mismo género.

Además, gracias a que el proyecto ha nacido mediante la financiación Greenlight, y que se encuentra actualmente en Acceso Anticipado en Steam, se ha generado toda una comunidad de usuarios en torno a el juego que han creado una wiki donde poder consultar todas las dudas que vayan surgiendo en torno a mecánicas o crafteos. Eso, unido al hecho de estar jugando con tus amigos, lleva a una experiencia bastante divertida y agradable que se aleja bastante de los modos multijugador que conocemos actualmente.

Por otro lado, los desarrolladores nos confirmaron que aunque actualmente solo existe la posibilidad de jugar en la misma isla en la versión de PC, en el futuro se añadirá la opción de poder jugar entre distintas islas. También se añadirá la función de pantalla partida para poder jugar desde una misma plataforma. Ambas novedades llegarán también a consolas próximamente.

Un colorido y simpático mundo

En este apartado, Portal Knights no sobresale pero cumple sobradamente. Tanto la música como los gráficos consiguen lo que se proponen y el conjunto consigue sumergir al jugador en su universo de forma correcta. Pese a que la banda sonora no es excelente, sus tonos alegres acompañan perfectamente al apartado visual,  y sabe cómo dar intensidad y dramatismo en los momentos más peliagudos como pueden ser las batallas contra enemigos, o jefes finales.




Dado que el público que persigue es de un corte algo más infantil, el apartado visual se compone principalmente de una paleta de colores intensa y alegra, que da un cierto aire cartoon a todo el conjunto. No busca el foto realismo ni grandes efectos de luz como sí hemos visto en otros títulos ya que su objetivo no es el de ser un simulador. Por contra, logra mantener un estilo gráfico bastante agradable y divertido que consigue dejar algunas perlas en momentos de batallas importantes o cuando llegamos a una nueva isla con distinta ambientación.

En cuanto al rendimiento no hemos notado ningún problema de bajada de frames o ralentizaciones. El juego fluye a unos perfectos 60 fps con una resolución 1080p en su versión de PC, y desde 505 Games y Keen, ya se han comprometido a alcanzar el mismo desempeño para la futura versión de consolas.

¿Entonces merece la pena?

Es una pregunta difícil de responder, pero si lo que buscas es una experiencia sandbox de construcción, donde también haya cierta complejidad en los enfrentamientos,  y puedas jugar con tus amigos, Portal Knights es tu juego. Si bien es cierto que el título peca de un tono demasiado infantil en algunas ocasiones, no intenta esconderlo, ya que esa es justamente su carta de presentación. Eso es lo que explica que quizás ofrezca una experiencia algo sencilla y sin demasiada dificultad, notable especialmente en algunos combates.

Por contra, esa ausencia de reto lo compensa con una curva de dificultad muy asequible  que lo hace muy fácil de jugar y comprender en los primeros compases de la partida. Tanto los tutoriales como la interfaz son muy claras y no dejan lugar a dudas. Además, en el caso de que haya algo que no consigas descifrar, siempre puedes acudir a la wiki oficial donde algún otro jugador seguro que te podrá echar una mano.

Tanto el sistema de combate como la mecánica de crafteo y recolección son muy adictivas y hacen que siempre quieras seguir yendo más allá. Sin embargo, con el paso del tiempo, a las 9 o 10 horas es posible que acaben siendo repetitivas, por lo que jugar en modo cooperativo creemos que es la solución para alargar esa falta de innovación. Y sí, si os lo estabais preguntando, tiene algo de historia.

Aunque al comienzo de la partida no se abre la posibilidad de elegir entre modos de juego, Portal Kinghts cuenta con algunas pinceladas de lore que enriquecen en pequeña medida su universo. Sin embargo da la sensación de que estos han sido metidos como un mero complemento y no como algo central en  torno a lo que construir el progreso del título. El pequeño introductorio se queda demasiado simple si lo que buscas es una historia inmersiva y atrapante como en otro juegos, sin embargo, esto lo logra suplir con una jugabilidad muy divertida y con las muchas posibilidades que abre su modo multijugador.

Todo esto nos llevaría al punto de poder atribuirle una u otra nota, sin embargo , si esto es un avance y no un análisis, es porque el juego sigue en fase de desarrollo. Portal Knights seguirá en Acceso Anticipado en la plataforma de Steam hasta el próximo 28 de abril , día en el que el juego saldrá de forma definitiva tanto en PlayStation 4, como en Xbox One y PC. Por tanto, desde hoy, hasta el día de lanzamiento, los desarrolladores seguirán implementando nuevo contenido y actualizaciones como llevan haciendo estos últimos meses. Con la ayuda de la comunidad están logrando crear una experiencia que satisfaga a todos por igual incorporando distintas perspectivas del mismo concepto.

En definitiva, si estás buscando un juego en el que echar unas horas divertidas con tus amigos, que no sea demasiado complejo o enrevesado, y que ofrezca grandes posibilidades tanto de construcción, como de personalización y combate, Portal Knights estamos seguros que te augurarán unas largas horas de diversión a un precio más que asequible.


Contenido relacionado