Razones para volver a Morrowind con The Elder Scrolls Online

The Elder Scrolls Online

PC PlayStation 4 Xbox One
8.7

Muy bueno

Razones para volver a Morrowind con The Elder Scrolls Online

Descubre qué aguarda en las tierras de Vvandenfell

Razones para volver a Morrowind con The Elder Scrolls Online
 

Hace ya unos meses que Bethesda anunciaba de forma oficial que la próxima gran expansión de The Elder Scrolls Online, el MMO de la compañía que tanto éxito está cosechando, nos llevaría de vuelta a Morrowind. Nosotros ya pudimos asistir hace unas semanas a una presentación gracias a la cual se nos ofrecían gran cantidad de detalles acerca de este nuevo pack de contenido. Pero ahora hemos podido echarle el guante y disfrutar de nuestro regreso al territorio de Vvandenfell en una beta cerrada.

A través de esta prueba hemos tenido acceso a toda la expansión de Morrowind, incluyendo la nueva historia y el mapa de Vvandenfell, el modo PvP Campos de Batalla (Battlegrounds), la nueva clase Warden y la competición Halls of Fabrication. Tras dedicarle unas cuantas horas a tocar todos los palos de esta expansión, hoy os contamos por qué volver a Vvandenfell con The Elder Scrolls Online: Morrowind es una muy buena idea.

Dulce regreso o gran primera impresión

 

Si algo han remarcado desde Bethesda es que Morrowind es una expansión para todo el mundo: veteranos de The Elder Scrolls, jugadores habituales de The Elder Scrolls Online, gente que ha jugado a un título y no a otro e incluso para aquellos que sean totalmente ajenos a este universo. No es fácil hacer un contenido de este tipo pero, tras probar los primeros compases de la historia que se nos propone, lo cierto es que hemos de reconocer que han dado en el clavo.

Morrowind nos propone una historia accesible tanto con los personajes que ya tengamos creados en The Elder Scrolls Online como con un nuevo personaje. Esta segunda opción, totalmente pensada para los recién llegados al MMO, incluye un nuevo tutorial y presenta estupendamente todo lo que necesitamos para embarcarnos en esta interesante aventura. Independientemente de cuál sea nuestro punto de partida, llegaremos a la misma historia, la cual ha conseguido engancharnos a través de sus primeros compases con su tono que mezcla lo mitológico con lo legendario tan característico de The Elder Scrolls. Y el mejor detalle lo encontramos precisamente en que esta historia es capaz de estar cargada de referencias y detalles que agraden a los fans de la saga que hayan disfrutado de Morrowind en su momento, pero consiguiendo que ninguno de estos detalles sea exclusivo para, de esta manera, poder deleitar a quienes hayan llegado más tarde a la franquicia.

Nosotros somos de los que pudimos jugar a Morrowind hace años y, aunque es cierto que el juego no ha envejecido precisamente bien, guardamos un recuerdo realmente bueno de él. Es por ello que una de las cosas que más nos ha sorprendido es el mapa de esta expansión, el cual resulta casi un calco del original, pero con algunos añadidos. Se han agregado más objetos, vegetación y algo más de colorido, pero, en esencia, tendremos la sensación de estar revisitando el mismo lugar que en The Elder Scrolls III; eso sí, 700 años antes que en esta aclamada obra. Y, al igual que ocurría con la historia, no solo los veteranos de la saga conseguirán disfrutar del escenario, sino que los más nuevos tendrán la ocasión de maravillarse con Vvandenfell y su espectacularidad por primera vez, pues aquí luce mejor de lo que podríamos haber imaginado.

Probando al Warden por fin

Tras una presentación, unos cuantos vídeos y un sinfín de imágenes y explicaciones que nos ponían los dientes largos con la nueva clase, el Warden, por fin hemos podido ponernos en su piel. En nuestro caso hemos estado jugando un buen puñado de horas con un nuevo personaje creado desde cero y enfocado a ser un Warden. En este tiempo hemos podido explorar algunas de las variantes de la nueva clase como la Compañía Animal, con la que se consigue un daño alto gracias a la posibilidad de contar con un aliado animal y los efectos que podemos aplicarnos para aumentar el daño que producimos. Por otro lado, si nos enfocamos en las magias de agua y hielo tendremos acceso a habilidades que nos relegarán a un rol más de apoyo, centrándonos en reducir el daño que reciben todos nuestros aliados. La última de las posibilidades, y la que a nosotros menos nos ha convencido, es la de Balance Verde, con la cual seremos healers.

En general, sea cual sea el camino que escojamos, si tenemos claro nuestro rol podremos desempeñar un papel muy útil dentro del grupo tanto a nivel competitivo en partidas PvP como en las diferentes misiones que se nos proponen en la aventura de Morrowind. Sin embargo, a la hora de hacer daño y proteger nos hemos encontrado especialmente cómodos gracias a las capacidades del Warden para moverse y utilizar el entorno a su favor. En cuanto a la hora de ser healers nos hemos sentido un poco por detrás respecto a otros personajes, pero esto es algo que puede que se solucione con un poco más de práctica, y aún tenemos tiempo hasta el lanzamiento.

Desde el apartado visual, el Warden es, sin duda, espectacular. Todas sus habilidades lucen estupendamente y se adecuan a la perfección al tipo de personaje que manejamos, uno muy unido a la naturaleza y que aprovecha el entorno, lo que Vvandenfell ofrece, en su ayuda. Cabe destacar sin duda al increíble oso que ya hemos visto en algunos vídeos y que, a la hora de jugar, es aún más imponente.

Nuevos modos de juego

Otras de las novedades que hemos podido degustar en nuestra primera experiencia en The Elder Scrolls Online: Morrowind han sido las  que conciernen a los aspectos más competitivos del juego. Por una parte, nos hemos enfrentado por primera vez a los Campos de Batalla (Battlegrounds) en los que enfrentarnos, junto a tres personas, a otros dos grupos de cuatro. A pesar de que hemos tenido que jugar con desconocidos online y no hemos podido formar un equipo en condiciones (recordad que es una beta cerrada), nos ha valido para entender algunos de los mecanismos y claves de este modo de juego.

En Battlegrounds será imprescindible estar coordinados, pues debemos ejercer varias funciones a la vez. Por un lado, será importante eliminar a los enemigos para tomar las zonas señaladas, por el otro, defender estas zonas en una inferioridad numérica (hay ocho personas que quieren hacerse con ella, y solo somos cuatro) a través del buen hacer de jugadores que se encarguen de controlar grupos amplios de enemigos que, normalmente, estarán desorganizados por el hecho de ser también enemigos entre sí.

En general, las partidas de Battlegrounds son más caóticas y desorganizadas de lo que estamos acostumbrados, con muchos jugadores por pantalla pegándose entre sí. Sin embargo, esto hace que sean realmente divertidas, y no nos cabe duda de que en cuanto el juego salga a la venta habrá grandes grupos especializados en este modo que podrán aprovechar hasta el último resquicio, pues se antoja como un modo de juego muy táctico.

En cuanto a Halls of Fabrication, el nuevo trial, podemos decir que es, posiblemente, la parte en la que menos novedades hemos encontrado. Es un nuevo trial exactamente igual a los que ya hay en el juego, pero ambientado en un lugar completamente nuevo y adaptado al entorno de Morrowind. Además, esta es una de las mejores y más divertidas formas de conseguir el nuevo loot incluido con esta expansión.

Una expansión totalmente recomendable

 

Aún nos queda mucho por ver y descubrir en este regreso a Morrowind a través de The Elder Scrolls Online, pero lo cierto es que las sensaciones que hemos sacado de esta beta cerrada son realmente positivas. Hay contenido de sobra para disfrutar durante muchas horas, algunas zonas enfocadas a los más veteranos, como puede ser el caso de los nuevos y espectaculares Battlegrounds; y otras partes que se encaminan más hacia todo el público, como es el caso de la nueva y espectacular historia que se nos plantea.

Puede que el precio de salida parezca caro, pero realmente estamos casi ante una obra completa que puede disfrutarse más allá del juego base. Tanto si sois nuevos en la saga, nuevos en este MMO o acérrimos de una de las dos, Morrowind es una expansión, para nosotros, totalmente recomendable. Ya estamos deseando que llegue el 6 de junio para que todo el mundo pueda echarle el guante y disfrutar por fin de la versión final de The Elder Scrolls Online: Morrowind.


Contenido relacionado