Primeras impresiones: Impact Winter

Primeras impresiones: Impact Winter
 

Poner en condiciones de supervivencia al jugador es algo que llevamos viendo continuamente en el mundo del videojuego. Más concretamente, el hecho de ponernos en una situación peliaguda en la que tengamos que buscarnos nuestra comida, bebida y bienestar, es uno de los hechos que, al menos un servidor, lleva viendo con frecuencia durante varios años. El planteamiento de ofrecer un mundo abierto ante nosotros donde podamos sobrevivir parece, a priori, una propuesta de lo más interesante y muy atractiva, pero por desgracia siempre solemos toparnos con algún “pero” que arruine la experiencia.

Impact Winter, el título de Mojo Bones, parece querer llegar para pulir varios aspectos indispensables en los juegos de supervivencia. En la piel de Jacob y tras el impacto de un meteorito que ha condenado a la humanidad a un invierno sin fecha de caducidad, deberemos lidiar con nuestros problemas personales y con los de nuestro equipo, hasta que un equipo de rescate acuda en nuestra ayuda en un plazo de 30 días. Mientras eso ocurre, nuestro deber será hacer de una iglesia nuestro custodiado hogar donde reine la paz y la esperanza.

Gélida supervivencia

En un primer vistazo, el videojuego no parece plantear muchas novedades con respecto a otras obras como pueden ser Don’t Starve o The Forest, pero en realidad sí plantea cambios; no necesariamente innovadores, pero sí más pulidos.

Desde un primer momento se nos prepara gracias a sus simples, pero generosos tutoriales, en los que la labor a ejecutar no será complicada, pero nos servirá para entender el funcionamiento de las mecánicas de Impact Winter. El principal funcionamiento de las mecánicas, podríamos decir que se basa en la relación con nuestros compañeros y en aprovechar las habilidades de cada uno de ellos para lograr nuestra salvación o, al menos, la de gran parte de los miembros.

A través de misiones de cada uno de los personajes, el videojuego nos irá contando en qué se especializa cada uno de nuestros compañeros. Así pues, nos toparemos con uno de los compañeros que es experto en tecnología, otro que es experto en técnicas de lucha y de caza, una compañera que se encarga de elaborar exquisitos platos y una última que se encarga de todo lo relacionado con la fabricación de objetos útiles. Todo esto lleva a hacernos conocedores de que cada uno de ellos podrá ejecutar dichas labores siempre y cuando tengamos los objetos necesarios para dicho proceso.

Cuando parece que aquí se acaba nuestra conexión con dichos personajes, hay más que saber de ellos. Cada personaje —y en este punto también entramos nosotros— tendrá unas barras que nos indicarán su energía, su hambre, el frío, la sed y un elemento a tener en cuenta como es la moral. Impact Winter introduce al jugador como un jefe de grupo en el que debemos velar porque nuestros compañeros estén siempre contentos, sanos y dispuestos a seguir luchando por su supervivencia, y aunque se pueda pensar que esta es una labor fácil, la ejecución es mucho más complicada. Las discusiones se pueden generar mientras nosotros exploramos el mundo en busca de comida, bebida u objetos útiles para mantener contenta a nuestra comuna, y esto puede afectar a la moral hasta tal punto de que un personaje abandone el grupo y tengamos que ingeniarnos una progresión sin su útil trabajo.

De esta forma, también tendremos que atender a su hambre y racionar la comida, a su sed y racionar la bebida, y por supuesto, a su energía para evitar que desfallezcan por el cansancio que supone el crear los distintos objetos que nos puedan crear.

Si bien es algo lógico, el título entiende que puede ser algo complicado el atender a cuatro personas mientras, a su vez, tenemos que explorar un mapa de generosa extensión. Para evitar que mueran de frío por no avivar la hoguera que yace en nuestro refugio, paliar su sed, aumentar su moral o un buen número más de opciones, Impact Winter incluye unas tarjetas desbloqueables que permitirán a nuestros compañeros tener una virtud extra a cambio de un defecto.

Consiguiéndolas a medida que ganemos experiencia visitando lugares y cumpliendo las misiones, uno o varios de nuestros personajes podrá disfrutar de virtudes como recuperar energía más rápido para trabajar más sin preocuparse de ello, a cambio de que la sed y el hambre desciendan a una velocidad más rápida de lo normal. Me ha parecido una decisión acertada el uso de estas tarjetas, aunque en algún momento me he topado con que la utilización de la misma no era del todo correcta, algo que es más que seguro que será solucionado: recordemos que esto es solo una primera toma de contacto.

En nuestra lucha por la supervivencia también nos ayudará un dron volador llamado AkoLight que tendrá distintas mejoras a desbloquear y hará de nuestra aventura una experiencia más agradable y sencilla. La utilización de linterna, detección de trampas, GPS y la excavación en el suelo, son algunas de estas características que posee dicho robot.

Pero cuando Impact Winter gana verdaderos enteros, es cuando se nos permite salir al exterior. En ese momento el videojuego se convierte en un auténtico enigma en el que no sabremos con qué nos toparemos, si nos tocará combatir, negociar, o incluso ayudar a personas necesitadas en otros lugares. Nos podremos topar con entrar a una casa y tener la opción de coger lo que queramos por su ausencia de gente, como podemos toparnos con un personaje que necesita medicinas para su compañero moribundo: en nuestro poder estará dar dichas medicinas, conseguirlas u obviar ayudar a otros en pos del beneficio nuestro y del equipo.

A la espera del encuentro final

Es una primera toma de contacto que sabe a poco y que debe pulir muchos de los errores que se encuentran en el título. Al escoger alguna opción determinante hemos tenido que cargar la partida porque el juego no contestaba correctamente a nuestros deseos, e incluso hemos perdido a una camarada por dicho problema. Más allá de eso, Impact Winter tiene toda la pinta de convertirse en un auténtico juego de supervivencia, con sus pequeñas desavenencias a otros títulos de este mismo palo, pero con ideas muy buenas que esperamos que cumplan con creces en su versión final el próximo 23 de mayo en PlayStation 4, Xbox One y PC.


Contenido relacionado